ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

No es populismo, es clientelismo febrero 24, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:07 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 24 de febrero de 2016 en el periódico HOY

La semana pasada estuvieron en República Dominicana Gloria Alvarez y Rodrigo Arenas del Movimiento Cívico Nacional de Guatemala. Ellos promueven la idea de que el populismo es un mal endémico y extendido en América Latina, y propugnan por una República de emprendedores y poderes públicos garantes de la libertad individual.

Indiscutiblemente, el populismo ha sido un sello distintivo de la política latinoamericana. Los regímenes populistas se caracterizan por interpelar directamente al pueblo, movilizarlo, y agudizar las contradicciones sociales. Los casos más sonados de populismo de antaño son Juan Perón y Lázaro Cárdenas, y en las últimas décadas Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa.

En República Dominicana, sin embargo, nunca ha surgido un régimen populista ni un líder político populista. El sistema es eminentemente clientelista. Aquí el pueblo siempre ha sido desmovilizado y las contradicciones sociales diluidas.

Los excesos del populismo son negativos para el desarrollo económico y político. Pero una dosis adecuada de populismo es de las pocas fórmulas políticas conocidas en esta región para redistribuir recursos de los que más tienen a los que menos tienen.

Cuando Danilo Medina sorprendió la nación el 27 de febrero de 2013 con un discurso que incluyó una enérgica denuncia del injusto contrato negociado en el gobierno de Leonel Fernández con la Barrick Gold, utilizó un recurso populista. Eso, sin embargo, no lo hace un líder populista ni el régimen populista.

Medina sabía que cuatro años de gobierno con pocos recursos serían terribles. El gobierno había aprobado un paquetazo impositivo a fines de 2012 que golpeaba las clases medias y bajas, y los préstamos no podían suplir en mayor nivel el Presupuesto Nacional. Fue simplemente un episodio populista.

La constante en la política dominicana, independiente del partido en el poder, ha sido beneficiar al capital sobre el pueblo, mantener el pueblo desmovilizado, y buscar la inclusión social vía clientelar.

El populismo no es panacea. Los regímenes populistas son con frecuencia demagógicos y autoritarios, obstaculizan la construcción democrática porque sobredimensionan el personalismo, limitan la libertad de expresión, la autonomía de los poderes públicos y la formación de capital. Surgen y se afianzan en América Latina ante las grandes desigualdades cuando el clientelismo se agota.

En el caso venezolano, el sistema de competitividad electoral que prevaleció entre 1960 y 1980 colapsó en la década de 1990 porque el sistema clientelar en el cual se fundamentó no pudo dar respuesta a las crecientes demandas de inclusión social. Hugo Chávez reemplazó el sistema de partidos y forjó un sistema personalista que se sustentó en el poder militar y la transferencia de una parte importante de la renta petrolera hacia sectores empobrecidos.

Bolivia y Ecuador fueron sociedades oligárquicas hasta la década de 1990. Los movimientos indígenas se articularon y de ahí salió el apoyo fundamental a Evo Morales y Rafael Correa. Para sostenerse en el poder, estos presidentes tenían que movilizar las masas y acelerar los procesos de redistribución de riqueza.

El grave problema histórico de América Latina ha sido no haber logrado redistribución de riqueza a través de acuerdos entre gobiernos, empresarios y sectores populares. Las clases económicamente dominantes han dependido siempre de la súper-explotación de la fuerza de trabajo, y han vivido en contubernio con los gobiernos buscando excesivas concesiones y evadiendo mayores cargas impositivas.

República Dominicana no ha sido parte de la ola populista latinoamericana por diversas razones: el conservadurismo, la compactación de la élite, la extensa red clientelar del Estado que desmoviliza, la migración dominicana que quita presión redistributiva y la mano de obra barata haitiana sin derechos.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/no-es-populismo-es-clientelismo-2/autor/rosario-espinal/

 

Guillermo y Minou febrero 17, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:33 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 17 de febrero de 2016 en el periódico HOY 

El orden de los nombres es simplemente alfabético. Hecha la aclaración, prosigo. Guillermo Moreno y Minou Tavárez Mirabal han sido proclamados candidatos a presidente. Guillermo por Alianza País; Minou por Alianza por la Democracia (APD).

En las elecciones de 2012, Guillermo obtuvo 62,290 votos a nivel nacional, equivalente a 1.37% (perdió el reconocimiento legal). La APD postuló a Max Puig candidato presidencial y obtuvo 5,064 votos, equivalente a 0.11% (no perdió el reconocimiento legal porque tenía miembros en posiciones electivas producto de la alianza con el PLD en las elecciones legislativas-municipales de 2010).

En la campaña electoral de 2012, al igual que antes, Guillermo enarboló un discurso anti-corrupción. Max Puig, recién salido de la coalición peledeísta en la que estuvo muchos años y ocupó importantes cargos, también se unió al bloque crítico. Al final de la contienda, Danilo Medina ganó con 51% e Hipólito Mejía obtuvo 47%. Es decir, 98% del electorado votó por Danilo o Hipólito, a pesar de que había otras opciones.

Durante este último cuatrienio, Guillermo continuó con su discurso y acciones anti-corrupción, y cuando existía la posibilidad de que Leonel Fernández e Hipólito Mejía fueran los candidatos en el 2016, ascendió considerablemente en las encuestas, aunque en las más recientes ha bajado.

Minou, al igual que Max Puig, abandonó el peledeísmo y poco después formó Opción Democrática, organización a la cual la JCE negó el reconocimiento legal por el voto negativo de tres miembros. La APD, con la esperanza de superar los 5,069 votos obtenidos en 2012 y no perder el reconocimiento legal, ha postulado a Minou a la presidencia.

El escenario electoral de 2016 es diferente al de 2012, y aún más complicado para las organizaciones opositoras.

Primero, en 2012, Danilo Medina no tenía la estatura de líder político nacional que tiene ahora, producto de la alta aprobación de su gestión, que evidencian las encuestas. Segundo, el PRD se dividió y el PRM no cohesiona todo el voto perredeísta. Por el pacto Danilo-PRD, un segmento de perredeístas (ahora creciente) apoyará el gobierno, y otro se dispersará. Tercero, los sectores más conservadores han abandonado la alianza con el PLD, y se posicionan también con críticas al gobierno (caso de los Vincho y el PRSC). O sea que, en la crítica al gobierno coincide ahora una oposición variopinta.

Por razones que no tengo espacio para analizar en este artículo, las elecciones de 2016 serán más un referendo sobre la gestión de Danilo Medina que una contienda electoral competitiva. Entre los oposicionistas al gobierno el voto se fragmentará. Al ser Luis Abinader la primera opción opositora y provenir del PRD, captará un segmento importante del perredeísmo. El resto de los votantes se dividirá entre las otras opciones.

A través de la campaña, tanto Guillermo como Minou han enfatizado la doble vuelta como opción deseable y razón para mantener sus candidaturas propias. Medir el techo de cada candidato en primera vuelta, ha dicho Guillermo; darle opciones al electorado y forzar una segunda vuelta, ha dicho Minou.

Pero cualquier cálculo elemental plantea la siguiente interrogante. El PRM está en segundo lugar, y a mayo, es difícil su desplome total. Por eso, una segunda vuelta, de ocurrir, sería entre Medina y Abinader. ¿En qué favorece entonces una segunda vuelta a Guillermo o a Minou? ¿O piensan que el PLD y el PRM se desplomarán y ellos serán la primera o segunda opción?

La franja de votantes de Guillermo y Minou consiste en electores críticos, desencantados con los partidos tradicionales y dispuestos a votar. Con candidaturas presidenciales separadas, recibirán menos votos cada uno.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/guillermo-y-minou/autor/rosario-espinal/

 

Desesperados febrero 10, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:34 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 10 de febrero de 2016 en el periódico HOY 

Es la palabra del momento. Resuena en la radio, la televisión y en las conversaciones. A veces aparece en singular y otras en plural, en masculino o femenino. No importa la modalidad. Es la palabra del momento. Con ella se remueve cielo y tierra, se llega al firmamento. La palabra augura fracaso o éxito. Si usted no la ha escuchado ni pronunciado recientemente, revise; define posiciones y preferencias.

Desesperado está el gobierno, dice la oposición, porque en las encuestas bajan y bajan desde el 80 hasta el 40. Pronostican la pronta liquidación del PLD. Danilo estará eufórico, pero Leonel es todo truño. Caminan al precipicio, al infierno. El derrumbe es total, el Titánico se queda corto. Anuncios de cortesía de los partidos de oposición. Permanezca en sintonía, aún faltan tres meses de elucubración.

Desesperada está la oposición, dice el gobierno, porque en las encuestas no suben nadita de nada. Ni con gabela, ni OISOE, ni plantas de carbón, ni jueces corruptos ni venta de sentencias. ¡Oh no! Están estancados en el frío sótano dicen los flamantes voceros de Palacio y el PLD.

Esta contienda electoral bien podría llamarse como una telenovela: “Los desesperados”. Unos por ganar arrolladoramente y otros por ganar simplemente.

Desesperado está el pueblo dominicano, ¡ese sí! Desesperado con tantos robos y asaltos. El miedo no es percepción, ¡oh no, señor Ministro de Interior! Los ladrones rompen hierros y asesinan. No vale seguro de carros, ni alambres de púa, ni hierros, ni guardianes, ni perros, ni alarmas. Todo lo rompen, todo lo abren, todo lo violan. Hasta verjas eléctricas hay que poner ahora en busca de protección. Este país está lleno de ladrones; robar es un oficio. Matan por un celular, una cartera, y hasta por una simple discusión callejera. Y después de cometer sus fechorías, encuentran amigos en la policía.

Desesperado está el pueblo con la congestión del tráfico. No importa la hora ni las calles; es congestión por doquier. Y si la calle es solitaria, aún peor, da terror. Un asalto, un robo, llegan los pasoleros, En el mejor de los casos roban; en el peor, matan. ¿Y las carreteras? Una ruleta rusa: vías mal diseñadas, fallos de construcción y problemas de corrupción. Encabezamos el mundo en accidentes automovilísticos y las autoridades ni se inmutan. ¡Qué horror! ¿Y el alcohol? Más que leche se ingiere.

Desesperado está el pueblo con la cantidad de basura que no recoge ni el gobierno municipal ni el nacional. Fundas y fundas, desechos, mal olor; y los ratones, cucarachas, moscas y mosquitos hacen fiestas. Ni la fumigación puede con ellos, brincan y vuelan, pican y muerden.

Desesperado está el pueblo con el dengue, el chinkungunya, el zika, y demás mosquitos transmisores de virus que llegan del África lejana. Aquí tienen su habitad perfecto: basura, agua estancada, cañadas llenas de lama y cunetas atascadas que nunca han visto una escoba o un desagüe que funcione. Y ahora una huelga de médicos.

Desesperado está el pueblo con los impuestos, que suben y suben como si aquí sólo vivieran millonarios con yipetas. Es un jugoso 18% hasta para tomarse un cafecito. Llegó febrero y los supermercados abandonaron los clientes. No absorberán más el inflado ITBIS, aquello fue cortesía de enero.

¡Ah! y no se entusiasmen mucho con el derroche de dinero en las elecciones; después vendrá otro aumento de impuestos, porque todo cuesta y todo se cobra. Por ahora habrá caravaneo y bandereo, y nadie estará dedicado a resolver los graves problemas del pueblo. Es época de alboroto, activismo, engaños, transfuguismo y confrontaciones. Estamos en elecciones.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/desesperados/autor/rosario-espinal/

 

Comienza oficialmente el show febrero 3, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:30 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 3 de febrero de 2016 en el periódico HOY

La sociedad dominicana es altamente politizada. Para América Latina, este país registra un alto nivel de simpatía partidaria, de interés en la política y de participación en actividades de campaña. ¡Uy, qué maravilla! Hay además una vasta red clientelar, llevada a tal punto, que hasta muchos partidos de “oposición” son incorporados a esa red que administra el partido gobernante. Para toda esa gente, la política es asunto de vida o muerte.

Una amplia franja de votantes responde a intereses clientelares; es decir, al deseo de apoyar un partido en el poder para seguir accediendo a los beneficios adquiridos; otros apoyan uno de oposición que augure la posibilidad de acceder a esos beneficios. Todos son clientelistas, y su clientelismo es promovido y sostenido por los mismos partidos políticos, de gobierno y oposición.

Sólo una franja pequeña de votantes se coloca al margen de esa lógica clientelar. Entre esos, unos muestran actitudes críticas y aspiran a nuevas opciones partidarias, y otros rechazan la política. En la medida en que se recrudece la lucha clientelista, este sector se margina más de la política, porque no encuentra opciones partidarias alternativas con posibilidades reales de triunfo.

Mientras la economía dominicana crezca, mal o bien, el sistema de reparto clientelar de los bienes públicos continuará surtiendo efecto para la mayoría de los partidos. Es tal la situación, que el electorado aguanta ver el sistema de partidos resquebrajarse y utilizar métodos anti-democráticos para prolongar su existencia, y el show aún convoca.

La ciudadanía sabe que los políticos son corruptos, que el gobierno utiliza los recursos del Estado para hacer campaña electoral, y que hay gran inequidad entre las fuerzas políticas. Pero nada de eso perturba de manera contundente. Se habla de corrupción como un hazme reír. Piensen, ¿puede el Partido Reformista, el PLD, el PRD, o su nueva encarnación, el PRM, hablar de anti-corrupción? ¡Oh no! ¿Y qué decir de muchos partidos pequeños que abrazan alianzas con los grandes simplemente para usufructuar?

Iniciada esta semana oficialmente la campaña, veremos una vez más el show clientelar. Dinero a borbotones, mítines, caravanas, regalos y discolights.  Todo en nombre del proselitismo partidario ante una población que busca beneficios. Hasta por el bandereo pagan los partidos.

Como el objetivo principal de muchos es clientelar, más del 90% del electorado se decanta casi siempre por las dos opciones principales. Los demás no cuentan porque no llegarán, y si no llegan, no podrán asegurar el esperado reparto. Es un ejercicio de cálculo matemático.

El show termina casi siempre en primera vuelta, sea a ritmo de merengue, de son o guaracha, y hasta de música urbana. ¿Para qué prolongar? El voto por un seguro perdedor es voto perdido. Hay que maximizar las posibilidades de triunfo, piensan los electores.

La lógica clientelar explica que el PRSC se haya dividido en 10 pedazos y todavía dé la impresión de ser un partido importante. Son los padres fundadores del clientelismo. No tiene casi gente, pero sí diligentes dirigentes que buscan ganancia dónde sea y cómo sea.

La lógica clientelar explica por qué el PRM se unió al PRSC. Así compacta el voto clientelar opositor, aunque pierda el resto de la población.

La lógica clientelar explica por qué el PLD lleva 12 años consecutivos en el poder, toma y deja aliados, y su vagón va siempre lleno. Administra y controla el gran reparto. Casi todos los partidos políticos han pasado por sus manos.

La democracia dominicana es para muchos un cálculo de oportunidades materiales, y los partidos que la sustentan, han probado ser diestros repartidores.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/comienza-oficialmente-el-show/autor/hoy/

 

 

 
A %d blogueros les gusta esto: