Ventanas en el Espacio

VENTANAS EN EL ESPACIO

Conservadurismo social mayo 5, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:57 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 5 de mayo de 2021 en el periódico HOY

Desde 1980, se han impuesto en el mundo las tendencias conservadoras que emanaron de Estados Unidos en el gobierno de Ronald Reagan. El proceso no ha sido homogéneo, pero tiene algunas coordenadas compartidas.

Lo primero a señalar es que el conservadurismo social es parte de un entramado de conservadurismos.

A nivel económico se ha expresado en lo que se acuño como neoliberalismo: la idea de que una económica funciona mejor si el Estado tiene un papel limitado y la empresa privada opera sin obstrucciones gubernamentales. Se postula que, en esas condiciones, las sociedades prosperan más.

Bajo esa ideología se promovieron en los países del capitalismo desarrollado menores tasas impositivas, supuestamente para toda la ciudadanía, pero, en la realidad, ha sido para beneficiar a los que más tienen. De ahí que en las últimas décadas aumentaran considerablemente las desigualdades económicas con su secuela de males sociales.

El conservadurismo político ha consistido en poner trabas a la expansión de la participación ciudadana en la política, porque el proyecto conservador de fines del Siglo 20 surgió en respuesta a los movimientos sociales de las décadas de 1960 y 1970, entre ellos, el movimiento por los derechos civiles, el movimiento feminista, el movimiento LGBT y el ambientalista.

El conservadurismo social se ha centrado en la campaña de las jerarquías de las iglesias por contraponer la Biblia a los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBT. Más recientemente, el conservadurismo social también ha adoptado un discurso antinmigrante.

En los Estados Unidos, este movimiento conservador ha tenido como vanguardia al Partido Republicano, que apoya mayoritariamente la población blanca evangélica. En Europa han surgido diversos partidos de ultraderecha, como Vox en España.

En los países subdesarrollados, el conservadurismo contemporáneo se manifiesta de distintas maneras, aunque hay directrices compartidas.

En la República Dominicana, el neoliberalismo se expresó en la privatización de muchas empresas estales durante el gobierno de Leonel Fernández de 1996-2000. El gasto social se mantuvo contenido y se impulsó un gran programa de obras públicas que permitió el enriquecimiento de políticos y constructores. El Estado dominicano está anclado en una amplia estructura clientelar por el subdesarrollo del capitalismo.

El conservadurismo político contemporáneo tomó cuerpo en 1996 con la formación del Frente Patriótico, mediante el cual, Balaguer dio apoyo electoral al PLD, y el PLD se configuró desde el poder a imagen y semejanza de su aliado Balaguer, no de su progenitor Bosch. Así recibió el apoyo de la derecha rancia durante la mayor parte de su mandato.

El conservadurismo social dominicano se ha articulado en tiempos recientes en contra de los derechos reproductivos de las mujeres, de la comunidad LGBT y de los inmigrantes y sus descendientes. Las tres causales son ahora el foco de ataque de las huestes conservadoras.

Un gobierno con sentido claro de la separación institucional entre el Estado y las iglesias aprobaría las tres causales. No lo hizo el PLD, aunque sus dos presidentes vetaran el Código Penal que no las incluía. En su temprana presidencia, Luis Abinader rehúye la aprobación de las causales para congraciarse con las jerarquías de las iglesias, a pesar de haber expresado apoyo en la campaña.

Una retranca fundamental para el avance del progresismo en la República Dominicana es que no hay diferenciación ideológica entre los partidos políticos: todos convergen hacia el conservadurismo, aun cuando en la oposición se definan progresistas. Así sucedió con el PRD, con el PLD, y ahora con el PRM. La segunda es que no hay un segmento del empresariado comprometido realmente con la modernización del capitalismo. Y la tercera es el bajo nivel educativo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/conservadurismo-social/

 

Capitalismo extractivista y corrupción sistémica abril 28, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:38 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 28 de abril de 2021 en el periódico HOY

Desde tiempos remotos, pensadores diversos han desarrollado ideas para promover el bienestar humano. Al transcurrir la modernidad, se afianzaron dos carriles diferentes de pensamiento: el religioso que provenía de la premodernidad y el científico.

Desde la perspectiva religiosa, los seres humanos, y por ende las sociedades, fracasan fundamentalmente por sus propias flaquezas. De ahí que toda religión tenga como objetivo fortalecer las virtudes humanas en nombre de Dios. El mundo se ve lleno de pecadores que los predicadores buscan salvar.

Desde las ciencias, las interpretaciones abundan en todas las disciplinas. Unas enfatizan las explicaciones culturales y otras las institucionales o estructurales que limitan el desarrollo y el bienestar.

En el libro, “Por qué fracasan las naciones”, publicado hace ya varios años, Daron Acemoglu y James Robinson, proponen una interesante explicación institucional del fracaso en el desarrollo de las naciones.

Según ellos, la geografía, el clima, los recursos naturales y la cultura tienen un impacto en las posibilidades de progreso, pero lo fundamental es el tipo de instituciones económicas y políticas que se forjan a través del tiempo.

El argumento central es que las naciones exitosas tienen instituciones inclusivas, mientras las que fracasan tienen instituciones extractivas.

Las sociedades con instituciones inclusivas son pluralistas, el poder se distribuye mejor, crean incentivos, y las personas se motivan a dar lo mejor de sí. Las sociedades con instituciones extractivas se inclinan al autoritarismo y no hay suficientes incentivos ni recursos para lograr el bienestar de la mayoría.

Cuando la política es extractiva también lo es la economía; y viceversa. Es decir, política y economía van de la mano.

La República Dominicana, en su precario desarrollo capitalista, forjó instituciones económicas y políticas extractivas. Por eso en cada gobierno hay un grupo que busca usurpar los recursos públicos, sea alrededor de un dictador o de un partido. Lo que ha cambiado con la democracia electoral de los últimos 40 años es la cantidad de personas que se benefician de la corrupción.

Y es que la corrupción y el clientelismo son mecanismos esenciales de distribución de recursos en las sociedades extractivas. El sector privado es poco innovador y paga bajos salarios, y se genera una sobre dependencia del Estado en empleos y acceso a la riqueza. Partidos y candidatos consolidan sus apoyos con promesas de beneficios, de ahí la proclividad de todas las fuerzas políticas al continuismo.

Las instituciones extractivas son dañinas porque limitan el desarrollo económico, fomentan la desigualdad, obstaculizan la cohesión social, y reducen las posibilidades de alcanzar el bienestar social.

Todos los gobiernos de la República Dominicana se han montado en un sistema político y económico extractivista. Para lograr desarrollo, el país tendría que trascender la lógica del sistema imperante. Por ejemplo, impulsar políticas públicas de beneficios colectivos como mejorar las escuelas y los hospitales, y promover incentivos para la creación de más y mejores empleos privados. Además, y esto es lo más difícil, redistribuir mejor la riqueza con un sistema impositivo más eficiente y equitativo.

Sin eso no habrá ningún cambio y la República Dominicana seguirá siendo una nación incapaz de aportar a la mayoría de su población las condiciones necesarias para alcanzar bienestar personal y colectivo.

Cada gobierno asciende ofreciendo villas y castillos y termina con su autodestrucción. Noten que todos los gobiernos dominicanos terminan hundidos en escándalos de corrupción: Balaguer, Guzmán, Jorge Blanco, Mejía, Fernández y Medina, para solo mencionar los últimos seis. Es un problema estructural que atañe al sector público y privado y no se resuelve solo con pesquisas selectivas.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/capitalismo-extractivista-y-corrupcion-sistemica/

 

No nos van a amedrentar, ¡las causales van! abril 21, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:44 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 21 de abril de 2021 en el periódico HOY

La esclavitud dominó el mundo por mucho tiempo. Era la búsqueda de riqueza con la subyugación total y se justificaba con creencias religiosas: los “creyentes civilizados” oprimieron a los “bárbaros incivilizados”.

Si bien las religiones sirven de consolación y regocijo a mucha gente, no es menos cierto que las religiones han sido fuentes de opresión, conflictos y guerras, por una sencilla razón: los fundamentalismos basados en dogmas inventados por hombres.

La República Dominicana es uno de los pocos países del mundo donde la clase política, incluido el presidente Luis Abinader, no ha comprendido que hay una separación entre la función pública de Estado y las creencias religiosas.

Cada religión tiene como oficio convencer a los feligreses de sus doctrinas, y eso se respeta en democracia. Lo que no puede aceptarse en democracia es que las religiones quieran imponer a toda la sociedad sus ideas a través de leyes del Estado.

Las jerarquías de las iglesias católica y evangélicas se oponen ofuscadamente a que se aprueben las tres causales del aborto en el Código Penal, bajo el argumento de que la vida comienza desde la concepción, dejando así desprovistas a las mujeres de derechos a la vida y la salud.

El argumento a favor de las causales parte de que las mujeres tienen derecho a decidir sobre el embarazo en un marco legal de circunstancias.

En la República Dominicana se lucha porque a la mujer pueda decidir si continua o no con un embarazo en solo tres circunstancias: 1) en caso de riesgo de salud y vida para la madre, 2) de malformación del feto incompatible con la vida, y 3) en caso de violación o incesto. Eso existe en la mayoría de los países del mundo. Es un asunto de derechos y salud pública, no de religión; tampoco de referendo.

Si las iglesias desean oponerse, que lo hagan con sus feligreses. Pero los políticos dominicanos no pueden legislar en contra de las mujeres, independientemente de las creencias religiosas que tengan. Su función es legislar para garantizar derechos a la ciudadanía, y las mujeres no son ciudadanas de tercera categoría.

En su vida privada, los legisladores y el presidente tienen derecho a las creencias que deseen, pero al legislar y gobernar, tienen que velar por los derechos de toda la sociedad. El padrón electoral no distingue ni excluye por creencias religiosas.

Los derechos no son productos de caprichos personales, son conquistas colectivas, y la democracia es un sistema de garantías de derechos, no de imposición de creencias en detrimento de segmentos poblacionales.

Desde hace más de un mes, el campamento a favor de las tres causales en las inmediaciones del Palacio Nacional ha tenido un impacto significativo en la sociedad dominicana. Ha contribuido a llevar conciencia de la necesidad de que se aprueben las tres causales en el Código Penal, y ha motivado a distintos sectores a expresarse favorablemente al respecto.

El domingo pasado, lamentablemente, para amedrentar, alguien envió brownies envenenados al campamento y varias personas sufrieron los efectos nocivos al ingerirlos. Fue un acto delincuencial típico de aquellos que en la historia se colocan contra los derechos democráticos. Que se investigue.

Luego, el martes en la madrugada, un grupo de policías desbarataron a cuchillazos las tiendas de campaña de un grupo de mujeres apostadas frente al Congreso. El Estado opresor en acción.

La lucha por las tres causales la mueve la convicción de que merecemos una vida digna y en salud. Los que intentan amedrentar no triunfarán. ¡Las causales van!

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/no-nos-van-a-amedrentar-las-causales-van/

 

Reformar la Policía Nacional, ¿en serio? abril 14, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:34 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 14 de abril de 2021 en el periódico HOY

Los problemas de la Policía Nacional son producto de la decisión por décadas de mantener y ampliar el sistema de corrupción y represión policial que instaló Joaquín Balaguer.

Cuando Balaguer llegó al poder en 1966 conocía la precariedad política que enfrentaba su gobierno, a pesar de contar con el apoyo de los Estados Unidos y los militares.

Sabía que Trujillo, militar al fin, había mantenido un control férreo de los oficiales, pero él, siendo un civil, no contaba con el garrote de su antecesor para domarlos. También sabía que carecía de los recursos económicos para modernizar la Policía y las Fuerzas Armadas, y que los necesitaba para reprimir las fuerzas opositoras.

Su decisión, por tanto, fue entregarle el pastel del soborno, del tráfico ilegal de mercancías y trata humana, y no fiscalizar su presupuesto ni desmanes. Así permitía que la cúpula policial y militar se enriqueciera, y que los oficiales de bajo rango consiguieran boronas para la supervivencia. Los salarios nominales eran de importancia secundaria.

Al pasar los años, la economía de la ilegalidad creció en la República Dominicana. Se incorporó el narcotráfico y el microtráfico, aumentó el comercio ilegal y la migración indocumentada desde Haití. El negocio de policías y militares se diversificó y amplió. Eso trajo también un aumento de las confrontaciones entre pandillas y los llamados “intercambios de disparos”, ya no por razones políticas, sino económicas.

Conjuntamente, la sociedad dominicana creció en tamaño, la criminalidad aumentó, y las instituciones del orden público se hicieron cada vez menos efectivas en su misión de proteger la ciudadanía.

Por eso, en la última década, la Policía Nacional ha sido mal evaluada.

En la medición del Barómetro de las Américas de 2918-2019, la confianza en la Policía Nacional dominicana fue la cuarta más baja de la región, con un promedio de 39 puntos. Esa confianza registró promedios aún más bajos en las personas que habían sido víctimas de la corrupción o la delincuencia, las que se sienten más inseguras y las de mayor nivel educativo.

Ante la pregunta de si la Policía protege la ciudadanía o es parte del problema de la delincuencia, un 62% dijo que la Policía es parte del problema.

El asesinato reciente de dos evangélicos por una patrulla de la Policía, mientras se desplazaban en una yipeta en la zona de Villa Altagracia, generó indignación y trajo a la palestra pública nuevamente el tema de la reforma policial.

Al respecto hago tres breves comentarios:

Primero, si los asesinados hubiesen sido criminales, hoy la Policía fuera “orgullo nacional”. Se equivocaron de objetivo, y eso provocó la reacción social. Esto significa que no hay conciencia ciudadana de lo que debe ser y hacer la Policía. Su deber es prevenir o captar delincuentes, no asesinar personas, a menos que sea en defensa propia.

Segundo, se sabe lo que hay que hacer para alcanzar una gestión policial adecuada. Hay que desmontar los esquemas de corrupción que van desde pequeños sobornos hasta la complicidad en el tráfico ilegal de drogas, y entrenar mejor.

Tercero, la comisión recientemente nombrada por el presidente Abinader le quita presión ante la opinión pública para que actúe ya, pero no resuelve el problema, aunque al final los comisionados ofrezcan buenas sugerencias.

Los problemas de la Policía no se resuelven con simple aumentos salariales, ni comisiones de notables, ni discursos altisonantes, sino con acciones contundentes y sistemáticas que emanen del presidente vía el Ministerio de Interior y Policía y la Dirección de la Policía. Ya veremos si la reforma va en serio o de relajo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/reformar-la-policia-nacional-en-serio/

 

Tres mentiras que propagan los opositores de las causales abril 7, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:47 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 7 de abril de 2021 en el periódico HOY

En un video de reciente circulación en las redes, una mujer cuenta sus angustias con un embarazo incompatible con la vida. Los médicos recomendaban terminarlo, pero ninguno asumía la responsabilidad de hacerlo por la prohibición absoluta del aborto en el país. En su narración, dice ella: “no deberíamos estar hablando de esto”, como señal de obviedad, de que debería existir la posibilidad legal de hacerlo.

En las Siete Palabras del Viernes Santo, uno de los sacerdotes indicó que, si no existieran mujeres dispuestas a abortar, no estaríamos discutiendo sobre las tres causales. No sé qué quiso decir exactamente el sacerdote, pero suena acusatoria la expresión hacia las mujeres.

Lamentablemente seguimos hablamos de este tema no por capricho o maldad, sino porque hay circunstancias en que debe permitirse legalmente el aborto para que la mujer en necesidad pueda tomar una decisión en condiciones seguras.

Sabemos que la mayoría de las iglesias están ofuscadamente opuestas a las tres causales. Quieren que se mantenga la prohibición absoluta del aborto. Con ese objetivo, las iglesias hacen lobby constantemente para presionar a los legisladores.

Pero ojo: las iglesias no representan a toda la sociedad, ni siquiera a la totalidad de sus feligreses en este tema. Muchos católicos y evangélicos están de acuerdo con las causales.

Por otra parte, los legisladores se eligen para que representen a toda la sociedad, no para legislar en función de sus creencias religiosas personales, y mucho menos, si esas creencias limitan o vulneran derechos.

La prohibición absoluta del aborto impone a todas las mujeres la obligación de continuar con un embarazo independientemente de las adversidades. No hay opción, hay imposición.

Las tres causales, por el contrario, no imponen una decisión a nadie. La ley solo daría la posibilidad de interrupción a quienes lo consideren necesario en tres condiciones específicas: cuando corre peligro la vida de la madre, cuando hay malformación del feto incompatible con la vida, y en caso de violación o incesto.

Los opositores a las tres causales engañan a la ciudadanía con tres argumentos falsos.

Uno, cuando dicen que la causal sobre riesgo de vida está contemplada en el Proyecto de Código Penal. ¡No es cierto! Lo que contempla ese Proyecto es que el médico decida después de intentar por todos los medios salvar las dos vidas. Pero sucede que en la espera la salud de la mujer puede deteriorarse y correr riesgo su vida. Además, todo el poder de decisión lo tiene el médico, nada la mujer.

Dos, cuando dicen que se quiere matar una criatura porque le falta una pierna, un brazo o tiene Síndrome de Down. ¡No es cierto! La causal de incompatibilidad con la vida se refiere a malformaciones graves por las que el feto muere en el vientre o poco después de nacer.

Tres, cuando dicen que aprobar las causales es camino al aborto libre. ¡No es cierto! En ningún país del mundo hay aborto libre. En todos se regula legalmente.

Las legislaciones son de tres tipos: 1) prohibición total del aborto (como en la República Dominicana y muy pocos países), 2) con causales permitidas (por lo que se lucha actualmente en la República Dominicana) y 3) por período de varias semanas en que se permite el aborto sin aludir razón, o se aplican causales a períodos más largos (esto existe en todos los países desarrollados).

En casi todo el mundo hay causales para terminar legalmente un embarazo. En la República Dominicana deben ser aprobadas ya.

Artículo publicado en el periódico HOY: https://hoy.com.do/tres-mentiras-que-propagan-los-opositores-de-las-causales/

 

Cada Semana Santa marzo 31, 2021

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 2:51 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 31 de marzo de 2021 en el periódico HOY

Hasta el inicio oficial de la pandemia del COVID-19 en marzo de 2020, en cada Semana Santa se esperaba una estadística catastrófica: el número de muertos y heridos por accidentes de tránsito para comparar con el año anterior.

Esperamos que, en esta Semana Santa, las restricciones que se mantienen por la pandemia ayuden a contrarrestar ese desastre humano dominicano.

La República Dominicana tiene el lamentable deshonor de colocarse entre los primeros países del mundo por el número de muertes por accidentes de tránsito. Ya para el 2013, la tasa de muertes por accidentes era de 29.4 por 100 mil habitantes, solo superada por unos pocos países africanos.

Para ilustrar la magnitud del problema en el pasado más reciente, en el año 2019 murieron 3,204 personas en accidentes de tránsito, con 112, 177 lesionados. O sea, en el 2019 murieron más personas por accidentes de tránsito que en el 2020 por COVID-19.

Este problema expresa la incapacidad del Gobierno de poner reglas claras, de hacerlas cumplir a todos por igual, y de sancionar a quienes no cumplan. Por eso hay un desorden en el tránsito.

En las calles, carreteras y autopistas circulan vehículos a altísima velocidad (en las últimas semanas se han producido varias muertes por ese motivo) y otros van por el carril equivocado. Muchos motoristas circulan con dos personas más, incluidos niños en la cola. Por doquier hay intercepciones atascadas por el afán de rebasar, y oficiales de AMET (o como se llamen ahora), violentan la lógica de los semáforos.

También hay calles y carreteras sin señalización adecuada y las curvas son mortíferas, sobre todo, en las carreteras donde el Gobierno paga el altísimo “peaje sombra” (que de sombra no tiene nada), y la ciudadanía un peaje cantante y sonante.

Por su lado, mucha gente abusa del alcohol, una de las principales causas de accidentes de tránsito en el mundo.

No se debe seguir a espaldas de esta realidad. El costo humano, social y económico de los accidentes de tránsito es muy alto: familias rotas, personas discapacitadas, reducción del rendimiento laboral y gastos médicos excesivos.

Se sabe lo que hay que hacer, pero hay una incapacidad de ejecución. Solo queda insistir en las sugerencias.

Primero, entrenar bien las autoridades del tránsito y no darle funciones imposibles de cumplir, como el manejo de las intersecciones con semáforos. Ningún ser humano puede dirigir al ojo el tránsito en grandes avenidas como la 27, la Kennedy, la Lincoln o la Churchill.

Segundo, hacer una campaña masiva de educación por los medios televisivos, radial, y redes sociales, para que la población tome conciencia del problema y entienda las medidas de control que ejercerá el Gobierno. Los ministerios, que tienen la mala costumbre de anunciarse como si fueran empresas que venden vehículos, deben utilizar sus spots publicitarios para un propósito ciudadano. Que hagan publicidad útil.

Tercero, el tránsito de motores tiene que ser mejor regulado. Requerir registro de motores, uso de equipo de protección a todos los usuarios, regulación de la velocidad y de la cantidad de personas.

Se requiere un Estado comprometido con la ley y el orden, y una ciudadanía con intención de respetar la ley, aun sea por miedo a las consecuencias.

Mejorar sustancialmente el tránsito equivale a un seguro de vida para toda la población.

Ojalá el Gobierno se anime a enfrentar este problema estableciendo metas por año hasta reducir al mínimo los accidentes de tránsito.

Mientras eso llega, tenga usted mucho cuidado.

Artículo publicado en el periódico HOY: https://hoy.com.do/cada-semana-santa/

 

Ni el Gobierno ni las iglesias quieren referendo sobre las causales marzo 24, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 3:35 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 24 de marzo de 2021 en el periódico HOY 

El referendo, dormido en la Constitución Dominicana desde el 2010, se ha puesto de moda repentinamente porque el Poder Ejecutivo sometió al Congreso un proyecto de ley al respecto; y, además, porque algunas figuras públicas, entre ellas, el presidente Luis Abinader, han expresado que las tres causales del aborto vayan a un referendo para que el público decida sobre su aprobación o no en la legislación dominicana.

Ya varios juristas han explicado por qué las causales no deben llevarse a un referendo, en resumen: 1) porque los derechos humanos, como es el derecho a la vida de las mujeres, no se someten a consulta popular, se garantizan; y 2) porque la Constitución Dominicana garantiza el derecho a la vida, la dignidad y la salud de las mujeres.

No me concentro aquí en esos planteamientos, que comparto, sino en aspectos estrictamente políticos de por qué considero que ni el Gobierno ni las iglesias quieren un referendo sobre las causales, aunque algunos lo propongan ahora.

Primero, en la República Dominicana no hay tradición de celebración de referendo y todavía no hay ni siquiera una ley que lo regule.

Segundo, los referendos tienden a polarizar aún más la sociedad porque la decisión se presenta en un esquema de suma cero: sí o no.  Además, para que la ciudadanía vaya a votar tiene que ser motivada con argumentos fuertes de ambos lados de la controversia. De lo contrario, la gente se abstiene y no se alcanza el porcentaje mínimo de participación para que un referendo tenga legalidad y legitimidad.

Tercero, en la situación de fragilidad política y económica que vive el país actualmente, es difícil que el Gobierno se embarque en una acción que polarice aún más la sociedad.

Cuarto, en un referendo sobre las causales, los partidos políticos tendrían que tomar posición en un sentido u otro; y si los partidos principales defienden mayoritariamente el mismo sector, no tendría sentido hacer un referendo; el Congreso legisla.

Quinto, en un referendo, la mayoría de las iglesias estarían impulsando con virulencia su rechazo a las causales, y, por tanto, se convertirían en blanco de ataque por su historial de eventos nefastos desde la Inquisición hasta la pederastia. Además, en las religiones no prima la democracia, prima el dogma con el cual siempre pretenden tener la verdad y ganar toda contienda.

Sexto, si se hiciera un referendo sobre las causales, el pueblo podría pedir referendo sobre otros temas, incluido el Concordato que data de la Era de Trujillo y otorga inmensos beneficios económicos a la Iglesia Católica. Utilizarlo para un tema abre la compuerta.

Séptimo, a pesar del inmenso poder que tienen las iglesias sobre sus feligreses, y de inmensa ayuda económica que reciben del Estado, los referendos a veces dan sorpresas porque más personas se enteran de la controversia que los ha generado. Por ejemplo, en 1988 el dictador Pinochet accedió a celebrar un referendo en Chile para extender su mandato y perdió.

Los dominicanos no han tenido el referendo como forma de decisión política y podría gustarle la idea de utilizarlo. Pero ojo: la realidad de un referendo es mucho más compleja que la apariencia, y la manipulación con frecuencia pesa más que la racionalidad y la justicia.

Al sugerir el referendo para definir el curso de las tres causales, el presidente Luis Abinader da una respuesta demagógica a la legítima demanda de vida, salud y dignidad para las mujeres, niñas y adolescentes que consagra la Constitución Dominicana.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/ni-el-gobierno-ni-las-iglesias-quieren-referendo-sobre-las-causales/

 

Las tres causales: la única solución marzo 17, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 3:56 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 17 de marzo de 2021 en el periódico HOY 

Dirigentes importantes del PRM, entre ellos el presidente Luis Abinader, expresaron posiciones a favor de las tres causales del aborto cuando estaban en la oposición. En el poder, la situación cambió. Sorpresivamente, el mismo 17 de agosto de 2020, el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, anunció que sacarían las causales del Código Penal para tratarlas en una ley especial.

Esto es engaño por una sencilla razón: si no aprueban las causales en el Código, tampoco lo harán en una ley. No es asunto de forma, es de fondo.

Ese giro del PRM ha renovado los bríos de la lucha a favor de las tres causales, etiquetada ahora en #lascausalesvan.

La lucha no es nueva en la República Dominicana, lleva unos 20 años. El tema desata controversias en muchos países, pero solo prevalece en la palestra pública donde es herramienta política para articular votantes como en los Estados Unidos, o donde reina la incompetencia para gobernar como en la República Dominicana.

Repasemos aquí algunos puntos.

Primero, en ningún país del mundo existe el aborto libre; en todos hay leyes y regulaciones al respecto.

Segundo, poquísimos países prohíben totalmente el aborto (la República Dominicana es uno de los pocos). La mayoría lo permite legalmente en determinadas circunstancias.

Tercero, donde se permite el aborto, las regulaciones difieren y pueden clasificarse en tres tipos: 1) restringido a pocas circunstancias, 2) ampliado a diversas circunstancias, y 3) sin aludir circunstancias durante las primeras 12 o 14 semanas del embarazo, y posteriormente, solo en determinadas circunstancias como el peligro de muerte para la embarazada.

Cuarto, algunos opinantes identifican como problema la existencia de dos sectores radicales enfrentados: las feministas por un lado y las iglesias por otro, y proclaman que se necesita un enfoque más objetivo.

Quinto, lamento decirles que no hay punto medio, son posiciones irreconciliables. Del lado religioso se argumenta que la concepción es obra de Dios y ningún ser humano tiene derecho a interrumpir el embarazo. Del lado secular se argumenta que en determinadas circunstancias la mujer debe tener el derecho a decidir.

Sexto, en la República Dominicana la lucha por el derecho a decidir se concentra en solo tres circunstancias: 1) cuando peligra la vida de la madre, 2) cuando hay malformación incompatible con la vida, y 3) en casos de violación sexual o incesto. Es una lista mínima.

Séptimo, ¿cómo se soluciona el conflicto? Separando los espacios Estado-iglesias. Las iglesias predican a su feligresía que nunca se hagan un aborto, sin interferir en las leyes que atañen a toda la sociedad.

Octavo, si las iglesias insisten en imponer su visión a toda la sociedad, y los legisladores se alían con ellas, estamos ante un Estado teocrático-absolutista. Por el contrario, si los legisladores gobiernan para garantizar derechos a toda la ciudadanía, mostrarán compromiso con la democracia.

Piense usted lector o lectora si quiere vivir en un Estado teocrático-absolutista o en un Estado democrático que garantice derechos en un marco legal.

Piense usted lector o lectora si desea que exista el derecho a decidir ante las tres causales para proteger la vida de las embarazadas.

Piense usted lector o lectora qué haría si enfrenta en su familia una de esas tres circunstancias de riesgo que se discuten actualmente en la República Dominicana.

Piense usted mujer qué haría si enfrenta una de esas situaciones.

Aprobar las tres causales no significa obligar a nadie a hacerse un aborto. Prohibirlo en todas las circunstancias implica obligar a todas las embarazadas a correr riesgos de salud y vida.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/las-tres-causales-la-unica-solucion/

 

El muro: de Montecristi a Pedernales marzo 10, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:45 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 10 de marzo de 2021 en el periódico HOY 

Todo país tiene derecho a establecer controles fronterizos, la República Dominicana también. Todo país tiene el deber de establecer cruces de frontera eficaces, la República Dominicana también.

La historia de la migración es tan antigua como la humanidad. Los seres humanos siempre han fluido desde donde están peor hacia donde piensan que estarán mejor, y esa migración genera con frecuencia resistencias y disputas.

Muchos haitianos emigran a la República Dominicana, y muchos dominicanos emigran a los Estados Unidos.

A diferencia de muchos mexicanos o centroamericanos que han cruzado la frontera terrestre de manera irregular, los dominicanos tienen alta tasa de legalidad en los Estados Unidos porque: 1) después de la ocupación militar de 1965, el consulado aumentó el número de visas de residencia a los dominicanos como forma de reducir las tensiones políticas en el país, 2) la ley de migración de los Estados Unidos vigente desde 1965 favorece la reunificación familiar, por lo cual, los residentes legales y ciudadanos pueden pedir a sus familiares cercanos, y 3) en las décadas de 1960, 1970 y 1980, los dominicanos indocumentados en Estados Unidos pudieron casarse con otros dominicanos con estatus legal, con puertorriqueños o cubanos.

La historia de la migración haitiana a la República Dominicana, por el contrario, registra una alta tasa de ilegalidad porque la República Dominicana escogió ese modelo migratorio para sus vecinos.

En la Era de Trujillo, los haitianos eran traídos al país como braceros por el propio Gobierno dominicano, en acuerdos con el de Haití (otra dictadura) para trabajar en los ingenios azucareros. Muchos de esos haitianos se quedaron la vida entera en los bateyes, donde procrearon hijos, y sus hijos nietos, etc., y muchos de ellos nunca obtuvieron documentación.

Por su parte, la Constitución de 2010 y la Sentencia TC 168-13 de 2013 se encargaron de cerrar toda posibilidad de que los descendientes de inmigrantes indocumentados tengan la posibilidad de ser dominicanos.

El modelo de importación de braceros continuó hasta principios de la década de 1980 y con la caída de la dictadura de Duvalier en 1986, la migración haitiana hacia la República Dominicana siguió su agitado curso sin regulación. No porque no hubiera un muro en la frontera, sino porque los empresarios en la agricultura (no solo azucareros) y la construcción encontraron en la mano de obra haitiana un baratillo.

De hecho, en la República Dominicana, la tasa de ocupación de los haitianos es mayor que la de dominicanos porque muchos empleadores los prefieren, ya sea porque no encuentran dominicanos para realizar los trabajos más duros bajo el sol, o porque pueden explotarlos más.

Por su parte, en la frontera, los militares y oficiales de migración encontraron su negocio corrupto con el tráfico ilegal de haitianos.

La mayoría de los dominicanos no quiere a los haitianos en territorio dominicano: son pobres, son negros, tienen un idioma y cultura diferente, y ocuparon una vez el lado dominicano.

Por eso, muchos dominicanos se expresan a favor de la construcción de un muro. Luis Abinader ha ofrecido ahora una verja perimetral en segmentos de la frontera. Usa un recurso populista que trae aplausos en medio de una crisis sanitaria y económica que dificulta gobernar.

Pero ojo: aún se construya un muro desde Montecristi a Pedernales, los haitianos seguirán en la República Dominicana porque muchos empresarios y el Gobierno los emplean, y porque los oficiales de frontera cobran peaje para que lleguen.

Sin documentación, los haitianos son súper-explotados, y ellos lo aceptan porque son muy pobres y su país está destrozado.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-muro-de-monte-cristi-a-pedernales/

 

El Gobierno comienza ahora marzo 3, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:18 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 3 de marzo de 2021 en el periódico HOY 

Han pasado poco más de seis meses de la toma de posesión del presidente Luis Abinader y ascenso del PRM al poder, pero la tarea compleja de gobernar comienza realmente ahora. ¿Por qué digo esto?

Es normal que, a un presidente nuevo, sobre todo, si es de un partido diferente al que gobernaba, se le otorguen los llamados cien días o luna de miel. Este período cubre de mediados de agosto a mediados de noviembre del año en cuestión. Luego llegan las festividades de diciembre y baja la actividad política. Hacia fines de enero hay dos feriados, la Virgen de la Altagracia y el natalicio de Duarte. En febrero hay carnaval (aunque este año cancelado por la pandemia) y se espera el discurso del 27 para conocer mejor al nuevo presidente.

Además, ya pasados seis meses, se vuelve menos eficaz el discurso de culpar al gobierno anterior de los males del presente. La gente quiere soluciones y comienza a reasignar responsabilidades.

Por eso, en este mes de marzo, entre logros y errores, comienza el gran reto de gobernar para Luis Abinader y el PRM.

El gobierno enfrenta una situación muy difícil por la pandemia, con tres desafíos fundamentales: 1) impulsar un plan efectivo de vacunación nacional, 2) reactivar la economía y 3) ofrecer asistencia a los sectores más vulnerables.

Las vacunas han comenzado a llegar, pero más lentamente de lo deseado porque los países más ricos las acaparan. Tampoco hay suficiente claridad de cómo la población general accederá a ella. No es lo mismo vacunar el personal médico que se encuentra en centros de salud, o militares que tienen cuarteles, que vacunar masivamente por grupos de edad o prioridad laboral a millones de personas. Se desconoce aún cuántos meses tomará vacunar un porcentaje significativo de la población dominicana.

La reactivación económica requiere de inducir la demanda de bienes y servicios mediante políticas públicas de subsidios directos a los segmentos de menores recursos y préstamos blandos a las pequeñas y medianas empresas. Pero esa transferencia de recursos tiene que ser calibrada con la estabilidad macroeconómica, que depende en buena parte de la salud de las finanzas públicas y las divisas disponibles.

La reducción en las recaudaciones presenta un grave dilema para la gestión gubernamental porque, en estos momentos, la población se resistiría a cualquier intento de aumento de impuestos. Los ricos siempre se oponen a pagar más impuestos, y tienen gran poder para defender sus intereses. Los pobres tienen pocos recursos para hacer grandes aportes fiscales, además de que sería muy injusto cargarle más impuestos. Y la clase media, sobre todo la asalariada, lleva la carga más pesada. De ahí que, cuando se inicie la discusión del llamado Pacto Fiscal, se desatarán los demonios.

Los segmentos más pobres que han sido auxiliados desde el inicio de la pandemia a través del programa Solidaridad o Quédate en Casa con subsidios alimenticios de 5,000 pesos mensuales, enfrentan en estos momentos el desmonte de esas transferencias directas. El impacto negativo para muchos hogares se hará sentir prontamente y queda entonces pendiente saber cómo el gobierno manejará su relación con estos grupos poblacionales, y en qué consistirá su política social para una sociedad hoy más empobrecida por la pandemia.

Al terminar el 2021, el gobierno se evaluará en función de esos tres desafíos, y, además, de si administró con eficiencia, calidad y transparencia el Presupuesto Nacional de alrededor de un billón de pesos, porque esa fue su principal promesa de campaña.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-gobierno-comienza-ahora/

 

La trivialización de Dios febrero 24, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:31 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 24 de febrero de 2021 en el periódico HOY 

El fin de semana pasado leí en el periódico que celebraron una misa por el primer aniversario de la promulgación de la Ley 47-20 de Inversiones Público-Privadas. Quedé estupefacta pensando: ¿qué tiene que ver Dios con esa alianza de inversión?

Desde hace un tiempo percibo un proceso social de trivialización de Dios. Las distintas iglesias, al estar en fuerte competencia entre ellas por captar feligreses, luchan por ocupar la mayor cantidad de espacios públicos y privados, físicos o mediáticos, y, por ende, quieren estar presente en todo.

Por su parte, el avance abarcador de las redes sociales ha contribuido también a la trivialización. El carácter masivo de las redes permite que millones de personas se conviertan en promotores cotidianos de fetichismos religiosos. Por las redes envían constantemente muchos mensajes con alegoría a Dios, Jesús, María, o a los santos; anuncian cadenas de oración por distintos propósitos y envían bendiciones.

Las intenciones no son nuevas. En las misas católicas es de costumbre hacer intenciones por diversos motivos. Los velones también acompañan peticiones, y hay un santo o una virgen para distintos propósitos.

En el pasado, esas tradiciones requerían de una acción concreta ritualista, como, por ejemplo, asistir a la misa donde se hace la intención, ir a un santuario a prender un velón y rezar, transportar un santo o una virgen de un hogar a otro, o hacer alguna oración casera. En esos rituales la oración era esencial para la expresión de creencia en lo divino.

En el mundo abreviado de las redes sociales, generalmente no hay tiempo para la oración ni la reflexión; dominan los predicadores en monólogos o la masificación de mensajes religiosos acompañados de imágenes, postalitas que generan un Emoji de Amén en respuesta.

Se entiende perfectamente que las religiones usen los nuevos medios de comunicación para transmitir sus mensajes. La conversión y el reforzamiento de las creencias son fundamentales para su existencia. Su éxito siempre ha radicado en la posibilidad de conquistar millones de seguidores; y eso, sin duda, se facilita con las redes.

De todas maneras, llama la atención que la práctica religiosa en ese espacio parece repetitiva, superficial e irreflexiva; un bombardeo de palabras huecas.

Y es que el valor humano de la práctica religiosa radica en la capacidad de experimentar lo divino desde la misma humanidad porque no conocemos a Dios de manera directa, nunca lo hemos visto, independientemente de que algunas personas clamen milagros y apariciones.

Lo que sí podemos tener los seres humanos es sensación de cercanía con Dios mediante la fe, la oración y la compenetración espiritual.

Los mensajes religiosos que se reparten por doquier en las redes sociales no logran ese objetivo. Son fetiches que no resisten siquiera el recuerdo, más allá de que su constante reenvío genera en muchas personas la sensación espuria de cercanía con Dios, de una adoración, que se esfuma rápidamente en el continuo bombardeo cibernético.

En la República Dominicana, la ciber experiencia religiosa se ha acompañado de ese otro fenómeno con que se inició este artículo: la celebración de misas o invocaciones para muchos eventos que no lo ameritan, como el primer aniversario de una ley de inversión público-privada que poco tiene que ver con Dios o lo divino.

Si el Dios de la justicia nos hablara directamente, probablemente nos diría que es una blasfemia invocar su nombre para aventuras capitalistas como las llamadas alianzas de inversión público-privadas. A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/la-trivializacion-de-dios/

 

El sistema de partidos políticos en un hilo febrero 17, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:23 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 17 de febrero de 2021 en el periódico HOY

La República Dominicana es uno de los pocos países de América Latina donde, en los últimos 40 años, predominó un sistema de partidos políticos relativamente estable.

La estabilidad de un sistema de partidos en una democracia electoral no se refiere necesariamente a que los partidos sean ejemplo de democracia interna, sino a que se mantengan en el tiempo con posibilidad de competir electoralmente, y que los cambios en las estructuras partidarias ocurran sin llegar al colapso del sistema de partidos. Lo deseable, no obstante, es que los partidos se modernicen y democraticen con el tiempo.

Desde la transición dominicana a la democracia electoral de 1978, hasta el 2013, tres partidos dominaron el sistema político dominicano: PRSC, PRD y PLD.

En la primera etapa (1978-1986) dominó el bipartidismo con el PRSC y el PRD como partidos dominantes del sistema. El PLD se formó en 1973, pero solo comenzó a despegar electoralmente en 1986.

En la segunda etapa (1990-2000) dominó el tripartidismo por el ascenso electoral del PLD, producto del declive del PRD después de ocho años de gobierno (1978-1986) y, más tarde, del debilitamiento del PRSC en el ocaso de la vida de Joaquín Balaguer.

En la tercera etapa (2004-2012) se produjo el colapso electoral del PRSC y volvió el bipartidismo con el PLD y el PRD como partidos principales.

En la cuarta etapa (2013-2020), la división del PRD de 2014 produjo entonces un bipartidismo debilitado con el PLD como partido dominante y el nuevo PRM en la oposición.

La actual quinta etapa se caracteriza por la división y derrota del PLD, el surgimiento de la Fuerza del Pueblo, producto de la división del PLD, y el ascenso del PRM al poder. El PRM podría considerarse ahora el partido dominante, pero no lo es porque apenas ascendió al poder y no traía mucha fortaleza partidaria.

El PRM proviene de una división y heredó votos del perredeísmo que, en las elecciones de 2020, logró acompañar del apoyo de capas medias urbanas para construir la mayoría que llevó al triunfo.

La posibilidad del PRM de constituirse en partido dominante como lo hizo el PLD en años anteriores dependerá de su gestión en el poder.

En todas las elecciones desde 1978 a 2020, más del 90% de los electores depositaron su voto presidencial por los partidos principales del sistema: PRSC, PRD, PLD o PRM, con las variantes de combinaciones electorales correspondientes en cada etapa.

Es decir, a pesar de las divisiones de los tres partidos históricos (PRSC, PRD y PLD), el sistema político ha preservado hasta el momento la concentración del voto.

Cuando el PRD se debilitó a fines de la década de 1980, el PLD entró a ocupar el espacio electoral. Cuando el PRD se recuperó electoralmente a mediados de la década de 1990, Balaguer, ya en su final político, apoyó al PLD para que compitiera con el PRD.

El PRSC y el PRD han colapsado electoralmente. Su repunte solo ocurriría si aparece en el futuro una figura carismática que utilice una de esas franquicias para ascender políticamente.

El PLD inicia ahora su proceso por recuperar lo perdido. La Fuerza del Pueblo lucha por abrirse camino captando una parte del peledeísmo. El PRM enfrenta el desafío de consolidarse como partido a partir de una gestión de gobierno en medio de una pandemia con grandes secuelas económicas.

En resumen, el sistema de partidos políticos dominicano opera ahora en un hilo. Ningún partido muestra solidez y todos enfrentan grandes desafíos.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-sistema-de-partidos-politicos-en-un-hilo/

 

No es momento de aumentar salarios públicos febrero 10, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:07 pm

Rosario Espinal

 Artículo publicado el miércoles 10 de febrero de 2021 en el periódico HOY

Soy defensora de aumentos salariales para los trabajadores, sobre todo, en un país como la República Dominicana donde la mayoría gana menos de 15,000 pesos al mes.

Pero en este momento de crisis económica, en vez de subir salarios en algunos sectores de la administración pública, lo que se necesita es auxiliar a los trabajadores que han perdido sus empleos por la pandemia, o han visto sus ingresos mermados significativamente.

La República Dominicana no tiene una moneda fuerte como el dólar o el euro, por tanto, el valor del peso dominicano debe estar avalado por la existencia de divisas en el Banco Central.

La pandemia ha reducido los ingresos fiscales del Estado, y menos recaudaciones significa menor capacidad de pago de la deuda pública.

Cierto, ahora hay que endeudarse más para suplir la pérdida de ingresos por recaudaciones fiscales, pero hay que tener mucho cuidado en cómo se utilizan los recursos.

Aumentar salarios públicos significa compromisos fijos, en un momento en que no se sabe cuánto más deberá endeudarse el Gobierno para enfrentar la crisis. Tarde o temprano, lo tenedores de bonos pondrán presión y los impuestos aumentarán con o sin pacto fiscal.

En la situación de crisis económica actual, quienes mantienen su puesto de trabajo no son los más necesitados, aún su salario regular sea bajo. Y los empleados públicos están entre los mejor posicionados porque el Estado, a diferencia del empresariado, tiende a garantizar el empleo, aunque para pagar salarios tenga que endeudarse.

Como los empleados públicos se benefician de la estabilidad laboral (más fácil pierden el empleo por razones políticas que económicas), no debe ser prioridad en este momento subir sus salarios.

Además, si aumentan a un grupo, los demás pedirán lo mismo. Por ejemplo, el Gobierno anunció un aumento a los policías y militares, y ahora los empleados de la UASD piden lo mismo. Todos ellos cuentan con estabilidad laboral, por tanto, hay mucha gente más necesitada en este momento.

El equipo económico del gobierno debe enfocarse en subsidios a víctimas económicas de la pandemia. Esto incluye tanto a personas de escasos recursos como de capas medias en sectores de pequeña y mediana empresa que han sufrido los embates de la pandemia por el tipo de servicios que ofrecen.

Si no se hace, en la medida que avance el año las precariedades económicas se irán sintiendo más, porque una cosa es estar desempleado temporalmente, y otra que el desempleo se prolongue. Una cosa es que los familiares en el exterior envíen más remesas temporalmente, y otra que esa carga se extienda.

Estamos en el mes de febrero, y más allá de mantener algunos de los programas de asistencia que se establecieron al inicio de la pandemia, hace ya casi un año, no hay claridad de hacia dónde va el Gobierno con las medidas de asistencia y recuperación económica.

La pandemia no terminará muy pronto y hay sectores vitales como el turismo que no se recuperarán por ahora. La vacuna genera esperanzas, pero el proceso de vacunación es incierto y tomará tiempo.

El Gobierno necesita identificar con precisión quiénes siguen siendo los trabajadores más afectados económicamente por la pandemia e ir en su auxilio si no lo han hecho, o mantener el subsidio a quienes ya lo reciben si siguen necesitándolo.

En época de estrechez económica y muchas necesidades, como sucede ahora, la planificación gubernamental es vital. La empleomanía pública es supernumeraria: se reduce y aumentan salarios, o se mantiene grande sin aumentar ahora los salarios. Los gastos públicos los paga el pueblo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/no-es-momento-de-aumentar-salarios-publicos/

 

Partidos políticos y dinero público febrero 3, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:59 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 3 de febrero de 2021 en el periódico HOY

Todas las disposiciones político-electorales afectan los partidos, aunque no hay acuerdo sobre qué conviene más. Hay legislaciones y tradiciones que favorecen un sistema político con pocos partidos fuertes que compitan electoralmente; otras favorecen la proliferación de partidos. El financiamiento público es solo un aspecto del debate, pero es importante.

En la República Dominicana, la legislación electoral favorece la proliferación de partidos. Los requisitos para mantener el registro legal son de relativo fácil cumplimiento y las alianzas constantes de partidos pequeños con los grandes les asegura cumplir con por lo menos uno de los prerrequisitos: tener algún funcionario electo.

El financiamiento público se estableció en la reforma electoral de 1997 con el objetivo de que los partidos se autonomizaran de las contribuciones privadas. Eso no se ha logrado porque tanto la Ley Electoral de 1997 como la Ley de Partidos de 2018 y la Ley Electoral de 2019 son laxas en el financiamiento privado.

Por su parte, el financiamiento público tiene sus acomodos. Cuando el PRSC comenzó a perder muchos votantes, el PLD, apoyado también por el PRD, concedió a los reformistas la posibilidad de seguir siendo parte del gran reparto del financiamiento público al establecerse en el 2005 que, para clasificar como partido mayoritario, el requisito era obtener más del 5% de los votos. Entre los mayoritarios se reparte el 80% de los fondos públicos.

Un 5% como criterio para el gran financiamiento es bajo, sobre todo, porque en la República Dominicana se concentra el voto en pocos partidos. Los demás reciben una votación exigua.

Ahora la nueva Junta Central Electoral (JCE) debía establecer cómo se repartirá el dinero público a los partidos en los próximos años. Cualquier criterio utilizado generaría malestar y controversia de un lado u otro. Podía utilizarse un nivel electivo o el cómputo conjunto de los distintos niveles de elección: presidencial, senatorial y diputaciones. La JCE, amparada en varios considerandos, escogió el cómputo conjunto de las elecciones del 5 de julio de 2020.

De los partidos que participaron, 19 sacaron menos de 1% de los votos válidos en el cómputo conjunto de los distintos niveles de elección, y no son partidos nuevos. Entre ellos se repartirá el 8% del dinero público destinado a los partidos.

Cinco partidos sacaron más de 1% y menos de 5%: la nueva Fuerza del Pueblo, el PRD y el PRSC (dos partidos en declive electoral), Alianza País y Dominicanos por el Cambio. Entre ellos se repartirá el 12% del dinero público.

De esos cinco partidos, dos obtuvieron ligeramente más del 5% en una de las instancias electivas: la Fuerza del Pueblo a nivel presidencial (5.6%) y el PRD en las diputaciones (5.5%)

La FP reclama que para clasificar como partido mayoritario se utilice el 5.6% del nivel presidencial. Si se complace, el PRD reclamará su 5.5%. Y otros más minoritarios solicitarán lo mismo para subir de nivel.

El reciente Reglamento 01-2021 de la JCE sobre financiamiento público de los partidos coincide con el criterio finalmente utilizado por la JCE anterior para establecer el orden de los partidos en la boleta de las elecciones del 5 de julio 2020: el cómputo conjunto de los distintos niveles electivos en las elecciones previas.

En algún momento habrá que revisar la legislación sobre el financiamiento público de partidos para hacerla más adecuada y precisa. Cuando se haga, ojalá se evalúe si tiene sentido o no seguir financiando tantos partidos que no alcanzan 1% de los votos, y que se eleve el porcentaje mínimo requerido para recibir financiamiento como partido mayoritario.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/partidos-politicos-y-dinero-publico/

 

Del crecimiento a la estrechez: dilema del Gobierno enero 27, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:07 am

Rosario Espinal

Artículo publicado en el periódico HOY el miércoles 27 de enero de 2021 

Aunque el capitalismo genera sus crisis con frecuencia, se puede decir que, en las dos primeras décadas del siglo 21, en general, el mundo vivió un período de crecimiento económico que, por un lado, mejoró las condiciones de vida de mucha gente, y por otro, aumentó las desigualdades.

En la República Dominicana, aunque mucha gente no cree que hay un segmento importante de la población en estratos de capas medias, los datos económicos y la autoidentificación de la ciudadanía (antes de la pandemia) sí lo indican.

La consolidación de la clase media dominicana, aunque con vulnerabilidad, se debió al crecimiento general de la economía en el periodo 2005-2019, unido al acceso al crédito internacional y la ampliación de programas sociales que sacaron gente de la pobreza.

La autoidentificación de clase es particularmente reveladora del sentido de movilidad social de los dominicanos. En el 2018, la encuesta de Latinobarómetro preguntó a los encuestados si se consideraban pertenecientes a la clase alta, clase media o pobre. El 42% se identificó como clase media y el 17% como clase alta (el promedio para toda la región fue 37% y 8% respectivamente).

El porcentaje dominicano de autoidentificación de clase media no está muy lejos del porcentaje de la población por estratos de ingresos medios que ofreció la CEPAL para la República Dominicana en su informe de 2019 (37.9%), pero sí del 0.4% en estrato alto.

El COVID-19 ha dado un golpe mortal al proceso de crecimiento económico en la República Dominicana y muchos otros países. Las medidas de confinamiento han llevado al cierre de muchos negocios y a la pérdida de empleos que han impactado negativamente en los ingresos.

En la medida que se controla la expansión del virus reabren los negocios, pero hay sectores de la economía que permanecerán rezagados por buen tiempo. Un ejemplo es el turismo y los negocios conexos, ya que, el flujo de turistas internacionales depende no solo de lo que ofrezca la República Dominicana, sino también de las condiciones en los países emisores de turistas donde la pandemia ha golpeado duro.

Por otro lado, no se sabe todavía el efecto sicológico que tendrá la pandemia en la actitud hacia el consumo. Unos plantean que vendrán años de exuberancia y consumismo como ocurrió en la década de 1920, después de la pandemia conocida como la gripe española; mientras otros pronostican que los consumidores serán más cautelosos por un tiempo.

Sin duda, en épocas de achicamientos de la economía privada, el Estado juega un papel vital en la distribución de recursos. Así sucede actualmente en muchos países, incluida la República Dominicana.

El problema radica en que, al caer las recaudaciones por la ralentización de la economía, el Gobierno acude a mayor endeudamiento, que, eventualmente, pasa factura al país, en tanto los acreedores comenzarán a requerir aumentos de impuestos para asegurar el pago de la deuda y poder prestar más. Y, mayores impuestos significan menor disponibilidad de recursos para la población, que ya está siendo duramente castigada por la pandemia. Este ciclo da cuenta del paso a la estrechez.

El dilema del Gobierno dominicano actualmente consiste en que, si disminuye gastos para moderar el nivel de endeudamiento, profundiza la recesión. Pero si aumenta los gastos con más endeudamiento para promover la recuperación económica, más adelante, el país podría enfrentar una crisis de deuda externa que también genera recesión. Ambos escenarios son devastadores para las capas medias que en años anteriores crecieron.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/del-crecimiento-a-la-estrechez-dilema-del-gobierno/

 

Incesto y violación sexual: ¿crimen o acción de Dios? enero 20, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 5:52 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 20 de enero de 2021 en el periódico HOY 

La República Dominicana lleva más de 20 años discutiendo las situaciones específicas en que debe permitirse que la mujer decida si continúa o no con un embarazo. Tres son las situaciones que se han considerado más apremiantes para incluir en el Código Penal: 1) cuando hay riesgo de salud y vida para la embarazada, 2) cuando se ha comprobado científicamente que no hay posibilidad de vida para la criatura fuera del vientre, y 3) cuando el embarazo es producto de un incesto o violación sexual.

Las organizaciones que trabajan a favor de los derechos de las mujeres, y más de la mitad de la ciudadanía según varias encuestas, plantean que se permita a la mujer decidir si continua o no con un embarazo en una de las tres situaciones indicadas (las llamadas tres causales del aborto).

Por el contrario, las jerarquías de las iglesias católica y evangélicas promueven que el aborto sea totalmente penalizado. Es decir, que la mujer embarazada no tenga posibilidad de decidir en ninguna circunstancia.

Me concentro aquí en la tercera causal mencionada: incesto o violación sexual.

El argumento a favor de que se despenalice el aborto en esa circunstancia parte de que el incesto y la violación sexual son actos criminales que afectan negativamente a la mujer física y emocionalmente. Por tanto, la mujer víctima (sea mayor o menor de edad) debe tener derecho a decir si prosigue o no con un embarazo producto de ese delito.

El argumento en contra parte de que siempre debe preservarse la concepción, aún haya sido producto de un incesto o violación, porque la concepción es obra de Dios. Es decir, si es acción divina, la mujer nunca debe tener derecho a interrumpir un embarazo.

Este planteamiento en contra del derecho a decidir de la mujer lleva a dos tipos de cuestionamiento: uno legal y otro religioso.

El legal puede iniciarse con una pregunta: si el incesto y la violación sexual se consideran delitos que conllevan sanción legal, ¿por qué el producto de ese crimen debe adquirir un estatus de protección superior, obligándose a la mujer a mantener el embarazo?

Por lógica de simple legalidad, la embarazada debería tener el derecho a decidir si interrumpe o no el embarazo. Si carece de ese derecho, entonces la mujer sería víctima dos veces: primero por incesto o la violación, y segundo por tortura al obligársele a mantener un embarazo impuesto.

El cuestionamiento al argumento religioso es el siguiente: si la mujer no debe tener derecho a decidir porque la concepción siempre emana de Dios, ¿quiere decir entonces que Dios es patrocinador de la consecuencia de un acto criminal? ¿Cómo justificar teológicamente esta monstruosidad?

El movimiento a favor de las tres causales en la República Dominicana busca que el Código Penal, donde se penaliza totalmente el aborto, permita de manera explícita que la embarazada pueda decidir si continua o no con un embarazo en las tres condiciones citadas, incluida la situación de incesto o violación.

En la discusión del proyecto de nuevo Código Penal, los actuales legisladores y el presidente Luis Abinader se enfrentarán (como otros antes que ellos) a esta importantísima decisión: establecer un sistema de opresión absolutista contra las mujeres, obligándolas a mantener todo tipo de embarazos, o permitir el aborto en tres condiciones específicas.

Nadie en el Estado Dominicano puede alegar a estas alturas ignorancia o confusión sobre las tres causales del aborto, ya el tema ha sido bastante debatido. Es hora de tomar decisiones.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/incesto-y-violacion-sexual-crimen-o-accion-de-dios/

 

Neoconservadurismo en Estados Unidos: 1980-2020 enero 13, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:14 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de enero de 2021 en el periódico HOY 

Las décadas de 1960 y 1970 fueron de grandes convulsiones sociales y políticas en Estados Unidos y también de reformas para incorporar demandas de diversos sectores sociales, en particular, de los negros y las mujeres.

Pensadores conversadores como Samuel Huntington plantearon que esos movimientos sociales constituían una amenaza para la democracia porque el sistema político no tendría capacidad de acomodar tantas demandas, y esa incapacidad generaría más insatisfacción. De ahí, según él, la necesidad de contener las demandas.

A partir de la presidencia de Ronald Reagan (1980-1988), el Partido Republicano asumió el proyecto neoconservador con tres pilares: económico, sociocultural y geopolítico.

En el plano económico se asumió el neoliberalismo que resaltó la necesidad de reforzar el mercado versus el Estado; eso implicaba, entre otras medidas, menores impuestos y menos gastos sociales. La agenda sociocultural se enfocó en impulsar valores tradicionales religiosos para limitar los derechos de las mujeres al aborto y de igualdad civil para la comunidad LGBT. La agenda geopolítica consistió en restablecer el dominio de Estados Unidos en el mundo, en relación, en aquel entonces, a la Unión Soviética.

Durante el gobierno de Reagan se afianzó la agenda económica-neoliberal y la agenda geopolítica que culminó con la caída del Muro de Berlín en 1989 y la desintegración de la antigua Unión Soviética. Luego, en los gobiernos de los dos Bush, se impulsaron varias guerras.

La agenda sociocultural ha sido más difícil de materializar por la fortaleza que adquirió el movimiento de mujeres y el movimiento LGBT. De ahí el afán de los grupos religiosos conservadores en colocar en las cortes jueces afines para que legislen a favor de sus causas. Los blancos evangélicos han constituido un bloque electoral vital del Partido Republicano.

El neoconservadurismo ha dominado la política de Estados Unidos en los últimos 40 años, a pesar de que hubo dos presidencias del Partido Demócrata: la de Bill Clinton (1992-2000) y Barack Obama (2008-2016). Bill Clinton pudo llegar al poder por la recesión económica de 1990-92 y la candidatura presidencial independiente de Ross Perot que dividió el voto conservador. Obama llegó al poder en medio de la crisis financiera de 2007-08 y la creciente oposición a la guerra de Irak que debilitó a George W. Bush.

Tanto Clinton como Obama lograron reelegirse porque durante su primer mandato mejoró sustancialmente la economía. O sea que, no es cierto que a la economía de Estados Unidos le va mejor con gobiernos republicanos.

Obama cautivó políticamente las fuerzas progresistas, pero no las movilizó desde el poder. Donald Trump, por el contrario, cautivó y movilizó las fuerzas conservadoras con un liderazgo hiper personalista, y un discurso estridente y divisionista a través de las redes sociales. Así forjó un culto a su persona que le permitió controlar el Partido Republicano.

Durante el gobierno de Trump, los movimientos de derecha se empoderaron y radicalizaron (por eso el asalto al Capitolio) y se amplió el abanico de temas contenciosos. El discurso de nacionalismo económico de Trump, que genera apoyos internos, llevó a una confrontación con China; la antinmigración se fundamentó en una retórica xenófoba, sobre todo, contra los latinos; y el ataque a los medios de comunicación que le adversaron fue sello distintivo.

La forma destructiva en que termina la presidencia de Trump abre al Partido Demócrata la posibilidad de establecer una nueva narrativa política e impulsar políticas públicas más incluyentes que permitan superar el neoconservadurismo predominante en los últimos 40 años, generador de grandes desigualdades. Queda por ver si el Partido Demócrata lo hará.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/neoconservadurismo-en-estados-unidos-1980-2020/

 

Indignación, redes sociales y democracia enero 6, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:58 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 6 de enero de 2021 en el periódico HOY 

Establecer y preservar un sistema democrático ha sido difícil en todos los tiempos y en todas las sociedades, no menos en los países de América Latina donde las modalidades de capitalismo excluyente y las tradiciones culturales dificultan el avance.

En los últimos años hay un nuevo factor a considerar: las redes sociales que constituyen plataformas de expresión y agitación política. Entre muchos usuarios, la indignación es la tónica y las redes son un cuadrilátero de lucha libre para millones de personas.

La indignación puede ser generada por un descontento persistente ante determinado tema, una demanda no satisfecha, o simplemente por la agitación constante que producen operadores de las redes con el objetivo de generar seguidores para determinada causa o sus propios intereses.

Los medios tradicionales como periódicos, radio y televisión siguen generando información y opiniones que circulan también en las redes, contribuyendo a que un amplio espectro de personas opine e incida. Lo nuevo es que en la última década ha entrado un contingente de opinantes a la esfera pública que antes solo tenían el espacio privado para expresarse.

En el año 2019, la encuesta del Barómetro de las América indagó sobre el uso de redes sociales y algunas actitudes políticas en la región, incluida la República Dominicana. Se encontró que 68.2% de la población dominicana encuestada usaba WhatsApp, 61.9% Facebook y 9.5% Twitter.

Los usuarios promedios de las redes sociales en la República Dominicana son adultos jóvenes de 35 años o menos, que viven en la zona urbana, tienen mayor nivel educativo y mayor nivel socioeconómico. No hay brecha de género detectable en el uso de WhatsApp y Facebook, pero sí en Twitter, donde más hombres que mujeres participan.

En actitudes políticas se encontró que, a mayor frecuencia en el uso de redes, mayor tendencia a la tolerancia política y apoyo a la democracia, pero mayor insatisfacción con el funcionamiento de la democracia y menor confianza en las instituciones públicas.

Muchos usuarios de redes no buscan necesariamente temas políticos, pero por ahí circulan y están expuestos. Esto genera la idea de que la gente que participa en redes está más informada; sin embargo, la información puede ser manipulada y cargada de intereses particulares.

El periodismo tradicional no tiene vacuna de imparcialidad, pero al estar estructurado en empresas identificables con ejecutivos que toman decisiones, necesita mostrar mayor responsabilidad civil por temor a las demandas. Las redes, aunque son manejadas por grandes empresas, no asumen mucho control de lo que circula bajo el argumento de que son instrumentos comunicativos de todos.

Un objetivo clave de quienes desean ser influenciadores en temas de corte político es generar controversia e indignación, porque la emotividad es un factor clave para tener adeptos.

Desde su surgimiento, la opinión predominante ha sido que las redes sociales amplían la participación democrática. Es cierto, pero ojo: la democracia se concibió como un sistema político donde la sociedad se movería hacia mayores niveles de información, reflexión y racionalidad para gestar el bien común. Las redes, aunque abren canales de expresión a muchas personas, subvierten ese objetivo democrático, en tanto producen un caudal de opinión política fácilmente manipulada, aun por desconocidos que no se identifican o usan robots para movilizar la opinión pública.

A la lista de desafíos que enfrentan las democracias actualmente hay que agregar la manipulación a gran escala de la opinión de la ciudadanía por parte de una diversidad de operadores mediáticos, con propósitos diversos, que dominan las redes sociales.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/indignacion-redes-sociales-y-democracia/

 

El desafío sigue siendo sobrevivir diciembre 30, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:34 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 30 de diciembre de 2020 en el periódico HOY 

El primer artículo que escribí sobre el COVID-19, publicado el 25 de marzo pasado, lo titulé: “El desafío es sobrevivir”. Hoy, al concluir el 2020, el desafío sigue siendo el mismo, a pesar del cansancio de la gente con el toque de queda, con las restricciones de encuentros y las mascarillas, y a pesar de que las vacunas generan cierta esperanza.

Hemos querido dar la apariencia de normalidad, de ajustarnos a vivir con el virus, de que una mascarilla nos protegerá; ¡pero no! La vida ha perdido espontaneidad.

El teléfono y las redes reemplazaron vertiginosamente los encuentros personales. Miles de empresas, sobre todo pequeñas y medianas, han cerrado o cerrarán para siempre. Millones de empleados en el mundo han perdido o perderán sus empleos y tomará tiempo para que reaparezcan.

La educación es un dolor de cabeza mayúsculo. Es imposible garantizar educación a distancia a todos los estudiantes. No hay suficiente tecnología al alcance de todos los sectores sociales. Muchos maestros no tienen las destrezas necesarias para hacerlo. Muchos padres y madres no pueden quedarse en sus hogares ayudando a los hijos porque deben trabajar, o no tienen conocimientos suficientes para apoyarlos en los deberes escolares. La situación atormenta un amplio segmento de la sociedad y soluciones ideales no hay.

La caída de la economía privada lleva a mayor desempleo. Hay sectores como el de turismo, bares y restaurantes que no se recuperarán por ahora. El flujo de turistas no solo depende de las condiciones en la República Dominicana, sino también de la disposición sicológica y las posibilidades económicas de los viajeros potenciales, asumiendo que la vacuna contenga la propagación del virus en unos meses. La reducción del turismo afecta, a su vez, la producción agrícola dominicana porque hay menos consumidores en el mercado local.

La disminución de la actividad económica privada tiene que ser compensada con mayor inversión pública, pero eso hace el Estado más grande, justo cuando se promovía lo contrario. En la República Dominicana, será más difícil ahora achicar el Estado como había prometido el nuevo gobierno. Y como las recaudaciones han decaído sustancialmente, habrá más endeudamiento. Un panorama económico complicado para decirlo suavemente.

La carga al sector salud ha sido y sigue siendo fuerte. Se atienden muchos casos de coronavirus y los demás quebrantos se retrasan. Entre la falta de personal médico accesible y el miedo, mucha gente no quiere asistir a un centro de salud y aguanta los malestares. A la vez, la complejidad de atender pacientes de COVID ha agotado el personal médico que realiza una labor titánica.

Esta es la primera pandemia que la humanidad actualmente viva conoce. Le precede la gripe española de hace 100 años. Otras epidemias recientes se han limitado a zonas geográficas específicas, y, por tanto, su efecto no ha sido tan devastador a escala mundial.

En la República Dominicana fue lamentable que el inicio de la pandemia coincidiera con el proceso electoral. La confrontación política impidió la racionalidad entre las partes, y los cuestionamientos a las acciones gubernamentales estuvieron a la orden del día. Eso dificultó el manejo de la crisis en sus inicios. Y aunque ya bajó la conflictividad política, los retos del año 2021 son múltiples.

Hoy, al igual que en marzo, el desafío principal sigue siendo sobrevivir, y así será en buena parte del año próximo. Esperemos por lo menos mejoría, cada uno poniendo de su parte a favor del bienestar individual y colectivo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-desafio-sigue-siendo-sobrevivir/

 

La multiplicación de los panes diciembre 23, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:40 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 23 de diciembre de 2020 en el periódico HOY 

La referencia bíblica a cómo Jesús con pocos panes y peces dio de comer a una multitud, bien podría servirnos de referencia en este tiempo.

La bulla del día a día facilita que olvidemos la pobreza de muchas personas. Millones en el mundo han perdido sus puestos de trabajo, y en la República Dominicana la pandemia ha producido una recesión económica que se proyecta en una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de aproximadamente 5.5% este 2020. Y falta por determinar con precisión el impacto de la pandemia en el empleo y el subempleo.

Puesto en contexto, durante las últimas dos décadas, la República Dominicana experimentó un crecimiento económico que solo fue negativamente afectado por la crisis bancaria de 2003-2004. Ese crecimiento contribuyó a disminuir la pobreza y a expandir los estratos medios, aunque la mayoría de la población se mantuvo en estratos bajos.

Según los datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), para el 2017, el 28.2% de la población dominicana se encontraba en el estrato pobre o muy pobre, el 33.5% en el estrato de bajo ingreso no pobre, el 24.3% en el de ingreso medio bajo, el 11.8% en el medio, el 1.8% en el medio alto y el 0.4% en el alto. Esto significa que 61.7% (28.2+33.5) de la población se coloca es estratos pobres o vulnerable, y solo 14% (11.8+1.8+0.4) en una posición económica favorable.

Si estos son los resultados de una época de bonanza, entonces, la pregunta ahora es: ¿cómo quedará la estructura de ingresos en la República Dominicana al fin de la pandemia?

Por el momento, los subsidios que se establecieron como FASE y Quédate en Casa han ayudado a mitigar el impacto empobrecedor del COVID-19, pero cuando avance el 2021 se verán más claramente los efectos devastadores.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿cómo se repartirán los panes y los peces en época de escasez?

En la República Dominicana prevalece un modelo económico de bajos salarios (por eso se utiliza mano de obra haitiana), de generosos incentivos fiscales a algunos sectores empresariales, y una estructura impositiva regresiva de impuestos al consumo. En este modelo económico, el Estado es el gran empleador y distribuidor de beneficios.

Ya está en el tapete la reforma fiscal que será un pandemonio. ¿Quién pagará más impuestos en un país donde predominan los pobres o casi pobres? ¿Cuánto más pagarán los que ya pagan? ¿Qué mejoría traerán sectores empresariales beneficiados por décadas con incentivos que generan fundamentalmente puestos de trabajo de bajos salarios, como zona franca y turismo, aunque traigan divisas?

A diferencia de Jesús que multiplicó los pocos panes y peces ante una multitud porque contaba con la virtud del milagro y la bondad, en la República Dominicana los frutos del crecimiento se han distribuido muy mal a través del tiempo. Unos pocos se llevan la mayoría de la riqueza y muchos otros apenas sobreviven.

Entre el año 2000 y el 2019, el ingreso per cápita en la República Dominicana aumentó de 2,870 dólares a 8,583 dólares, pero la concentración de la riqueza muestra la mala distribución: el 20% más rico concentra alrededor del 50% de la riqueza, mientras el 20% más pobre alrededor del 5%. Eso es desigualdad.

La crisis económica actual agravará la pobreza y la desigualdad, a menos que se produzcan grandes transformaciones socioeconómicas de las que no se está hablando. Una reforma fiscal con predominio de beneficios empresariales, como han sido todas, no es camino a mayor igualdad.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/la-multiplicacion-de-los-panes/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: