Ventanas en el Espacio

VENTANAS EN EL ESPACIO

El poder: de políticos a empresarios octubre 13, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 3:54 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de octubre de 2021 en el periódico HOY

La historia política dominicana del post-trujillismo contó con tres pilares del poder político: Joaquín Balaguer, el PRD y el PLD. Todos generaron en su momento simpatías y esperanzas.

En 1966, Balaguer tuvo como tarea central sacar el país de la inestabilidad política que había generado el fin de la dictadura de Trujillo, e impulsar el crecimiento económico. Ocupó la presidencia durante 22 años, de 1966 a 1978 y de 1986 a 1996. Siempre salió de la presidencia empujado.

Fue un político consumado con una visión del Estado estabilizador, no democrático. Su noción del orden superó siempre la ley y los derechos. No fue un tirano como Trujillo, en cuyo régimen se hizo político, pero tampoco creía en la democracia para países subdesarrollados como la República Dominicana. Su Partido Reformista fue un instrumento manejado a su antojo; y, con una variedad de mecanismos de control, mantuvo relativa autonomía de los distintos sectores sociales.

El PRD fue el partido del pueblo, del jacho prendido, de la esperanza nacional, y de las transiciones democráticas. Pero cada gobierno manejó situaciones inusuales y terminó en una catástrofe: el suicidio de Antonio Guzmán en 1982, la crisis económica y las protestas de 1984-1986 en el gobierno de Salvador Jorge Blanco, y la crisis financiera de 2003-2004 en el de Hipólito Mejía. A pesar de generar tantas esperanzas de cambio, ni en 1986 ni en el 2004, el país sintió mejoría.

Diversos factores explican las características de los gobiernos del PRD, pero hay una de especial significación. Fue un partido impulsado por políticos (primero Juan Bosch y luego José Francisco Peña Gómez) que, a la hora de escoger candidatos presidenciales, con Peña Gómez vedado por su raza y origen haitiano, escogió empresarios más que políticos: Guzmán era empresario agrícola y Jorge Blanco un abogado vinculado a la oligarquía empresarial santiaguera. Hipólito Mejía también empresario agrícola.

Al llegar al poder se producía una disociación entre las expectativas de cambio popular que generaba el PRD, y la condición empresarial de sus gobernantes, carentes de una visión del modelo de desarrollo a impulsar.

Con el PLD se afianzó nuevamente el predominio de los políticos en el poder. Cuadros formados por Bosch conformaban el Comité Político y el Comité Central, organismos que sellaban las ejecutorias gubernamentales; primero, de grandes obras de infraestructura a imagen de Balaguer, y luego, de expansión del Estado asistencial. Con esa estructura altamente organizada, el PLD gobernó 20 años, 16 de manera consecutiva (2004-2020). Ni Leonel Fernández ni Danilo Medina provenían del empresariado, eran productos del ascenso político al igual que Balaguer, en circunstancias distintas.

El PRM repite la experiencia del PRD: un empresario presidente. Que la clase media sea hoy más grande y esté más sintonizada con las narrativas político-empresariales, le favorece. Ese electorado lo llevó al poder. Pero, la efectividad del Gobierno dependerá de las políticas públicas que impulse, incluida la tan cacareada reforma fiscal. Al final, la pregunta clave es: ¿a favor de quién gobernará el PRM? El tiempo dirá.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-poder-de-politicos-a-empresarios/

 

Dificultad política de la reforma fiscal octubre 6, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 3:45 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 6 de octubre de 2021 en el periódico HOY

Durante varios años he señalado la dificultad de que se logre una reforma fiscal en el país, a menos que sea impuesta por fuerzas externas. Más aún, el término Pacto Fiscal, tan cacareado, es un eufemismo porque no hay posibilidad de “consensuar” un aumento de impuestos. Son varias las razones.

Primero, ningún gobierno quiere pagar el costo político de aumentar impuestos. Por eso, mientras puedan dilatarlo, lo harán, aunque proclamen la inminencia de la reforma fiscal, que, en esencia, es un aumento de impuestos para recaudar más.

Segundo, no habrá pacto basado en el consenso de diversos sectores porque los intereses son antagónicos y solo tienen en común que no quieren pagar más. En los primeros meses de este gobierno, resonaba el planteamiento de distintos funcionarios de que se abocarían al pacto fiscal. El ministro José Ignacio Paliza llegó a decir que la reforma sería integral, como la de Balaguer de principios de la década de 1990. Pero Balaguer no consensuó esa reforma fiscal, la pactó con los empresarios.

Tercero, en los últimos 20 años ha aumentado sustancialmente la clase media y se desarrollaron las redes sociales que dan voz a segmentos de capas medias. La última reforma fiscal se realizó a fines de 2012, al inicio del gobierno de Danilo Medina; después solo se buscó mejorar el cobro de impuestos. El supuesto Pacto Fiscal se pospuso. En este nuevo gobierno, cuando se intentó introducir impuestos a fines de 2020, el descontento social se expresó ipso facto en las redes. Hubo que recular rápidamente.

Cuarto, desde principios de 2020, el país, al igual que el mundo, ha estado sometido a una pandemia con pérdidas de vidas y empleos. Para colmo, durante la recuperación económica de los últimos meses, se ha producido un aumento generalizado de precios. Si a ese aumento de precios se agrega un aumento de impuestos, el empobrecimiento y el descontento de la gente será mayor, y afectará a los pobres y a la clase media.

Quinto, con la ineficiencia que opera el Estado Dominicano (exagerada empleomanía pública, exenciones impositivas a vehículos de lujo para legisladores, etc.), es difícil legitimar ante el pueblo, y en especial ante la clase media activada en las redes, un aumento de impuestos.

Sexto, las reformas dolorosas es mejor hacerlas en el primer año de gestión, cuando el gobierno tiene un alto nivel de aprobación. Este gobierno no pudo hacer la fiscal al inicio por la pandemia, y cada día se tornará más difícil hacerla.

En fin, como he dicho en múltiples ocasiones, el aumento de impuestos vendrá cuando el Gobierno no pueda posponerlo más porque la alternativa sería un mayúsculo desequilibrio macroeconómico. O sea, será un acto de urgencia, no de consenso amplio y racional.

Ahora aparecen los Papeles de Pandora indicando que el presidente Abinader recurrió a “paraísos fiscales”. Aún todo se haya realizado bajo la ley, el objetivo era bajar la carga fiscal de la riqueza. ¿Cómo entonces poner impuestos a otros?

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/dificultad-politica-de-una-reforma-fiscal/

 

El recurso populista: del charquito a la maletica septiembre 29, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:13 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 29 de septiembre de 2021 en el periódico HOY

En su primer período de gobierno (2012-2016), Danilo Medina utilizó con efectividad lo que, en aquel momento, llamé el recurso populista. En una ocasión circularon fotos de él brincando charquitos. Ahora, en el viaje a Nueva York, circularon fotos de Luis Abinader arrastrando su maletica y subiéndola al compartimento de equipaje del avión en clase económica. Ambos son ejemplos del uso del recurso populista; los presidentes buscaron conectar con un amplio segmento del pueblo para generar apoyos en torno a la idea del gobernante sencillo.

¿Por qué lo llamo recurso populista y no populismo? Porque hay diferencias importantes.

El populismo es una forma de gobernar que estructura la relación entre el Estado y la sociedad a partir de la interpelación directa y constante de las masas, donde el líder proyecta cualidades carismáticas que alimentan su relación con los sectores sociales interpelados. Esa interpelación se produce a partir de la identificación y motorización de antagonismos sociales, donde un segmento importante de la sociedad es definido como víctima de un sistema de opresión o exclusión que sustentan unos pocos (la élite), y son movilizados con propósitos políticos de cambio.

En la República Dominicana nunca ha existido un régimen político populista estrictamente hablando, pero los presidentes, en mayor o menor medida, han utilizado el recurso populista; es decir, han apelado al sentimiento de opresión o exclusión de un segmento social en torno a un tema específico, sin promover su movilización, y sin ampliar la agenda populista.

Utilizo entonces el término recurso populista cuando se trata de una acción puntual, y la apelación se queda en la denuncia, a veces sutil, como el charquito o la maletica, sin movilización.

Bien concebido y administrado, el recurso populista es de gran utilidad para un gobernante, sobre todo en países como la República Dominicana, relativamente apaciguados, pero con muchas expectativas de cambio frustradas. Por el contrario, los políticos se ven más inclinados a recurrir al populismo sistémico cuando buscan articular apoyos para impulsar cambios significativos en la sociedad ante la resistencia de los grupos dominantes. Esto último no ha estado nunca en la agenda política dominicana.

Dadas las promesas de cambio que hizo Abinader y el PRM, lo más probable es que veamos más muestras del uso del recurso populista, como forma de mantener vivas las promesas de cambio, aún sea sin impulsar grandes transformaciones.

Ahora bien, hay que prestar atención a las expectativas de mejoría de la sociedad, porque, si el tiempo avanza sin cambios importantes, podría aumentar sustancialmente el descontento y la presión social; y en ese contexto, la efectividad del recurso populista tiende a disminuir.

El gobierno del PRM camina por un trillo angosto: generó fuertes expectativas de cambio, que constantemente alimenta con pronunciamientos, pero no se evidencia todavía la ruta clara para lograrlos.

El charquito de Medina se vinculó a las visitas sorpresas. ¿A qué política pública vinculará Abinader su maletica? ¿A la austeridad pública?

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-recurso-populista-del-charquito-a-la-maletica/

 

Reelección y reforma constitucional: 1994, 2002, 2010 y 2015 septiembre 22, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 5:49 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 22 de septiembre de 2021 en el periódico HOY

En la transición de 1978, la República Dominicana contaba con la Constitución de Joaquín Balaguer de 1966 que permitía la reelección consecutiva e ilimitada. O sea, Antonio Guzmán (1978-1982) y Salvador Jorge Blanco (1982-1986) estaban constitucionalmente habilitados para repostularse y no lo hicieron. ¿La razón? José Francisco Peña Gómez, máximo líder del PRD, se oponía a la reelección presidencial por oposición al continuismo balaguerista.

Al regresar al poder en 1986, Balaguer recurrió nuevamente a las repostulaciones. Lo hizo en 1990 y 1994, generándose disputas por fraudes en ambas ocasiones.

Para resolver la crisis electoral de 1994, se firmó el Pacto por la Democracia que estableció varias reformas constitucionales, entre ellas, la eliminación de la reelección consecutiva e ilimitada. Se estableció el sistema de reelección no consecutiva. El objetivo fue evitar que Balaguer pudiera repostularse en las elecciones presidenciales fijadas de manera anticipada para 1996.

Caudillo hasta la sepultura, Balaguer no apoyó decididamente el candidato del PRSC en 1996, quedando su partido en la tercera posición y fuera de competencia para la segunda vuelta, otra novedad de la reforma constitucional de 1994.

El desvarío caudillista de Balaguer y su oposición a Peña Gómez, llevó al triunfo del PLD en 1996. Ya anciano, Balaguer se postuló nuevamente en las elecciones del año 2000: perdió y luego murió. El PRSC entró en declive hasta convertirse en un partido minoritario.

Al llegar al poder en el año 2000, Hipólito Mejía encontró la Constitución de 1994 que permitía postulaciones no consecutivas. Inconforme con ese sistema, promovió una reforma constitucional en el 2002 para establecer la repostulación inmediata por un período. La crisis económica de 2003-2004 le impidió ganar en el 2004 y el PLD volvió al poder por 16 años.

En el 2010, Leonel Fernández promulgó una nueva Constitución con muchos cambios, incluido el sistema de reelección. Introdujo nuevamente la reelección no consecutiva, quedando así habilitado constitucionalmente para postularse en el futuro, ya que, en el 2012 agotaba dos períodos consecutivos y, por la reforma de Hipólito de 2002, hubiese estado imposibilitado de presentarse nuevamente.

Al llegar a la Presidencia en el 2012, Danilo Medina encontró la Constitución de Leonel que no le permitía postularse de manera consecutiva. Inconforme con esta disposición, promovió una reforma constitucional en el 2015 que le permitiera repostularse en el 2016. Gobernó dos períodos y quedó inhabilitado para postularse nuevamente por el artículo transitorio que se especificó constitucionalmente.

Luis Abinader ha introducido ahora el tema de una nueva reforma constitucional para modificaciones referentes al Ministerio Público. No sabemos si se hará, y de hacerse, si se modificará o no el controversial sistema de reelección.

Abinader está constitucionalmente habilitado para repostularse solamente en el 2024. Una nueva Constitución podría abrir la posibilidad de más postulaciones.

Las reformas constitucionales dominicanas conducen usualmente al tema de la reelección por el caudillismo imperante. Ningún presidente quiere abandonar el poder y ningún expresidente quiere ser un “muerto político”.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/reeleccion-y-reforma-constitucional-1994-2002-2010-y-2015/

 

Voto preferencial y narcodinero septiembre 15, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:03 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 15 de septiembre de 2021 en el periódico HOY

He indicado en múltiples ocasiones que todas las disposiciones electorales tienen ventajas, desventajas y también consecuencias no intencionales.

Uno de los dilemas fundamentales de la democracia es cómo resolver el asunto de la participación política y la representación. La participación se refiere al derecho de la ciudadanía a escoger sus gobernantes y a incidir en cómo gobiernan una vez electos. La representación es la condición asignada a los funcionarios electos para que ejerzan funciones públicas a partir de la legitimidad que les otorga el voto.

En la década de 1990, en la República Dominicana se inició un proceso de reformas electorales, siendo uno de los temas de debate cómo hacer el sistema político más participativo y representativo. El problema es que ambos objetivos no van siempre de la mano en la misma dirección. El voto preferencial ilustra este asunto.

Antes del año 2002, los diputados se elegían en boletas cerradas; es decir, cada partido presentaba una lista de candidatos por demarcación geográfica correspondiente al número total de diputados elegibles en dicha demarcación. De ese total, cada partido ganaba un número de escaños en función de los votos que obtuviera. Por ejemplo, si había un total de cinco diputaciones en determinada demarcación, y un partido obtenía votos suficientes para dos escaños, esas diputaciones las ganaba quienes ocupaban las primeras dos posiciones en la lista de candidatos del partido.

En el 2002 se estableció el voto preferencial para las diputaciones. Según esta disposición, los partidos presentan en la boleta electoral la lista de candidatos a diputados, según corresponda a cada demarcación (ahora llamada circunscripción electoral), pero el electorado puede escoger el diputado o diputada preferido entre los candidatos propuestos en la lista del partido escogido. Es decir, los partidos ganan escaños en función de los votos obtenidos, y el electorado, mediante el voto preferencial, escoge cuáles diputados de la lista ganan la diputación.

El cambio de boleta cerrada a voto preferencial se valoró positivamente bajo el argumento de que da más participación al electorado en la decisión (una ventaja). Ahora bien, el voto preferencial aumenta la competitividad intra-partidaria (una desventaja) y encarece las candidaturas (otra desventaja) porque los candidatos de un mismo partido tienen que competir entre ellos.

Para las elecciones de 2020, ese sistema de voto preferencial se extendió también a los regidores y a vocales de distritos municipales bajo el mismo argumento: mayor participación de la ciudadanía en la decisión. Pero, el voto preferencial facilita que los candidatos con más dinero ganen, afectándose su representatividad. ¿De dónde proviene tanto dinero para financiar algunas candidaturas, desplazando a otras? Una de las fuentes es el narcotráfico.

Ojo: no digo que el voto preferencial sea la causa de la incursión del narco en la política dominicana, sino que el voto preferencial, al encarecer las campañas, facilita el triunfo de quienes más recursos tienen (consecuencia negativa no intencional). A su vez, la entrada del narcodinero en la política contribuye a encarecer más las campañas.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/voto-preferencial-y-narcodinero/

 

Delincuencia: guerra avisada septiembre 9, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:43 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 8 de septiembre de 2021 en el periódico HOY

La pandemia del COVID-19 trajo el recogimiento que impuso el toque de queda y la presencia policial-militar en las calles para asegurar el cumplimiento. Eso contribuyó a disminuir la delincuencia porque los ladrones no encontraban muchos hogares vacíos ni mucha gente circulando en las calles, sobre todo de noche, y sus cómplices en las fuerzas del orden estaban ocupados en labores de vigilancia aumentadas.

Con el tiempo, la gente se fue hartando del toque de queda y la economía necesitaba dinamismo: de ahí la eliminación de las restricciones en la medida que un mayor porcentaje de la población se vacunó.

Si antes de la pandemia había pobreza y desigualdad, ahora la situación es peor. Por eso, en un par de artículos que escribí en el último año advertí que la delincuencia se constituiría en un serio problema una vez terminara el toque de queda y la población volviera a cierta normalidad.

Los atracos la pasada semana en el barrio San Gerónimo sirven para resaltar el problema, sobre todo, por su novedad: asaltantes en motores (moto-asaltantes) actuando conjuntamente temprano en la mañana o en la tardecita y noche.

En la República Dominicana siempre ha habido escasez de datos sobre la magnitud de la delincuencia callejera. Muchas personas no reportan los incidentes a la Policía por la desconfianza en los agentes.

Para tener una idea aproximada de la magnitud del problema y captar el sentir de la ciudadanía se han utilizado fundamentalmente encuestas de opinión pública que indagan sobre experiencias de la ciudadanía con actos delincuenciales.

Se ha encontrado que lo que más aumenta es la percepción de inseguridad en la población porque, para ello, no hay que ser víctima directa de la delincuencia; es suficiente que la gente se entere de lo que ocurre a su alrededor: en su barrio, ciudad o en el país.

Por ejemplo, en el 2019, la República Dominicana registró el porcentaje más alto de percepción de inseguridad en la región, según el Barómetro de las Américas, aunque en el porcentaje de víctimas el país quedaba en una posición intermedia.

Mientras más espectaculares son los actos de delincuencia callejera, ya sea por la magnitud del robo o por las modalidades de atracos utilizadas (como los moto-asaltantes en grupo), más aumenta la percepción de inseguridad.

Subir salarios a policías no es camino seguro para combatir la delincuencia; ellos son parte del problema y no dejarán de serlo solo por ganar un poco más. Tampoco es efectivo pedir la entrega voluntaria de armas como ha hecho el Ministerio de Interior y Policía en el nuevo programa “Mi País Seguro”. Los delincuentes no las entregan.

Las medidas más efectivas para combatir la delincuencia callejera son: buen patrullaje con policías insobornables, iluminación adecuada de las calles en horas nocturnas y, sobre todo, educación y oportunidades de empleos para los jóvenes de todos los estratos sociales.

La guerra está avisada, las medidas a tomar son conocidas. ¿Podrá el Gobierno con la tarea? Ojalá, para bien de todos.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/delincuencia-guerra-avisada/

 

El diálogo: oxígeno para el Gobierno septiembre 1, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:53 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 1 de septiembre de 2021 en el periódico HOY

Las 12 reformas enumeradas por el presidente Luis Abinader en su discurso del primer aniversario de gobierno, unido al inicio de un diálogo con las distintas fuerzas políticas y sociales del país para abordar esos temas, tiene un objetivo fundamental: dar oxígeno al Gobierno al inicio del segundo año.

Esto no significa que los temas a tratar no sean importantes, o que no haya necesidad de cambios, sino que la motivación principal es otra. ¿Por qué digo esto?

Si la intención es realmente reformar, el Gobierno debió primero contratar técnicos o expertos en las distintas áreas de reforma, para que, en un plazo corto (digamos tres meses), presentaran propuestas concretas que sirvieran de base para la discusión con los distintos sectores políticos y sociales. ¡Pero no!, se comenzó al revés.

Convocar representantes de todos los partidos políticos y de grupos sociales para iniciar las conversaciones sin un plan concreto para evaluar es, en mi opinión, perder tiempo.

Aunque se formen mesas de trabajo, de ahí no podrán salir propuestas de reforma concretas porque mucha de esa gente no es experta en los temas propuestos, o no tienen tiempo para dedicarse a eso, y no han sido convocados con un mandato específico. Por tanto, se reunirán para hablar mucho y hacer poco.

Con el discurso pronunciado por Abinader el pasado 18 de agosto, terminó no solo el primer año de gobierno, también la luna de miel. Eso fue evidente en las respuestas del PLD y la Fuerza del Pueblo, enfilando sus cañones hacia el Gobierno, fuera por promesas incumplidas o por datos supuestamente manipulados. Ese encañonar, unido al constante pugilato en las redes sociales, hubiese puesto al Gobierno de inmediato en una situación de atrincheramiento difícil.

Por el contrario, si los partidos de oposición participan en un diálogo con el Gobierno, tendrán que bajar su recién iniciada belicosidad, porque sería un sinsentido estar en un diálogo y seguir disparando ácidas críticas. Ahora les toca participar y esperar que el diálogo rinda sus frutos o no.

El incentivo de los partidos de oposición para participar en el diálogo es conseguir legitimidad como actores políticos responsables. Al PLD le conviene porque fue sacado del poder bajo la crítica de ser lo peor que ha conocido el país en corrupción. Sentarse en la mesa del diálogo lo legitima en cierta forma. Para los partidos pequeños, jugar en las grandes ligas es importante porque avala su existencia a pesar de su pequeñez electoral.

El Gobierno, por su parte, tiene ahora el reto de obtener algunas ganancias del diálogo, más allá del oxígeno. El tiempo dirá qué temas se privilegiarán, qué reformas se lograrán, cuánto tiempo tomará producir resultados concretos, o si antes de lograr alguna reforma significativa algún partido de oposición rompe la taza y se va del diálogo.

Por el momento reinará la paz política (excepto en las redes sociales donde hay pugilato constante).

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-dialogo-oxigeno-para-el-gobierno/

 

Segundo año agosto 25, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:48 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el 25 de agosto de 2021 en el periódico HOY

¡El tiempo vuela! Ya el gobierno del PRM cumplió un año. La semana pasada hubo diversos informes, altos funcionarios exaltando lo que han hecho, anunciando lo que harán.

El discurso del presidente Luis Abinader fue compendio y ampliación. Bajó las escalinatas del Palacio Nacional en perfecto arreglo familiar. Un espectáculo diseñado para proyectar triunfos a pesar de la pandemia y del déficit fiscal.

Con estas presentaciones termina la luna de miel del Gobierno y regresa el pugilato político. No solo será en las redes, donde nunca termina; ahora también alzan su voz de manera formal los actores político-partidarios. Esperable en una democracia electoral.

La sociedad dominicana enfrenta múltiples problemas y el Gobierno enfrenta dos en particular: la persistencia de la pandemia con sus efectos económicos adversos, y el debilitamiento de su alianza electoral.

Desde el primer día, el Gobierno se ha estado enfocado en el control de la pandemia. El toque de queda y la vacunación han sido la prioridad en los esfuerzos para disminuir el contagio y las complicaciones de salud.

Durante todo el primer año ha habido toque de queda, modificado según endureciera o amainara el virus en su trayectoria. La rebeldía de algunos contra la autoridad llevó al teteo: pegue, baile, goce y contagio.

La República Dominicana ha tenido la suerte de ser beneficiaria del conflicto comercial entre Estados Unidos y China. Inicialmente, sin vacunas norteamericanas disponibles, China ofreció vender las Sinovac. Abinader engavetó su desplante inicial a China y aceptó la oferta. Luego, preocupado por el coqueteo geopolítico, Estados Unidos apresuró la llega de la vacuna Pfizer. Hasta tres dosis se ofrecen en la República Dominicana, combinando Sinovac y Pfizer.

Aprovechando la buena reputación de la economía dominicana que por años creció y pagó, el nuevo gobierno optó por endeudarse sustancialmente. Muchos dólares descansan aún en el Banco Central y ayudan a mantener la estabilidad cambiaria, aunque no impulsen mayor crecimiento.

La rápida recuperación económica de los Estados Unidos por las extensas ayudas públicas también ha sido una bendición para la República Dominicana. Las remesas han fluido en aumento considerable, las exportaciones de zonas francas también, y los dominicanos residentes en el exterior mejoran los números del turismo.

Por todas estas razones, la pandemia no ha sido devastadora y el Gobierno ha podido transitar su primer año con relativa tranquilidad. Ahora, en el segundo, comenzarán las demandas concretas y las insatisfacciones aumentarán si mucha gente no siente mejoría real.

Durante el primer año, los procesos judiciales contra exfuncionarios y proveedores del PLD mantuvieron ese partido opacado. La Fuerza del Pueblo, por su parte, cumplió con las formalidades de tregua por la alianza electoral con su aliado circunstancial para derrotar el PLD.

Al comenzar el segundo año, el PLD y la FP enfilan sus críticas hacia el Gobierno; también lo hace ALPaís. Para compensar, Abinader llama a un diálogo nacional con los partidos políticos sobre 12 propuestas de reformas que darán mucho de qué hablar antes de concretizarse algo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/segundo-ano/

 

Vacas flacas agosto 18, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 2:54 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 18 de agosto de 2021 en el periódico HOY

Por años, las autoridades han informado que la República Dominicana es uno de los países con mayor crecimiento económico en la región, y para el 2021 ya se augura un crecimiento significativo. ¡Qué bueno! El crecimiento es condición necesaria, aunque no suficiente, para mejorar las condiciones de vida de la gente.

Sorprende, sin embargo, que, a pesar de tanto crecimiento, mucha gente se mantenga en la pobreza, que muchos no reciban electricidad constante en sus hogares ni tampoco agua potable, que los centros de salud de atención primaria no existan en muchas comunidades u ofrezcan servicios precarios, y que la educación pública no prepare bien a los estudiantes.

La lista de problemas es larga, agravada ahora con la pandemia, pero se encubre con el argumento de que la economía exhibe altas tasas de crecimiento.

Sin duda, la estabilidad política ha facilitado el crecimiento económico. Los inversionistas internacionales gustan de países estables. Eso no quiere decir exactamente democráticos, sino que el gobierno tenga capacidad de controlar las presiones sociales y garantizar un Estado de Derecho favorable a las inversiones.

Las compañías internacionales calificadoras de riesgo emiten sus evaluaciones determinando cuánto riesgo presenta un país para esos inversionistas, y la República Dominicana ha estado bien posicionada por la estabilidad económica y política. De ahí el flujo de inversiones extranjeras y las facilidades de préstamos internacionales en las últimas décadas.

En tiempos de vacas gordas, los países con previsión acumulan recursos para amortiguar los efectos negativos de una posible disminución del crecimiento en época de vacas flacas.

En la República Dominicana, desde hace años, los gobiernos recurren cada vez más al crédito para amortiguar los déficits, y es así como se ha podido enfrentar la pandemia. Ese modelo, sin embargo, representa un peligro a futuro porque no hay economía que pueda siempre crecer y endeudarse simultáneamente, mucho menos una del capitalismo subdesarrollado.

Los tiempos de vacas flacas siempre llegan por una razón u otra. Ahora por la pandemia.

Sabemos que el Gobierno tiene que hacer inversiones en infraestructuras. Que hay una gran deuda social con el pueblo dominicano. Que la pandemia agrava todos los problemas históricos de pobreza y desigualdad, de acumulación de deuda pública y de limitaciones para recaudar más impuestos.

Es difícil lograr que los ricos acepten pagar más impuestos o perder subsidios. Tienen mucho poder y lo usan para obtener y mantener beneficios. La clase media en el sector formal de la economía está sobrecargada de impuestos y los pobres no tienen mucho para aportar significativamente al fisco. Por eso, un Pacto Fiscal es prácticamente imposible, aunque se hable frecuentemente del tema.

El gran desafío de los próximos años es conjugar crecimiento, mayor recaudación y eficiencia pública para bajar los niveles de pobreza, que han aumentado aún más con la pandemia, y ofrecer garantías de bienestar al amplio segmento de clase media. Si antes era difícil lograr todo eso, ahora, en tiempos de vacas flacas, es más complicado.

La disyuntiva actual del Gobierno es escoger entre opciones todas problemáticas: aumentar impuestos, tomar más préstamos, o reducir el gasto público. Lo primero se intentó y generó rechazo. Lo segundo depende de otros. Lo tercero se está aplicando a la inversión en infraestructura porque los gastos corrientes no se contienen.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/vacas-flacas/

 

Apertura en la pandemia agosto 11, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:46 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 11 de agosto de 2021 en el periódico HOY

Desde octubre del año pasado, el Gobierno ha estado anunciando la apertura del país. En la práctica, era difícil hacerlo antes de las vacunas. A principios de este año se agravó el contagio por las fiestas navideñas y aumentaron los internamientos. Luego llegaron las vacunas y creció la esperanza.

Ahora se aplicó el fin del toque de queda en el Distrito Nacional y la provincia La Altagracia, por haber alcanzado el 70% de vacunación que augura la inmunidad de rebaño. Esas dos localidades, sin embargo, presentan una situación especial.

La Altagracia tiene poca población y los principales empleadores son hoteles, que han requerido y facilitado a sus empleados la vacunación. Pero, la población inmigrante haitiana que radica ahí no está incluida en los cálculos poblacionales, por lo cual, al estimar el porcentaje de vacunados, podría faltar gente para llegar al 70% real de los pobladores.

En el Distrito Nacional ocurre lo siguiente: personas de la provincia Santo Domingo se han vacunado en el Distrito, con lo cual, el porcentaje de vacunados de la capital podría estar por debajo del 70% requerido para la apertura total. Esto debe considerarse para evitar problemas posteriores, sobre todo, que la variante Delta podría llegar al país si aún no está.

Por su parte, las provincias con mucha población en campos y barrios marginados tendrán mayor dificultad para alcanzar el 70% de vacunados, a menos que desarrollen programas especiales de vacunación para llegar a esos lugares.

La eliminación completa del toque de queda es positiva, sobre todo, para los negocios que operan de noche como bares y restaurantes, y también para la movilidad de la población.

Ahora bien, en un contexto de dificultad económica como el actual, el Gobierno debe tener una política bien diseñada y efectiva de seguridad ciudadana para ejecutar concomitantemente. Durante el toque de queda, la menor circulación de personas en las calles dificulta el negocio delincuencial porque, si los delincuentes transitan, se hacen sospechosos con facilidad; además, las fuerzas policiales tienen menos posibilidad de participar en acciones ilícitas directa o indirectamente, ya que están concentradas en el cumplimiento del toque de queda.

Es decir, una vez eliminado el toque de queda, se reabre el mercado de la delincuencia callejera.

La República Dominicana ha tenido la suerte de recibir muchas vacunas por el conflicto entre Estados Unidos y China. Mientras Estados Unidos estaba concentrado en la vacunación de su población, China ofertó venta de vacunas a algunos países con quien quería mejorar su relación. Más recientemente, Estados Unidos se unió a la venta de vacunas. O sea, en la República Dominicana hay disponibilidad de vacunas para que más personas accedan a ellas. Eso es positivo para enfrentar la pandemia y avanzar en la apertura.

Por otra parte, desde el inicio de la pandemia, la República Dominicana ha registrado una tasa relativamente baja de mortalidad por COVID en relación con muchos otros países. Por ejemplo, Perú es el país que más muertes registra por cien mil habitantes: 605 al 8 de agosto, mientras la República Dominicana registra 37. La razón específica de este fenómeno se desconoce, aunque apunta a condiciones climáticas, inmunológicas, y al uso de tratamientos experimentales.

Ojo: mientras la República Dominicana abre, la variante Delta hace estragos en otros países. La pandemia no ha terminado.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/apertura-en-la-pandemia/

 

Presidencialismo dominicano: vivito y coleando agosto 4, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:20 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 4 de agosto de 2021 en el periódico HOY

Uno de los graves problemas de la política dominicana y del mundo subdesarrollado es el excesivo presidencialismo. La carencia de instituciones fuertes y de recursos para atender las principales demandas de la sociedad, hacen que el presidente se convierta en la tabla de salvación, en la fuente de esperanza. Ni siquiera el crecimiento económico ni la apertura política de las últimas décadas han logrado romper con esa tradición.

En todos los regímenes políticos, la figura del jefe de gobierno (el presidente en un sistema presidencial), es de vital importancia. La diferencia radica en que, mientras más desarrollado es el sistema económico y más firme la democracia, menor será la preeminencia del presidente porque los otros poderes sobresalen también en el ejercicio de sus funciones.

En el Siglo 20, Trujillo y Balaguer encarnaron un excesivo presidencialismo en la República Dominicana: Trujillo de forma dictatorial y Balaguer semi dictatorial.

Al llegar la transición democrática de 1978 se creyó que el presidencialismo iría desapareciendo, tanto por la misma transición, como porque la figura que podía encarnar un nuevo presidencialismo por su ascendencia en las masas era José Francisco Peña Gómez y no llegó a la presidencia. Figuras de menor liderazgo como Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco llegaron al poder bajo el liderazgo de Peña Gómez, quien se convertía en retranque para sus aspiraciones continuistas.

En vez de institucionalizar mecanismos democráticos de sucesión de poder, en el PRD se desató el canibalismo político entre aspirantes presidenciales (las llamadas tendencias), hasta que se autodestruyeron. En ocho años salieron del gobierno y volvió la figura que mejor encarnaba el excesivo presidencialismo en el post-trujillismo: Balaguer.

Bajo el manto de Balaguer, Leonel Fernández no pudo potenciar su presidencialismo en el período 1996-2000, lo que sí hizo cuando regresó al poder a partir de 2004. Proclamó una nueva Constitución en el 2010 para poder seguir aspirando después de cumplir dos períodos consecutivos en el 2012. Desde entonces no han cesado sus aspiraciones presidenciales, a pesar de tener en su aval tres períodos de gobierno.

Hipólito Mejía, de no haber sido por la crisis financiera de 2003-2004, hubiese sido presidente dos períodos consecutivos (para eso modificó la Constitución en el 2002). Sus aspiraciones nunca han cesado; solo en el 2008 no aspiró a la candidatura de su partido. En el 2012 fue candidato del PRD, y en el 2016 y 2020 aspiró a la candidatura presidencial del PRM.

Danilo Medina, cuando fue electo en el 2012, solo podía gobernar cuatro años, según lo estipulado en la Constitución que promulgó Leonel Fernández en el 2010. No conforme con esa disposición, Medina promovió el cambio de la Constitución en el 2015 para repostularse en el 2016, y de no haber sido por la presión de Estados Unidos, quizás fuera presidente todavía.

Luis Abinader llega al poder en agosto de 2020 augurando cambios. No obstante, en la estrategia de comunicación del gobierno, sobresale la imagen del presidente; a tal punto que, en la publicidad gubernamental aparece el mismísimo presidente anunciando “estamos cambiando”. Muestra de que el presidencialismo sigue vivito y coleando.

Los datos de encuestas de cultura política de la última década muestran una tendencia sorprendente y preocupante. Se registra un declive de la confianza en las instituciones públicas y en los partidos políticos, mientras el presidente registra un alto nivel de aprobación. Lo esperado sería que todos (instituciones y presidente) suban o bajen juntos en la estima popular.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/presidencialismo-dominicano-vivito-y-coleando/

 

Los cheques: ¿atajarán el clientelismo? julio 28, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:18 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 28 de julio de 2021 en el periódico HOY

Para sorpresa de unos y malestar de otros, el Gobierno anunció que pagará con cheques de manera escalonada en las distintas instituciones del Estado solo por un mes. La razón ofrecida de tal medida es transparentar la nómina pública. Dicho en dominicano: eliminar botellas y nominillas. El declarado objetivo es loable, pero ¿será así?

El gobierno lleva casi un año. Para transparentar la nómina está tarde: ¿todavía no saben quién realmente trabaja en el Estado? ¡Increíble!

Para identificar posibles botellas o nominillas no hay necesidad de someter el personal público a buscar un cheque, aun sea una sola vez. Un procedimiento más simple hubiese sido requerir que cada empleado asistiera en persona ante su superior a llenar el mismo formulario que se requerirá para recibir el cheque. Los que no asistan quedan excluidos de la nómina. ¡Así de simple!

Si no lo han hecho, y ahora recurren al cheque, hay que pensar en posibles motivaciones políticas, porque ingenuos no son los políticos.

El Gobierno tiene mucha presión de los perremeístas y aliados para ser nombrados en la administración pública. Por tanto, necesitan seguir cancelando personal para sustituirlos (utilizo el verbo cancelar porque detesto desvincular en esta acepción).

Las matemáticas del empleo público son simples: no es posible mantener los que estaban y nombrar también los nuevos. Se duplicaría la ya abultada empleomanía pública; imposible carga financiera. Cancelar unos y nombrar otros es la única fórmula (se acerca agosto y casi se fue un año).

Al anunciar los cheques para transparentar la nómina, se crea un mecanismo que luego permitirá cancelar empleados bajo el argumento de que eran botellas, aun cuando no lo sean. Al final, el público no sabrá a quien cancelaron por ser botella y a quien porque se requerían vacantes para nombrar adeptos.

Habrá que esperar un tiempo para saber si la eliminación de personal que se haga por los cheques será para para atajar el clientelismo o para beneficiar a perremeístas y allegados.

Si el PRM quiere eliminar botellas y nominillas para adecentar la administración pública y ahorrar dinero, es de suponerse que en unos meses la empleomanía pública será menor y costará menos. Esa será la única evidencia. Esperemos.

Por el contrario, si la empleomanía pública el próximo año es igual o mayor que antes, entonces, los cancelados fueron reemplazados por razones políticas (palabrita que suena desagradable en esos tiempos, pero sigue siendo tan válida como antes).

El otro objetivo político que pudiera tener el Gobierno con los cheques es hacerle creer a la población que está adecentando la administración pública, para luego, en unos meses, anunciar que han hecho todo lo posible para ahorrar y, de todas formas, hay que aumentar los impuestos. ¡Ya veremos! La tan cacareada reforma fiscal va y viene.

En el capitalismo subdesarrollado, como es el dominicano, el clientelismo existe porque el Estado es el gran empleador y distribuidor de recursos. Al pasar el tiempo, el PRM habrá hecho desde el poder lo mismo que hacen todos los partidos gobernantes: pasar la aplanadora y emplear su gente.

No pudo hacerlo rápidamente por tres razones: 1) la pandemia, 2) el discurso de cambio y transparencia con que fue electo, y 3) la inexperiencia después de 16 años fuera del poder que requería una transición en la empleomanía más lenta.

Ahora el PRM tiene que responder a las demandas de su base, vital en su eventual reelección en el 2024.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/los-cheques-atajaran-el-clientelismo/

 

Cuba: longevidad del régimen julio 21, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 3:21 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 21 de julio de 2021 en el periódico HOY

En las décadas de 1960 y 1970, los Estados Unidos promovía la caída del régimen comunista cubano. No lo logró. En aquellos años, la revolución cubana encarnaba el espíritu antiimperialista, y en el contexto de la Guerra Fría, la Unión Soviética apoyaba materialmente a Cuba.

Después de la caída del Muro de Berlín, derrocar el gobierno cubano dejó de ser un objetivo de la política exterior de Estados Unidos. Desde entonces, los gobiernos de ambos países han compartido un mismo objetivo: que se mantenga el régimen. Para Estados Unidos sería muy complicado y costoso un cambio en Cuba, y ni decir para el gobierno cubano. Un cambio de régimen supone mucha inestabilidad que puede prolongarse y derivar en migraciones masivas.

Sin duda, el embargo económico es una expresión de dominio de Estados Unidos sobre Cuba y la mantiene muy restringida en su accionar económico. Además, tiene utilidad electoral para los partidos republicano y demócrata con los cubanos en la Florida que desean mayor presión sobre Cuba para que caiga el régimen.

Para el gobierno cubano, a pesar del altísimo costo económico, el embargo es una fuente de legitimación: la causa identificada de los males.

Con estos linderos establecidos, el debate académico o político sobre Cuba es prácticamente imposible. El apoyo al régimen cubano significará siempre la posición de solidaridad con el pueblo oprimido por el imperio, mientras la crítica al régimen será siempre definida como una postura proimperialista. Con esta narrativa será difícil avanzar, independientemente de lo que quiera la mayoría del pueblo cubano.

La democracia electoral está llena de fallos y deficiencias, pero asumir que la mayoría de un pueblo apoya una dinastía familiar o de partido único en el poder por más de 60 años es ingenuo en el mejor de los casos. La longevidad de un régimen sin alternativas no deriva usualmente de apoyos, sino de controles.

Cuba ya no encarna una utopía revolucionaria como en sus inicios. La sociedad enfrenta grandes precariedades, en parte por el embargo, y en parte por el mismo sistema económico que se ha enfocado en la producción y distribución manejada por el Estado, con poco espacio para la iniciativa privada.

La evidencia mundial muestra que, las sociedades más desarrolladas e inclusivas son las que han logrado combinar de manera efectiva la producción privada con mecanismos de redistribución social de la riqueza en contextos de democracia electoral. De esos tres elementos, Cuba carece de dos: hay poca producción privada y no hay competitividad política en el marco de una democracia electoral.

A pesar del éxito en la educación y las garantías de salud, los cubanos enfrentan constantemente escasez en una diversidad de productos de consumo que son de alcance cotidiano para muchas personas en países que incluso no son altamente desarrollados como la República Dominicana. En 60 años de revolución, Cuba debería tener producción agrícola y de industria ligera accesible a su población.

La pandemia ha agravado las condiciones de vida en muchos países y Cuba no cuenta en estos momentos con un país protector dispuesto a hacer muchos aportes. Para oxigenarse, el régimen cubano necesitaría promover algún nivel de reforma económica y negociar con los Estados Unidos facilidades para el flujo nuevamente de remesas familiares. Biden debe eliminar ya los mecanismos de control que impuso Trump.

En medio de esta pandemia, las remesas han sido la tabla de salvación para muchos países de la región, incluida la República Dominicana.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/cuba-longevidad-del-regimen/

 

Haití: sin ruta ni rumbo julio 14, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:01 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 14 de julio de 2021 en el periódico HOY

En el mundo moderno, el Estado requiere dos elementos básicos para lograr un mínimo de estabilidad en la sociedad: una estructura productiva para satisfacer las necesidades fundamentales de la población y la articulación del poder para gobernar. Esa articulación puede ser autoritaria o democrática.

En América Latina, incluyendo Haití, prevaleció el Estado autoritario durante la mayor parte de la historia. Pero, de distintas maneras y a diferentes pasos, cada país fue forjando instituciones y experiencias democráticas.

Para fines de la década de 1980, después de múltiples intentos fallidos de apertura, habían caído muchas dictaduras y surgieron distintas modalidades de democracia electoral en la región.

La caída del dictador Jean Claude Duvalier en 1986 encontró a Haití sin una estructura productiva para satisfacer las necesidades básicas de su población, sin un mínimo de institucionalidad democrática, y sin una figura potente para impulsar una clase empresarial en condiciones cuasi autoritarias. Además, la Constitución barroca aprobada en referendo en 1987, que incluye presidente y primer ministro, tampoco ayudaría a forjar una transición con cierta estabilidad.

El período 1987-1990 estuvo marcado por intentos electorales fallidos y enfrentamientos. En 1990 ascendió a la presidencia Jean-Bertrand Aristide con 67% de los votos. Ocho meses después fue derrocado, luego repuesto en 1994 para completar su mandato. Gobernó nuevamente de 2001 a 2004 y otra vez fue derrocado. El populismo social no funcionó.

En el 2004 hubo un giro internacional: de Estados Unidos, Haití pasó a manos de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas (MINUSTAH) en una ocupación que se prolongó hasta el 2017. Fue un tiempo de contención política desaprovechado. Al salir las tropas, Haití estaba peor: sin base económica, sin clase media importante, sin partidos fuertes, sin liderazgo político, y con la devastación del terremoto de 2010. El vacío de poder lo han llenado las bandas armadas sin sujeción a la autoridad estatal.

Los presidentes Michel Martelly y Jovenel Moïse danzaron políticamente en ese angosto político durante la última década, creando la sensación de que en Haití había gobiernos electos. Pero ambas presidencias fueron precarias. Moïse ganó las elecciones de 2015 y no pudo asumir el poder. Se celebraron nuevas elecciones en el 2016, y ganó el 55% de los votos con la participación de solo alrededor del 20% del padrón.

Para mediados de 2018, el gobierno de Moïse había entrado en una crisis severa. El aumento de precio de la gasolina generó protestas violentas y el descontento creció en las calles en medio de acusaciones de corrupción al gobierno por malversación de fondos de Petrocaribe.

La inestabilidad escaló, al punto que, a principios de 2021, Moïse denunció que había planes para derrocarlo o matarlo. En la medida que su gobierno se debilitaba, diversos sectores convergían en su contra (empresarios, iglesias, jóvenes manifestantes) y aumentaban las bandas armadas. Moïse cerró el parlamento y se fue quedando solo, a tal punto que fue asesinado en su propia casa.

Haití enfrenta hoy un profundo vacío de poder: no cuenta con un Estado mínimamente organizado, carece de una estructura productiva sólida (importa mucho más de lo que exporta), no tiene una clase empresarial articulada ni una clase media pujante, la pobreza es extrema, y no hay un sistema de partidos políticos funcional. Está sin ruta y sin rumbo. Además, hay poca esperanza de que alguna fuerza internacional esté dispuesta en medio de esta pandemia a aportar recursos y asumir el liderazgo.

Culpables de estos males hay varios. Dispuestos con capacidad de superarlos no hay. Desafortunadamente el realismo no me deja brecha para ser optimista ni pretenderlo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/haiti-sin-ruta-ni-rumbo/

 

Geopolítica de la tercera dosis julio 7, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:52 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 7 de julio de 2021 en el periódico HOY

La pandemia del COVID-19 llevó a la producción de vacunas a celeridad. Han sido aprobadas en la categoría de emergencia, o sea, sin que existan todos los estudios pertinentes para conocer su eficacia, duración de la protección o efectos secundarios.

Mientras las vacunas se preparaban, surgieron diversas teorías conspirativas que se alimentaban, en parte, del limitado conocimiento sobre ellas. Pero, ante tantas muertes y encierros, poco a poco, mucha gente aceptó vacunarse.

Los dos grandes productores de vacunas son Estados Unidos y China. En los primeros meses del año, Estados Unidos decidió utilizar gran parte de su producción para inmunizar su propia población. China, en competencia con Estados Unidos, aprovechó para vender vacunas a países como la República Dominicana, tradicionalmente vinculados a Estados Unidos, con la esperanza de consolidar relaciones. Así llegaron muchas Sinovac a suelo dominicano.

Los deseosos de vacunarse asistieron de inmediato a ponerse la “vacuna china”, seguidos por una parte de los renuentes. Luego, con algunas campañas, se amplió la cobertura.

La resistencia a la vacuna persiste, por lo cual, el avance del programa de vacunación entra en su etapa más difícil: llegar a quienes a pesar de la disponibilidad de vacunas todavía no acuden.

La OPS/OMS estima que en la República Dominicana al 28 de junio se había puesto una dosis alrededor del 55% de la población, y dos dosis el 25%. El objetivo internacional para lograr la llamada inmunidad de rebaño es vacunar alrededor del 75%. O sea, en la República Dominicana falta mucha gente por recibir la primera o la segunda dosis.

Llegar a los que no han recibido ninguna dosis requiere de un gran esfuerzo de las autoridades de salud. Hay vacunas, pero muchos no vacunados no irán por motivación propia. Esta realidad no pude ignorarse porque si no se vacunan no habrá forma de conseguir la inmunidad de rebaño, esencial para superar los problemas de salud, económicos y sociales que ha traído la pandemia.

Promover la tercera dosis en estos momentos presenta problemas que se han indicado en distintos medios en los últimos días. Primero, no hay estudios científicos acabados que indiquen con precisión en qué tiempo sería necesario un refuerzo, o si se pueden aplicar vacunas de diferentes marcas a una misma persona. Segundo, promover la tercera dosis cuando todavía faltan tantas personas por recibir la primera o segunda distrae la atención, o puede generar controversias que aumente la resistencia a vacunarse.

Ya la OPS/OMS lo dijo: no hay estudios disponibles todavía para avalar la tercera dosis. El gobierno no escuchó y procedió con su plan de tercera dosis con vacuna diferente. Ya tiene la Pfizer y la geopolítica indica que hay que promoverla hasta el punto de mezclarla en coctel con Sinovac (ojalá en el organismo de los dominicanos se resuelva, para bien de todos, la tensión entre Estados Unidos y China).

Aún todo marche bien con la tercera dosis, sin repercusiones de salud negativas para los tres veces vacunados, el desafío en este momento es llegar al segmento que todavía no tiene una dosis o debe completar la segunda.

Sobre vacunar con tercera dosis un grupo de clase media alta que confía en Estados Unidos más que en China, y se había puesto en la premura la Sinovac, no es camino efectivo para enfrentar la pandemia.

La geopolítica favoreció a la República Dominicana y hay vacunas. Llegar a todo el territorio nacional, incluidos los renuentes, es tarea local.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/geopolitica-de-la-tercera-dosis/

 

Pobreza y programas de asistencia en la pandemia junio 30, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:23 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 30 de junio de 2021 en el periódico HOY

El reciente informe Panorama Social de América Latina 2020 de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) muestra las precariedades de la estructura social latinoamericana, caracterizada por el alto porcentaje de la población que vive con bajos ingresos.

En las últimas dos décadas permaneció prácticamente invariable el porcentaje de personas que vive en extrema pobreza, pasó de 12.2% a 11.3% de 2002 a 2019. Disminuyó significativamente el segmento en pobreza no extrema de 33.2% a 19.1% (buena noticia), pero el grupo de ingresos bajos por encima de la pobreza se mantuvo prácticamente igual en ese período, alrededor de 25%. El segmento con ingreso medio-bajo aumentó de 14.4% a 20.4% y con ingreso medio-intermedio de 9.5% a 16.2% (también buena noticia); sin embargo, el segmento con ingreso medio-alto solo aumentó de 3.1% a 4.6% y de ingreso alto de 2.2% a 3.1% (p.65).

Esto significa que para el 2019, alrededor del 55% de la población latinoamericana vivía en algún nivel de pobreza o solo ligeramente por encima de la pobreza, mientras apenas un 7.7% correspondía a los estratos de ingresos medio-alto y alto.

Al dividir la población por quintiles para el 2019, el 20% más rico de la población captó la mitad del ingreso total, tanto en la región en su conjunto como en la República Dominicana, mientras el 40% más pobre captó menos del 20% del ingreso (p.70).

En esta estructura social, la pandemia se hizo sentir rápidamente con aumento en los niveles de pobreza de 2019 a 2020.

Para la región, se estima que la pobreza no extrema aumentó de 30.5% a 37.2% de 2019 a 2020, aunque los programas de asistencia monetarios instituidos en la pandemia lograron contener el aumento y bajarlo a 33.7%. La pobreza extrema aumentó de 11.3% a 15.8%, y los programas de asistencia lograron bajarlo a 12.5% (p.73). O sea, los programas de asistencia monetarios instituidos en la pandemia contribuyeron a contener el desborde de la pobreza.

El retiro de esos programas plantea ahora el dilema de subsistencia para los sectores más pobres y deja abierta la interrogante del destino de las capas medias más vulnerables que, aunque no reciban asistencia pública directa, se nutren del bienestar general de la sociedad.

El supuesto optimista es que la recuperación económica restablecerá el relativo bienestar de la prepandemia, pero, como muestran los datos, aunque la pobreza se había reducido en los años previos y los grupos de ingresos medios habían crecido, quedaban sumidos en la vulnerabilidad.

Esa pobreza y vulnerabilidad persistente han limitado el bienestar económico de mucha gente desde antes de la pandemia y han venido erosionando la confianza en el sistema democrático. El mismo informe Panorama Social de América Latina 2020 dedica un capítulo al análisis del malestar social en la región y muestra algunos datos.

El porcentaje de personas que considera que la distribución del ingreso es injusta o muy injusta creció para toda la región de 73% a 83% de 2013 a 2018. En Venezuela y Ecuador se registraron los mayores aumentos, y en la República Dominicana subió de 73% a 82% (p.230).

El apoyo a la idea de que la democracia, aunque tiene problemas es el mejor sistema de gobierno ha disminuido en toda la región, pasando de 79% a 63% de 2013 a 2018, y en la República Dominicana de 83% a 62% (p.236).

Vivimos en tiempos difíciles y fluidos, y es temprano para saber el efecto completo de la pandemia en la economía y la política de América Latina.

 

La pobreza de oportunidades junio 23, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:47 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 23 de junio de 2021 en el periódico HOY

Hace unos días vi en un chat de WhatsApp el anuncio de una empresa que buscaba un licenciado en contabilidad con experiencia mínima de dos años y varios requisitos más. Después de leerlos todos vi la oferta de salario: de 30 a 35 mil pesos mensuales. Poco para todo lo que pedían.

Antes había leído un artículo periodístico sobre los bajos salarios en la República Dominicana. En el sector formal de la economía, solo el 11% de los trabajadores gana más de 50,000 pesos mensuales, la mayoría de esos en el sector público, y alrededor del 48% gana menos de 15,000 pesos (Lilian Tejeda, Listín Diario, 6 de junio 2021). A esa precaria estructura salarial hay que agregar el estimado de que alrededor del 55% de los trabajadores dominicanos se encuentra en la informalidad.

Estos datos evidencian la pobreza de oportunidades económicas para la mayoría en la República Dominicana.

Los efectos de una precaria estructura salarial son diversos, entre ellos, baja capacidad de consumo, escasa movilidad social, deseo de emigrar y dependencia del Estado para obtener mejores empleos y beneficios. Son todas expresiones de un capitalismo subdesarrollado fundamentado en la sobreexplotación de la mano de obra.

El aumento de la clase media en tiempos de crecimiento económico y los flujos migratorios de dominicanos han servido para moderar los constreñimientos que resultan de una economía de bajos salarios. Muchos hogares dominicanos complementan su precario ingreso con subsidios que envían los familiares del exterior.

La República Dominicana se caracteriza también por las vastas desigualdades. Para ilustrar, en el 2019, el 20% más rico de los dominicanos (pertenecientes a lo que se llama el quintil V) captó el 49% del ingreso total del país, mientras el 40% más pobre (quintiles I y II) solo captó el 16% del ingreso (Panorama Social de América Latina, CEPAL, 2020, p.70).

La riqueza que produce un país se distribuye fundamentalmente de dos maneras: a través del salario y beneficios conexos que paga el empleador, y a través de la inversión social del gobierno.

Ya vimos que la estructura salarial es precaria en la República Dominicana: la inmensa mayoría de los empleados en el sector formal gana menos de 50,000 pesos mensuales, y más de la mitad de la fuerza laboral se encuentra en la informalidad.

La inversión social del gobierno dominicano, siempre precaria, aumentó en la última década, sobre todo por el 4% del PIB que se destina a la educación desde 2013, pero se ha mantenido por debajo de los países de la región. En el 2019, los países con mayor inversión social del gobierno central en la región, como porciento del PIB, fueron Uruguay (17.7%), Brasil (17.6%) y Chile (17.1%), y con menor Guatemala (7.9%), Honduras (7.8%) y República Dominicana (7.7%) (Panorama Social de América Latina. CEPAL, 2020, p.162).

Desde antes de la pandemia, iba en aumento la opinión de la ciudadanía en muchos países latinoamericanos de que la distribución del ingreso es injusta. Ahora, con las precariedades que ha profundizado la pandemia, ha de esperarse mayor descontento.

La República Dominicana vivió un largo período de crecimiento económico con escasa redistribución de la riqueza por los bajos salarios y la baja inversión social que prevalecieron. Ahora la pandemia impone nuevos retos para solventar déficits acumulados en medio de mayores precariedades económicas.

En pocos meses el Gobierno tendrá que definir con hechos su política económica y sabremos mejor hacia dónde irán los niveles de pobreza y las desigualdades.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/la-pobreza-de-oportunidades/

 

Populismo caudillista en América Latina junio 16, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 3:40 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 16 de enero de 2021 en el periódico HOY

La transición política en la República Dominicana de 1978 marcó el inicio de la ola de transiciones a la democracia electoral que vivió América Latina en la década de 1980. El caso dominicano fue especial porque la transición no conllevó el derrocamiento de una dictadura militar, sino la derrota electoral de un presidente civil autoritario (Joaquín Balaguer). En el resto de la región las transiciones fueron de gobiernos militares a civiles.

A la transición dominicana le siguió la de Ecuador en 1979 y Perú en 1980, y así sucesivamente hasta que finalmente cayó Pinochet en Chile en 1989 y terminaron las guerras centroamericanas. Entre temores y aprehensiones, se abrió la esperanza de que a la región le esperaban tiempos mejores de democracia y desarrollo económico.

Mientras eso ocurría, en Venezuela, uno de los pocos países donde había prevalecido la democracia electoral desde la década de 1960, comenzaron a quebrarse las bases del sistema político. El bipartidismo colapsó y Hugo Chávez ascendió al poder en 1999. O sea, mientras las dictaduras militares de derecha cayeron una tras otra en los años 80, en Venezuela surgió vía electoral un gobierno encabezado por un ex militar que se proclamó representante del socialismo del Siglo XXI.

Chávez inauguró una nueva etapa del populismo caudillista en América Latina y utilizó ampliamente el electoralismo plebiscitario para afianzar su poder. En una sociedad de grandes riquezas y desigualdades, usó amplios recursos para gestar apoyo de los sectores populares con programas de vivienda, salud y educación, y con su excéntrica retórica demarcó los linderos de su proyecto político. Al ser exmilitar, articuló además un fuerte apoyo de las fuerzas militares que, al presente, son un sostén clave del chavismo.

El populismo caudillista no se detuvo en Venezuela. Otras figuras destacadas fueron Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador, también alineados con el llamado socialismo del Siglo XXI. En común tuvieron no solo la fuerza del liderazgo carismático, sino también la movilización de los sectores populares para gestar bases electorales que sustentaran sus proyectos políticos.

Los Kirshner y Lula son también parte en esta corriente, aunque sin trastocar profundamente las bases del poder económico tradicional como sí hicieron Chávez, Evo y Correa. Más tarde llegó en México Andrés Manuel López Obrador con una retórica similar, pero agenda de transformación más limitada y el ícono del fenómeno en Centroamérica: Nayib Bukele en El Salvador. Pedro Castillo en Perú es la última revelación.

Vale aclarar que populismo no es sinónimo de programas sociales, tampoco de promesas electorales populares. El populismo es una articulación política que interpela y moviliza a los sectores populares en contraposición a las élites dominantes. Por eso generalmente se asocia a políticos con un discurso de izquierda o socialista, aunque no es exclusivo de ellos. Existe también el populismo de derecha o conservador que interpela al pueblo con un discurso de ley, orden y tradición contra las élites liberales (el caso de Jair Bolsonaro en Brasil).

Todos los países de América Latina donde ha surgido el populismo caudillista, sea de izquierda o derecha (o como se quiera llamar porque no son productos ideológicos puros) carecen de un sistema de partidos políticos sólido. Y es que, ante la falta de partidos sustanciosos, el caudillo carismático se convierte en el ente articulador del poder y necesita movilizar votantes.

La República Dominicana nunca ha vivido la experiencia del populismo caudillista, pero la debilidad actual del sistema de partidos abre esa posibilidad a futuro si no se produce un refortalecimiento partidario en los próximos años.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/populismo-caudillista-en-america-latina/

 

Delincuencia y toque de queda junio 9, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:26 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 9 de junio de 2021 en el periódico HOY

La magnitud de los problemas que trajo el COVID-19 y la presencia policial y militar en las calles para hacer cumplir el toque de queda, hizo que, en el 2020, el problema de la delincuencia callejera pasara a un segundo plano en la atención nacional y gubernamental.

La política oficial de mantener el toque de queda durante lo que va de 2021 ha permitido también ciertos controles, porque, aunque la delincuencia no solo opera de noche, el toque de queda saca de circulación en horas nocturnas a los delincuentes. Y si hay agentes policiales vinculados a la delincuencia quedan inhabilitados; de actuar, serían los principales sospechosos durante horas de restricción.

Pero el toque de queda no podrá mantenerse indefinidamente. En algún momento la pandemia cederá y habrá que volver a la normalidad sin restricciones de horarios para los negocios y la circulación.

En la República Dominicana siempre ha habido escasez de datos sobre la magnitud de la delincuencia callejera; muchas personas no reportan los incidentes a la Policía por la desconfianza en los agentes.

Para tener una idea aproximada de la magnitud del problema y captar el sentir de la ciudadanía se han utilizado fundamentalmente encuestas de opinión pública que indagan sobre experiencias directas con actos delincuenciales y la percepción al respecto.  

Los datos del Barómetro de las Américas muestran que de 2010 a 2019 se produjo un aumento significativo de 17% a 26% de personas que dijeron haber sido víctima de un acto delincuencial en los 12 meses anteriores a la encuesta. En este indicador, la República Dominicana se colocó en 2019 en una posición intermedia en la región.

Las personas más propensas a indicar que fueron víctimas de un acto delincuencial fueron las de mayor riqueza, las más jóvenes y residentes de las zonas urbanas.

Esa realidad vivida, junto a la difusión en los medios y redes sobre actos delincuenciales, se tradujo en un aumento en la percepción de inseguridad. En 2010, el 18% de los entrevistados en la mencionada encuesta dijo sentirse muy inseguro en el barrio donde vivía, mientras para el 2019 así lo consideró el 33%. Además, la República Dominicana registró el porcentaje más alto de la región en ese indicador en el 2019.

Para 2020, y lo que va de 2021, no contamos con datos de encuestas comparativas que muestren la situación específica en medio de la pandemia, pero ha de esperarse que tan pronto se elimine completamente el toque de queda y desaparezca el patrullaje policial con ese propósito, se producirá un rebrote de la criminalidad por el retorno de los delincuentes al mercado de trabajo delincuencial, agravado por el aumento de la pobreza que ha traído la pandemia.

Y es que un gran flujo de personas en las calles en horas nocturnas, en medio de mayor desempleo y empobrecimiento, es terreno fértil para actividades delincuenciales.

Subir salarios a policías y militares no es camino seguro para combatir la delincuencia; ellos son parte del problema y no dejarán de serlo solo por tener mayores salarios. Tampoco es efectivo el llamado a entrega voluntaria de armas porque los delincuentes no las entregan. Esto deben tenerlo en cuenta las autoridades que inician ahora el nuevo programa “Mi País Seguro”.

Las medidas más efectivas para combatir la delincuencia callejera son: la iluminación adecuada de las calles, buen patrullaje y control de los sobornos a los policías, educación técnica efectiva y oportunidades de empleos juveniles.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/delincuencia-y-toque-de-queda/

 

Relativa baja mortalidad por COVID-19 junio 2, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:53 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 2 de junio de 2021 en el periódico HOY

Desde el inicio de la pandemia ha preocupado la letalidad del COVID-19 por las complicaciones pulmonares que produce. Eso llevó a medidas de confinamiento extremas para controlar el contagio en Wuhan, China. Luego, la gran cantidad de muertos en Italia y España afianzó la idea de que el virus era mortal. El pánico cundió y gran parte del mundo entró en cuarentena.

Sin duda, el virus ha afectado muchos países, pero los datos reflejan un impacto diferenciado por país en el número de muertes que ha causado.

Inicialmente, las cifras que ofrecían diariamente los gobiernos eran el número de contagiados, el número de muertos y la tasa de letalidad calculada en función de las muertes por contagiados. Esta tasa de letalidad no muestra toda la historia porque el universo real de contagiados es siempre desconocido, ya que no es posible hacer pruebas a toda la población.

Un dato importante al que originalmente se prestó menos atención fue el número de muertes en relación con la población de cada país (tasa de mortalidad). A fin de cuentas, la gente teme más a la muerte que al contagio si es benigno; además, mientras más bajo sea el número de muertes en relación con la población, menos catastrófica es la pandemia.

No es mi intención aquí minimizar el impacto del virus, pero al comparar la tasa de mortalidad por COVID-19, la República Dominicana registra una tasa menor que otros países desde los inicios de la pandemia.

Según datos del Johns Hopkins Coronavirus Center a principios de mayo 2020, la cantidad de muertes por 100 mil habitantes en la República Dominicana era 3.0, mientras en Brasil era 3.2, Ecuador 8.0, Estados Unidos 20.2, Italia 47.5 y España 53.7 (para mencionar solo algunos países). A fines de mayo 2021, era 33.7 en la República Dominicana, 117.1 Ecuador, 169.7 España, 180.7 Estados Unidos, 208.6 Italia y 216.3 Brasil.

¿Por qué estas diferencias notorias en la tasa de mortalidad? Como en la República Dominicana no hay vocación de investigación ni recursos destinados para eso, no se sabe con certeza las causas de este comportamiento del virus en tierra dominicana.

Hay varios argumentos posibles cuando se hacen comparaciones, entre ellos: el subregistro de muertes, las prácticas culturales de distanciamiento, la calidad del sistema de salud, edad de la población, variantes del virus, efectividad de los tratamientos utilizados, características inmunológicas y condiciones climáticas.

Un subregistro masivo de muertes no explica el caso dominicano porque sería imposible esconder muchas muertes. El distanciamiento social tampoco porque en la cultura dominicana prevalece la cercanía física. La calidad del sistema de salud no puede ser porque países con mejores servicios de salud han registrado muchas muertes.

Una ventaja para la República Dominicana es la población más joven. Por ejemplo, mientras en la República Dominicana la edad media de la población es 28.8 años, en España es 42.7 y en Italia 45.5. Pero en otros países de América Latina con mucha población joven como Brasil el virus ha hecho estragos.

Según datos oficiales, en la República Dominicana hay presencia de distintas variantes del virus, así que por ahí tampoco parece estar la respuesta.

Se podría aludir a tratamientos utilizados en los contagiados, y aquí hay una tarea de investigación pendiente. Igual con las características inmunológicas de la población dominicana debido al paso de otros virus o a condiciones climáticas.

Ojalá el Gobierno dominicano destine fondos para que médicos y biólogos investiguen las posibles causas de la relativa baja mortalidad registrada hasta ahora, aunque la pandemia y sus estragos no hayan terminado.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/relativa-baja-mortalidad-por-covid-19/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: