ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

La trivialización de Dios febrero 24, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:31 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 24 de febrero de 2021 en el periódico HOY 

El fin de semana pasado leí en el periódico que celebraron una misa por el primer aniversario de la promulgación de la Ley 47-20 de Inversiones Público-Privadas. Quedé estupefacta pensando: ¿qué tiene que ver Dios con esa alianza de inversión?

Desde hace un tiempo percibo un proceso social de trivialización de Dios. Las distintas iglesias, al estar en fuerte competencia entre ellas por captar feligreses, luchan por ocupar la mayor cantidad de espacios públicos y privados, físicos o mediáticos, y, por ende, quieren estar presente en todo.

Por su parte, el avance abarcador de las redes sociales ha contribuido también a la trivialización. El carácter masivo de las redes permite que millones de personas se conviertan en promotores cotidianos de fetichismos religiosos. Por las redes envían constantemente muchos mensajes con alegoría a Dios, Jesús, María, o a los santos; anuncian cadenas de oración por distintos propósitos y envían bendiciones.

Las intenciones no son nuevas. En las misas católicas es de costumbre hacer intenciones por diversos motivos. Los velones también acompañan peticiones, y hay un santo o una virgen para distintos propósitos.

En el pasado, esas tradiciones requerían de una acción concreta ritualista, como, por ejemplo, asistir a la misa donde se hace la intención, ir a un santuario a prender un velón y rezar, transportar un santo o una virgen de un hogar a otro, o hacer alguna oración casera. En esos rituales la oración era esencial para la expresión de creencia en lo divino.

En el mundo abreviado de las redes sociales, generalmente no hay tiempo para la oración ni la reflexión; dominan los predicadores en monólogos o la masificación de mensajes religiosos acompañados de imágenes, postalitas que generan un Emoji de Amén en respuesta.

Se entiende perfectamente que las religiones usen los nuevos medios de comunicación para transmitir sus mensajes. La conversión y el reforzamiento de las creencias son fundamentales para su existencia. Su éxito siempre ha radicado en la posibilidad de conquistar millones de seguidores; y eso, sin duda, se facilita con las redes.

De todas maneras, llama la atención que la práctica religiosa en ese espacio parece repetitiva, superficial e irreflexiva; un bombardeo de palabras huecas.

Y es que el valor humano de la práctica religiosa radica en la capacidad de experimentar lo divino desde la misma humanidad porque no conocemos a Dios de manera directa, nunca lo hemos visto, independientemente de que algunas personas clamen milagros y apariciones.

Lo que sí podemos tener los seres humanos es sensación de cercanía con Dios mediante la fe, la oración y la compenetración espiritual.

Los mensajes religiosos que se reparten por doquier en las redes sociales no logran ese objetivo. Son fetiches que no resisten siquiera el recuerdo, más allá de que su constante reenvío genera en muchas personas la sensación espuria de cercanía con Dios, de una adoración, que se esfuma rápidamente en el continuo bombardeo cibernético.

En la República Dominicana, la ciber experiencia religiosa se ha acompañado de ese otro fenómeno con que se inició este artículo: la celebración de misas o invocaciones para muchos eventos que no lo ameritan, como el primer aniversario de una ley de inversión público-privada que poco tiene que ver con Dios o lo divino.

Si el Dios de la justicia nos hablara directamente, probablemente nos diría que es una blasfemia invocar su nombre para aventuras capitalistas como las llamadas alianzas de inversión público-privadas. A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/la-trivializacion-de-dios/

 

El sistema de partidos políticos en un hilo febrero 17, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:23 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 17 de febrero de 2021 en el periódico HOY

La República Dominicana es uno de los pocos países de América Latina donde, en los últimos 40 años, predominó un sistema de partidos políticos relativamente estable.

La estabilidad de un sistema de partidos en una democracia electoral no se refiere necesariamente a que los partidos sean ejemplo de democracia interna, sino a que se mantengan en el tiempo con posibilidad de competir electoralmente, y que los cambios en las estructuras partidarias ocurran sin llegar al colapso del sistema de partidos. Lo deseable, no obstante, es que los partidos se modernicen y democraticen con el tiempo.

Desde la transición dominicana a la democracia electoral de 1978, hasta el 2013, tres partidos dominaron el sistema político dominicano: PRSC, PRD y PLD.

En la primera etapa (1978-1986) dominó el bipartidismo con el PRSC y el PRD como partidos dominantes del sistema. El PLD se formó en 1973, pero solo comenzó a despegar electoralmente en 1986.

En la segunda etapa (1990-2000) dominó el tripartidismo por el ascenso electoral del PLD, producto del declive del PRD después de ocho años de gobierno (1978-1986) y, más tarde, del debilitamiento del PRSC en el ocaso de la vida de Joaquín Balaguer.

En la tercera etapa (2004-2012) se produjo el colapso electoral del PRSC y volvió el bipartidismo con el PLD y el PRD como partidos principales.

En la cuarta etapa (2013-2020), la división del PRD de 2014 produjo entonces un bipartidismo debilitado con el PLD como partido dominante y el nuevo PRM en la oposición.

La actual quinta etapa se caracteriza por la división y derrota del PLD, el surgimiento de la Fuerza del Pueblo, producto de la división del PLD, y el ascenso del PRM al poder. El PRM podría considerarse ahora el partido dominante, pero no lo es porque apenas ascendió al poder y no traía mucha fortaleza partidaria.

El PRM proviene de una división y heredó votos del perredeísmo que, en las elecciones de 2020, logró acompañar del apoyo de capas medias urbanas para construir la mayoría que llevó al triunfo.

La posibilidad del PRM de constituirse en partido dominante como lo hizo el PLD en años anteriores dependerá de su gestión en el poder.

En todas las elecciones desde 1978 a 2020, más del 90% de los electores depositaron su voto presidencial por los partidos principales del sistema: PRSC, PRD, PLD o PRM, con las variantes de combinaciones electorales correspondientes en cada etapa.

Es decir, a pesar de las divisiones de los tres partidos históricos (PRSC, PRD y PLD), el sistema político ha preservado hasta el momento la concentración del voto.

Cuando el PRD se debilitó a fines de la década de 1980, el PLD entró a ocupar el espacio electoral. Cuando el PRD se recuperó electoralmente a mediados de la década de 1990, Balaguer, ya en su final político, apoyó al PLD para que compitiera con el PRD.

El PRSC y el PRD han colapsado electoralmente. Su repunte solo ocurriría si aparece en el futuro una figura carismática que utilice una de esas franquicias para ascender políticamente.

El PLD inicia ahora su proceso por recuperar lo perdido. La Fuerza del Pueblo lucha por abrirse camino captando una parte del peledeísmo. El PRM enfrenta el desafío de consolidarse como partido a partir de una gestión de gobierno en medio de una pandemia con grandes secuelas económicas.

En resumen, el sistema de partidos políticos dominicano opera ahora en un hilo. Ningún partido muestra solidez y todos enfrentan grandes desafíos.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-sistema-de-partidos-politicos-en-un-hilo/

 

No es momento de aumentar salarios públicos febrero 10, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:07 pm

Rosario Espinal

 Artículo publicado el miércoles 10 de febrero de 2021 en el periódico HOY

Soy defensora de aumentos salariales para los trabajadores, sobre todo, en un país como la República Dominicana donde la mayoría gana menos de 15,000 pesos al mes.

Pero en este momento de crisis económica, en vez de subir salarios en algunos sectores de la administración pública, lo que se necesita es auxiliar a los trabajadores que han perdido sus empleos por la pandemia, o han visto sus ingresos mermados significativamente.

La República Dominicana no tiene una moneda fuerte como el dólar o el euro, por tanto, el valor del peso dominicano debe estar avalado por la existencia de divisas en el Banco Central.

La pandemia ha reducido los ingresos fiscales del Estado, y menos recaudaciones significa menor capacidad de pago de la deuda pública.

Cierto, ahora hay que endeudarse más para suplir la pérdida de ingresos por recaudaciones fiscales, pero hay que tener mucho cuidado en cómo se utilizan los recursos.

Aumentar salarios públicos significa compromisos fijos, en un momento en que no se sabe cuánto más deberá endeudarse el Gobierno para enfrentar la crisis. Tarde o temprano, lo tenedores de bonos pondrán presión y los impuestos aumentarán con o sin pacto fiscal.

En la situación de crisis económica actual, quienes mantienen su puesto de trabajo no son los más necesitados, aún su salario regular sea bajo. Y los empleados públicos están entre los mejor posicionados porque el Estado, a diferencia del empresariado, tiende a garantizar el empleo, aunque para pagar salarios tenga que endeudarse.

Como los empleados públicos se benefician de la estabilidad laboral (más fácil pierden el empleo por razones políticas que económicas), no debe ser prioridad en este momento subir sus salarios.

Además, si aumentan a un grupo, los demás pedirán lo mismo. Por ejemplo, el Gobierno anunció un aumento a los policías y militares, y ahora los empleados de la UASD piden lo mismo. Todos ellos cuentan con estabilidad laboral, por tanto, hay mucha gente más necesitada en este momento.

El equipo económico del gobierno debe enfocarse en subsidios a víctimas económicas de la pandemia. Esto incluye tanto a personas de escasos recursos como de capas medias en sectores de pequeña y mediana empresa que han sufrido los embates de la pandemia por el tipo de servicios que ofrecen.

Si no se hace, en la medida que avance el año las precariedades económicas se irán sintiendo más, porque una cosa es estar desempleado temporalmente, y otra que el desempleo se prolongue. Una cosa es que los familiares en el exterior envíen más remesas temporalmente, y otra que esa carga se extienda.

Estamos en el mes de febrero, y más allá de mantener algunos de los programas de asistencia que se establecieron al inicio de la pandemia, hace ya casi un año, no hay claridad de hacia dónde va el Gobierno con las medidas de asistencia y recuperación económica.

La pandemia no terminará muy pronto y hay sectores vitales como el turismo que no se recuperarán por ahora. La vacuna genera esperanzas, pero el proceso de vacunación es incierto y tomará tiempo.

El Gobierno necesita identificar con precisión quiénes siguen siendo los trabajadores más afectados económicamente por la pandemia e ir en su auxilio si no lo han hecho, o mantener el subsidio a quienes ya lo reciben si siguen necesitándolo.

En época de estrechez económica y muchas necesidades, como sucede ahora, la planificación gubernamental es vital. La empleomanía pública es supernumeraria: se reduce y aumentan salarios, o se mantiene grande sin aumentar ahora los salarios. Los gastos públicos los paga el pueblo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/no-es-momento-de-aumentar-salarios-publicos/

 

Partidos políticos y dinero público febrero 3, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:59 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 3 de febrero de 2021 en el periódico HOY

Todas las disposiciones político-electorales afectan los partidos, aunque no hay acuerdo sobre qué conviene más. Hay legislaciones y tradiciones que favorecen un sistema político con pocos partidos fuertes que compitan electoralmente; otras favorecen la proliferación de partidos. El financiamiento público es solo un aspecto del debate, pero es importante.

En la República Dominicana, la legislación electoral favorece la proliferación de partidos. Los requisitos para mantener el registro legal son de relativo fácil cumplimiento y las alianzas constantes de partidos pequeños con los grandes les asegura cumplir con por lo menos uno de los prerrequisitos: tener algún funcionario electo.

El financiamiento público se estableció en la reforma electoral de 1997 con el objetivo de que los partidos se autonomizaran de las contribuciones privadas. Eso no se ha logrado porque tanto la Ley Electoral de 1997 como la Ley de Partidos de 2018 y la Ley Electoral de 2019 son laxas en el financiamiento privado.

Por su parte, el financiamiento público tiene sus acomodos. Cuando el PRSC comenzó a perder muchos votantes, el PLD, apoyado también por el PRD, concedió a los reformistas la posibilidad de seguir siendo parte del gran reparto del financiamiento público al establecerse en el 2005 que, para clasificar como partido mayoritario, el requisito era obtener más del 5% de los votos. Entre los mayoritarios se reparte el 80% de los fondos públicos.

Un 5% como criterio para el gran financiamiento es bajo, sobre todo, porque en la República Dominicana se concentra el voto en pocos partidos. Los demás reciben una votación exigua.

Ahora la nueva Junta Central Electoral (JCE) debía establecer cómo se repartirá el dinero público a los partidos en los próximos años. Cualquier criterio utilizado generaría malestar y controversia de un lado u otro. Podía utilizarse un nivel electivo o el cómputo conjunto de los distintos niveles de elección: presidencial, senatorial y diputaciones. La JCE, amparada en varios considerandos, escogió el cómputo conjunto de las elecciones del 5 de julio de 2020.

De los partidos que participaron, 19 sacaron menos de 1% de los votos válidos en el cómputo conjunto de los distintos niveles de elección, y no son partidos nuevos. Entre ellos se repartirá el 8% del dinero público destinado a los partidos.

Cinco partidos sacaron más de 1% y menos de 5%: la nueva Fuerza del Pueblo, el PRD y el PRSC (dos partidos en declive electoral), Alianza País y Dominicanos por el Cambio. Entre ellos se repartirá el 12% del dinero público.

De esos cinco partidos, dos obtuvieron ligeramente más del 5% en una de las instancias electivas: la Fuerza del Pueblo a nivel presidencial (5.6%) y el PRD en las diputaciones (5.5%)

La FP reclama que para clasificar como partido mayoritario se utilice el 5.6% del nivel presidencial. Si se complace, el PRD reclamará su 5.5%. Y otros más minoritarios solicitarán lo mismo para subir de nivel.

El reciente Reglamento 01-2021 de la JCE sobre financiamiento público de los partidos coincide con el criterio finalmente utilizado por la JCE anterior para establecer el orden de los partidos en la boleta de las elecciones del 5 de julio 2020: el cómputo conjunto de los distintos niveles electivos en las elecciones previas.

En algún momento habrá que revisar la legislación sobre el financiamiento público de partidos para hacerla más adecuada y precisa. Cuando se haga, ojalá se evalúe si tiene sentido o no seguir financiando tantos partidos que no alcanzan 1% de los votos, y que se eleve el porcentaje mínimo requerido para recibir financiamiento como partido mayoritario.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/partidos-politicos-y-dinero-publico/

 

Del crecimiento a la estrechez: dilema del Gobierno enero 27, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:07 am

Rosario Espinal

Artículo publicado en el periódico HOY el miércoles 27 de enero de 2021 

Aunque el capitalismo genera sus crisis con frecuencia, se puede decir que, en las dos primeras décadas del siglo 21, en general, el mundo vivió un período de crecimiento económico que, por un lado, mejoró las condiciones de vida de mucha gente, y por otro, aumentó las desigualdades.

En la República Dominicana, aunque mucha gente no cree que hay un segmento importante de la población en estratos de capas medias, los datos económicos y la autoidentificación de la ciudadanía (antes de la pandemia) sí lo indican.

La consolidación de la clase media dominicana, aunque con vulnerabilidad, se debió al crecimiento general de la economía en el periodo 2005-2019, unido al acceso al crédito internacional y la ampliación de programas sociales que sacaron gente de la pobreza.

La autoidentificación de clase es particularmente reveladora del sentido de movilidad social de los dominicanos. En el 2018, la encuesta de Latinobarómetro preguntó a los encuestados si se consideraban pertenecientes a la clase alta, clase media o pobre. El 42% se identificó como clase media y el 17% como clase alta (el promedio para toda la región fue 37% y 8% respectivamente).

El porcentaje dominicano de autoidentificación de clase media no está muy lejos del porcentaje de la población por estratos de ingresos medios que ofreció la CEPAL para la República Dominicana en su informe de 2019 (37.9%), pero sí del 0.4% en estrato alto.

El COVID-19 ha dado un golpe mortal al proceso de crecimiento económico en la República Dominicana y muchos otros países. Las medidas de confinamiento han llevado al cierre de muchos negocios y a la pérdida de empleos que han impactado negativamente en los ingresos.

En la medida que se controla la expansión del virus reabren los negocios, pero hay sectores de la economía que permanecerán rezagados por buen tiempo. Un ejemplo es el turismo y los negocios conexos, ya que, el flujo de turistas internacionales depende no solo de lo que ofrezca la República Dominicana, sino también de las condiciones en los países emisores de turistas donde la pandemia ha golpeado duro.

Por otro lado, no se sabe todavía el efecto sicológico que tendrá la pandemia en la actitud hacia el consumo. Unos plantean que vendrán años de exuberancia y consumismo como ocurrió en la década de 1920, después de la pandemia conocida como la gripe española; mientras otros pronostican que los consumidores serán más cautelosos por un tiempo.

Sin duda, en épocas de achicamientos de la economía privada, el Estado juega un papel vital en la distribución de recursos. Así sucede actualmente en muchos países, incluida la República Dominicana.

El problema radica en que, al caer las recaudaciones por la ralentización de la economía, el Gobierno acude a mayor endeudamiento, que, eventualmente, pasa factura al país, en tanto los acreedores comenzarán a requerir aumentos de impuestos para asegurar el pago de la deuda y poder prestar más. Y, mayores impuestos significan menor disponibilidad de recursos para la población, que ya está siendo duramente castigada por la pandemia. Este ciclo da cuenta del paso a la estrechez.

El dilema del Gobierno dominicano actualmente consiste en que, si disminuye gastos para moderar el nivel de endeudamiento, profundiza la recesión. Pero si aumenta los gastos con más endeudamiento para promover la recuperación económica, más adelante, el país podría enfrentar una crisis de deuda externa que también genera recesión. Ambos escenarios son devastadores para las capas medias que en años anteriores crecieron.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/del-crecimiento-a-la-estrechez-dilema-del-gobierno/

 

Incesto y violación sexual: ¿crimen o acción de Dios? enero 20, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 5:52 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 20 de enero de 2021 en el periódico HOY 

La República Dominicana lleva más de 20 años discutiendo las situaciones específicas en que debe permitirse que la mujer decida si continúa o no con un embarazo. Tres son las situaciones que se han considerado más apremiantes para incluir en el Código Penal: 1) cuando hay riesgo de salud y vida para la embarazada, 2) cuando se ha comprobado científicamente que no hay posibilidad de vida para la criatura fuera del vientre, y 3) cuando el embarazo es producto de un incesto o violación sexual.

Las organizaciones que trabajan a favor de los derechos de las mujeres, y más de la mitad de la ciudadanía según varias encuestas, plantean que se permita a la mujer decidir si continua o no con un embarazo en una de las tres situaciones indicadas (las llamadas tres causales del aborto).

Por el contrario, las jerarquías de las iglesias católica y evangélicas promueven que el aborto sea totalmente penalizado. Es decir, que la mujer embarazada no tenga posibilidad de decidir en ninguna circunstancia.

Me concentro aquí en la tercera causal mencionada: incesto o violación sexual.

El argumento a favor de que se despenalice el aborto en esa circunstancia parte de que el incesto y la violación sexual son actos criminales que afectan negativamente a la mujer física y emocionalmente. Por tanto, la mujer víctima (sea mayor o menor de edad) debe tener derecho a decir si prosigue o no con un embarazo producto de ese delito.

El argumento en contra parte de que siempre debe preservarse la concepción, aún haya sido producto de un incesto o violación, porque la concepción es obra de Dios. Es decir, si es acción divina, la mujer nunca debe tener derecho a interrumpir un embarazo.

Este planteamiento en contra del derecho a decidir de la mujer lleva a dos tipos de cuestionamiento: uno legal y otro religioso.

El legal puede iniciarse con una pregunta: si el incesto y la violación sexual se consideran delitos que conllevan sanción legal, ¿por qué el producto de ese crimen debe adquirir un estatus de protección superior, obligándose a la mujer a mantener el embarazo?

Por lógica de simple legalidad, la embarazada debería tener el derecho a decidir si interrumpe o no el embarazo. Si carece de ese derecho, entonces la mujer sería víctima dos veces: primero por incesto o la violación, y segundo por tortura al obligársele a mantener un embarazo impuesto.

El cuestionamiento al argumento religioso es el siguiente: si la mujer no debe tener derecho a decidir porque la concepción siempre emana de Dios, ¿quiere decir entonces que Dios es patrocinador de la consecuencia de un acto criminal? ¿Cómo justificar teológicamente esta monstruosidad?

El movimiento a favor de las tres causales en la República Dominicana busca que el Código Penal, donde se penaliza totalmente el aborto, permita de manera explícita que la embarazada pueda decidir si continua o no con un embarazo en las tres condiciones citadas, incluida la situación de incesto o violación.

En la discusión del proyecto de nuevo Código Penal, los actuales legisladores y el presidente Luis Abinader se enfrentarán (como otros antes que ellos) a esta importantísima decisión: establecer un sistema de opresión absolutista contra las mujeres, obligándolas a mantener todo tipo de embarazos, o permitir el aborto en tres condiciones específicas.

Nadie en el Estado Dominicano puede alegar a estas alturas ignorancia o confusión sobre las tres causales del aborto, ya el tema ha sido bastante debatido. Es hora de tomar decisiones.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/incesto-y-violacion-sexual-crimen-o-accion-de-dios/

 

Neoconservadurismo en Estados Unidos: 1980-2020 enero 13, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:14 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de enero de 2021 en el periódico HOY 

Las décadas de 1960 y 1970 fueron de grandes convulsiones sociales y políticas en Estados Unidos y también de reformas para incorporar demandas de diversos sectores sociales, en particular, de los negros y las mujeres.

Pensadores conversadores como Samuel Huntington plantearon que esos movimientos sociales constituían una amenaza para la democracia porque el sistema político no tendría capacidad de acomodar tantas demandas, y esa incapacidad generaría más insatisfacción. De ahí, según él, la necesidad de contener las demandas.

A partir de la presidencia de Ronald Reagan (1980-1988), el Partido Republicano asumió el proyecto neoconservador con tres pilares: económico, sociocultural y geopolítico.

En el plano económico se asumió el neoliberalismo que resaltó la necesidad de reforzar el mercado versus el Estado; eso implicaba, entre otras medidas, menores impuestos y menos gastos sociales. La agenda sociocultural se enfocó en impulsar valores tradicionales religiosos para limitar los derechos de las mujeres al aborto y de igualdad civil para la comunidad LGBT. La agenda geopolítica consistió en restablecer el dominio de Estados Unidos en el mundo, en relación, en aquel entonces, a la Unión Soviética.

Durante el gobierno de Reagan se afianzó la agenda económica-neoliberal y la agenda geopolítica que culminó con la caída del Muro de Berlín en 1989 y la desintegración de la antigua Unión Soviética. Luego, en los gobiernos de los dos Bush, se impulsaron varias guerras.

La agenda sociocultural ha sido más difícil de materializar por la fortaleza que adquirió el movimiento de mujeres y el movimiento LGBT. De ahí el afán de los grupos religiosos conservadores en colocar en las cortes jueces afines para que legislen a favor de sus causas. Los blancos evangélicos han constituido un bloque electoral vital del Partido Republicano.

El neoconservadurismo ha dominado la política de Estados Unidos en los últimos 40 años, a pesar de que hubo dos presidencias del Partido Demócrata: la de Bill Clinton (1992-2000) y Barack Obama (2008-2016). Bill Clinton pudo llegar al poder por la recesión económica de 1990-92 y la candidatura presidencial independiente de Ross Perot que dividió el voto conservador. Obama llegó al poder en medio de la crisis financiera de 2007-08 y la creciente oposición a la guerra de Irak que debilitó a George W. Bush.

Tanto Clinton como Obama lograron reelegirse porque durante su primer mandato mejoró sustancialmente la economía. O sea que, no es cierto que a la economía de Estados Unidos le va mejor con gobiernos republicanos.

Obama cautivó políticamente las fuerzas progresistas, pero no las movilizó desde el poder. Donald Trump, por el contrario, cautivó y movilizó las fuerzas conservadoras con un liderazgo hiper personalista, y un discurso estridente y divisionista a través de las redes sociales. Así forjó un culto a su persona que le permitió controlar el Partido Republicano.

Durante el gobierno de Trump, los movimientos de derecha se empoderaron y radicalizaron (por eso el asalto al Capitolio) y se amplió el abanico de temas contenciosos. El discurso de nacionalismo económico de Trump, que genera apoyos internos, llevó a una confrontación con China; la antinmigración se fundamentó en una retórica xenófoba, sobre todo, contra los latinos; y el ataque a los medios de comunicación que le adversaron fue sello distintivo.

La forma destructiva en que termina la presidencia de Trump abre al Partido Demócrata la posibilidad de establecer una nueva narrativa política e impulsar políticas públicas más incluyentes que permitan superar el neoconservadurismo predominante en los últimos 40 años, generador de grandes desigualdades. Queda por ver si el Partido Demócrata lo hará.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/neoconservadurismo-en-estados-unidos-1980-2020/

 

Indignación, redes sociales y democracia enero 6, 2021

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:58 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 6 de enero de 2021 en el periódico HOY 

Establecer y preservar un sistema democrático ha sido difícil en todos los tiempos y en todas las sociedades, no menos en los países de América Latina donde las modalidades de capitalismo excluyente y las tradiciones culturales dificultan el avance.

En los últimos años hay un nuevo factor a considerar: las redes sociales que constituyen plataformas de expresión y agitación política. Entre muchos usuarios, la indignación es la tónica y las redes son un cuadrilátero de lucha libre para millones de personas.

La indignación puede ser generada por un descontento persistente ante determinado tema, una demanda no satisfecha, o simplemente por la agitación constante que producen operadores de las redes con el objetivo de generar seguidores para determinada causa o sus propios intereses.

Los medios tradicionales como periódicos, radio y televisión siguen generando información y opiniones que circulan también en las redes, contribuyendo a que un amplio espectro de personas opine e incida. Lo nuevo es que en la última década ha entrado un contingente de opinantes a la esfera pública que antes solo tenían el espacio privado para expresarse.

En el año 2019, la encuesta del Barómetro de las América indagó sobre el uso de redes sociales y algunas actitudes políticas en la región, incluida la República Dominicana. Se encontró que 68.2% de la población dominicana encuestada usaba WhatsApp, 61.9% Facebook y 9.5% Twitter.

Los usuarios promedios de las redes sociales en la República Dominicana son adultos jóvenes de 35 años o menos, que viven en la zona urbana, tienen mayor nivel educativo y mayor nivel socioeconómico. No hay brecha de género detectable en el uso de WhatsApp y Facebook, pero sí en Twitter, donde más hombres que mujeres participan.

En actitudes políticas se encontró que, a mayor frecuencia en el uso de redes, mayor tendencia a la tolerancia política y apoyo a la democracia, pero mayor insatisfacción con el funcionamiento de la democracia y menor confianza en las instituciones públicas.

Muchos usuarios de redes no buscan necesariamente temas políticos, pero por ahí circulan y están expuestos. Esto genera la idea de que la gente que participa en redes está más informada; sin embargo, la información puede ser manipulada y cargada de intereses particulares.

El periodismo tradicional no tiene vacuna de imparcialidad, pero al estar estructurado en empresas identificables con ejecutivos que toman decisiones, necesita mostrar mayor responsabilidad civil por temor a las demandas. Las redes, aunque son manejadas por grandes empresas, no asumen mucho control de lo que circula bajo el argumento de que son instrumentos comunicativos de todos.

Un objetivo clave de quienes desean ser influenciadores en temas de corte político es generar controversia e indignación, porque la emotividad es un factor clave para tener adeptos.

Desde su surgimiento, la opinión predominante ha sido que las redes sociales amplían la participación democrática. Es cierto, pero ojo: la democracia se concibió como un sistema político donde la sociedad se movería hacia mayores niveles de información, reflexión y racionalidad para gestar el bien común. Las redes, aunque abren canales de expresión a muchas personas, subvierten ese objetivo democrático, en tanto producen un caudal de opinión política fácilmente manipulada, aun por desconocidos que no se identifican o usan robots para movilizar la opinión pública.

A la lista de desafíos que enfrentan las democracias actualmente hay que agregar la manipulación a gran escala de la opinión de la ciudadanía por parte de una diversidad de operadores mediáticos, con propósitos diversos, que dominan las redes sociales.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/indignacion-redes-sociales-y-democracia/

 

El desafío sigue siendo sobrevivir diciembre 30, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:34 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 30 de diciembre de 2020 en el periódico HOY 

El primer artículo que escribí sobre el COVID-19, publicado el 25 de marzo pasado, lo titulé: “El desafío es sobrevivir”. Hoy, al concluir el 2020, el desafío sigue siendo el mismo, a pesar del cansancio de la gente con el toque de queda, con las restricciones de encuentros y las mascarillas, y a pesar de que las vacunas generan cierta esperanza.

Hemos querido dar la apariencia de normalidad, de ajustarnos a vivir con el virus, de que una mascarilla nos protegerá; ¡pero no! La vida ha perdido espontaneidad.

El teléfono y las redes reemplazaron vertiginosamente los encuentros personales. Miles de empresas, sobre todo pequeñas y medianas, han cerrado o cerrarán para siempre. Millones de empleados en el mundo han perdido o perderán sus empleos y tomará tiempo para que reaparezcan.

La educación es un dolor de cabeza mayúsculo. Es imposible garantizar educación a distancia a todos los estudiantes. No hay suficiente tecnología al alcance de todos los sectores sociales. Muchos maestros no tienen las destrezas necesarias para hacerlo. Muchos padres y madres no pueden quedarse en sus hogares ayudando a los hijos porque deben trabajar, o no tienen conocimientos suficientes para apoyarlos en los deberes escolares. La situación atormenta un amplio segmento de la sociedad y soluciones ideales no hay.

La caída de la economía privada lleva a mayor desempleo. Hay sectores como el de turismo, bares y restaurantes que no se recuperarán por ahora. El flujo de turistas no solo depende de las condiciones en la República Dominicana, sino también de la disposición sicológica y las posibilidades económicas de los viajeros potenciales, asumiendo que la vacuna contenga la propagación del virus en unos meses. La reducción del turismo afecta, a su vez, la producción agrícola dominicana porque hay menos consumidores en el mercado local.

La disminución de la actividad económica privada tiene que ser compensada con mayor inversión pública, pero eso hace el Estado más grande, justo cuando se promovía lo contrario. En la República Dominicana, será más difícil ahora achicar el Estado como había prometido el nuevo gobierno. Y como las recaudaciones han decaído sustancialmente, habrá más endeudamiento. Un panorama económico complicado para decirlo suavemente.

La carga al sector salud ha sido y sigue siendo fuerte. Se atienden muchos casos de coronavirus y los demás quebrantos se retrasan. Entre la falta de personal médico accesible y el miedo, mucha gente no quiere asistir a un centro de salud y aguanta los malestares. A la vez, la complejidad de atender pacientes de COVID ha agotado el personal médico que realiza una labor titánica.

Esta es la primera pandemia que la humanidad actualmente viva conoce. Le precede la gripe española de hace 100 años. Otras epidemias recientes se han limitado a zonas geográficas específicas, y, por tanto, su efecto no ha sido tan devastador a escala mundial.

En la República Dominicana fue lamentable que el inicio de la pandemia coincidiera con el proceso electoral. La confrontación política impidió la racionalidad entre las partes, y los cuestionamientos a las acciones gubernamentales estuvieron a la orden del día. Eso dificultó el manejo de la crisis en sus inicios. Y aunque ya bajó la conflictividad política, los retos del año 2021 son múltiples.

Hoy, al igual que en marzo, el desafío principal sigue siendo sobrevivir, y así será en buena parte del año próximo. Esperemos por lo menos mejoría, cada uno poniendo de su parte a favor del bienestar individual y colectivo.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/el-desafio-sigue-siendo-sobrevivir/

 

La multiplicación de los panes diciembre 23, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:40 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 23 de diciembre de 2020 en el periódico HOY 

La referencia bíblica a cómo Jesús con pocos panes y peces dio de comer a una multitud, bien podría servirnos de referencia en este tiempo.

La bulla del día a día facilita que olvidemos la pobreza de muchas personas. Millones en el mundo han perdido sus puestos de trabajo, y en la República Dominicana la pandemia ha producido una recesión económica que se proyecta en una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de aproximadamente 5.5% este 2020. Y falta por determinar con precisión el impacto de la pandemia en el empleo y el subempleo.

Puesto en contexto, durante las últimas dos décadas, la República Dominicana experimentó un crecimiento económico que solo fue negativamente afectado por la crisis bancaria de 2003-2004. Ese crecimiento contribuyó a disminuir la pobreza y a expandir los estratos medios, aunque la mayoría de la población se mantuvo en estratos bajos.

Según los datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), para el 2017, el 28.2% de la población dominicana se encontraba en el estrato pobre o muy pobre, el 33.5% en el estrato de bajo ingreso no pobre, el 24.3% en el de ingreso medio bajo, el 11.8% en el medio, el 1.8% en el medio alto y el 0.4% en el alto. Esto significa que 61.7% (28.2+33.5) de la población se coloca es estratos pobres o vulnerable, y solo 14% (11.8+1.8+0.4) en una posición económica favorable.

Si estos son los resultados de una época de bonanza, entonces, la pregunta ahora es: ¿cómo quedará la estructura de ingresos en la República Dominicana al fin de la pandemia?

Por el momento, los subsidios que se establecieron como FASE y Quédate en Casa han ayudado a mitigar el impacto empobrecedor del COVID-19, pero cuando avance el 2021 se verán más claramente los efectos devastadores.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿cómo se repartirán los panes y los peces en época de escasez?

En la República Dominicana prevalece un modelo económico de bajos salarios (por eso se utiliza mano de obra haitiana), de generosos incentivos fiscales a algunos sectores empresariales, y una estructura impositiva regresiva de impuestos al consumo. En este modelo económico, el Estado es el gran empleador y distribuidor de beneficios.

Ya está en el tapete la reforma fiscal que será un pandemonio. ¿Quién pagará más impuestos en un país donde predominan los pobres o casi pobres? ¿Cuánto más pagarán los que ya pagan? ¿Qué mejoría traerán sectores empresariales beneficiados por décadas con incentivos que generan fundamentalmente puestos de trabajo de bajos salarios, como zona franca y turismo, aunque traigan divisas?

A diferencia de Jesús que multiplicó los pocos panes y peces ante una multitud porque contaba con la virtud del milagro y la bondad, en la República Dominicana los frutos del crecimiento se han distribuido muy mal a través del tiempo. Unos pocos se llevan la mayoría de la riqueza y muchos otros apenas sobreviven.

Entre el año 2000 y el 2019, el ingreso per cápita en la República Dominicana aumentó de 2,870 dólares a 8,583 dólares, pero la concentración de la riqueza muestra la mala distribución: el 20% más rico concentra alrededor del 50% de la riqueza, mientras el 20% más pobre alrededor del 5%. Eso es desigualdad.

La crisis económica actual agravará la pobreza y la desigualdad, a menos que se produzcan grandes transformaciones socioeconómicas de las que no se está hablando. Una reforma fiscal con predominio de beneficios empresariales, como han sido todas, no es camino a mayor igualdad.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/la-multiplicacion-de-los-panes/

 

Entre nostalgias y sueños: ¡gracias! diciembre 16, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 2:59 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 16 de diciembre de 2020 en el periódico HOY 

Quien no ha emigrado no sabe del significado de la migración por más que intente imaginarlo. No conoce los miedos de amanecer día tras días en un lugar distinto, quizás deseado, pero indiscutiblemente extraño. No conoce la alegría de que un desconocido, por ser del mismo país, se convierta ipso facto en amigo. No conoce la incertidumbre de escuchar un idioma diferente sin entenderlo ni hablarlo. No conoce la sensación de que la esperanza y los sueños tienen que imponerse a todos los inconvenientes, y, sobre todo, a las nostalgias recurrentes.

La República Dominicana es exportadora de población, para decirlo burdamente. No hay datos precisos de cuántas personas han salido del país en los últimos 60 años. Lo que sí hay son estimaciones de la población dominicana en los países de destino. Sumando por aquí y por allá, hay unos dos millones de migrantes dominicanos y descendientes esparcidos en distintos países del mundo, concentrados, sobre todo, en los Estados Unidos.

Esos migrantes llevan una inmensa carga: generar ingresos para mantenerse ellos y a sus familiares de aquí y de allá. A los inmigrantes que llevan ese peso les resulta más difícil progresar en el país de destino porque tienen que desviar parte de sus ingresos para apoyos familiares más extensos, y muchos no tienen altos ingresos para desprenderse de recursos sin consecuencias.

Los familiares a veces agradecen, pero también sucede que las exigencias hacen cualquier ayuda insuficiente por las expectativas de apoyo que generan. Por eso hay que insistir en el agradecimiento; que no es trivial ni inconsecuente. Sin ese apoyo, muchas familias dominicanas no podrían asegurar un estatus por encima de la línea de pobreza, o la misma clase media sería aún más vulnerable.

El Banco Central de la República Dominicana ha informado que las remesas de los dominicanos han aumentado considerablemente en estos últimos meses. En marzo y abril de 2020 bajaron significativamente con respecto a 2019 por la pandemia (-21.8% y -32.5%), pero luego han aumentado de manera consistente con relación a 2019: 17.9% en mayo, 25.7% en junio, 29.3% en julio, 22.5% en agosto, 37.1% en septiembre, 36.1% en octubre y 27% en noviembre.

Para evaluar la significación de estos porcentajes hay que tomar en cuenta que los países donde viven los inmigrantes dominicanos han sufrido fuertemente los efectos de la pandemia. He ahí Estados Unidos y España, dos destinos clave de los dominicanos.

O sea que, a pesar de las limitaciones y las incertidumbres económicas, esos dominicanos en el exterior han compartido sus recursos con sus familiares y amistadas en la República Dominicana. Eso, sin duda, les hace merecer un agradecimiento especial. Las divisas que envían son vitales para muchos hogares y para todo el país, sobre todo, en momentos en que el turismo se ha desplomado.

De hecho, el mismo sector turístico se beneficia de esos dominicanos en el exterior que con mayor facilidad y confianza viajan a la República Dominicana en medio de la pandemia y aprovechan los precios de promoción de los hoteles en esta recesión del sector.

Para apaciguar la nostalgia, los dominicanos viajan con frecuencia al país a visitar familiares y vacacionar, sobre todo, en esta época navideña. Los que emigraron adultos sueñan con volver definitivamente a vivir, aunque la inmensa mayoría nunca lo hace. Sus descendientes, en prácticamente la totalidad, no regresan a vivir en la República Dominicana, pero heredan algunos de los sueños de sus progenitores, y a veces, hasta las nostalgias que observaron mientras crecían.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/entre-nostalgias-y-suenos-gracias/

 

Delincuencia, pandemia y toque de queda diciembre 9, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:16 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 9 de diciembre de 2020 en el periódico HOY 

En la República Dominicana siempre ha habido escasez de datos sobre la magnitud de la delincuencia callejera; muchas personas no reportan los incidentes a la Policía por la desconfianza en la acción policial a favor de la ciudadanía.

Por tanto, la forma de tener una idea aproximada de la magnitud del problema y captar el sentir de la ciudadanía proviene fundamentalmente de encuestas de opinión pública que preguntan sobre experiencias directas con actos delincuenciales y la percepción al respecto.

Datos del Barómetro de las Américas muestran que de 2010 a 2019 se produjo un aumento significativo, de 17% a 26%, de personas que dijeron haber sido víctima de un acto delincuencial en los 12 meses anteriores a la encuesta. En este indicador, la República Dominicana se colocó en 2019 en una posición intermedia en la región.

Las personas más propensas a indicar que fueron víctimas de un acto delincuencial son las de mayor riqueza, las más jóvenes y residentes de las zonas urbanas.

Esa realidad vivida, junto la difusión en los medios y redes sobre actos delincuenciales se ha traducido en un aumento en la percepción de inseguridad. En 2010, el 18% de los entrevistados en la mencionada encuesta dijo sentirse muy inseguro en el barrio donde vivía, mientras para el 2019 así lo consideró el 33%. Además, la República Dominicana registró el porcentaje más alto de la región en ese indicador en el 2019.

En estos últimos meses, la restricción de circulación de personas que impuso la pandemia lleva a suponer que disminuyeron los actos delincuenciales en el 2020. Con menos personas en la calle y mucha gente encerrada en sus hogares, la tarea de los delincuentes se dificultó. Sin embargo, al irse reabriendo la economía, existe el riesgo de un repunte de los actos delincuenciales en un contexto de mayor desempleo y precariedad económica.

En los Estados Unidos, las estadísticas que comienzan a recopilarse muestran que, aunque la delincuencia callejera se mantiene relativamente baja, han aumentado los intercambios de disparos y homicidios. En Nueva York, por ejemplo, el número de intercambios de disparos registrados de agosto 2019 a agosto 2020 aumentó en 166%, mientras los asesinatos aumentaron en 47%.

En la República Dominicana, el efecto combinado del toque de queda y la vigilancia policial para asegurar su cumplimiento, ha producido mayor custodia en muchos barrios que ha contribuido a mantener cierto control de potenciales actos delincuenciales callejeros.

Sin embargo, esta situación de relativa pausa delincuencial es efímera. Tan pronto se elimine el toque de queda y desaparezca el patrullaje policial con ese propósito, es de esperarse un rebrote de la delincuencia, empujado por el retorno de los delincuentes al mercado de trabajo delincuencial y a las mayores necesidades que afrontará mucha gente, sobre todo jóvenes de escasos recursos.

De hecho, una de las razones fundamentales para mantener el toque de queda en la República Dominicana es el control de la delincuencia. No es que la delincuencia solo ocurra de noche, sino que un gran flujo de personas en las calles en horas nocturnas, en medio de un mayor desempleo y empobrecimiento, se convierte en una situación propicia para las actividades delincuenciales.

De este tema se ha hablado poco en la República Dominicana en los últimos meses, pero tomará relevancia a partir del próximo año, cuando la magnitud de las precariedades económicas se haga más evidente al eliminarse subsidios públicos y privados propios de la pandemia.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/delincuencia-pandemia-y-toque-de-queda/

 

Pacto de impunidad: ¿se romperá ahora? diciembre 2, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:04 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 2 de diciembre de 2020 en el periódico HOY 

La característica más antigua del Estado dominicano es la corrupción. Podemos remontarnos al Siglo 19 y la encontramos en los gobiernos de Santana, Báez y Lilís. En el Siglo 20 marcó la pauta Trujillo: solo él y sus cercanos colaboradores podían robar. Cayó la dictadura y nadie fue juzgado ni por corrupción ni por represión; el castigo fue el exilio de los familiares cercanos al dictador. En el post-trujillismo los escándalos de corrupción han proliferado.

Durante el gobierno de los 12 años de Joaquín Balaguer (1966-1978) la corrupción fue legendaria. Según el mismo Balaguer, la corrupción solo se detenía en la puerta de su despacho. Concluido ese gobierno, el PRD utilizó escaramuzas de acusación, pero aplicó el borrón y cuenta nueva.

En el gobierno de Antonio Guzmán (1978-1982) se propagó que la hija del presidente, el yerno y otros altos funcionarios eran corruptos. Dicen que, agobiado por el acoso, Guzmán decidió suicidarse antes de entregar el poder a su archirrival perredeísta.

El gobierno de Salvador Jorge Blanco (1982-1986) enfrentó la crisis económica de deuda externa, protestas populares y escándalos de corrupción. En esta ocasión, al iniciar su nuevo gobierno en 1986, Balaguer se concentró en disminuir la figura de Jorge Blanco con acusaciones de corrupción para debilitar aún más al PRD. Eso, junto a los fraudes electorales, aseguraron a Balaguer 10 años más de gobierno. Los reformistas volvieron a servirse con cuchara grande en el Estado.

En el primer gobierno del PLD (1996-2000) no faltaron los escándalos de corrupción. Al concluir el gobierno algunos funcionarios fueron apresados, pero Hipólito Mejía declaró que los presidentes no se tocaban (su versión de borrón y cuenta nueva). Al pasar el tiempo comenzaron a aflorar los escándalos de corrupción de funcionarios de Mejía, pero el hoyo de Baninter se llevó el gobierno perredeísta. El PLD aplicó borrón y cuenta nueva.

Durante los siguientes ocho años de Leonel Fernández (2004-2012) afloraron también los escándalos de corrupción, algunos connotados fueron la Sun Land y los Súper Tucanos. Pocos pasaron por la justicia.

En los ocho años de gobierno de Danilo Medina (2012-2020) tampoco faltaron los escándalos de corrupción y se conoció el mega escándalo de Odebrecht. Al ser los episodios más recientes, generan ahora la mayor indignación.

Con la proliferación de escándalos por tanto tiempo, la ciudadanía sedimentó la idea de que en la República Dominicana hay mucha corrupción, mientras la clase política y empresarial mantuvo siempre complicidad para que la impunidad prevaleciera.

Ahora, la promesa de cambio que hizo el PRM en el convulso proceso electoral 2020 lleva a la interrogante de si realmente se romperá el pacto de impunidad que ha prevalecido en la clase dominante dominicana, y que ha sido clave para el enriquecimiento de segmentos políticos, militares, empresariales y eclesiales en el post-trujillismo (antes se beneficiaban solo los dictadores y secuaces).

Por su parte, el Ministerio Público tiene ante sí el grave dilema de si instrumenta expedientes exclusivamente para funcionarios del gobierno saliente, o si lo hace para todos los gobiernos donde hubo corrupción con impunidad.

O sea, ¿hará el Ministerio Público justicia selectiva solo contra un grupo, o hará justicia extensiva a los corruptos de todos los gobiernos de las últimas décadas? De lo primero hay muchos casos en el mundo, de lo segundo ninguno. La razón es que la reducción sustancial de la corrupción en un país está más relacionada con el desarrollo económico sostenido e inclusivo y el fortalecimiento institucional que con la acción punitiva del sistema de justicia.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/pacto-de-impunidad-se-rompera-ahora/

 

60 años después noviembre 25, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:25 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 25 de noviembre de 2020 en el periódico HOY 

El asesinato de las hermanas Mirabal marcó el comienzo del fin de la dictadura de Trujillo. Acto aberrante de un régimen que llevaba 30 años oprimiendo en una pequeña isla del Caribe y no permitía más justificaciones ni apuestas a su favor.

Trujillo era temible como son todos los dictadores. Por suerte, y es el único consuelo, toda dictadura eventualmente termina. La opresión no es eterna. Hay mártires, héroes y heroínas, y eso fueron ellas, las mariposas que auguraron libertad.

La historia no la hacen los pueblos, las viven; unos pocos marcan realmente el curso de la historia. Ellas lucharon y las mataron; hicieron lo que correspondía bajo el terror y las deshicieron. Así son las dictaduras.

Cuando escucho a alguien decir que el país necesita un Trujillo solo sé que quien lo dice no vivió los horrores de la Era, ni se imagina remotamente lo que es vivir bajo el yugo de un dictador.

Las asesinaron el 25 de noviembre de 1960 en la Cumbre junto al conductor Rufino de la Cruz, cuando regresaban de la cárcel de Puerto Plata, y ya el 30 de mayo de 1961 caía también Trujillo, precisamente mientras viajaba en su vehículo. La forma fue similar. El legado todo lo contrario. Ellas lucharon contra un régimen opresor y en todo el mundo inspiran la no violencia y la libertad. El, un macho violento y perverso, aplastó a sus opositores y ultrajó a muchas mujeres.

Ni siquiera Mario Vargas Llosa, con la maestría de la prosa que le caracteriza, ha escudriñado lo suficiente en el sadismo de Trujillo, en su ejercicio del poder a partir de silenciar un pueblo, de ultrajarlo, de acribillarlo.

Lo ajusticiaron, eso sí. Loor a los valientes que lo lograron. A ellos los encarcelaron y los fusilaron, pero nunca se hizo un ajuste de cuentas. No con más muertos, sino con la justicia en manos. Cobardes, como al final son todos los dictadores y secuaces, el séquito inmediato se fue del país. Nunca juzgados.

Los matones, operadores de un régimen opresivo, se reintegraron a la sociedad dominicana como si nada hubiese sucedido. Surgieron los disturbios propios de la caída de un régimen dictatorial y la incertidumbre se extendió.

La más rudimentaria democracia no fue posible porque todos los “poderes fácticos” se sintieron amenazados por las campanas de libertad. Volvió a gobernar Joaquín Balaguer, después de un receso en el extranjero. Fueron 22 largos años, 12 sangrientos y 10 en la ancianidad, como si 31 años de Trujillato no hubiesen sido suficientes para atragantar al pueblo dominicano.

Cierto, el país fue cambiando lentamente y Balaguer no fue exactamente Trujillo. Su sadismo político era más moderado y ultrajar mujeres no era una de sus obsesiones. Pero el poder como ejercicio de la arbitrariedad siguió marcando la vida política y social dominicana entre lloros y sarcasmos.

A pesar de los cambios socioeconómicos y políticos desde 1978, la dificultad de la sociedad dominicana para aceptar que la democracia implica derechos y responsabilidades ciudadanas sigue marcando la vida política.

No deja de sorprender el reciclaje en el poder de las fuerzas conservadoras que se forjaron durante el balaguerismo en medio de corrupción y opresión. En el ocaso biológico-político de Balaguer coparon el PLD, alianza sellada con el Frente Patriótico de 1996, y ahora se abren camino también con el PRM. Mientras así sea, será muy difícil forjar la democracia en la República Dominicana. Sin progresismo, el cambio democrático seguirá siendo una ilusión torpedeada en cada ocasión.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/60-anos-despues/

 

Toque de queda: ¿qué hacer? noviembre 18, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:25 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 18 de noviembre de 2020 en el periódico HOY 

Es entendible, las limitaciones de horarios molestan a mucha gente. Es debatible, el virus circula las 24 horas del día, no solo de noche. Es preocupante, las restricciones de horarios afectan la vida económica nocturna. Por una razón u otra hay un constante cuestionamiento al toque de queda.

Pero hay una realidad: desde el principio de la pandemia se sabe que para evitar la mega propagación del virus Covid-19 hay que protegerse: usar mascarilla, mantener distanciamiento físico y aplicar medidas de higiene. Esto es fundamental para no saturar los centros de salud ni fatigar al personal médico.

La pandemia ha evidenciado que no todas las sociedades tienen el mismo nivel de autodisciplina, ni todos los gobiernos el mismo nivel de fuerza o legitimidad para imponer restricciones a la población.

En la República Dominicana, durante los primeros meses de la pandemia, el control fue arduo porque el manejo estuvo contaminado por la confrontación electoral. Luego, con la llegada del PRM al poder, las medidas restrictivas han sido menos polémicas, aunque en cada extensión del toque de queda se renueva el debate de si es necesario o no. Ahora vuelve de nuevo por la Navidad y fin de año.

Es cierto que el virus no se propaga solo de noche. Lo que se ha buscado con el toque de queda nocturno es reducir los contactos humanos en las horas de menor impacto económico. Pero también es cierto que el contagio puede producirse en el hogar, si alguien salió y se contagió. Por eso el dilema de cuánto abrir o cerrar no es sencillo.

Se ha dicho mucho que las decisiones deben tomarse en base a medidas cuantitativas de progresión del virus. ¡Tiene sentido! Excepto que, cuando el nivel de contagio declina, si se flexibilizan las restricciones puede producirse un repunte como ocurre actualmente en varios países europeos, donde en los primeros meses se establecieron fuertes controles. En Estados Unidos, por el contrario, las medidas de control han sido tenues en muchos estados y hay un alto nivel de contagio y muertes.

En la República Dominicana ha prevalecido un híbrido: la movilidad se ha restringido por el toque de queda nocturno. Por tanto, el sector más afectado ha sido el del entretenimiento (bares, restaurantes, estadios, etc.) Son actividades de alta densidad y no esenciales. Pero ese sector emplea mano de obra y registra muchas pequeñas y medianas empresas.

Como la tasa de mortalidad por Covid-19 en la República Dominicana no ha sido tan alta (21 por 100 mil habitantes, comparado con 87 en España y 75 en Estados Unidos) y en los hospitales hay actualmente capacidad de atención, considero que a partir del 10 de diciembre podría eliminarse el toque de queda, o establecerse de 11:00 p.m. a 5:00 a.m., sin imponerlo el 24 ni el 31 de diciembre. La situación se evaluaría nuevamente a principios de enero.

Es entendible el temor de las autoridades a un fuerte rebrote si se levanta el toque de queda, pero en algún momento hay que hacerlo. Levantarlo no significa eliminar todos los controles de horarios de los negocios que impliquen aglomeración de personas. Tampoco que se permitirán todas las actividades que quisiera la gente.

Con un clima fresco del invierno tropical, es posible facilitar que los restaurantes habiliten espacios al aire libre para operar con mayor distanciamiento. En países con inviernos crudos lo están haciendo.

Lo importante es que en los próximos días se evalúen todas las opciones para conjugar de la mejor manera las restricciones con las facilidades.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/toque-de-queda-que-hacer/

 

Elecciones en Estados Unidos: la socio-demografía y la pandemia noviembre 11, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:54 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 11 de noviembre 2020 en el periódico HOY 

En Estados Unidos, diversos medios de comunicación realizan encuestas después de las votaciones para conocer las características de los electores. Esta información es de importancia sociológica y también para los partidos en la definición de sus estrategias.

Cinco variables sociales impactan de manera determinante el comportamiento electoral: etnia-raza, género, clase social, edad y religión. Utilizo aquí los datos de la cadena ABC News para ilustrar.

La mayoría de la población blanca votó por el Partido Republicano y la mayoría en los otros grupos étnico-raciales por el Partido Demócrata. Por el Partido Republicano votó el 57% de los blancos, el 12% de los negros, el 32% de los latinos, el 31% de los asiáticos, y el 40% de los demás grupos. Por el Partido Demócrata votó el 42% de los blancos, el 87% de los negros, el 66% de los latinos, el 63% de los asiáticos y el 58% de los otros grupos.

Las mujeres se inclinaron más que los hombres a votar por el Partido Demócrata. Los datos muestran que, entre los hombres, el 49% dijo haber votado por el Partido Republicano y el 48% por el Partido Demócrata, mientras el 56% de las mujeres votó por el Partido Demócrata y 43% por el Republicano.

Cuando se combinan raza y género se encuentra que el voto republicano es mucho mayor entre los hombres blancos y el voto demócrata entre las mujeres no blancas.

La clase social puede analizarse con distintos indicadores, pero el nivel educativo es el dato más confiable en encuestas. Las personas con nivel universitario avanzado votaron mucho más por el Partido Demócrata (62%) que quienes nunca asistieron a la universidad (48%). Cuando se combina la raza con la educación, el grupo que más votó republicano fue el de blancos que no asistieron a la universidad (64%).

Los datos muestran una fuerte correlación entre edad y voto: los electores más jóvenes tienden a votar más por el Partido Demócrata. Por ejemplo, mientras el 67% de las personas de 18 a 24 de edad dijeron haber votado demócrata, solo lo hizo el 48% de las personas con 50 años o más.

El otro factor que incide de manera importante en el voto es la religión. Los cristianos no católicos constituyen el principal bastión electoral del Partido Republicano: 62% de ellos dijo haber votado republicano, comparado con 47% de los católicos o 30% de los que no profesan ninguna religión. Y cuando se incorporan raza y religión simultáneamente, se encuentra que el apoyo electoral al Partido Republicano fue aún mayor entre los blancos cristianos (73%) que entre los blancos católicos (56%) o los que no profesan ninguna religión (33%).

Esas características sociales y los patrones de votación se manifiestan en el espacio geográfico. Las grandes ciudades son habitadas por una diversidad de personas que se inclinan por el Partido Demócrata, mientras en los suburbios y pueblos pequeños se concentra la población blanca que se inclina más por el Partido Republicano.

Aunque siempre se producen algunas diferencias que determinan el ganador, el impacto de la estructura sociodemográfica en las elecciones de 2020 fue similar a la de 2016 y años anteriores.

Ahora ayudó al triunfo del Partido Demócrata, la mayor participación electoral de los jóvenes, el voto de las mujeres negras y latinas, y de los hombres blancos de mayor nivel educativo. El detonante fue el mal manejo de la pandemia de Trump que realineó el voto en estados claves.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/elecciones-en-estados-unidos-la-socio-demografia-y-la-pandemia/

 

Un país no es una marca noviembre 4, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:22 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 4 de noviembre de 2020 en el periódico HOY 

El desarrollo del capitalismo, del mercadeo y la publicidad ha llevado a creer que todo puede convertirse en una mercancía con éxito definida o eficazmente falseada para atraer consumidores o inversionistas Así se llegó en décadas recientes a popularizar la idea de que un país puede mercadearse; presentarse como una marca para ser apetecido en distintos tipos de negocios.

¡No!, un país no es una marca, y no lo es porque un país no tiene un conjunto de características claramente definidas para ser mercadeables. Pero, sobre todo, porque un país es una sociedad humana con virtudes y defectos, con diferencias y contradicciones. No es unívoco.

¿Qué puede mercadearse como país dominicano? ¿El legado español? ¿El legado africano? ¿El indigenismo exterminado? ¿El mulataje? ¿La hospitalidad? ¿La sociabilidad? ¿La música rítmica? ¿El machismo? ¿El racismo? ¿La pobreza? ¿la riqueza? ¿La desigualdad social? ¿La corrupción? ¿Algún producto orgánico?, etc.

¡Sí!, se puede mercadear la imagen del mar azul para atraer turistas, se puede mercadear también que hay montañas, que hay una zona colonial de impronta española, que hay ritos afro-dominicanos, que se produce cacao y banano orgánico, que es la tierra del merengue y la bachata, etc. Esas son cosas específicas que existen en este país.

Pero poner trazos de la bandera dominicana a un logo no es marca país. Eso apela más al sentimiento patriótico de los dominicanos que a la búsqueda de negocios en el extranjero, que es, a fin de cuentas, lo que hay detrás de eso que se llama marca país.

Los extranjeros no tienen sentimientos patrióticos hacia la República Dominicana ni los tendrán. Les interesa algo específico y transaccional: playas, exportar, importar, invertir, etc. Y en la medida que lo ofrecido en transacciones es de buena calidad, se aseguran mejores negocios.

El nuevo logo de la marca país es problemático no solo por el supuesto plagio, sino porque lo más importante en un logo es que perdure en el tiempo, que concite a través del tiempo una asociación positiva. Eso hace un logo importante. Lo demás es sensacionalismo publicitario y gastadera innecesaria de dinero.

¿Tenía la República Dominicana un logo anteriormente? No lo sé, nunca lo noté, y si no lo noté, es probable que mucha gente tampoco lo notara. El nuevo logo ha sobresalido por la controversia suscitada del supuesto plagio. Si no, hubiera pasado sin penas ni glorias. Ahora, si van a comenzar de cero, lo mejor es tener un logo menos controversial que se añeje.

El lema “La república del mundo” es malísimo porque resalta precisamente la palabra que constituye la piedra en el zapato del nombre de este país. Muchos países tienen la palabra república en su nombre formal, pero la quitan para hacerlo más corto, fácil e impactante.

El nombre República Dominicana es muy largo, da trabajo pronunciarlo en español y en otros idiomas, y nunca se acuño solo Dominicana, aunque en algunos países latinoamericanos, para simplificar, dicen Dominicana sin mencionar la palabra república, o se refieren al país como Santo Domingo obviando así el término república (igual hacen muchos dominicanos).

Los países desarrollan una identidad no por un logo o un lema, sino porque a través del tiempo se les identifica con características y experiencias positivas o negativas, aspirando siempre a que prevalezcan las positivas.

La República Dominicana no es “La república del mundo” ni lo será. Por eso, no vale la pena malgastar dinero del pueblo en publicidad promoviendo esa idea.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/un-pais-no-es-una-marca/

 

Junta Central Electoral: el mismito debate octubre 28, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:18 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 28 de octubre de 2020 en el periódico HOY 

En cada ocasión de elegir los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) se presenta el mismito debate: ¿políticos partidistas o independientes? Es un falso debate en la República Dominicana porque las juntas han estado conformadas por ambos. Además, no importa lo que sean, una vez en sus funciones, con frecuencia, los miembros de la JCE son desacreditados por los mismos políticos que los escogen.

Por ejemplo, la JCE anterior estuvo presidida por Roberto Rosario que provenía del PLD. La JCE actual está presidida por Julio César Castaños que no provenía de un partido político. Ambas JCE fueron muy criticadas por sus supuestas inclinaciones a favor del PLD.

Desde la década de 1980, la composición de la JCE ha tenido cambios en su estructura y composición por disputas políticas. Ante coyunturas difíciles le agregaron miembros y luego establecieron la separación de lo administrativo y contencioso, creándose eventualmente el Tribunal Superior Electoral.

Aunque muchos crean lo contrario, en la República Dominicana no hay serios problemas administrando elecciones desde 1996. Hay un registro electoral bastante confiable, una maquinaria de administración electoral con experiencia, pocas posibilidades de cambiar los resultados a menos que sea con la complicidad de los delegados partidarios que observan el conteo, y la compra de votos fuera de los recintos electorales no es controlable por la JCE.

Cierto, se produjo la debacle del sistema automatizado en las elecciones municipales de febrero pasado, un asunto que quizás quede para siempre en nebulosa a pesar del informe de la Organización de Estados Americanos (OEA). Pero ese evento, paradójicamente, a quien más perjudicó electoralmente fue al partido que más poder tenía: el PLD.

El debate otra vez de si los nuevos miembros de la JCE pueden o no haber tenido militancia partidaria no es, en mi opinión, lo principal para escogerlos.

Lo esencial para la selección es que conozcan el tema electoral, que por lo menos una parte de los cinco miembros tenga experiencia probada en la administración electoral, y que tengan capacidad de gestión política.

Las elecciones son procesos políticos. La competencia entre los partidos es siempre fuerte, y quien administra el proceso debe contar con el diseño administrativo adecuado y la autoridad para compaginar los intereses de las fuerzas políticas, de manera que se sientan representadas y ninguna se imponga arbitrariamente (tarea nada fácil).

En general, los políticos dominicanos no saben perder y por eso difaman las autoridades electorales. Siempre atribuyen su derrota a una causa externa y han acostumbrado la ciudadanía a hacer lo mismo. Ese es un agravante para la selección.

Es cierto que en décadas anteriores hubo fraudes electorales, pero ya se han realizado muchos procesos electorales técnicamente confiables porque la crisis política de 1994 llevó a una gran inversión de recursos y esfuerzos para modernizar el sistema de administración electoral dominicano.

Lo que el Senado tiene ahora ante sí no es un dilema sobre si los nuevos integrantes de la JCE pueden tener o no militancia partidaria reciente. Ese es el discurso del ruido. Lo que harán es acomodar las peticiones de los partidos con mayor fuerza para imponer nombres. Ese es el tejemaneje real, lamentablemente.

Ojalá, dentro de todo, escojan personas con el conocimiento y las capacidades necesarias en la administración electoral, con reciedumbre ética y destrezas políticas. Y ojalá que una vez en sus funciones, los políticos dominicanos entiendan que desacreditar la JCE como muchas veces hacen no es el camino democrático.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/junta-central-electoral-el-mismito-debate/

 

Exportaciones dominicanas y la gente octubre 21, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:54 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 21 de octubre de 2020 en el periódico HOY 

Para ser un país pequeño y de limitado desarrollo, la economía dominicana logró crecer por muchos años, justo hasta comenzar la pandemia. En el proceso, el país desarrolló un sector exportador diverso que genera divisas.

Primero, la República Dominicana exporta productos agrícolas y agroindustriales. Por ejemplo, es líder en la exportación de cacao y banano orgánico, sobre todo a Europa. A Haití exporta muchos productos de manera formal e informal. A Estados Unidos exporta una diversidad de productos para la venta general o en enclaves dominicanos.

Segundo, la República Dominicana exporta productos ensamblados en las zonas francas. Este proceso adquirió importancia con la Iniciativa de la Cuenca del Caribe de Estados Unidos en la década de 1980, pero el desplazamiento de la producción norteamericana a China por la inmensa reserva de mano de obra barata impactó negativamente las zonas francas de nuestra región. En años recientes se ha producido un renacer del sector y podría ser que, en el futuro, los Estados Unidos disminuyan la producción en China y utilicen aún más los territorios cercanos. En el marco de zonas francas también se han desarrollado los call centers para compañías extranjeras.

Tercero, la República Dominicana exporta productos mineros, con el oro que actualmente registra altos precios por la crisis económica. Tanto en el 2013 como ahora, el Gobierno dominicano ha recurrido a la Barrick Gold para enfrentar problemas fiscales.

Cuarto, la República Dominicana “exporta” servicios turísticos. Escribo exporta entre comillas porque esos servicios no se envían al exterior, los extranjeros vienen. El turismo genera divisas al igual que las exportaciones de bienes agrícolas, industriales, de servicios o mineros.

Quinto, la República Dominicana también “exporta” población que emigra en busca de mejores condiciones de vida. Escribo exporta entre comillas porque la migración es una salida de personas (no de productos) que buscan mejor vida fuera del país. Esos migrantes envían remesas.

En los primeros cuatro tipos de exportaciones las ganancias se concentran en los dueños de las empresas. Por ejemplo, el trabajo agrícola es en gran medida realizado por inmigrantes haitianos indocumentados dispuestos a trabajar por bajos salarios dadas las precarias condiciones en Haití. Las zonas francas utilizan mano de obra dominicana, y muchas mujeres, por salarios mínimos bajo el argumento de ser competitivos, si no, los empresarios amenazan con establecerse en otros países. El sector minero emplea relativamente poca mano de obra y los salarios también son bajos. El sector turístico opera bajo la misma lógica de que para ser competitivos internacionalmente los salarios deben ser bajos.

Es decir, en todos esos sectores generadores de divisas, la riqueza se concentra arriba por los bajos salarios que pagan y los incentivos fiscales que reciben.

Para muchos dominicanos las remesas operan como un seguro social, en tanto los recursos fluyen directamente para cubrir necesidades familiares de manera regular o en situaciones de necesidad especial.

En medio de la crisis económica que impera actualmente producto de la pandemia, el Banco Central anunció la semana pasada que las remesas subieron 37.1% en septiembre 2020 con relación a septiembre 2019. Esto muestra un decidido apoyo de los inmigrantes dominicanos a sus familiares en la República Dominicana, sobre todo, de aquellos radicados en los Estados Unidos, desde donde procedió la mayor cantidad de remesas.

Así que, mientras el turismo está mal porque los extranjeros no están viniendo, las remesas están fluyendo por la solidaridad familiar. Ojalá que las condiciones de vida de los dominicanos en el exterior no empeoren en los próximos meses.

Enlace: https://hoy.com.do/exportaciones-dominicanas-y-la-gente/

 

¿Pacto fiscal? Del dicho al hecho hay un gran trecho octubre 14, 2020

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:18 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 14 de octubre de 2020 en el periódico HOY 

En agosto de 2016 escribí sobre este asunto y ahora estamos de nuevo ante el mismo tema, aunque en una situación más adversa por la crisis económica de la pandemia.

La Estrategia Nacional de Desarrollo, promulgada como Ley 1-12, estableció la necesidad de firmar tres pactos: educativo, eléctrico y fiscal. Sólo se ha firmado el educativo (de chepa).

Después de una larga lucha social para asignar el 4% del PIB a la educación, Danilo Medina encontró ahí un mecanismo de amplia aceptación para su proyecto presidencial. De candidato en el 2012 firmó con la Coalición por la Educación Digna destinar el 4%, y luego llegó el Pacto Educativo.

El Pacto Eléctrico no tuvo la misma suerte: se discutió y no se firmó, y con el Pacto Fiscal ni siquiera se comenzó.

En la República Dominicana existe la falsa creencia de que para resolver los temas conflictivos se necesita un pacto, un consenso. Como no se logran fácilmente por la confrontación de intereses antagónicos, al final, el gobierno de turno impone la agenda.

¿Cuál es el problema con la fiscalidad?

El gobierno necesita más dinero para subsidiar el Estado corrupto, clientelar, y en tiempos recientes también asistencial. Eso sale caro y es ineficiente. Para ampliar el Estado asistencial hay que ir desmontando el Estado corrupto y clientelar, pero ningún gobierno dominicano, hasta la fecha, lo ha hecho. Por el contrario, cada gobierno aumenta el presupuesto y tiene una cantidad de políticos, activistas y seguidores que demandan bienestar.

Muchas personas viven total o parcialmente del Estado, y también son muchos los que esperan entrar al reparto. Ahí están ahora las demandas de los perremeístas por empleos, con justa razón; han estado fuera del poder mucho tiempo.

En época de crecimiento económico como le tocó gobernar al PLD, es más fácil proseguir con gastos sin hacer reformas dolorosas. En tiempos de estrechez económica, como la actual, la fiscalidad se complica más porque las recaudaciones bajan sustancialmente.

Una verdadera reforma fiscal implica no sólo disminuir o subir impuestos, sino también establecer o desmantelar incentivos a diversos sectores empresariales y eficientizar el gasto público.

Pero ningún sector quiere ajustarse. Ni ricos, ni pobres ni clase media quieren aumento de impuestos. Y el gobierno tiene tanta gente en empleos, contratos y subsidios que está bajo presión para no quitar beneficios.

Por estas razones un Pacto Fiscal es inviable, no importa que lo establezca por ley la Estrategia Nacional de Desarrollo o que el presidente lo promueva.

Los pactos de buena voluntad no existen en política. La política es lucha de poder por intereses contrapuestos. Sólo a veces hay coyunturas favorables al pactismo y ésta no es una de ellas para aumentar impuestos o quitar subsidios. Ahora nadie quiere eso.

Es cierto que el Gobierno Dominicano se ha endeudado y tendrá que endeudarse más por la crisis económica. Es cierto también que si no recauda más para detener la espiral de endeudamiento la bomba explotará eventualmente.

Será entonces cuando el gobierno establecerá impuestos con o sin pacto, y ahí se generará el gran descontento social.

El ojo recaudador ya está puesto en la clase media y los pobres. ¿Cómo? Mediante nuevos gravámenes como se intentaron colar en el Presupuesto de 2021, con el aumento de impuestos al consumo, o con la ampliación de impuestos a productos de la canasta familiar aun exentos.

Así que, se hablará mucho de pacto fiscal consensuado, pero del dicho al hecho hay un gran trecho.

Enlace al periódico HOY: https://hoy.com.do/pacto-fiscal-del-dicho-al-hecho-hay-un-gran-trecho/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: