ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

¡Una barbaridad! El pueblo paga febrero 19, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:37 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 19 de febrero de 2020 en el periódico HOY 

El fiasco en las elecciones del domingo 16 de febrero ha indignado un pueblo que paga una millonada para que la Junta Central Electoral (JCE) haga las cosas bien y los partidos políticos cooperen con la organización de las elecciones.

El pueblo merece que todo el dinero que aporta se utilice para una competencia electoral diáfana. No para presenciar un espectáculo de ineficiencia, negligencia o sabotaje.

A este momento, aún no se sabe quién ni cuándo se hará la necesaria investigación para identificar los culpables del fallo en las computadoras del voto automatizado. A la fecha, los partidos tienen las armas de insultos levantadas para acusarse uno con otro. Y a la fecha, la JCE no ha tenido una reunión de alto nivel con los partidos políticos.

¿Qué no hay mediadores? ¡Son excusas! El pleno de la JCE y los altos dirigentes partidarios deberían tener la dignidad de buscar rápidamente una solución a los problemas que se presentaron. El pueblo espera y observa.

Hay agua derramada que ya no es posible recoger. Por ejemplo, el dinero que gastaron los candidatos. Ahora tienen que buscar más para seguir en campaña. Algunos son ricos o tienen patrocinadores ricos, pero muchos hacen un gran esfuerzo recaudando dinero para sostener una candidatura. Esos pagarán el precio de la suspensión.

¿Y el pueblo? Los equipos del voto automatizado de esta JCE costaron una millonada, al igual que los escáneres de la JCE anterior. Todo ese dinero ha ido a enriquecer proveedores porque los equipos no funcionaron. Peor aún, hasta almacenamiento se ha pagado para guardar unos escáneres que no se utilizaron en el 2016. Ese dinero que aportó el pueblo pudo haberse destinado a mejorar los servicios de salud de este país.

Además, los miembros de la JCE, al igual que los de las altas cortes, cuando salen de sus cargos, reciben una pensión de por vida por haber trabajado unos cuantos años en esas instituciones. Es un dineral inmerecido que paga el pueblo, cuando en este país la inmensa mayoría de las personas mayores no tiene ni siquiera una pensión equivalente al salario mínimo. ¡Es abusivo!

Ellos mismos, políticos y funcionarios electorales repiten y repiten que las elecciones son un festival democrático, que la democracia es cara. ¡No! Las elecciones no son una fiesta ni tienen que ser caras. Las elecciones son una dura competencia entre políticos hambrientos de poder que hay que moderar en sus ambiciones, y para eso están las autoridades electorales; no para ser complacientes ni cómplices.

El hambre de poder siempre dificulta los acuerdos entre los políticos para establecer reglas de juego democráticas, porque la lógica de la competencia electoral indica que para subir hay que destruir a los contrincantes. ¡Pero ojo!, cuando esa lógica se lleva al extremo, los políticos conducen la sociedad al caos.

Hay dos partidos que tienen mucho que perder si estas elecciones se malogran, porque son los dos que ganarían la inmensa mayoría de las posiciones según indican todas las encuestas: el PLD y el PRM. Por ahí tiene que comenzar la conversación y el acuerdo para lograr reglas de juego que garanticen una competencia real y la efectividad de la JCE.

El PLD, con muchos años en el poder y escándalos de corrupción, necesita contribuir al éxito del proceso para que sus autoridades electas tengan legitimidad. El PRM necesita que el proceso sea diáfano para que muchos de sus candidatos triunfen. Esas necesidades abren la posibilidad de diálogo y concertación entre contrincantes. ¡Háganlo!

Enlace al periòdico HOY: https://hoy.com.do/una-barbaridad-el-pueblo-paga/

 

Elecciones de febrero: ¿inciden o determinan mayo? febrero 12, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:56 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 12 de febrero de 2020 en el periódico HOY 

Uno de los temas de discusión electoral de los últimos meses ha sido si los resultados de las elecciones municipales del 16 de febrero inciden, determinan, o no tienen efecto en las elecciones presidenciales y legislativas de mayo.

Cada bando político plantea lo que más le conviene. En general, los que piensan que van a ganar en grande indican que febrero determina mayo, y los que no van a ganar muchas posiciones en las municipales dicen que febrero no tiene un efecto significativo en mayo.

Ambas posiciones necesitan enmiendas. Las elecciones de febrero sí inciden, pero no necesariamente determinan los resultados de las elecciones de mayo.

Veamos cómo inciden y por qué no necesariamente determinan.

Primero: el partido que gane la mayoría de las posiciones a alcalde y director de distrito municipal muestra indiscutiblemente que tiene mayor fuerza electoral en esas municipalidades. Eso es positivo para ese partido hacia mayo porque ya probó su fuerza y no hay mucha distancia temporal entre febrero y mayo. Es decir, la probabilidad de que la tendencia se mantenga es alta.

Pero ¡ojo!, las posiciones municipales se ganan por mayoría simple; es decir, un alcalde o director de distrito municipal puede ganar, por ejemplo, con el 40% de los votos, aunque todos los demás candidatos que perdieron sumen 60%.

El partido que gane con una mayoría relativa en febrero, para mantener su ventaja en las elecciones legislativas de mayo, necesita que se reproduzca al menos la misma fragmentación de la oposición; y para ganar las presidenciales en primera vuelta, necesita aumentar su caudal de votos para lograr mayoría absoluta. Hay que ver entonces para cada municipio con que amplitud se gana.

Segundo: la mayor incidencia de las elecciones de febrero en mayo consiste en que el partido que gane la mayoría de las alcaldías y distritos municipales llega a las elecciones de mayo con una infraestructura política municipal más fuerte que los perdedores. Los funcionarios municipales electos se juramentan en abril y tienen la capacidad de movilizar recursos y personas a beneficio de su partido. Los derrotados tendrán menos recursos y menos ánimo para impactar las elecciones de mayo.

Tercero: por patrones conocidos del pasado, es de esperarse que en las elecciones del próximo 16 de febrero acuda a votar un porcentaje significativamente menor que a las elecciones de mayo. Es decir, en mayo votarán los que fueron a votar en febrero (son los más activistas o motivados a votar) y otro segmento que se abstuvo (quizás tanto como un 20% del padrón electoral). Si ese nuevo flujo de votantes en mayo se comporta electoralmente igual que los que acudieron en febrero, entonces febrero determinaría mayo. Si no, la influencia de febrero en mayo sería menor.

¡Ojo!, existe la posibilidad de que los que se abstuvieron en febrero se inclinen significativamente más en mayo por el partido que quede en segundo lugar en febrero. Es solo una posibilidad, pero no puede descartarse del todo.

Lo difícil es que un partido que no logre una cantidad importante de alcaldías y distritos en las elecciones municipales de febrero pueda obtener una cantidad importante de votos en las elecciones presidenciales y legislativas de mayo.

Las elecciones de febrero establecerán el parámetro de competitividad para las elecciones de mayo, sea de dos o tres partidos principales, en función de cuántas alcaldías y distritos municipales logre cada partido que compite en febrero.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/elecciones-de-febrero-inciden-o-determinan-mayo/

 

Dispersión de candidaturas y concentración del voto febrero 5, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:56 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 5 de febrero de 2020 en el periódico HOY 

El deseo de muchas personas de ser candidatos no les permite ver la dificultad de lograr una mayoría de electoral, aún en el caso de los alcaldes y directores de distritos municipales, que ganan por mayoría simple. Se lanzan sin un mínimo adecuado de comprensión del mercado político y fracasan en el camino.

Tomemos las candidaturas a la alcaldía del Distrito Nacional. Eran seis candidatos, hasta la salida de Hugo Beras esta semana. La oferta es ahora de cinco: Carolina Mejía por el PRM y aliados, Domingo Contreras por el PLD y aliados, Johnny Ventura por la Fuerza del Pueblo y aliados, Bartolomé Pujals por Alianza País y Michael Miguel por el Partido Verde.

En unas elecciones municipales donde se proyecta una participación electoral reducida, porque tanto en República Dominicana como en otros países, las elecciones no presidenciales llevan menos votantes a las urnas, tener una dispersión de ofertas electorales con cinco candidatos es una pérdida de esfuerzos, no una muestra de democracia.

El 16 de febrero, los resultados electorales municipales indicarán que la inmensa mayoría de los votantes concentrarán su voto en las dos principales opciones: Carolina Mejía y Domingo Contreras. Los demás son candidatos para recoger algunos votos para su partido o para proyectarse públicamente.

Sé que este planteamiento no es del agrado de los candidatos de partidos pequeños, que siempre buscan posicionarse diciendo que más ofertas es más democracia. ¡Perfecto! Pero la realidad es que los electores concentran el voto, porque para fragmentarlo tanto, necesitarían razones de peso, como, por ejemplo, diferenciación ideológica partidaria, que no es el caso en la República Dominicana.

Además, en las elecciones municipales, donde las alcaldías y las direcciones de los distritos municipales se ganan por mayoría simple de votos, la dispersión de candidaturas da ventaja al partido más fuerte, limitando las posibilidades de que la segunda opción pueda competir con efectividad. Si el voto se fragmenta mucho, el partido con mayores recursos y mejor estructura tiende a ganar las elecciones y la oposición se debilita.

Si miramos los resultados electorales dominicanos desde 1978 en adelante, encontramos que, a pesar del declive del sistema partidario (ya colapsaron electoralmente el PRSC y el PRD), los dominicanos han seguido concentrando el voto. Es decir, la ciudadanía vota fundamentalmente por las dos principales opciones electorales, con la excepción de la década de 1990, cuando hubo un tripartidismo efímero.

La división del PRD en el 2013 dio al PLD una hegemonía partidaria en los últimos años, pero ahora, el desgaste del PLD y su división, han elevado el posicionamiento del PRM. Los resultados electorales de 2020, sobre todo los presidenciales y legislativos, servirán para saber si en la República Dominicana se comienza a reestablecer el bipartidismo que se había perdido.

Las elecciones del 16 de febrero mostrarán que la inmensa mayoría de las alcaldías y de los distritos municipales las ganará el PLD o el PRM. Cuánto gane cada uno será importante para ellos y para el sistema partidario. A la vez, esos resultados tendrán un impacto hacia las elecciones de mayo, al colocar esos dos partidos en la delantera con respecto a los demás.

Los dominicanos concentran el voto en las dos principales opciones electorales por varias razones: 1) el peso clientelar, 2) el costo de las elecciones que limita las opciones de los más pequeños, y 3) la tradición de partidos fuertes a pesar del debilitamiento que han experimentado los existentes.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/dispersion-de-candidaturas-y-concentracion-del-voto/

 

Elecciones en febrero: aberración de la Constitución de 2010 enero 29, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:50 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 29 de enero de 2020 en el periódico HOY 

La reforma constitucional que impulsó Leonel Fernández en el año 2009 y culminó con la proclamación de una nueva Constitución el 26 de enero de 2010 tuvo, en términos electorales, dos propósitos: 1) rehabilitar a Leonel para que pudiera postularse nuevamente en el 2016 (no pudo por razones conocidas), y 2) favorecer la permanencia del PLD en el poder. De lo primero se ha hablado bastante, de lo segundo no.

Para contextualizar, recordemos que Leonel dijo en diversas ocasiones que el PLD gobernaría hasta el 2044, celebración del bicentenario de la Independencia de la República. Lograrlo no es fácil, y, en aquel momento de cambio constitucional, lo que pudiera ayudar a ese objetivo se contemplaba.

Recordemos también que en la reforma constitucional de 1994 se estableció la separación de elecciones a dos años: una presidencial y otra legislativa-municipal. Así se hizo entre 1996 y 2008.

Para el 2010, la nueva Constitución estableció que, en las elecciones legislativas-municipales de mayo de ese año, se iniciaría un período de seis años para los funcionarios electos, de manera que en el 2016 se hicieran elecciones generales conjuntas a todos los niveles (presidencial, legislativo y municipal). El PLD ganó en el 2010 la mayoría de las posiciones legislativas y municipales, y en el 2016 en los tres niveles.

Esa misma Constitución de 2010 estableció que para el 2020 se separarían de nuevo las elecciones; pero esta vez se harían elecciones municipales en febrero y elecciones legislativas y presidenciales en mayo, y así posteriormente. Con esta disposición se complacía a las personas que siempre han dicho (sin fundamento empírico) que separar las elecciones evita el arrastre.

Pero, el nuevo formato de separación con elecciones municipales en febrero resulta beneficioso al partido gobernante y en nada contribuye a disminuir el arrastre. Aquí tres razones:

Primero, a las elecciones no presidenciales acuden menos votantes que a las presidenciales y se pierde representatividad. En las no presidenciales votan, sobre todo, los militantes de los partidos, los que cobran por votar, y quienes conocen personalmente algún candidato.

De hecho, cuando se separaban las elecciones municipales-legislativas de las presidenciales, votó, en promedio, alrededor del 50% del padrón, en comparación con el 70% en las elecciones presidenciales. Esto permite asumir que en las municipales de febrero votará cerca de un 50%, y quien más capacidad de movilizar votantes tenga, lleva la ventaja.

Segundo, febrero está muy cerca de diciembre, cuando el gobierno tiene mucho más dinero que la oposición para hacer repartos. Si la oposición se queja, los votantes se molestan porque quieren sus cajas y juguetes navideños; así que, en diciembre, el gobierno tiene licencia para solidificar adhesiones clientelares.

Tercero, en febrero la gente no está en política: en enero hay beisbol, en febrero carnaval, y el 14 es Día del Amor y la Amistad. El domingo 16, día de las elecciones municipales, mucha gente estará resacada de celebrar, o molesta porque 24 horas antes de las elecciones no se puede vender bebidas alcohólicas. Y, mientras menos gente vote, más fácil es para el PLD ganar con su maquinaria electoral.

En el 2010, cuando Leonel Fernández promulgó la Constitución con disposiciones como las elecciones municipales de febrero, para ayudar a que el PLD perdurara en el poder, no se imaginaba que hoy estaría fuera del PLD y no le interesaría que su viejo partido siguiera ganando. ¡Paradojas del poder!

Celebrar elecciones en febrero es una aberración de la Constitución del 2010.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/elecciones-en-febrerouna-aberracion-constitucional/

 

Mujeres en rolos: machismo rampante del PLD enero 22, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:50 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 22 de enero de 2020 en el periódico HOY 

No tengo nada en contra de los rolos, ni los tubis, ni las redecillas. Son parte de la cotidianidad en una sociedad como la dominicana donde la mayoría de la población tiene pelo rizo y lo desea liso. Y no entraré aquí en planteamientos sobre el componente racial de eso, voy directamente a lo político, a la constante degradación de las mujeres.

El PLD es un partido machista leninista, como dice un amigo. Tanto en los gobiernos de Leonel Fernández como de Danilo Medina han prevalecido los hombres en la dirección del partido y del gobierno. Los dos han mostrado desde la presidencia insensibilidad hacia los derechos de las mujeres.

He señalado muchas veces que en el gabinete ministerial hay solo tres mujeres de un total de 23 ministros con cartera. Peor aún, las tres mujeres están en el Ministerio de la Mujer, de la Juventud y de Educación Superior. El Ministerio de la Mujer y la Juventud son los de menor presupuesto en el gobierno. O sea, son ministras con escasas posibilidades de acción.

Pero hay más, recientemente, cuando se integraron ocho nuevos miembros al comité político del PLD, no elevaron a esa instancia a ninguna mujer. Y no es que las elijan sin méritos, como inmediatamente rechinan muchos hombres. ¡No!

Por eso pregunto lo obvio: ¿No hay mujeres en el PLD con igual capacidad que los ocho hombres que llevaron al comité político? Porque, desde mi punto de vista, en ese grupo de nuevos integrantes no hay grandes genios de la política. Son todos simples mortales como las mujeres. ¡Pero ah!, son hombres: ahí radica su gran ventaja.

Actualmente, en el Distrito Nacional, los candidatos principales del PLD son todos hombres: Gonzalo Castillo candidato presidencial, Rafael Paz candidato a senador, y Domingo Contreras a alcalde. Esos tres hombres recorrieron varios barrios de la capital el domingo pasado encaramados en una yipeta con varias mujeres detrás en rolos.

Una cosa es que un candidato salude de manera natural mujeres en rolos por la calle, y otra muy distinta es hacer una coreografía político-electoral donde aparecen tres candidatos hombres al frente de una yipeta y varias mujeres detrás en rolo.

La imagen es de degradación de las mujeres. Se resalta su posición de inferioridad en la política. Esa es precisamente la señal que envía constantemente el PLD de las mujeres.

Sigo preguntando: ¿Son tan machistas los estrategas de campaña del PLD para no darse cuenta del mensaje denigrante que enviaron? ¿Son tan machistas esos tres candidatos hombres que se acoplaron con alegría a la acción? ¿Carecen completamente de sensibilidad para entender que las mujeres no son objetos inferiores y que merecen también el puesto adelante?

Proporcionalmente, a través de los años, las mujeres han votado más que los hombres por el PLD. Incluso, actualmente, las encuestas muestran que una proporción mayor de mujeres que de hombres tiene intención de votar por el PLD. Pero nada de eso ha importado a la dirigencia del PLD; insisten en gobernar con hombres y mantener debajo a las mujeres, con una escasa participación en la dirección partidaria y en el gobierno.

En un partido que ha gobernado 20 de los últimos 24 años, esa enraizada ideología machista de sus dirigentes ha dificultado mucho que las mujeres dominicanas alcancen igualdad de derechos y oportunidades.

¡Basta ya PLD de rebajar a las mujeres! Asuman su hombría procurando la igualdad.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/mujeres-en-rolos-machismo-rampante-del-pld/

 

Cuando el pene no puede o no quiere enero 15, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:00 am

Rosario Espinal

Articulo publicado el miércoles 15 de enero de 2020 en el periódico HOY 

Los acontecimientos requieren nombres para evitar las tergiversaciones y manipulaciones. Sobre todo, porque es común acusar a las mujeres de los desvaríos de los hombres: ella lo provocó, no supo entenderlo, no supo domarlo. ¿Son fieras?

Uno de los acusados de la muerte de la niña Yaneisi dijo, al ser cuestionado por un periodista que, cuando le pusieron la niña en la cama no pudo penetrarla porque estaba muerta y él borracho. El video con ese testimonio desapareció repentinamente de las redes porque la ignorancia es mejor que la horrenda realidad. El pene del cómplice borracho no pudo, pero sí antes, cuando, según reportes de prensa, había violado a su hermana con quien tuvo una hija.

Para entender los feminicidios y otras formas de violencia contra las mujeres y las niñas hay que reflexionar sobre las relaciones de poder y la sexualidad.

La posesividad que sienten muchos hombres hacia las mujeres está erotizada por la objetivación de la mujer. Esto quiere decir que la mujer o niña es vista y tratada como un objeto de placer que el hombre tiene derecho a poseer, independientemente del deseo de la mujer. Si la mujer no se subordina, algunos hombres actúan violentamente para afirmar su poder.

Golpear o matar una mujer son expresiones aberrantes del machismo. Ante los hechos, la narrativa dominante es culpar a las mujeres por provocar o negarse a cumplir con su deber ante el hombre. Los abusadores son liberados de culpa, tarde o temprano, y siguen su camino.

Cuando un hombre de 50 años tiene relaciones con una niña de 13, como el caso de la madre de Yaneisi, es para explotarla sexualmente y subordinarla socialmente. No tiene ninguna otra intención. Por eso no declara los hijos, no asume la manutención, la embaraza, y luego la bota como una funda de basura llena de desechos emocionales, conductuales y económicos. La deja cuando su pene no la desea.

A nadie le importó esa joven de 13 años cuando fue violada y embarazada. O cuando a temprana edad tuvo que fingir la erotización para ser objeto de placer para el hombre y cumplir con su cometido social en la pobreza, donde muchas niñas y jóvenes son dejadas a su suerte incluso por sus familias.

Cuando un hombre quiere tener relaciones con una de esas niñas encuentra la forma de hacerlo, seduciéndola u obligándola. Lo sabe el vecindario y la familia. Y consumado el hecho, muchas familias aceptan el palo dao. ¡Una más desflorada! Así acostumbró Trujillo (macho abusador) a este pueblo y quedan muchos trujillitos sueltos.

La niña o la joven abusada es objeto de placer para el hombre por un tiempo, y luego se convierte en inservible, obligada a erotizarse aún más si desea conseguir otra relación después de ser abandonada.

Cuando una mujer de 23 años tiene tres hijos, fue iniciada en la sexualidad a los 12 o 13 años por un hombre mayor, no ha tenido educación, y ni siquiera manutención, y ni el Estado ni las iglesias (que tanto hablan) la amparan: ¿qué hacer con su vida?

Es muy fácil acusar a las mujeres. Es muy fácil exigirles sacrificios mientras los hombres se pasean de copo en copo por la vida. Es muy fácil ser insensible y pensar que el abuso sexual no existe o es inusual.

El abuso sexual es común incluso en las mismas familias. Así ha sucedido siempre porque el machismo que lo impulsa es ancestral, venerado y protegido.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/cuando-el-pene-no-puede-o-no-quiere/

 

Democracia hueca enero 8, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:45 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 8 de enero de 2020 en el periódico HOY

En este 2020, en que las fuerzas políticas se enfrentan para obtener los cargos electivos, es oportuno reflexionar sobre un problema fundamental de la democracia dominicana: la carencia de propósitos loables.

Un sistema político democrático necesita establecer niveles importantes de eficiencia gubernamental para poder dar respuesta a las expectativas de bienestar de la población.

Hacer el sistema eficiente supone lograr acuerdos que produzcan una distribución más equitativa de los recursos, sin llegar al abuso de los derechos políticos de la ciudadanía. Es decir, en una democracia es recomendable realizar reformas con un amplio apoyo político, pero no es fácil lograrlo por los intereses diversos.

Por otro lado, un sistema democrático necesita pasión política para mantenerse vivo. Como señaló hace tiempo Chantal Mouffe, la principal amenaza de la democracia contemporánea es la visión del mundo que asume un supuesto consenso, donde no hay deslindamiento de diferencias reales entre las propuestas de las distintas fuerzas políticas.

La dilución de las diferencias ideológicas, alabada por muchos como signo de progreso es preocupante, porque sin diferencias ideológicas, el debate político pierde fuerza y se crea la falsa ilusión de que es posible acomodar igualmente las demandas de todas las partes en conflicto.

Al contenerse o diluirse la confrontación de las diferencias, se abre el espacio para el surgimiento de movimientos políticos no democráticos que sí fomentan la pasión política. Ahí están los casos de movimientos y partidos ultraconservadores, negadores de derechos, que proliferan en estos tiempos.

En la República Dominicana hubo, por décadas, abundancia de pasión política. La razón de origen es que los tres caudillos del postrujillimo libraron sus principales luchas en un contexto cargado de polarización ideológica, propio de la Guerra Fría en las décadas de 1960 y 1970, y se mantuvieron guiando la política hasta fines de la década de 1990.

Sin embargo, desde 1978, se afincaron las tendencias convergentes en torno al Estado corrupto y clientelar. La similitud de proyectos se produjo cuando los tres partidos principales (PRSC, PRD y PLD) accedieron al poder y adoptaron estrategias de gobierno similares. Todos afirmaron su vocación clientelista y caudillista, a imagen y semejanza del sistema que había gestado Balaguer entre 1966 y 1978, y quedaron atrás las utopías de reformas que habían encarnado el PRD y el PLD.

Entre 1996 y el 2000 se cerró el ciclo de pasión ideológica que por tres décadas había guiado la política dominicana. La alianza PLD-PRSC en el “Frente Patriótico” de 1996 marcó el fin de la diferenciación ideológica, mientras la debacle gubernamental del PRD en el 2000-2004 marcó el fin de la utopía reformadora que inspiró ese partido por más de medio siglo.

Enterradas las confrontaciones y utopías, la política dominicana ha mantenido un cierto grado de pasión apoyada en la necesidad de sacar del poder a alguien.  Así, las pasiones negativas definen los procesos electorales, y carecen de energía renovadora y esperanzadora.

Además del vaciamiento ideológico, quedando solo la ultraderecha como fuerza discursiva dominante, la democracia dominicana ha sido floja en establecer un nivel de eficiencia gubernamental que garantice servicios básicos para el bienestar de la ciudadanía.

La democracia dominicana es hueca. El sistema político perdió la pasión del modelo de confrontación ideológica, y no se ha logrado la modernización socioeconómica e institucional que se esperó sucediera en las décadas de 1980 y 1990.

Ya avanzando el siglo 21, la sociedad dominicana existe en una burbuja económica de corte clientelar y vacía de objetivos transformadores. Peor aún, ninguna fuerza política actual presenta una opción diferente.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/democracia-hueca-2/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: