ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

¿Cuántos muertos y heridos más? enero 31, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 4:54 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado en el miércoles 31 de enero de 2018 en el periódico HOY 

Da vergüenza y horror. La República Dominicana tiene el mayor índice de muertes por accidentes de tránsito en la región de América Latina y el Caribe con alrededor de 21 muertes por 100 mil habitantes, y también se coloca entre los primeros en el mundo en esos trágicos incidentes. Del número de heridos no se sabe, y son muchos más que los muertos. ¡Horrendo!

¿Qué sucede? ¿Qué explica esta tragedia nacional? ¿Por qué ser los peores? ¿Por qué no se toman medidas correctivas contundentes?

Las respuestas no son tan complicadas, ni tampoco las soluciones. Solo se necesitan reglas claras y que se apliquen correctamente para ver una reducción sustancial en los accidentes. Reglas hay, pero no quién las aplique.

Al igual que sucede con otras obras públicas, las carreteras se construyen sin el rigor necesario. Ahí está la carretera de Samaná, por ejemplo. Desniveles y curvas engañosas en una zona lluviosa. Casi siempre que he hecho ese viaje he visto accidentes. ¡Estadísticamente alarmante! ¡Humanamente imperdonable! Esa carretera es un escuadrón de la muerte, y, encima, el Estado tiene que pagar anualmente una millonada porque los peajes no son suficientes para saciar las ansias de riqueza de los constructores.

Los policías en las carreteras no sirven de nada. Todo el mundo sabe que un soborno resuelve las violaciones. Los conductores no temen y se exceden. Los policías buscan pesos.

El consumo de alcohol es una epidemia nacional. Los colmados tienen más neveras de cerveza y estanterías de ron que de leche o jugos. Hay vicio y no hay autoridad para impedir que tantos borrachos manejen. Estamos expuestos al desenfreno. Ser macho parece ser patrimonio nacional, y donde más se nota es en la violencia doméstica y en el volante. Por eso hay tantos feminicidios y accidentes de tránsito.

Los motoristas se creen dueños de las aceras, calles y carreteras. Pasan a los automóviles del lado izquierdo y derecho. Unos hacen competencia, otros sencillamente son imprudentes. La inmensa cantidad de motores, que conducen sobre todo hombres jóvenes e irresponsables, representan atentados cotidianos.

Estas son las razones principales de tantos muertos y heridos. Lo que debe hacerse para enfrentar el problema es obvio.

Exigir a los constructores mejores carreteras. No es suficiente llenar el país de asfalto si las carreteras son un matadero.

Transformar la Policía en una institución del orden, no del desorden. Debe ser parte de la solución, no del problema. Eso requiere terminar con la cultura del soborno, y también, una supervisión férrea de la fuerza policial en servicios de seguridad. No sirve de nada aumentar los salarios si no se termina con la corrupción; y el soborno es parte de ella.

Impulsar una campaña nacional bien diseñada para combatir la embriaguez en el volante, y multas grandes para aquellos que se encuentren manejando embriagados.

La circulación de motores tiene que ser bien regulada, y solo una Policía eficiente y honesta puede lograrlo. La infracción a las leyes no puede ser una diversión nacional, y muchos motoristas tienen que ajustarse.

¿Cuántos muertos y heridos más se necesitan para iniciar un cambio real?

Se aprobó una nueva ley de tránsito y todavía no se ven cambios. De nuevas leyes estamos hartos, y de nuevas instituciones requeté hartos.

Se necesita respeto a las leyes y quién imponga con legítima autoridad las leyes.

El costo humano y material de tantos muertos y heridos es demasiado alto, y la inmensa mayoría de los accidentados son personas menores de 40 años. Una inmensa tragedia.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/cuantos-muertos-y-heridos-mas/

Anuncios
 

¡Gracias, Tony Raful! enero 24, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 1:14 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 24 de enero de 2018 en el periódico HOY 

Me conmovió inmensamente leer tu artículo de ayer, martes 23 de enero en el Listín Diario, ¡Se me murió mi maestra! sobre mi tía Gladys Jacobo, fallecida el pasado 15 de enero en su casa, la de las altagracianas, en Santiago. Como bien dices, ella vivió toda su vida sin pretensiones, sin grandes deseos materiales, dedicada a la oración y a la enseñanza. Falleció cuando se le acabó el respiro a pesar del oxigeno que tenía conectado; fue el momento que pautó su quebranto, que la postró por casi un mes entre la clínica y la casa. En ese trajín final de la vida la acompañamos.

Nació en 1934, y ya antes de los 20 años había ingresado al magisterio. Fue una de las primeras mujeres maestras en el Colegio de la Salle de Santiago, y así se inició el lasallismo en nuestra familia.

Recuerdo que, en el turbulento principio de la década de 1960, nos tocó ser víctimas de la explosión de una bomba que lanzó la Policía contra las fuerzas anti-trujillistas en el barrio los Pepines de Santiago. Aquello ocurrió en la calle General Luperón, entre las calles 16 de Agosto y General Cabrera. Recuerdo vagamente que rápido volvimos a la casa de dos pisos en la 16 de Agosto, desde donde veíamos, por una pequeña ventana, los enfrentamientos. El color verde de la casa fungía como símbolo de tranquilidad y esperanza en medio de la violencia. Ahí vivíamos la familia extendida, y ahí también llegó a vivir la legendaria altagraciana Alicia Guerra.

De esas experiencias tempranas en los años de 1960 surgió mi interés por la política, que hasta el día de hoy me acompaña.

De Gladys y de mi mamá aprendí a valorar el magisterio, a llamarme maestra en el sentido más simple y pleno de la palabra. Gladys fue maestra en Santiago, en San Pedro de Macorís, en Gualey, en los Prados. Enseño a ricos, clase media y pobres. La clase social era irrelevante, su misión era la misma: enseñar. Decía con su típica paciencia que todo ser humano tiene derecho a la educación, a un techo y a un trabajo digno. En el año 2006 fue reconocida con el premio “Educadora Católica”.

Su vocación por el servicio superaba los desafíos, y en ese sentido asumió el espíritu del grupo religioso al que se unió desde muy joven: el Instituto Secular Nuestra Señora de la Altagracia. Servir en medio de la gente.

Asumió el catolicismo sin estridencias ni absolutismos, y su devoción fue profunda e inquebrantable. Decir que toleró mis cuestionamientos y críticas es testimonio de su tolerancia, su paciencia, su tranquilidad existencial.

Vengo de una familia profundamente católica, católica desde siempre, desde los bisabuelos que en mis primeros años de vida llegué apenas a conocer. Mi interés por lo social y lo político ha estado siempre marcado por el humanismo que señala el bien religioso.

Y debo admitir que, tener una tía dedicada a la vida religiosa me ha dado siempre fuerza interior para valorar la inmensa importancia de la dimensión espiritual de los seres humanos, y a la vez, cuestionar las ideas, que, desde las mismas religiones, pienso que tergiversan el propósito fundamental de lo religioso: hacernos mejores seres humanos.

Días antes de morir, mi hija le preguntó a la tía que mensaje quería enviarle a sus sobrinos. Su respuesta fue: “que sean responsables”. Con esa difícil y gratificante encomienda nos quedamos.

Gracias del alma Tony. Tu artículo me motivó a escribir este.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/gracias-tony-raful/

 

PRM, dos grandes pruebas enero 17, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:04 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 17 de enero de 2018 en el periódico HOY 

Al comenzar el año 2018, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) inicia el período más importante de su corta historia. Surgió para aglutinar el sector que salió del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y en las elecciones del 2016 demostró representar la mayoría del voto perredeísta. Como estreno, esa masa votante es un gran legado que ahora le toca preservar y aumentar para poder ser competitivo en futuras contiendas electorales.

Hacia el 2020, el PRM enfrenta dos pruebas cruciales: la selección de sus autoridades y la selección de las candidaturas.

La primera prueba ya se inició; es la selección de sus nuevos directivos programada para mediados del mes de febrero. Actualmente predomina el debate de quiénes serán los candidatos a ocupar puestos de dirección, y si estos deben contar o no con el apoyo de los principales líderes. Lo fundamental es que se celebren elecciones con el padrón establecido, que los votos sean fidedignos y se cuenten bien.

Es perfectamente normal que los principales líderes del partido apoyen candidatos específicos, y es cierto que tales apoyos pueden beneficiar esos candidatos (las elecciones nunca son totalmente equitativas). Lo que no pueden hacer los principales líderes es suplantar las votaciones por acuerdos previos. Los miembros del PRM deben tener la oportunidad de emitir sus votos con libertad por los candidatos de su preferencia para dirigir el partido.

El otro punto central en esta fase de selección de autoridades es que los elegidos traigan aires frescos al PRM. Para crecer y proyectarse como un partido con real potencial de triunfo en las elecciones del año 2020, el PRM tiene que abandonar la herencia divisionista y derrotista del PRD, y para ello, los líderes y las ideas deben renovarse. De lograrlo, el PRM habrá pasado con éxito su primera prueba de fuego.

La segunda prueba se presentará con la selección de candidatos a las elecciones del año 2020. Esa será la tarea compleja del 2019. Para ello, el PRM tiene como lección la experiencia del 2016. Sus posibilidades de triunfo aumentan exponencialmente cuando llevan candidatos con legitimidad en la sociedad.

Un partido en la oposición, que arrastra por herencia una historia de desaciertos políticos de sus dirigentes, no puede darse el lujo de ignorar ni engañar a la sociedad. Para avanzar electoralmente, el PRM necesita generar mucho entusiasmo y reales esperanzas; si no, se le hará muy difícil ganar las elecciones del 2020, por más hartazgo que haya en el electorado con el PLD.

La selección de la candidatura presidencial será crucial. Debe haber una competencia democrática, pero no puede haber traición ni en el proceso de precampaña ni después de la selección. El PRM no está en condiciones sólidas para darse el lujo de escenificar pleitos de tendencias ni boicoteos.

Para caminar hacia una victoria electoral necesita gestar competencia, por un lado, y capacidad de unidad por otro. En la democracia, la competencia es fundamental porque permite generar opciones, pero una vez concluido el proceso de competencia, los partidos tienen que lograr la unidad de dirección y propósitos. Si no, la competencia se vuelve riña, y las riñas terminan produciendo autodestrucción. He ahí las experiencias autodestructivas del PRSC y del PRD, que sirven como muestra de cómo hundir partidos que en una época concitaron gran apoyo electoral.

El sistema de partidos en la República Dominicana está muy debilitado y se encuentra en su peor momento. El crecimiento y fortalecimiento del PRM serviría para detener el progresivo deterioro del sistema de partidos.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/prm-dos-grandes-pruebas/

 

Cartelera política dominicana enero 10, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:23 am

Rosario Espinal

Articulo publicado el miércoles 10 de enero de 2018 en el periódico HOY

A partir de ahora, el país podrá ver varias telenovelas políticas que entretendrán a los fans. Las dos principales son: “El PLD al rojo vivo” y “El PRM en la cuerda floja”.

El danilismo y el leonelismo se tornarán más irreconciliables, aunque el Comité Político todavía funcione. Hacia adelante, el danilismo no querrá soltar las riendas, y tiene un gran dominio del partido y del gobierno. El leonelismo, por su parte, no se rendirá sin echar más peleas. El danilismo no tiene aún un sucesor identificado para reemplazar a Danilo Medina en la candidatura presidencial. El leonelismo está enfocado en Leonel Fernández, ni siquiera en su esposa que goza de mayor simpatía. Pinta conflictos al rojo vivo.

La magnitud de los conflictos será mayor o menor en función del nivel de aprobación de la gestión del presidente. Si repunta la aprobación, Danilo podrá sofocar los conflictos intra-partidarios. Si sigue bajando, aumentarán inmediatamente los niveles de conflictividad en el PLD y en la política dominicana en general. Se abriría entonces una ventana de oportunidad para la oposición.

El PRM, formado al vapor para competir en las pasadas elecciones, tiene el reto de construir el partido y armonizar las diferencias entre las tendencias de Hipólito Mejía y Luis Abinader.

Asuntos a dilucidar: ¿Quién tendrá el control del partido: Hipólito o Abinader? ¿Se enfrentarán o armonizarán? ¿Crecerá el partido? ¿Quién será el líder a encabezar la candidatura presidencial? ¿Se reorganizará la dirección? ¿Dominará la vieja guardia o se abrirán espacios de dirección a los jóvenes electos? ¿Logrará el PRM proyectar una imagen y visión de partido moderno, o sucumbirá ante el predominio de las viejas prácticas del perredeísmo?

Si el PRM logra articularse y crecer, entonces habrá un partido de oposición con posibilidades de llegar al poder en el 2020. Si fracasa en el intento, eso se traducirá en ventaja para el PLD. No hay que olvidar que el PLD lleva 20 años creciendo a expensas del PRD y del PRSC, y el PRM podría servir el mismo propósito si no administra bien sus conquistas electorales. Está en la cuerda floja.

En el PRD, aunque disminuido, se librarán también batallas. Los disidentes internos seguirán intentando despojar a Miguel Vargas de la jefatura, aunque no será fácil. Controlar la franquicia es fundamental para negociar con el PLD, o con cualquier otro partido, y lograr beneficios pírricos es lo único que puede hacer el PRD en estos momentos. No es posible desarrollar membresía ni simpatías propias en la condición de socio en una alianza donde otro partido es dominante. Si el PRD sigue siendo lo que es hoy, recorrerá el mismo camino que el PRSC. Ambos tienen dirigencias hábiles para buscar ventajas, pero han perdido el arraigo electoral.

Del PRSC hay poco que esperar. Es un partido electoralmente colapsado por múltiples divisiones. Sus dirigentes usan la franquicia para agenciarse posiciones electivas o designadas. Aliarse al PRM fue un golpe de suerte para asegurar el 5% de los votos que necesitaba en el 2016 para recibir muchos millones del financiamiento público de partidos hasta el 2020.

Muchos de los llamados partidos minoritarios seguirán haciendo negocios con el PLD; son parte del bloque gubernamental. Y los que abandonaron la alianza peledeísta (FNP, PQDC, PUN y APD), esperan que resurja Leonel para reintegrarse a la coalición peledeísta de la que tanto usufructuaron.

En todo este tejemaneje hay una evidencia clara: el Estado sigue siendo el gran botín de reparto y los políticos luchan por ser los agraciados. Falta una real esperanza.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/cartelera-politica-dominicana/

 

2018: ¿Qué esperan? enero 3, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:18 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 3 de enero de 2018 en el periódico HOY 

No son novatos, gobernaron de 1996 al 2000. No son incapaces, se formaron con Juan Bosch, hombre de aguda inteligencia. Volvieron al poder en agosto de 2004 con un amplio apoyo electoral, en medio de una crisis económica e institucional. Prometieron la modernidad, pero no han sido capaces de dar el salto para guiar la nación hacia el progreso real que se mide con desarrollo social.

¿Qué esperan los peledeístas para cambiar el rumbo del país? ¿O piensan ordeñar la vaca hasta secarla? No falta mucho; el endeudamiento va alto y cada día los problemas se agudizan.

Comencemos con uno medular: el crecimiento poblacional. De 1970 a la fecha, la población dominicana se ha más que duplicado; pasó de unos 4.5 millones a alrededor de 10 millones en la actualidad. Solo eso significa un inmenso desafío.

En un país muy desigual y de geografía pequeña, un aumento poblacional de esta magnitud debería motivar una política coherente de reducción de la natalidad y control migratorio. ¡Pero no! Se hace poco. Aumenta la población. La tarea es apremiante y requiere acción conjunta de diversas instituciones públicas como educación, salud, migración y fuerzas armadas. Todas ineficientes en lograr sus metas.

Las precariedades de vida de la población, producto de los bajos salarios, la baja calidad de los servicios sociales y los procesos inflacionarios cíclicos, debería ser foco de atención. ¡Pero no! La economía dominicana se ha caracterizado históricamente por la abundancia de mano de obra barata no calificada, y por los extensos beneficios fiscales otorgados al empresariado para que tenga grandes ganancias sin mejorar sustancialmente su productividad ni su competitividad.

No por casualidad el país ha registrado en las últimas décadas alto crecimiento económico acompañado de pobreza y desigualdad. Y no por casualidad, la estabilidad macroeconómica actual no se traduce en una mejoría real en las condiciones de vida de la mayoría.

La política económica, poco redistributiva, se ha acompañado históricamente de una baja y deficiente inversión social. Ofrecer mejor educación y salud a la población, retórica aparte, no ha estado entre los grandes objetivos de los gobiernos ni de los empresarios dominicanos. El 4% del PIB para la educación fue el mayor giro positivo, pero, aun así, la calidad es todavía muy deficiente.

Los políticos toman en cuenta a la gente fundamentalmente para facturar apoyo político a través de alguna modalidad clientelar. Por eso la democracia dominicana es de tan baja calidad.

En una economía de alto desempleo y bajos salarios como la dominicana, la delincuencia callejera seguirá aumentando. Y delincuencia es también corrupción pública y privada, tráfico de drogas, trata humana, prostitución infantil y los juegos de azar no regulados.

Con una economía de la delincuencia enraizada en el sector público y privado, civil y militar, cualquier plan de seguridad ciudadana se quedará muy corto si no se decide con determinación sanear, disciplinar y adiestrar los cuerpos del orden público y el sistema judicial.

Ante tantos servicios incompetentes (agua, luz, recogida de basura, salud, educación, transporte), la pregunta es obvia: ¿qué espera el gobierno para batear jonrones y no conformarse con ganar bases con bolas, o simplemente poncharse? ¿Se atreverán las autoridades actuales a dejar de pactar la inequidad, la ineficiencia y la impunidad para que el país pueda dar un salto al bienestar?

Gobierno: asuman su slogan, ¡Manos a la obra! La gente está harta de esperar viendo y viviendo el deterioro en las condiciones de vida. ¿Terminará el 2018 peor de lo que comienza? ¿Qué esperan para cambiar de rumbo?

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/2018-que-esperan/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: