ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

¿Pacto Fiscal? Jajá agosto 24, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:13 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 24 de agosto de 2016 en el periódico HOY

La Estrategia Nacional de Desarrollo, promulgada como Ley 1-12, estableció la necesidad de firmar tres pactos: el educativo, eléctrico y fiscal. Sólo se ha firmado el educativo (de chepa).

Después de una larga lucha social para asignar el 4% del PIB a la educación, tal cual estableció la Ley General de Educación de 1997, Danilo Medina encontró ahí un mecanismo de amplia aceptación para anclarse en la Presidencia. De candidato en el 2012 firmó con la Coalición por la Educación Digna destinar el 4%, y luego vino el Pacto Educativo que contempla mejorar la educación, no sólo construir escuelas (la mejoría está pendiente).

El Pacto Eléctrico no ha tenido tanta suerte. Sigue en discusión y aún no se logra armonizar los intereses del sector empresarial y del gobierno (los duros al bate).

La discusión del Pacto Fiscal ni siquiera ha comenzado, aunque todos los planes gubernamentales dependen del dinero (hay que buscarlo).

En República Dominicana existe la falsa creencia de que para resolver los temas conflictos se necesita un pacto, y como no se logran fácilmente porque hay intereses antagónicos, al final, el gobierno impone su agenda (así será con la reforma fiscal).

¿Cuál es el problema? El gobierno necesita más dinero para subsidiar el Estado clientelar, corrupto, y ahora también asistencial. Eso sale caro. Para ampliar el Estado asistencial hay que ir desmontando el Estado clientelar y corrupto, pero ningún gobierno dominicano lo ha hecho. Por el contrario, cada gobierno lo amplía, porque cada día hay más políticos y seguidores que demandan bienestar.

Medio país vive total o parcialmente del gobierno, y los que esperan para entrar al reparto son muchos. Por eso hay casi 30 partidos con reconocimiento legal y muchos clubes políticos sin registrar.

Una verdadera reforma fiscal implica desmantelar incentivos a algunos sectores empresariales, aumentar impuestos a ciertos sectores sociales, y reducir el dispendio público.

¡Pero ah!, ningún sector quiere perjudicarse. Ni ricos, ni pobres ni clase media quieren aumento de impuestos. Y el gobierno tiene tanta gente en empleos, contratos, subsidios y salarios de nominillas, que no se motiva a quitar beneficios. La justificación es siempre no mandar gente a la calle. Así, la cantidad de empleados públicos aumenta constantemente y también el Presupuesto Nacional.

Por estas razones un Pacto Fiscal es inviable, no importa que lo establezca la Estrategia Nacional de Desarrollo, y no importa que sea una ley. Es precisamente una ley porque mucho de lo que dice es políticamente inviable, y hacerla ley da la apariencia de que se cumplirá.

Los pactos de buena voluntad no existen en política. La política es lucha de poder por intereses contrapuestos. Sólo a veces hay coyunturas favorables al pactismo.

Es cierto que el Gobierno Dominicano se está endeudando hasta la coronilla. Es una bomba de tiempo si no recauda más para cumplir con el pago y parar la espiral de endeudamiento. Hacerse el loco no es alternativa eterna para el gobierno.

Es cierto que cuando se acerque el momento de que explote la bomba de la deuda, el gobierno establecerá impuestos con pacto o sin pacto, y ahí se producirá el descontento social que tumbará la aprobación del gobierno.

Para evitar esa erosión de apoyo, el gobierno podría utilizar el recurso populista de contraponer los intereses empresariales a los del pueblo, y cargar a los ricos con más impuestos. Eso nunca se ha hecho en República Dominicana. Pero hacerlo sin racionalizar el Estado sería otra bomba de alto calibre. Los ricos se rebelarían.

Hay un tranque fiscal de imposible solución armónica. Unos ganarán y otros perderán.

Enlace al periodico HOY: http://hoy.com.do/pacto-fiscal-jaja/autor/rosario-espinal/

 

Estado Clientelar, Estado Asistencial y Estado de Bienestar agosto 17, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:34 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 17 de agosto de 2016 en el periódico HOY 

A través de la historia, el Estado dominicano ha sido clientelar y corrupto. Corrupto porque siempre un grupo ha usurpado de manera burda los recursos públicos. En la época de dictadura, era un pequeño grupo; luego, con la apertura política a partir de 1978, la corrupción se amplió. A más políticos, más corrupción.

Un Estado corrupto es clientelar por una sencilla razón: los recursos no alcanzan para desarrollar una noción de derechos ciudadanos. En su lugar, se desarrolla la relación clientelar: la población recibe beneficios limitados como dádivas del Estado y en retorno desarrolla lealtades políticas, y la cadena de beneficios y apoyos se promueve y mantiene.

Hay programas sociales, pero son muy limitados en su cobertura y calidad. Por eso en este país hemos heredado un Estado con una gran deuda social, un Estado con grandes déficits en su cobertura social. Por eso este país, aunque haya crecido durante los últimos cincuenta años, y sea de los que más crece en América Latina años tras años, no muestra buenos índices de desarrollo social.

A partir de 2004, el gobierno de Leonel Fernández se propuso establecer un Estado Asistencial mediante la ampliación de programas sociales. Se impulsó el programa Solidaridad, tal cual ocurría en otros países de América Latina. Pero es a partir de 2012 con la llegada de Danilo Medina al poder que se amplía el Estado Asistencial, que ha tenido como buque insignia el 4% del PIB para la educación, y la consecuente tanda extendida que representa un importante subsidio a las familias de escasos recursos.

En su discurso de toma de posesión ayer, el presidente Danilo Medina habló de diversos planes del gobierno que apuntalan hacia una ampliación del Estado Asistencial. Pero lograrlo será muy difícil si no se desmonta el Estado Clientelar. La razón es muy simple: no hay dinero para tanto. Si el gobierno desea destinar más recursos a salud, educación, vivienda, transporte y otros servicios públicos, tiene que hacer la administración pública más eficiente, menos corrupta, menos clientelar.

Con el nivel de endeudamiento público que ya existe, no es posible seguir tomando prestado para cubrir gastos corrientes del Estado. ¿Y dónde recortar? ¿En los servicios sociales o en las nóminas y nominillas?

Además, existe el riesgo real de que el Estado Asistencial actual colapse si se produce una crisis de deuda externa que imponga grandes ajustes fiscales.

Las sociedades desarrolladas que han alcanzado un Estado de Bienestar lo hicieron desmontando el Estado Clientelar y la corrupción para liberar recursos que pudieran invertirse en programas sociales de forma institucional. La ciudadanía comenzó a ver esos programas como derechos, no como dádivas.

República Dominicana está muy lejos de tener un Estado de Bienestar, pero incluso mantener el Estado Asistencial impone cambios al Estado Clientelar.

La administración pública no puede seguir siendo el mecanismo de enriquecimiento de muchos activistas políticos de partidos y partiditos. Los ministerios y demás instituciones no pueden seguir siendo feudos de dirigentes políticos que utilizan el poder para usufructuar.

El costo de este sistema es altísimo para la población, y fomenta la corrupción, la ineficiencia, la holgazanería y el atraso.

Este país necesita un funcionariado público competente. Una empleomanía ajustada a las necesidades para cumplir funciones de servicios públicos a la población. Necesita que se apliquen las leyes, no que reine la impunidad.

Con 10 ministerios, no 21, sería suficiente. Con 10 provincias y 50 municipios bastaría. Cien diputados sin senadores podrían perfectamente hacer la labor legislativa. Pero nadie le pone el cascabel al gato.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/estado-clientelar-estado-asistencial-y-estado-de-bienestar/autor/rosario-espinal/

 

Danilo Medina, el PLD y las vacas agosto 10, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:22 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

 Articulo publicado el 10 de agosto de 2016 en el periódico HOY

Presto mucha atención a dos variables para analizar la dinámica política dominicana actual: la aprobación de la gestión presidencial y la estabilidad macroeconómica.

Estas variables son importantes en cualquier sistema político, pero en el caso dominicano adquieren mayor relevancia porque desde hace varios años en ese país no hay oposición política bien organizada que constituya alternativa, y el partido en el poder ha devenido en una maquinaria electoral. Esto hace que el pegamento político, es decir, lo que mantiene el sistema político sin hacer fuerte crisis, sean esos dos factores.

En República Dominicana hay una crisis generalizada de confianza en los partidos y en las instituciones públicas, aunque a la vez, hay gran dependencia de todos los sectores sociales del Estado. El gobierno es el gran proveedor de empleos, contratos y servicios sociales. Es también el lugar primordial para la corrupción.

Como no hay mucha confianza en las instituciones públicas ni en los partidos, la aprobación del presidente es clave para entender la dinámica política.

Durante su primer período de gobierno, Danilo Medina logró alta aprobación por el efecto combinado de un estilo presidencial de mangas remangadas (visitas sorpresas, monitoreo cercano de las políticas públicas, etc.), un activo Ministerio de Obras Públicas, la ampliación del Estado Asistencial con educación como buque insignia, y el uso puntual del recurso populista (la confrontación con la Barrick Gold y el caso Bahía de las Aguilas).

La alta aprobación permitió a Danilo Medina modificar la Constitución para su repostulación, con más oposición dentro que fuera de su partido. Inaudito.

Ahora, el presidente Medina se verá tentado a repetir la receta de su primer gobierno. Pero la simple repetición no será suficiente para enfrentar los problemas del país y las fuentes de descontento.

Aunque el PLD haya obtenido por primera vez en las elecciones de 2016 más del 50% de los votos a nivel presidencial, hay cansancio con el peledeísmo. La simple repetición de muchos funcionarios sin enganche con la ciudadanía sería un error. Medina debería innovar en los nombramientos y establecer controles efectivos a la corrupción, uno de los grandes vacíos de su primera gestión. El enquistamiento del comité político en el Estado dificulta los cambios.

La sucesión presidencial en el PLD será un asunto espinoso en los próximos tres años. A pesar del control que tiene Medina de la estructura partidaria, su poder real estará determinado por la aprobación de su gestión. Si la aprobación cae, los niveles de conflictividad en el PLD aumentarán significativamente porque su poder para determinar el próximo candidato o candidata presidencial disminuirá, y muchas otras aspiraciones aparecerán sin mecanismos democráticos institucionalizados para procesarlas. El PLD lleva 12 años frisado.

El aumento de la deuda externa y la dificultad para generar mayores ingresos vía impuestos impone restricciones a la ejecutoria gubernamental. La economía dominicana se ha hecho dependiente de los préstamos internacionales, pero el incremento de la deuda es una bomba de tiempo. Lograr un pacto fiscal será muy difícil por la resistencia empresarial a pagar más impuestos y la alta carga que ya lleva el pueblo.

Ha sido alivio en esta coyuntura el desplome de los precios del petróleo, pero una crisis de deuda externa sería el detonante de inestabilidad gubernamental. Los efectos negativos se sentirían dentro y fuera del PLD, y sobre todo, en la población que sería sometida a una fuerte austeridad.

En épocas de vacas gordas (crecimiento económico) hay que redistribuir con eficiencia y ahorrar. Si no, en épocas de vacas flacas el costo es inmenso para la sociedad. Que sirva esto de alerta.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/danilo-medina-el-pld-y-las-vacas/autor/rosario-espinal/

 

Cinco razones por las que Hillary Clinton se perfila ganadora agosto 3, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:33 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el 3 de agosto de 2016 en el periódico HOY

Terminadas las primarias con la proclamación de los candidatos presidenciales en las convenciones del Partido Republicano y el Partido Demócrata, las apuestas están echadas sobre quién ganará, y así seguirán hasta el 8 de noviembre.

Diversas razones se han dado para explicar por qué Hillary Clinton o Donald Trump ganará, y en días recientes, se hizo viral un artículo de Michael Moore donde señalaba cinco razones por las que Trump ganará.

Aquí planteo cinco razones por las que creo Hillary Clinton ganará.

Antes de señalarlas debo indicar que su candidatura tiene serios problemas, entre ellos: hay cansancio con los Clinton que llevan varias décadas en la política electoral, ella ha estado involucrada en algunos escándalos como el de los correos electrónicos que erosionan la confiabilidad, tiene alta tasa de rechazo, y no es una política de fuerte carisma natural.

No obstante, las siguientes razones la impulsan hacia una victoria electoral.

Una, la economía mejoró. Aunque en Estados Unidos hay insatisfacción justificada con la precarización del trabajo y la desigualdad, no hay desesperación como en 2008. Después del desangramiento de puestos de trabajo que duplicó el desempleo, la economía ha generado durante el gobierno de Barack Obama cerca de 15 millones de empleos, las tasas de interés siguen bajas y también la inflación, y mejoró la exportación cuando el dólar bajó.

Dos, la unidad del Partido Demócrata. Aunque Bernie Sanders se la puso difícil, al final, apoyó la candidatura de Hillary y sus seguidores no se retiraron de la convención al momento de su discurso final. Toda la estructura dirigente del partido apoya a Hillary, encabezada por Barack Obama. El desafío que tienen ahora es lanzarse a motivar los demócratas para que salgan a votar.

Tres, la nueva coalición social. A partir de la victoria de Obama en el 2008, se ha acuñado el término la “coalición Obama”, que se refiere a los bloques de votantes que favorecen mayoritariamente el Partido Demócrata: los afroamericanos,  los latinos y otros grupos inmigrantes, las mujeres sobre todo urbanas, los jóvenes y la comunidad LGBT. Aunque Hillary no encanta ni inspira todos estos sectores en la misma magnitud que Obama, recibirá un amplio apoyo de estos grupos porque Trump ha antagonizado con casi todos ellos. Eso aseguraría el triunfo en estados claves donde en el pasado ganaba el Partido Republicano como Virginia (el gobernador es el candidato vice-presidencial demócrata) y estados del suroeste.

Cuatro, es mujer. Que sea la primera mujer nominada por uno de los dos grandes partidos no asegura triunfo, pero al final, motivará un segmento importante de la población a votar por ella, aunque no encante.

Cinco, el opositor es Donald Trump. Tanto Hillary como Trump registran alta tasa de rechazo. Trump comandó la energía en la pre-campaña porque es polémico, atrevido e irrespetuoso, pero ha roto puentes con diversos bloques de votantes como los latinos, los musulmanes y las mujeres. Hillary, aunque es vista por muchos como deshonesta y poco confiable, envía una señal de inclusión y estabilidad. Además, el Partido Republicano está enfrentado internamente por la candidatura de Trump, y seguirán en aumento los pronunciamientos inadecuados del candidato.

Es aún temprano para hacer proyecciones certeras sobre los resultados electorales. Ahora comienza la campaña. Pero las condiciones señaladas auguran una victoria de Hillary a pesar de todos sus problemas y del fanfarroneo de Trump.

Estas elecciones se decidirán no por el voto entusiasta a favor de alguien, sino por el voto en contra del que más asuste. En eso Hillary Clinton lleva las de ganar.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/cinco-razones-por-las-que-hillary-clinton-se-perfila-ganadora/autor/rosario-espinal/

 

100 años de cárcel julio 27, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:23 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 27 de julio de 2016 en el periódico HOY 

Este país vive de engaño en engaño, de chapucería en chapucería, de irrespeto en irrespeto. Uno de los más recientes fue la aprobación al vapor la semana pasada, en dos lecturas sorpresivas y consecutivas, del proyecto de Código Penal en la Cámara de Diputados.

De un porrazo, los legisladores borraron las tres causales en que se permitiría claramente el aborto: cuando peligra la vida de la madre, en caso de violación o incesto, y cuando hay malformaciones que impiden la vida. Dejaron de manera tímida y difusa la posibilidad de interrupción cuando va a morir la madre.

¿Es alas de cucarachas que tienen estos diputados en la cabeza? ¿No pensaron en los derechos de las mujeres? ¿No tomaron en cuenta el veto del presidente Danilo Medina en 2014 por ese tema, y que la misma Cámara aprobó? ¿O es que cambió de opinión el Presidente, y por ende, los diputados?

Una hazaña de este proyecto de Código Penal es que eleva las penas máximas de 30 a 40 años, y las penas acumuladas a 60 años. Supuestamente, esta medida ayudará a enfrentar la criminalidad. Pero si 30 años no disuadieron a los grandes criminales, ¿se asustarán con 40 o 60? Lo dudo.

Pocos condenados en este país llegan a cumplir 30 años y muy pocos cumplirán 40 o 60, porque hay muchos trucos para salir pronto de la cárcel, sobre todo, si hay alcurnia política o económica.

En vez de 40 años de cárcel, un número más llamativo hubiese sido 100. Por ejemplo:

100 años de cárcel para todos los políticos corruptos que tienen este país sumido en la pobreza y la desorganización. Ahí caben políticos de todos los partidos y partiditos, del gobierno y la oposición. Porque a decir verdad, es patético ver políticos desfalcadores en un gobierno pedir transparencia cuando dizque pasan a la “oposición”.

100 años de cárcel para todos los policías y guardias que sostienen con las armas el sistema corrupto que impera por doquier, desde la frontera hasta un callejón barrial. Ellos amparan la economía ilícita de la prostitución, la trata humana, el narcotráfico y micro-tráfico. Viven cómodamente del cobro de peaje.

100 años de cárcel para los artífices de un Código Penal que obliga una mujer violada a concluir un embarazo. A esas mujeres, el Código las condena a vivir eternamente con el producto de esa violación criminal, porque si intentan un aborto, irán a la cárcel, como si la violación no fuera castigo suficiente para ellas. Y a  los curas y pastores que activamente promueven la penalización total del aborto, si no en la tierra, el mismo Dios les pasará factura, porque hasta el Todopoderoso dirá: ¡cuánto sadismo!

100 años de cárcel para todos los hombres irresponsables que embarazan mujeres jóvenes a diestra y siniestra, algunos incluso las violan (hasta padres a hijas), porque aquí los hombres mandan y remandan. Por eso, matar o violar una mujer es asunto cotidiano. Ahí están los feminicidios. Por eso, violar el derecho a la vida de las mujeres es atribución del Congreso Dominicano.

La lista de condenables a 100 años de cárcel en este país es más larga, pero el espacio disponible para este artículo se acaba.

Punto final: no importa lo que diga el nuevo Código, aquí no van a condenar ningún político criminal ni a 60, ni a 40 años, porque la impunidad es la ley. Y las mujeres pobres (niñas, jóvenes y adultas), que viven las penurias de la miseria, padecen más que nadie el omnipresente dominio machista familiar, religioso y gubernamental.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/100-anos-de-carcel/autor/rosario-espinal/

 

La Nueva Barquita: el tiempo dirá julio 20, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:56 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 20 de julio de 2016 en el periódico HOY

En las últimas semanas, el país vio en despliegue de prensa el proyecto la Nueva Barquita. Una inmensa construcción de 1,782 apartamentos que serán ocupados por las personas que habitan la Barquita, lugar conocido por las inundaciones, el hacinamiento y la pobreza.

El proyecto habitacional fue diseñado para ofrecer todos los servicios básicos a la comunidad: escuela, clínica, tratamiento de agua, electricidad, iglesias, calles asfaltadas, anfiteatro, parques de juegos infantiles, etc.

Para los habitantes de la Barquita, vivir ahí es un lujo. Dejan atrás las inundaciones, el lodo, las velas, las latas de agua y las letrinas. Para los dominicanos que pagan los impuestos con los que se hacen estas obras públicas, el proyecto es una gran obra social.

En la realización se aunaron esfuerzos del gobierno, el sector privado y los moradores de la Barquita, tal cual procedía, y eso ha garantizado un buen comienzo.

Para la comunidad, pasar de la miseria extrema a la Nueva Barquita ofrece oportunidades de desarrollo y presenta también importantes desafíos.

La educación y la vivienda son dos factores claves en la movilidad social. Ahí se ofrece la vivienda y ojalá la educación vaya de la mano. Sólo el tiempo dirá si vivir en un buen proyecto habitacional ayudará esta comunidad a progresar.

Para poder evaluar posteriormente el impacto social de la Nueva Barquita, ayudaría realizar una encuesta ahora midiendo los niveles educativos y las ocupaciones en cada unidad familiar; y luego, dentro de cinco o diez años, realizar otra encuesta para comparar. Y si no hacen encuestas, la simple observación dirá.

¿Sabrán los moradores cuidar este proyecto y desarrollarse en él? ¿Mantendrá el gobierno un apoyo constante de servicios sociales esenciales? O, por el contrario, ¿se convertirá la Nueva Barquita en un arrabal más?

Enfrentar la pobreza con sus causas y consecuencias es difícil. Pongo aquí sólo dos ejemplos: el embarazo de adolescentes y la calidad del empleo.

Si las jóvenes en la Nueva Barquita reproducen el patrón generalizado en este país entre los pobres de embarazarse a temprana edad, entonces, las nuevas viviendas tendrán un efecto limitado en mejorar las condiciones de vida de la gente. Una joven embarazada es un boleto seguro a más pobreza para ella y su familia. Para evitarlo, se necesitará un buen programa de prevención de embarazos de adolescentes. ¿Está contemplado?

Sobre la calidad del empleo, entrenar los pobladores de la Barquita en nuevos oficios es fundamental. Hay instituciones como el INFOTEP que pueden realizar un trabajo importantísimo en preparar esa población para su inserción laboral.

La preservación o el deterioro de la infraestructura en un proyecto habitacional es el indicador más evidente del éxito o fracaso del mismo. Si en cinco o diez años la Nueva Barquita se ha convertido en un arrabal, con la población deambulando en las calles, y la zona infectada de drogas, entonces la sociedad dominicana no habrá hecho una buena inversión.

En República Dominicana hay muchas necesidades sociales que atender. La Nueva Barquita es un ejemplo del tipo de inversión pública que debe hacerse para ayudar muchos pobres a salir de la pobreza.

Pero ojo: hay que cuidar con esmero esos proyectos porque la clase media dominicana es pequeña para subsidiar muchas inversiones de esta naturaleza. La Nueva Barquita no puede ser simplemente un nuevo techo, tiene que convertirse en un escalón de movilidad social, en generadora de clase media.

Lograrlo es difícil, requiere de mucho esfuerzo gubernamental, comunitario y personal. Es la única manera de que el país avance y obtenga buenos frutos de las inversiones públicas.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-nueva-barquita-el-tiempo-dira/autor/rosario-espinal/

 

Leonel Fernández: el lugar donde no está julio 13, 2016

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 2:10 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de julio de 2016 en el periódico HOY 

Desde el año 2012, y la semana pasada también, Leonel Fernández aparece públicamente como el político derrotado. Las decisiones del Comité Político del PLD y el despliegue en los medios de comunicación se encargan de así mostrarlo.

Con 12 años en la presidencia, Leonel Fernández se convirtió en el Joaquín Balaguer del post-balaguerismo. Instruido, amante de la lectura y de oratoria fluida, Fernández se constituyó en el relevo de los tres grandes caudillos del post-trujillismo, sin que apareciera competencia por gran tiempo.

Se erigió como líder indiscutible del PLD, y su gran colaborador de siempre, Danilo Medina, no tuvo chance de reemplazarlo antes de que Leonel Fernández colocara su propia traba en la Constitución de 2010 para volver en el 2016. Es decir, Leonel tuvo que irse en 2012 para aspirar a volver.

En uno de esos giros inesperados de la vida, desde 2012, Leonel Fernández ha sido desdichado. A los años de éxitos (1996-2012) han seguido los de fracasos.

Este giro negativo tiene una explicación sencilla: el caudillismo es fuerte y endémico en República Dominicana.

Con tres presidencias en su aval, lo normal en cualquier país con una democracia institucionalizada es que el jefe de gobierno se retire de la política electoral al finalizar su mandato. Así debió hacer Leonel Fernández en 2012; no quedarse merodeando como hizo. Al no retirarse, se quedó en el lugar donde no debía estar, y se convirtió en el blanco de ataque.

Al llegar al poder, Danilo Medina necesitaba construir su propio liderazgo, y para eso, usó a Leonel Fernández de referente negativo. Además, todos los aspirantes presidenciales del PLD vieron en Fernández su mayor obstáculo para el 2016.

En estilo y algunas políticas públicas, Danilo Medina hizo lo opuesto de Fernández. El 4% del PIB para la educación y las visitas sorpresas son ilustrativas. Y para lograr la reelección, el danilismo se empleó a fondo en disminuir aún más la figura de Leonel Fernández, precisamente porque seguía aspirando.

Aplastado con la decisión del Comité Político en abril de 2015 de apoyar una repostulación de Danilo Medina,  luego la mayoría congresional que cambió la Constitución, y posteriormente con el triunfo electoral de Medina sobre 60%, no es de sorprender que las decisiones del Comité Político sigan beneficiando a Medina. Y ante cada espectáculo que pinta derrota de Leonel, los medios de comunicación realzan la pela.

La lección principal del affaire Danilo-Leonel es que en este país, los ex presidentes deben aprender a retirarse de la política electoral cuando cumplen sus mandatos. Leonel Fernández debió hacerlo en el 2012, Hipólito Mejía en el 2004 y Danilo Medina debe hacerlo en el 2020.

Tanto el danilismo como el leonelismo deben comenzar a ubicar posibles sucesores para las próximas elecciones, porque ninguno de ellos debe ser candidato. Entre los dos habrán gobernado 20 años, y hay muchos aspirantes en el PLD esperando.

Cuando los líderes políticos en este país aprendan a resistirse a la tentación caudillista, el país habrá dado un paso importante hacia la institucionalidad democrática.

La política necesita renovación y la democracia se crece cuando se logra esa renovación. Por eso, repito, ni Leonel, ni Hipólito, ni Danilo deben repostularse más, independientemente de sus méritos o desméritos.

Que contribuyan a guiar sus partidos por mejores senderos, que sean miembros vitalicios del máximo organismo de dirección en sus partidos, que opinen sobre los grandes temas nacionales, o que sirvan de mediadores ante conflictos. Pero que no vuelvan a repostularse. Ninguno es imprescindible como bien ha demostrado la historia reciente. Hay que renovar.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/leonel-fernandez-el-lugar-donde-no-esta/autor/rosario-espinal/

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: