ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

PRD: si quisieran, pero no enero 30, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:02 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 30 de enero de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

Dicen que querer es poder, y bien caería esta expresión al PRD. Si quisieran, hubiera mediadores para aplacar los ánimos y encontrar un salvoconducto institucional. Si quisieran, ganarían las elecciones de 2016. Si quisieran, mantuvieran fuerte el partido más longevo del país. Si quisieran, ayudarían a afianzar el tambaleante sistema de partidos. Si quisieran, animarían su electorado de 47%.

Pero no, no quieren, y ahí radica el problema del PRD. No quieren porque cada facción ha definido su existencia en función de la aniquilación de la otra. No quieren porque Hipólito Mejía y Miguel Vargas se creen propietarios de la candidatura presidencial. No quieren porque el protagonismo personal sobrepasa el más elemental cálculo de éxito político. No quieren porque han puesto el partido al servicio de sus propios intereses. No quieren porque no tienen nada especial que ofertar.

El PRD dejó de ser porque no fue; dejó de hacer porque no hizo. En 1962 prometió la democracia y se desvaneció. En 1978 prometió la socialdemocracia y se olvidó. En ambas oportunidades Joaquín Balaguer y sus huestes conservadoras estuvieron prestos para deshacer las esperanzas de justicia y libertad que la sociedad dominicana había depositado desde 1962 en el PRD. El 2000 fue la tercera, pero salieron derrotados en el 2004, con el partido y su liderazgo hipotecado en medio de una gran crisis económica-institucional.

Miguel Vargas ha sido el financista del partido, pero para llegar al poder se necesita más que dinero. Hipólito Mejía ha sido el carisma desbordado, pero para gobernar se necesita una meticulosa racionalidad. Ambos copan el liderazgo del PRD y ninguno aporta los ingredientes necesarios para articular el partido, encaminarlo en la oposición, y guiarlo hacia un futuro electoral promisorio. Por eso se acusan, disputan, pelean.

El domingo pasado el conflicto dio un giro significativo. Ya no es solo acusaciones o elecciones amañadas, sentencias acatadas o desacatadas. El pleito fue a sillazos, a piedras y tiros, a empujones y bombazos. Una verdadera irresponsabilidad pública. Los jueces del Tribunal Superior Electoral pueden colgar sus togas; lo que digan tiene poca relevancia. El conflicto es más político que legal, más visceral que racional, y el Tribunal no tiene suficiente legitimidad para cantar verdad.

Las sentencias han favorecido a Miguel Vargas, ¿pero qué hará él con una franquicia partidaria sin energía política y sin su dirigencia histórica? ¿Una empresa contratista del gobierno como hicieron los reformistas con el PRSC? ¿Y qué hará Hipólito Mejía en su agonía por volver al poder sin las legendarias siglas del PRD? Para avanzar en sus objetivos, ambos se necesitan más que los perredeístas a ellos, pero tienen el PRD secuestrado.

La iglesia no es mediación viable porque el PRD es una cruz muy pesada para cargar más allá de semana santa.

Cualquier intento serio de mediación requeriría de mucho tiempo y muchas condiciones. Que la mediación sea legítima y justa para ambas partes. Que Mejía y Vargas acepten encuentros cara a cara. Que se comprometan a respetar los acuerdos establecidos. Que la mediación se mantenga hasta concluir una convención democrática que instale nuevas autoridades con legitimidad para embarcar el partido en la selección de candidatos.

Se me ocurre que la única institución que podría tener interés y capacidad de una mediación larga y compleja es la Internacional Socialista. Si Mejía y Vargas deciden en algún momento someterse a los procedimientos democráticos, que recurran a esta instancia de impronta peñagomista. Si no, seguirá feroz la lucha entre ellos por la insignia del PRD. ¿Y el PLD? Gobernando a sus anchas con el PRD destrozándose.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/1/29/464763/PRD-si-quisieran-pero-no

 

Tantos ministerios, altas cortes y legisladores enero 23, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:11 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 23 de enero de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

Cada presidente agrega instituciones y empleados para agrandar la red clientelar que ampara la legitimidad de los gobiernos dominicanos. Danilo Medina cerró algunas pequeñas oficinas, pero dejó el personal para ser reubicado en nuevos programas. Efecto ahorro: probablemente cero.

¿De dónde sale el dinero para costear este Estado abultado? De un pueblo que por más que le digan que la presión fiscal es baja no aguanta, en su mayoría, pagar más impuestos.

Comencemos por los ministerios. En un país pequeño de 10 millones de habitantes hay 21 ministerios. Reducir el número sería una decisión lógica, pero implicaría eliminar personal, y ahí se traba cualquier reforma del Estado Dominicano.

Por ejemplo, no se necesita un Ministerio de Deportes ni uno de Juventud, pero si no lo van a eliminar, podrían fusionarlos. El deporte escolar debe ser responsabilidad del Ministerio de Educación, y el resto de las actividades deportivas que incumben al gobierno son fundamentalmente para jóvenes. Con estos ministerios fusionados se ahorraría con un ministro en vez de dos, seis vice-ministros en vez de 12, la mitad de los vehículos, gasolina, oficinas y directores regionales, secretarias y ayudantes.

Tampoco se necesita un Ministerio de la Presidencia y otro Administrativo de la Presidencia. Deberían fusionarse en un Ministerio de la Presidencia que abarque ambos. Ahí también se ahorraría reduciendo a la mitad muchos gastos.

En conclusión, de 21 ministerios, podrían reducirse a unos 15 que fueran más eficaces y económicos. Si predominara la racionalidad estatal, se haría, pero el clientelismo lo impide.

También deberían fusionarse dependencias del Estado que han crecido como yerba mala. Por ejemplo, la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) que creó Leonel Fernández para la construcción del Metro debe ser una dependencia del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, o estar fusionada con otras entidades públicas destinadas a regular el transporte.

Veamos las altas cortes. La Constitución Dominicana de 2010 creó el Tribunal Constitucional y el Tribunal Superior Electoral en adición a la Suprema Corte de Justicia.

Tener 13 jueces en un Tribunal Constitucional en un país de 10 millones de habitantes es una aberración administrativa. La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, un país de más de 300 millones de habitantes, tiene nueve jueces. Pero en República Dominicana hay 17 jueces en la Suprema Corte, 13 en el Tribunal Constitucional y 5 en el Superior Electoral (35 en total).

El Tribunal Constitucional lo hicieron gigante para acomodar facciones políticas, y el Tribunal Superior Electoral es innecesario porque habrá elecciones cada cuatro años. Fuera de algunas disputas electorales, los conflictos partidarios de naturaleza legal son mínimos, expulsiones casi siempre como escenifica ahora el PRD, por lo que debió especializarse una corte regular para tratar asuntos electorales cuando fuese necesario.

Todos esos ministerios y cortes tienen un funcionariado de altos sueldos, con vehículos caros, consumo de gasolina, secretarias y ayudantes, quieren edificios remodelados, y además, inventan lujosas pensiones como hizo la Junta Central Electoral.

¿Y qué decir del Banco Central, la Superintendencia de Bancos o el Banco de Reservas? De ahí salen millonarios los altos funcionarios.

Sobre el Congreso basta indicar que un sistema unicameral como tienen los países centroamericanos hubiese sido suficiente y más económico. Pero la nueva Constitución Dominicana aumentó (en vez de reducir) el número de diputaciones para acomodar más políticos, y mantuvo intacto el Senado. El número de provincias y municipios es también excesivo y agranda la nómina pública.

El pueblo dominicano no puede seguir costeando con más impuestos este abultado Estado para que un grupo se convierta en clase privilegiada por sus vínculos políticos.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/1/22/463746/Tantos-ministerios-altas-cortes-y-legisladores

 

PRD: una vergüenza nacional enero 16, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:15 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 16 de enero de 2013 en el periódico HOY y los portales de Acento y Noticias SIN 

La expulsión de Hipólito Mejía y Andrés Bautista, y la suspensión de Orlando Jorge Mera y Geanilda Vásquez eran sentencias esperadas. En la lucha fratricida del PRD, cada bando intenta rematar al otro para surgir triunfante.

La facción que lidera Hipólito Mejía se equivocó al sancionar a Miguel Vargas poco después de concluir el proceso electoral de 2012 sin contar con aval jurídico suficiente. Ahora se equivoca Miguel Vargas al expulsar o sancionar a sus opositores. El Tribunal Superior Electoral impidió la sanción de Vargas y le dejó la presidencia del PRD, ¿impedirá el Tribunal ahora la sanción de Mejía y compartes?

Desde hace mucho tiempo, en el PRD no funcionan las instancias partidarias de decisión y control; por tanto, no hay fiscal ni tribunal disciplinario con legitimidad para proceder a sancionar a nadie, y mucho menos cuando los sancionadores y sancionados pertenecen a facciones políticas opuestas que buscan aniquilarse una a otra. No hay un gran líder para mediar y no hay mecanismo democrático confiable para dirimir diferencias.

Lo que sí hay en el PRD es un gran déficit de inteligencia política. Miguel Vargas tiene un déficit de carisma y de formación política, e Hipólito Mejía tiene un déficit de racionalidad política. No obstante, ambas figuras se creen con capacidad para impulsar un renacer perredeísta y llevar el partido a un triunfo electoral. Como no pueden armonizar estrategias ni consolidar fortalezas, se pelean y buscan la aniquilación total. El espectáculo adquiere ya características patéticas.

Miguel Vargas tiene la presidencia legal del PRD pero carece de legitimidad política para ejercer eficazmente sus funciones. Muchos en la dirección y las bases perredeístas le imputan no haberse integrado de manera genuina a la campaña electoral de 2012. Su liderazgo comprado ha quedado debilitado.

Proceder ahora con la expulsión y sanción de los dirigentes opuestos es agudizar un conflicto sin perspectiva de resolución con mecanismos políticos legítimos. Por eso Vargas comete un error al promover juicios disciplinarios con montaje de mal teatro.

Asumir que eliminar temprano una parte importante de la dirección del PRD dará al partido la posibilidad de levantarse con tiempo suficiente antes de las elecciones de 2016, es un cálculo peregrino de la facción de Vargas. El PRD es una vejiga inflada que se desinfla de cualquier pinchazo.

Además, la expulsión o sanción de Mejía y compartes los puede convertir en víctimas, y como sucede con frecuencia en política, las víctimas tienden a recibir de la sociedad un tratamiento balsámico. Por eso, en vez de hundirlo, al cuquearlo, Vargas podría impulsar un renacer político de Hipólito Mejía, por lo menos ante las masas donde prima la emoción política.

El PRD se ha convertido en una vergüenza nacional por más de una razón. Es el partido más antiguo pero el que menos ha gobernado de la trilogía. Tiene más base leal que cualquier otro pero no las convoca para impulsar cambios importantes ni hacer oposición. Era el más progresista del sistema pero abandonó en cada ocasión las luchas sociales. Cuenta con más líderes conocidos a nivel nacional, pero es incapaz de encontrar una forma democrática de autogobernarse. Ha sido el más participativo pero no logró institucionalizar la democracia en el partido ni en el país. Como siempre, es degradado desde dentro y desde fuera.

El PRD es una reliquia maltratada de la política dominicana que ha perdido valor como antigüedad y como novedad. Sus líderes no inspiran; atemorizan o desconciertan. Su historia se diluye en episodios negativos, y su presente no hilvana un futuro de esperanzas para el pueblo dominicano.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/1/15/462725/PRD-una-verguenza-nacional

 

Machos cabreados enero 9, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:08 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 9 de enero de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

El año 2012 cerró con un episodio de violencia de género espeluznante. Un hombre mató tres mujeres y una menor supuestamente porque una de ellas, su ex pareja, no quería mantener relación con él.

Esta lamentable tragedia es un episodio más en la secuencia de feminicidios que plagan el país (en los últimos seis años se han registrado unos 1,200 casos); y una vez más, el victimario había sido reportado con antelación a las autoridades pero seguía libre. La tragedia culminó, al igual que en algunos otros incidentes, con el suicidio del victimario.

El año 2013 comenzó con otro episodio de un macho cabreado que intentó matar su ex pareja con sus niños en un incendio provocado. Por suerte no hubo muertos porque los encerrados escaparon al fuego. Muchas horas después, sin embargo, el hombre no había sido capturado por las autoridades.

La violencia intra-familiar y de género ha adquirido connotaciones epidémicas en la República Dominicana por su frecuencia y magnitud. El país se coloca entre los que más feminicidios registra en América Latina. Las causas en este y otros países son diversas y las soluciones difíciles, pero en el sustrato del problema hay mucho machismo perturbado y perturbador.

Una de las transformaciones más importantes de los últimos 50 años es la inserción de las mujeres al sistema educativo y al mercado de trabajo. Esto ha permitido a muchas liberarse del confinamiento y la explotación de género a que fueron sometidas.

Mientras las mujeres cambiaron, muchos hombres han permanecido acomodados en sus roles tradicionales, con la firme creencia de que las mujeres son de su dominio. Enfrentar un cuestionamiento a ese poder de manera explícita o implícita ha desestabilizado el poder asumido históricamente por los hombres, y algunos andan muy cabreados.

Ahora, el proceso de transformación en las relaciones de género coincide con el deterioro del rol hegemónico de los hombres en el plano económico. Más mujeres que hombres asisten a las universidades y obtienen mejores calificaciones en éste y otros países. Por otro lado, la economía de servicios iguala a hombres y mujeres porque desaparece la idea de que la fuerza física es esencial para obtener empleo y ejercer las funciones.

Además, para muchos empleadores en las nuevas industrias y comercios, las mujeres son más confiables y eficientes; y para la sociedad, el ingreso de las mujeres tiene mayor retorno en el hogar porque, en general, las mujeres destinan mayor proporción del ingreso a cubrir necesidades familiares.

Ojo, no es que las mujeres hayan alcanzado igualdad laboral ni política. Los hombres siguen ganando más por el mismo trabajo, ocupan las principales posiciones de dirección en las empresas y el gobierno, y muchas mujeres siguen siendo víctimas de acoso laboral y sexual. Pero comparado con la situación de hace 50 años, hay cambios favorables para las mujeres que han generado una crisis de la masculinidad machista.

Muchos hombres, rezagados en la educación y el mercado laboral, tienen que competir ahora con las mujeres por trabajos que en el pasado eran de su dominio. A la vez, los hombres son más propensos que las mujeres a tomar alcohol, emborracharse, usar drogas y portar armas, condiciones todas que aumentan la probabilidad de acciones violentas.

La sociedad dominicana no se preparó institucionalmente para enfrentar la crisis actual de la masculinidad machista y contempla despavorida los efectos violentos. Ante esta situación, hay que apresurar el paso para contener este flagelo que atenta contra la vida, degrada a las mujeres y a los hombres, y deja muchos niños  perturbados y desamparados.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/1/8/461697/Machos-cabreados

 

2013: una nueva oportunidad enero 2, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:00 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 2 de enero de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

Desde que era chiquita, y de eso hace muchos años, recuerdo el afán con el agua y la luz. En aquella época no abundaban las cisternas ni los inversores, y se usaban tanques cementados para recoger agua lluvia. Para iluminar, se utilizaban lámparas de gas y velones hasta en lujosas mansiones.

De tiempo en tiempo mejoraban los servicios, y después de un par de años volvían a empeorar. Cuando el precio del petróleo subía, el país oscurecía por los largos apagones financieros.

En busca de comodidad,  mucha gente comenzó a instalar cisternas e inversores, y los más pudientes adquirieron también plantas eléctricas. Así se normalizó la vida, a tal punto, que muchos edificios de clase media alta y alta tienen actualmente planta propia. Ha sido la solución particular al fracaso institucional.

Luego vino el otro eslabón del problema. Para llenar las cisternas se necesita agua de la ciudad, y para cargar los inversores electricidad regular buena parte del día. Con ambos servicios deficientes, la solución particular ha sido parcial.

Entre parche y parche, el pueblo dominicano se ha acostumbrado a vivir con precariedades de servicios básicos, totalmente injustificadas en un país catalogado de ingreso medio en mediciones mundiales, y donde a decir del gobierno, hay tanto progreso y tanta clase media.

Y hay más. Como en el país la corrupción abunda como yerba mala, mucha gente se roba la luz, entonces los que pagan reciben un servicio más caro. Pero hasta a eso se ha acostumbrado el pueblo que no protesta para lograr cambios.

Veamos ahora los impuestos. El PLD se ha embarcado en un proyecto para integrar de manera clientelar la mayor cantidad posible de dirigentes y activistas de partidos políticos. Para subvencionar toda esta gente, el gobierno necesita amplios recursos. Para generarlos, ha tomado mucho dinero prestado y ha realizado varias reformas tributarias para cubrir déficits acumulados.

Esas reformas han permitido recolectar dinero para que el Fondo Monetario Internacional (FMI) certifique el jueguito, y así el gobierno acceder a más préstamos con tasas de interés moderadas. En el mercado local, la tasa de cambio se ha mantenido relativamente estable y la inflación controlada. Es lo que se conoce como estabilidad macroeconómica.

Esa estabilidad es necesaria pero no suficiente para el bienestar de la gente. Se necesita también que la economía cree más puestos de trabajo en el sector privado (no botellas en el Estado) con salarios adecuados, y que el gobierno sea más eficiente y priorice mejor el gasto público para que los servicios sociales como educación y salud sean verdaderos salarios complementarios para las capas medias y bajas.

Mientras reine el clientelismo y la corrupción no habrá muchos cambios positivos en República Dominicana. La gente seguirá políticamente abobada esperando el maná prometido por los políticos, pero su bolsillo se resentirá, las remesas no serán suficientes para compensar los bajos presupuestos familiares, y se hace más difícil emigrar por la crisis económica mundial.

Un factor clave que tornó la sociedad dominicana políticamente abobada fue la frecuencia de elecciones, que en un sistema clientelar genera expectativas de cambio para beneficio personal, pero opera en contra de un mejoramiento real de los servicios públicos por el cortoplacismo de las respuestas gubernamentales.

Ahora, con elecciones cada cuatro años, quizás la gente despierte de su letargo y luche por un mayor bienestar.

El 2013 ofrece mejores condiciones para alcanzar cambios positivos por una razón: el gobierno necesita gestar legitimidad porque tiene un largo cuatrienio por delante.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/1/1/460712/2013-una-nueva-oportunidad

 

 
A %d blogueros les gusta esto: