ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Burlas del PLD a las mujeres febrero 20, 2019

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:35 am

Rosario Espinal

Articulo publicado el miércoles 20 de febrero de 2019 en el periódico HOY 

No son una ni dos, ni tres, son muchas las burlas del PLD a las mujeres. Y que conste, las mujeres votan en una proporción mayor que los hombres por el PLD, ¡pero de nada importa!

Los peledeístas llevan el machismo en los tuétanos. Que es un mal generalizado, ¡es verdad! En el PLD, sin embargo, está demasiado arraigado, y sorprende, porque el liderazgo es relativamente joven.

Aquí varias de las burlas.

Primero: el Comité Político sigue siendo un organismo dominado por hombres. En 45 años de fundado y casi 20 gobernando, no han hecho el menor esfuerzo por incluir más mujeres en la dirección, y de las pocas que hay, varias son por linaje familiar.

Segundo: en los cinco gobiernos del PLD (tres de Leonel Fernández y dos de Danilo Medina), poquísimas mujeres han formado parte del gabinete. Actualmente solo hay tres, es decir, solo el 13% de 23 ministerios (el de la Mujer, Educación Superior y Juventud).

Tercero: el patrón se mantiene en las instituciones descentralizadas del Estado. Todos los superintendentes de instituciones públicas son hombres, como también los presidentes y vicepresidentes de importantes entidades del Estado (INDOTEL, CDEEE).

Cuarto: en tribunales que nombra el Consejo Nacional de la Magistratura es la misma historia. Recientemente, cuando se renovaron cuatro miembros del Tribunal Constitucional, tres de los nombrados fueron hombres. Lo mismo sucedió anteriormente cuando se reemplazaron cuatro jueces de la Suprema Corte de Justicia.

Quinto: esta es la hora que el PLD no ha aprobado el Código Penal porque no quiere asumir el apoyo a las tres causales del aborto. Una causa justa y necesaria.

Sexto: ahora con la nueva Ley del Régimen Electoral, recién promulgada, la cúpula del PLD echó al zafacón los avances en materia de nominación de candidaturas por género. ¡A la porra la Constitución de bla, bla, bla! Los partidos tendrán campo abierto para poner las candidaturas de mujeres donde quieran, con tal de cumplir con una supuesta “propuesta nacional”. Con esta disposición, la Junta Central Electoral no tendrá ni siquiera la posibilidad de obligar los partidos a que cumplan con la representación por género en las candidaturas por circunscripciones. Los machos del PLD (y de otros partidos) se han liberado de la “cuota”.

Ojo: los hombres no tienen interés de facilitar que las mujeres avancen en las posiciones de poder por una razón muy sencilla: por cada mujer que avanza pierde un hombre la posibilidad de mandar, porque las posiciones de influencia no son infinitas. Si hay más mujeres habrá menos hombres en esas posiciones. Ley matemática.

Las mujeres constituyen más de la mitad de la población dominicana y han votado mayoritariamente por el PLD, pero siempre han sido, y parecen que seguirán siendo segundonas.

El cuentito de que los hombres van a ceder espacios por las buenas es simplemente eso, un cuentito, para que las mujeres no pongan presión. Y mientras las mismas mujeres se crean el cuento, como muchas en los mismos partidos, no habrá posibilidad de lograr cambios.

Ningún grupo que tenga tanto poder como tienen los hombres lo suelta para complacer a otro, en este caso las mujeres. Hay que pelearlo. Pero cuando las mujeres pelean, son llamadas locas, putas, histéricas, etc., etc., etc., precisamente para debilitarlas.

El PLD se ha convertido en los últimos 20 años en el principal guardián del poder de los hombres en la República Dominicana. Lo acaban de reafirmar con la aprobación y promulgación de la nueva Ley del Régimen Electoral.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/burlas-del-pld-a-las-mujeres/

Anuncios
 

Los partidos y las iglesias: barriles sin fondo febrero 13, 2019

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:52 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el mièrcoles 13 de febrero de 2019 en el periódico HOY 

En la República Dominicana muchos quieren vivir del Estado, pero hay dos instituciones que han logrado el mayor subsidio público: los partidos políticos y las iglesias (los empresarios se benefician fundamentalmente de las exenciones).

Los partidos políticos tienen su partida específica establecida en el Presupuesto Nacional, con más dinero en años electorales. Ahora con las primarias, buscan que el Gobierno las financie con 1,249 millones de pesos este año.

¿Para qué? Para armar un circo a nivel nacional donde muchos políticos, la inmensa mayoría sin posibilidad de ser electos, se diviertan en base a proyectar poder, cortesía de los impuestos que paga el pueblo.

Es decir, encima de que reciben financiamiento público para sus actividades regulares y campañas electorales, los partidos también quieren financiamiento especial para las primarias, aunque cuando se aprobó la Ley de Partidos se especificó que las organizaciones políticas asumirían los costos con el dinero que reciben del Presupuesto Nacional.

A esto hay que agregar que los partidos en el poder (grandes y pequeños) se benefician también porque sus dirigentes, militantes y simpatizantes ocupan muchos cargos en el Estado y reciben contratos en el sector público. Es lo que en el argot popular se llama “estar en la papa”.

Mientras todo eso sucede del lado de los partidos, el Ministerio de Educación acaba de firmar un acuerdo con la Confederación Dominicana de Unidad Evangélica (CODUE) para que las escuelas evangélicas pasen al sector público.

¿Qué quiere decir esto? Que esas escuelas mantendrán su misión religiosa intacta, pero los costos, entre ellos el pago de maestros, serán asumidos por el Gobierno. Ya antes se había firmado el mismo acuerdo con la iglesia católica (esto se aplica a las escuelas religiosas que sirven a sectores menos pudientes).

Además, en la República Dominicana la inmensa mayoría de las iglesias las construye el Gobierno, son parte de las obras del Estado, cuando se supone que las iglesias son autónomas y deberían ser financiadas por sus feligreses.

¡Aquí no! Todas las iglesias entran en la tómbola de beneficiarias del Estado. Esto incluye no solo la construcción de iglesias y ahora las escuelas de denominación religiosa que sirven a los sectores de menores ingresos, sino también subsidios a los colegios privados religiosos que se constituyen como organizaciones sin fines de lucro, subsidios a las instituciones sociales que dirigen religiosos, reparaciones de edificaciones, construcción de obispados, donaciones de terrenos y edificios públicos, etc.

Antes el monopolio del financiamiento religioso lo tenía la iglesia católica. Ahora se benefician también las iglesias evangélicas que tienen un ritmo de crecimiento, cuando la católica disminuye.

Mientras la educación del país es deficitaria, los servicios de salud por igual, el acceso a la vivienda digna precario, la disponibilidad de agua potable limitada, y el transporte público ineficaz, los partidos políticos y las iglesias se llevan una tajada importante de los recursos públicos.

Ojo: tanto los partidos políticos como las iglesias operan de manera sectaria: cada uno se cree y se proyecta como portador del bien. Con ese argumento, los partidos luchan entre ellos por conquistar adeptos, e igual hacen las iglesias.

Esto significa que el Estado, con dinero del pueblo, financia ese sectarismo, en vez de destinar esos recursos para ofrecer servicios universales de calidad a la población.

El clientelismo es el elemento articulador de la relación Estado-sociedad en la República Dominicana. Los partidos políticos y las iglesias son importantes beneficiarios de ese sistema. ¡Todo en nombre del bien y el miedo al mal!

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/los-partidos-y-las-iglesias-barriles-sin-fondo/

 

Mina de oro no explotada febrero 6, 2019

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:23 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 6 de febrero de 2019 en el periódico HOY 

Para aumentar el caudal de ingresos, mejorar el tránsito y, sobre todo, proteger la vida y la salud de la población dominicana, el Gobierno tiene una mina de oro que no ha explotado adecuadamente: las multas por violaciones a las reglas del tránsito.

La República Dominicana encabeza el mundo en las estadísticas de accidentes automovilísticos por dos razones: las autoridades no son capaces de ejercer control para evitar los abusos de conductores de vehículos y motores, y muchos conductores son irresponsables.

Si en la República Dominicana la Policía fuera honesta y capaz, podría establecerse un sistema de control de tránsito; y quien lo viole, sería correctamente sancionado. Lamentablemente, como la Policía es corrupta, no puede ejercer adecuadamente su función de control social, para lo cual, en principio, existe.

La ciudadanía, en vez de ver la Policía como salvaguarda, la ve como enemiga.

Para enfrentar varios problemas que aquejan la sociedad dominicana, entre ellos, el de los accidentes de tránsito, se necesita una Policía y un funcionariado público más honesto y capaz. Con reglas claras y muchas patrullas de control de tránsito en las calles y carreteras, se podría multar a todo conductor que viole las normas del tránsito. Así, el Gobierno recaudaría mucho dinero y la población sufriría menos por los accidentes.

Cada accidente automovilístico tiene un alto costo para la sociedad, sea que los pasajeros mueran o queden mal heridos. Muchos jóvenes, por ejemplo, pierden la vida o quedan incapacitados por un accidente.

Montarse en un vehículo o en un motor en la República Dominicana es una ruleta rusa.

Zumban los motores que se meten por cualquier espacito entre los carros. Lo mínimo que hacen es rayar los vehículos, pero, sobre todo, exponen sus vidas y la de personas que transportan detrás (a veces niños), generalmente sin casco ni ningún tipo de protección.

Los conductores de vehículos se creen muchas veces empoderados para llevarse a cualquiera de encuentro. Transitan a velocidad excesiva en las calles y carreteras sin que nadie ponga control; y hasta manejan ebrios.

El alcoholismo es responsable de muchas agresiones en la sociedad dominicana, una de ellas en el volante.

El alcohol es un calmante temporal del dolor, la depresión, la rabia. Su efecto es desconectar al sujeto de la realidad y de la responsabilidad. Por eso, manejar borracho es tan peligroso.

En la sociedad dominicana, un componente esencial del machismo es el alcoholismo; el alcohol como fuente de poder. Es más macho quien más toma, quien más tolera el alcohol, quien más se atreva a desafiar los límites (entre ellos, del tránsito).

Una sociedad machista y alcohólica como la dominicana (ahora también drogadicta), necesita regulación férrea del tránsito, necesita autoridad creíble para hacer cumplir las reglas.

Si no, seguiremos encabezando el mundo en accidentes automovilísticos. Seguiremos viendo personas conocidas y desconocidas perder la vida o quedar mal heridas, con lesiones para el resto de sus vidas.

Los motores hay que controlarlos, que vayan por un carril específico a una velocidad adecuada. Si no, que se multen los motoristas. Los vehículos tienen que conducirse a la velocidad indicada por personas sobrias. Si no, que se multen.

La solución no es crear más instituciones del tránsito. Eso es bulto y disparate. El reto es reducir la corrupción en el Estado para que las autoridades pongan multas legítimas a todo el que viole las leyes de tránsito.

Hasta para organizar el tránsito y hacerlo más seguro el Estado dominicano es incapaz.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/mina-de-oro-no-explotada/

 

Venezuela: sin diálogo ni soberanía enero 30, 2019

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:33 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 30 de enero de 2019 en el periódico HOY 

Los regímenes políticos carentes de competencia electoral, aun cuando los gobiernos sean electos, pierden la capacidad de reciclarse, y la sociedad pierde la posibilidad de elegir. La situación se complica cuando un Gobierno ha deshecho la empresa privada y el Estado ha asumido las principales actividades económicas.

Hugo Chávez llegó al poder para llenar el vacío político que dejó el desplome de los dos partidos que habían estructurado la política venezolana después de 1959: ADECO y COPEY. Forjó un régimen político personalista, cuyo objetivo fue utilizar la inmensa renta petrolera para ofrecer programas sociales que generaran apoyos internos, y subsidiar países de la región con Petrocaribe en busca de endosos.

La fórmula dio resultados. Chávez se mantuvo en el poder con el apoyo de importantes segmentos de la sociedad venezolana, a pesar de haber estado concomitantemente desmembrando la economía privada para gestar nuevos grupos de poder desde el Estado.

La naturaleza no fue benigna y Chávez murió de cáncer relativamente joven. Los beneficiarios del chavismo, sobre todo en los círculos de poder, se plegaron a Nicolás Maduro, elegido por Chávez al dedazo como sucesor.

Maduro, sin la parafernalia carismática de Chávez y con precios del petróleo más bajos, ha enfrentado mayores dificultades para mantener el orden político y económico. La oposición ha crecido aún en medio de divisiones; las manifestaciones de repudio van y vienen, pero el deterioro económico las ha agudizado; y, además, se ha producido un éxodo masivo de venezolanos a distintos países.

Durante estos últimos 20 años, Estados Unidos ha apostado en algunos momentos a derrocar el chavismo, y en otros a darle tiempo hasta que caiga. En este momento parece más dispuesto a deshacerse del régimen.

Las protestas sociales no han sido suficientes para destituir a Maduro por una sencilla razón: no se ha producido una ruptura importante entre los grupos de poder chavistas, que temen perder demasiado si cae el régimen. Ojo: los regímenes políticos no caen solo por protestas; tiene que resquebrajarse la estructura de poder.

Juan Guaidó puede ser un personaje pasajero o no. Su destino dependerá de que se produzca una ruptura en los sectores de poder del chavismo, y específicamente, entre los militares. Si eso ocurre porque se vean sofocados por la presión internacional, entonces Guaidó (u otro) podría pasar de la nada al poder.

Se escucha mucho hablar de la necesidad del diálogo, de la no intervención, y de que los venezolanos resuelvan ellos mismos la situación. Lo primero es que el diálogo en situaciones como la de Venezuela es ilusorio. El Gobierno no dialogará honestamente con la oposición porque no está dispuesto a ceder poder. Hay que arrancárselo. Por otro lado, independientemente de la presión que pongan otros países, sectores internos tienen que hacer el trabajo, a menos que se produzca una intervención militar extranjera, lo cual es difícil.

Los venezolanos no pueden resolver la tensión y polarización política porque el chavismo no está dispuesto a ceder poder. Por lo tanto, decir que la solución es asunto de los venezolanos es sinónimo de apoyar al más fuerte: el Gobierno.

La soberanía (siempre relativa) es solo posible cuando los pueblos tienen mecanismos para debatir y decidir a partir de una competencia política interna con instituciones estables. En Venezuela no hay esa posibilidad. Hay un Gobierno que ha querido controlarlo todo, una oposición desperdigada que protesta, y amplios segmentos hastiados que si pueden emigran.

En esos contextos, aumenta la posibilidad de acciones imperiales de intromisión, de las cuales, América Latina tiene muchos malos recuerdos.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/venezuela-sin-dialogo-ni-soberania/

 

Robo y criminalidad enero 23, 2019

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:57 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 23 de enero de 2019 en el periódico HOY 

En la Era de Trujillo (1930-1961), el único ladrón y matón era Trujillo, y unos familiares y allegados autorizados por el jefe para robar y matar. El resto de la población vivía en el orden terrorífico de la dictadura.

En los doce años de Balaguer (1966-1978), para gobernar, él permitió el enriquecimiento ilícito de los jefes policiales y militares. Aprendieron a subordinarse al poder civil a cambio de beneficios económicos. Balaguer también abrió el abanico de la corrupción a los dirigentes de su Partido Reformista. Se decía en ese entonces que había 300 millonarios.

En un comentario propio del cinismo caudillista, Balaguer dijo que la corrupción se detenía en la puerta de su despacho.

Después de la transición a la “democracia electoral” en 1978, en todos los gobiernos han surgido escándalos de corrupción: en el de Antonio Guzmán, en el de Salvador Jorge Blanco, en el de Balaguer, en el de Leonel Fernández, en el de Hipólito Mejía, y en el de Danilo Medina. Cada uno de esos gobiernos registra casos emblemáticos de corrupción que ilustran el mal.

Junto con la corrupción también se ha multiplicado el crimen organizado y la delincuencia callejera. Hasta 1978, los crímenes eran eminentemente políticos. Después de 1978, comenzó a incrementarse la delincuencia común, que se agudizó al pasar los años. También llegó el crimen organizado, sobre todo por la droga.

Como el erario es insuficiente para enriquecer tanta gente, los policías y militares entraron en un negocio que le es propio: la economía ilegal. La expansión del narcotráfico fue territorio fértil porque sin el apoyo de policías y militares es imposible que prospere ese negocio.

En la medida que los jefes policiales y militares se dedicaron a enriquecerse en la economía ilícita, abandonaron cada vez más sus responsabilidades de proteger la población y el país. La delincuencia se multiplicó ante los ojos de todo el mundo, y año tras año las autoridades se muestran incapaces de enfrentar el problema.

Aumentar el salario a los policías y militares para que no se corrompan no es solución porque los beneficios de la corrupción son más altos que cualquier salario viable. En cada rango, grande o pequeños, utilizan el poder que tienen para extraer recursos.

Este es un simple ejemplo: cuando voy al cementerio municipal (uno de los de Santiago) a visitar la tumba de mis padres, aparecen siempre dos policías en un motor que se paran frente de la tumba y no se quitan hasta que les doy una propina. Lo hago porque temo que si no, cometan o apoyen un acto de vandalismo. ¿Qué cantidad de dinero obtienen esos dos policías en simples tareas de cuidar un cementerio?

Que hay rasos empobrecidos, ¡sí! Pero todos aprenden, tarde o temprano, a utilizar el poder que tienen para asegurar beneficios económicos.

Como la corrupción permea también los estamentos civiles del Gobierno, hay una complicidad civil-policial-militar que opera en detrimento de la seguridad ciudadana y genera una sensación de desprotección.

Los más ricos se aíslan en viviendas con custodia y se desplazan con choferes, pero la inmensa mayoría de la población no tiene recursos para protegerse así y queda expuesta a los robos y asaltos.

En la Policía y las Fuerzas Armadas poco cambia, aunque cambien sus jefes, porque el acceso ilícito a recursos públicos y privados que estableció Balaguer en la década de 1960 se mantiene vigente, y ahora ampliado.

No hay forma efectiva de controlar la delincuencia común ni el crimen organizado porque los responsables de lograrlo están envenenados.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/robo-y-criminalidad/

 

Ciudadanía domesticada enero 16, 2019

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:50 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 16 de enero de 2019 en el periódico HOY 

La República Dominicana ha tenido un largo período de estabilidad política, en parte, porque la ciudadanía ha sido domesticada para protestar poco o no protestar. Desde que surge un movimiento social demandante se escucha un coro de críticas, independientemente de si los métodos de lucha son pacíficos o no.

Por ejemplo, cuando surgió Marcha Verde, se decía que la fuerza y legitimidad del movimiento dependía de que las protestas fueran pacíficas.

Pues bien, aunque sea prudente o recomendable utilizar métodos de lucha moderados, ningún movimiento social o político transformador ha logrado su cometido portándose bien. Todas las protestas necesitan llamar la atención, poner presión; y cualquier grupo de poder, en especial el poderosísimo Estado, se niega a hacer concesiones sin fuertes presiones.

El asunto viene al caso por la M que lanzó el FALPO al edificio de la Suprema Corte de Justicia. Los dirigentes saben que no lograrán ningún cambio con esa acción. Lo que sí lograron es que se hablara de ellos por unos días, y, sobre todo, plasmar gráficamente lo que mucha gente dice o piensa: que la justicia dominicana es una M.

Si lo que dice la gente es verdadero o falso, hay que determinarlo; y si se hiciera una investigación rigurosa de la justicia, probablemente el diagnóstico sería ignorado por alguna de las partes, porque la verdad importa poco en estos tiempos. Prima la impresión y la opinión, y lo único que posee la ciudadanía sin gran inversión es la opinión.

En línea con la opinión prevaleciente, el FALPO puede anotarse un triunfo, no importa cuánto haya sido criticado, o si la acción fue buena o mala idea. Como la ciudadanía no puede transformar la justicia porque el poder del Estado es muy grande para cambiarlo con opiniones, tirar excrementos fue una forma de llamar la atención, graficar la opinión y expresar indignación.

Se podría decir que por las buenas se consigue más. Se podría señalar la lucha por el 4% del PIB para la educación. Pero ojo: la decisión de asignar el 4% a la educación, si bien fue producto de esa lucha, lo crucial fue la decisión de un presidente que buscaba en el 2012 diferenciarse de su antecesor que se negó a hacer la asignación. Es decir, no fue la naturaleza de la lucha (pacífica en este caso) que determinó el resultado sino el cálculo político.

En el análisis de los movimientos sociales se asigna mucha importancia a la forma, a los métodos de lucha, pero los resultados generalmente tienen poco que ver con la forma, y más con las relaciones de fuerza.

Marcha Verde ha sido un movimiento pacífico, y lo que ha logrado fundamentalmente a la fecha es posicionar más el tema de la corrupción en el debate público. La mitad de los encartados ya están en libertad, la otra mitad en juicios inciertos, y otros responsables ni siquiera están en la lista de imputados.

La ciudadanía dominicana ha sido domesticada desde hace muchas décadas. Primero por imposición de la dictadura de Trujillo, luego por la represión de Balaguer, y posteriormente, por la idea de que cualquier atentado al orden arriesga la estabilidad política y económica del país. Los medios de comunicación (y ahora también las redes sociales) juegan un doble papel: agitan la ciudadanía y la llaman a la cordura.

Enfrentar el Estado (cualquiera que sea) es muy difícil porque tiene demasiados recursos económicos, represivos, simbólicos y mediáticos para defenderse e imponerse. La buena o mala conducta en las luchas es de importancia secundaria.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/ciudadania-domesticada/

 

 

Las iglesias evangélicas ganan terreno, la católica pierde enero 9, 2019

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:11 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 9 de enero de 2019 en el periódico HOY 

Las religiones compiten entre sí por conquistar adeptos (feligreses). El movimiento evangélico tiene una larga historia, pero para comprender su rol político actual en América Latina, hay que situarse primero a mediados del siglo 20 en Estados Unidos.

En las décadas de 1950 y 1960, los pastores evangélicos negros jugaron un papel crucial en la movilización a favor de los derechos civiles de los negros. A ese movimiento le siguió el de las mujeres y el de las minorías sexuales (o LGTB). Todos esos movimientos tenían un elemento en común: luchaban por la ampliación de derechos.

En la contra revolución que surgió a partir de la década de 1970 (y sigue hasta el presente) para limitar los derechos de esos grupos (ahora también de los inmigrantes), el Partido Republicano encontró en los evangélicos blancos un segmento electoral clave. A cambio de apoyo, se comprometió a impulsar su agenda social conservadora que ha incluido la oposición al aborto a partir de la elevación del feto a la categoría de persona con iguales derechos que la madre, y la oposición a los derechos de las minorías sexuales mediante la condenación de su conducta sexual como pecaminosa.

Al conjugar su agenda social conservadora con la del Partido Republicano y ofrecerle muchos votantes, los evangélicos blancos desplazaron del poder a las iglesias protestantes blancas tradicionales. También masificaron los mensajes religiosos a través del tele-evangelismo y la formación de mega iglesias.

En las décadas de 1970 y 1980, América Central vivía la confrontación entre dictaduras y guerrillas en medio de la Guerra Fría. Ahí comenzó el avance de las iglesias evangélicas en los países centroamericanos, y en otros de bajo nivel educativo como Brasil y la República Dominicana.

En ese entonces dominaba en la iglesia católica latinoamericana la teología de la liberación, que tenía puntos de coincidencia con los movimientos socialistas. Pero al ascender Juan Pablo II al papado en 1978, polaco y anticomunista, la iglesia católica dio un giro a la derecha, tanto en la teología como en los nombramientos de obispos y cardenales. Igual línea siguió el Papa Benedicto XVI.

Cuando el Papa Francisco ascendió, su discurso a favor de los pobres y los inmigrantes encontró una estructura eclesial de dirección conservadora; y, además, la acumulación de escándalos de pederastias que se extendía a más países. El aire novedoso de Francisco no ha sido suficiente para apagar los fuegos.

A diferencia de la iglesia católica que tiene una estructura jerárquica de la Edad Media, las iglesias evangélicas proliferan en base al emprendedurismo religioso. Quien tenga el don de la palabra y capacidad de convocatoria, pasa por un entrenamiento para ser pastor y formar una iglesia. Según el presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), más del 50% de las congregaciones evangélicas en la República Dominicana operan de manera independiente, no conciliar (Listín Diario, 13 de marzo 2018).

Para ganar poder político en América Latina, los evangélicos han desarrollado una estrategia de formar muchas iglesias, penetrar los medios de comunicación, y apoyar políticos que acojan sus ideas.

El asunto es más notorio a nivel presidencial donde políticos sin base electoral partidaria (los llamados “outsiders”), han recibido el apoyo de los líderes evangélicos para impulsar su agenda social conservadora. El caso más reciente es Bolsonaro en Brasil.

La iglesia católica coincide con las evangélicas en los temas del conservadurismo social, pero en las últimas décadas ha perdido feligreses y poder político en América Latina, mientras las evangélicas han ganado.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/las-iglesias-evangelicas-ganan-terreno-la-catolica-pierde/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: