ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Sexualidad: el grito de las iglesias julio 29, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:49 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 29 de julio de 2015 en el periódico HOY

En este país se niegan derechos sexuales y reproductivos en nombre de un puritanismo que en nada refleja la verdadera realidad social dominicana.

Este país es exportador de trabajadoras sexuales (comúnmente conocidas como prostitutas) porque aquí no hay empleos suficientes para que esas mujeres permanezcan en su tierra en labores alternativas. En el distrito rojo de Ámsterdam hay una sección de dominicanas, y se encuentran también en esa ocupación en otros países de Europa, Sur América y el Caribe, e incluso en el Medio Oriente. Esas mujeres se buscan la vida como puedan y donde puedan en condiciones sociales adversas para subsistir y enviar remesas a sus familias. Nada de eso levanta el grito al unísono de las iglesias.

Aquí mismo, sin ir muy lejos, en las zonas turísticas hay abundancia de transacciones sexuales de parte de hombres y mujeres, incluidos muchos jóvenes, y hasta niños y niñas sumidos en la pobreza (¿recuerdan el ex nuncio?). Con simplemente observar en cualquier poblado playero se detecta rápidamente quién anda en qué. Pero nada de eso levanta el grito al unísono de las iglesias.

La República Dominicana registra uno de los índices más altos de embarazos de adolescentes en América Latina, y para combatir ese problema está probado que predicar abstinencia no ha dado buenos resultados. Muchos jóvenes dominicanos siguen practicando el sexo sin controles adecuados y reproduciéndose a destiempo. Que es un grave problema lo saben hasta las iglesias, pero de ahí a resolverlo hay un gran trecho.

También está comprobado que a mayor pobreza, menor acceso a la educación y a los servicios de salud; por tanto, los pobres tienden a procrear más hijos que la clase alta y media. Resultado: se empobrecen más. Nada de eso levanta el grito al unísono de las iglesias.

La República Dominicana es un país superpoblado (y Haití peor), pero tampoco eso levanta el grito de las iglesias. Por el contrario, se oponen a la educación sexual y algunas, como la católica, se oponen hasta al uso de métodos anticonceptivos. Creced y multiplicaos es el mandato como si esta isla estuviese aún despoblada.

Todo intento de legislar a favor de la educación sexual ha terminado engavetado en el Congreso porque las iglesias se oponen rotundamente. Ahí sí levantan el grito al unísono y proclaman que no le toca al Estado, sino a los padres, la educación sexual de los hijos.

Pero sucede que la sexualidad es generalmente tema tabú entre padres e hijos. Cuando los padres botan el miedo para hablar con sus hijos sobre la sexualidad (si es que lo botan), ya los hijos tienen relaciones sexuales o incluso han procreado. La inmensa mayoría de los niños y jóvenes aprenden sobre la sexualidad con los amigos y en los medios de comunicación.

Como muchos padres no hablan de sexualidad con sus hijos, es importante que el Estado asuma el rol de educar a través del sistema escolar, pero ¡oh no!, las iglesias se oponen rotundamente. No quieren que se toque el tema a menos que sea a su manera, y los legisladores no quieren problemas con curas ni con pastores para que no los ataquen en sus prédicas. Puro chantaje y cobardía. Resultado: todo se queda igual. Mucho sexo sin ley ni conocimiento.

En este puritanismo hipócrita, las mujeres jóvenes son las grandes perdedoras. Muchas quedan embarazadas a destiempo, y una vez procrean, aumenta la probabilidad de vivir sin marido en la pobreza, y así, sucesivamente.

Aprender sobre la sexualidad no produce depravados sexuales. Estigmatizarla sí es de alto riesgo sexual y social.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/sexualidad-el-grito-de-las-iglesias/autor/rosario-espinal/

Anuncios
 

Soberanamente julio 22, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:28 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 22 de julio de 2015 en el periódico HOY 

Soberanamente, República Dominicana ha mantenido por cien años una política migratoria irresponsable, de frontera abierta a la trata humana, de corrupción y complicidad que ha resultado en una migración desbordada de haitianos indocumentados.

Soberanamente, el Gobierno Dominicano y muchos empresarios en la agricultura y la construcción han empleado esos inmigrantes porque son más baratos que los trabajadores dominicanos.

Soberanamente, República Dominicana mantuvo toda esa población inmigrante indocumentada con salarios bajos; y como toda especie, esos inmigrantes se reprodujeron; y al ser muy pobres, sus descendientes también son mayoritariamente pobres.

Soberanamente, el Tribunal Constitucional, siguiendo previo veredicto de la Suprema Corte de Justicia, emitió la Sentencia TC 168-13 que declaró indocumentados a todos los descendientes de inmigrantes indocumentados nacidos en territorio dominicano, retroactivo hasta el año 1929. Así, toda la prole junto a los padres quedaron indocumentados.

Soberanamente, el Poder Ejecutivo sometió al Congreso la Ley 169-14 para enmendar el daño causado por la Sentencia TC 168-13 a muchos descendientes de inmigrantes indocumentados, incluidos los que tenían documentos legalmente emitidos por una entidad del Estado Dominicano. Esa ley fue aprobada y aplicada.

Soberanamente, el Congreso Dominicano aprobó en agosto de 2004 la Ley Nacional de Regularización de Extranjeros, pero nadie realmente la ejecutó hasta que se armó el titingó por la Sentencia TC 168-13 a fines de 2013.

Soberanamente, la mayoría de los dominicanos no quiere a los haitianos en territorio dominicano, pero después que el Gobierno Dominicano permitió que entraran, y junto con muchos empresarios los emplearon, no es tan fácil sacarlos, ni siquiera vociferando.

Soberanamente, el Gobierno Dominicano solicitó que la Asamblea General de la OEA del año 2016 se realice en República Dominicana. ¿Para qué si está inmerso en una disputa con esa organización?

Soberanamente, el Gobierno Dominicano tiene que deportar los inmigrantes indocumentados que no se acogieron al Plan de Regularización, so pena de incumplir una vez más la ley y dejar al pueblo agitado esperando las anunciadas deportaciones.

Soberanamente, el Gobierno Dominicano tiene que proceder a deportar aunque circulen fotos por todo el mundo de muchos inmigrantes caminando bajo el mismo trayecto del sol, llenos de pobreza y sudor, y aunque eso produzca internacionalmente lamentación o indignación.

Soberanamente, el Gobierno Dominicano puede enviar toda su diplomacia a decir que República Dominicana no puede cargar con los pobres haitianos que consumen el presupuesto en salud. Y soberanamente el Gobierno puede omitir que esos inmigrantes cruzaron la frontera con la complicidad de las autoridades dominicanas, y fueron empleados por el Gobierno en el CEA y en las construcciones del Metro, túneles, carreteras y elevados.

Soberanamente, el Gobierno Dominicano puede engañar al pueblo dominicano diciendo que van a deportar, hacer algunas redadas, y luego dejar todo igual porque esa mano de obra barata e indocumentada la usa el Gobierno y los empresarios en el agro y la construcción.

Soberanamente, si el Gobierno Dominicano realmente quisiera que los haitianos se fueran, podría obligar a los empresarios, incluido el propio Estado, a emplear fundamentalmente trabajadores dominicanos. Pero ojo: eso rápidamente aumentaría los salarios, y ahí no quieren verse ni el Gobierno ni los empresarios porque subirían los costos de producción y se reducirían las ganancias.

Culpar a otros países y organismos internacionales del problema migratorio dominicano puede emborrachar de nacionalismo hasta a los más connotados abstemios, pero no contribuye a solucionar un problema grave de la economía dominicana: la adicción a la mano de obra barata.

La explotación es amiga de la soberanía solamente cuando la soberanía contribuye a mantener la explotación. Es así en República Dominicana, en Haití (aún peor) y en cualquier otro confín.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/soberanamente/autor/rosario-espinal/

 

 

Luis Abinader y Guillermo Moreno: desafíos julio 15, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:05 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 15 de julio de 2015 en el periódico HOY 

La encuesta Gallup-HOY de esta semana es la primera entre las que realizan importantes medios de comunicación del país, en ofrecer datos sobre las preferencias electorales después de la aprobación de la reelección a favor de Danilo Medina, y la proclamación de Luis Abinader como candidato presidencial del PRM.

En el plano electoral, las conclusiones principales que se derivan de los datos del mes de julio son las siguientes: una, Danilo Medina tiene una cómoda ventaja para ganar las elecciones de 2016 (sacaría 62.6% en el peor de los escenarios presentados por la encuesta); dos, la candidatura de Luis Abinader aún no despega (sacaría 22.7% en el mejor de los escenarios presentados por la encuesta); tres, Guillermo Moreno ha vuelto a su nivel natural de preferencia electoral una vez Leonel Fernández e Hipólito Mejía salieron de la competencia (3.6% como candidatura individual y 6.3% si encabezara una alianza); cuatro, la candidatura presidencial de Quique Antún en el PRSC es inviable.

Esos números podrían variar en los próximos meses, pero deben ser tomados en cuenta por todos los partidos y candidatos que participarán en la contienda de mayo 2016.

Los desafíos son particularmente grandes para la oposición, específicamente para Luis Abinader que encabeza las preferencias entre los candidatos opositores, y para Guillermo Moreno que aparece en segundo lugar.

Para maximizar su potencial electoral, Luis Abinader enfrenta cuatro grandes desafíos, todos complejos, y todos coincidentes en el tiempo a menos de un año de las elecciones.

Primero, compactar y solidificar el PRM, ejerciendo un liderazgo sobre todos esos dirigentes acostumbrados a la falta de coherencia y cohesión política que caracterizó la participación en el PRD. Segundo, articular la diversidad de organizaciones y líderes que conformarían la Convergencia, evitar desmembramientos, y motivar más adhesiones políticas.  Tercero, forjar un liderazgo convincente ante la ciudadanía en contenido y estilo. Cuarto, organizar una campaña electoral magistral, de pocos errores. Si Luis Abinader falla en cualquiera de estos puntos, se desplomarían sus posibilidades electorales ante un PLD constituido con un poder avasallador.

¿Qué tiene Luis Abinader a su favor electoralmente? La masa votante perredeísta que ha quedado aún más a la deriva con la renuncia de Miguel Vargas a la candidatura presidencial, y el posible apoyo de un segmento de independientes cansados del PLD. Es un buen comienzo, pero no suficiente para enfrentar la poderosa maquinaria peledeísta con dominio absoluto del Estado, inmensos recursos económicos de campaña, control de las instancias administrativas y judiciales que guían el proceso electoral, y un candidato presidencial de alta aprobación.

El desafío para Guillermo Moreno es más simple, pero no menos relevante. No tiene perspectiva realista de ganar la presidencia, por lo cual, su dilema radica entre ir solo o unirse a una posible alianza opositora encabezada por Luis Abinader. Si va solo, Moreno sería coherente con ofrecer una alternativa a todos los grupos tradicionales que han gobernado, pero perdería; y aún más, ayudaría a que la victoria del PLD sea aún más contundente porque dividiría el voto oposicionista.

Si toda la oposición se unifica en torno a una candidatura y realizan una campaña electoral magistral, podrían, aunque no ganen la presidencia, tener una representación importante en la Cámara de Diputados y a nivel municipal. Para lograr alguna senaduría, tendrían que escoger varias provincias donde el PLD lleve candidatos flojos y entonces presentar candidatos alternativos de arraigo popular.

El camino para la oposición hacia el 2016 es sin duda muy difícil, por eso, sólo con unidad, disciplina, propuestas atractivas y mucha inteligencia política, podrían enfrentar los obstáculos.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/luis-abinader-y-guillermo-moreno-desafios/autor/rosario-espinal/

 

Los inmigrantes haitianos y cinco estupideces julio 8, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:19 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 8 de julio de 2015 en el periódico HOY 

Primero: en Haití hay más de 10 millones de habitantes, la mayoría pobrísima. Muchos se fueron o quieren irse de su país, pero nadie los quiere en el mundo por ser muy pobres y muy negros. Por décadas, el Gobierno Dominicano permitió y fomentó la migración de haitianos indocumentados  para explotar esa mano de obra barata en la agricultura, la construcción, y luego en el turismo. En vez de calificar la mano de obra dominicana, tecnificar y elevar salarios, la economía dominicana ha descansado en la explotación de la fuerza laboral haitiana indocumentada. En la frontera, los oficiales dominicanos han cobrado peaje para el tráfico ilegal. Por estas razones, y no por presión internacional, llegaron tantos haitianos a República Dominicana. Negar esta realidad culpando a terceros del problema migratorio es una estupidez que aísla este país.

Segundo: hace mucho tiempo debió iniciarse el proceso de regularización de inmigrantes. La Ley de Migración se aprobó en el 2004, pero Leonel Fernández la ignoró. Peor aún, algunos de sus poderosos funcionarios hicieron jugosos negocios con Haití. El Gobierno de Danilo Medina tampoco tenía en agenda enfrentar el problema migratorio haitiano. Con una pobreza recrudecida en Haití por el terremoto, República Dominicana debió reforzar la custodia fronteriza para evitar mayor tráfico ilegal de haitianos, pero no lo hizo. Fue una estupidez típica de la corrupción y el desorden en el Gobierno Dominicano.

Tercero: la Sentencia TC 168-13 tuvo como objetivo negar los derechos de nacionalidad a los descendientes de haitianos. Con una caprichosa interpretación, el Tribunal Constitucional declaró a todos los descendientes de inmigrantes indocumentados ilegales, aún tuvieran documentos legales. Esta aberración desató un debate nacional e internacional, y por ser una legislación de mala fe, muchas acciones del Gobierno Dominicano son vistas ahora con recelos por la comunidad internacional. Presentar como obra de bien haber reconocido la nacionalidad a 55 mil descendientes de haitianos, a quienes la Sentencia TC 168-13 despojó de nacionalidad teniendo documentos legales, no redime a República Dominicana. Por eso es una estupidez cacarear eso como una gran concesión a los haitianos.

Cuarto, hacer coincidir en el tiempo la implementación de la nefasta Sentencia TC 168-13 que se refiere a los descendientes de inmigrantes indocumentados, con el necesario Plan de Regularización de Inmigrantes, ha multiplicado las controversias y contaminó el proceso de regularización que debió haberse iniciado en 2005. Fue una estupidez desnacionalizar los descendientes y mezclar ambos procesos.

Quinto: Danilo Medina ha caído en la trampa de ser rehén de los ultra nacionalistas que tienen a Leonel Fernández como líder. La ultra derecha dominicana encuentra en el rechazo a la migración haitiana un tema de amplio apoyo, porque la inmensa mayoría de  los dominicanos no quiere los haitianos en el país. El objetivo de la ultra derecha es enarbolar el nacionalismo para ganar apoyo político, y declara constantemente a los funcionarios del Gobierno de Medina incapaces de defender la soberanía dominicana. Pero por más que Medina y sus funcionarios asuman el radicalismo nacionalista, no podrán satisfacer las demandas de esa ultra derecha porque gobernar no es lo mismo que vociferar. La República Dominicana es una economía pequeña y abierta que depende en gran medida de la agricultura y el turismo para generar divisas, y tiene a Haití como segundo mercado de exportación. Tanta bravuconería de nacionalismo hueco es una estupidez (pregúntele a Donald Trump), y de proseguir tendrá efectos negativos para la economía del país.

República Dominicana tiene absoluto derecho de regular la migración, pero debe hacerlo de manera ordenada y sin estridencias. El avispero actual es contraproducente.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/los-inmigrantes-haitianos-y-cinco-estupideces/autor/rosario-espinal/

 

El avispero con los haitianos julio 1, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:54 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado en miércoles 1 de julio de 2015 en el periódico HOY 

Comencemos por lo esencial: la mayoría de los haitianos en territorio dominicano no se irá, ni serán repatriados ni legalizados, porque el Estado Dominicano y muchos empresarios necesitan esa mano de obra barata para explotarla. Ahora veamos los accesorios.

La mayoría de los dominicanos no quiere los haitianos en el país. Para dulcificar ese rechazo se apela a la solidaridad con el terremoto; y en la búsqueda de culpables por su presencia, se acude con frecuencia al argumento de que hay un plan internacional para que República Dominicana cargue con la pobreza de Haití.

Esa pobreza es sin duda el factor que empuja a la migración, pero la corrupción de los funcionarios dominicanos de frontera abre la compuerta.

Repito: la razón fundamental de tantos inmigrantes haitianos es que el Gobierno Dominicano y muchos empresarios han atraído por décadas esa mano de obra barata, indocumentada y depauperada para explotarla. Su único valor es que trabajan de sol a sol por míseros salarios. Cumplida esa labor, son indeseables.

Estos seres subhumanos son rechazados por la élite haitiana, por los dominicanos, los norteamericanos, los europeos, e incluso por los caribeños cariconeños. Su gran pecado es ser muy pobres y muy negros.

La inmensa mayoría de los haitianos nunca tuvo derechos formales en República Dominicana, ni tampoco los reclamaron. Esa era la clave de la “relativa tranquilidad” entre haitianos y dominicanos, hasta que llegó la Sentencia TC 168-13.

Esa Sentencia declaró oficialmente ilegales, de manera inapelable, generalizada y retroactiva, a todos los descendientes de extranjeros indocumentados de 1929 en adelante. Quiso ser tan avasalladora, que de un caso llevado al Tribunal Constitucional por Juliana Deguis, se aplicó a cualquiera en la misma situación; y de un expediente actual se llevó a 1929.

Desde entonces, hay un avispero nacional e internacional. Todo lo que se diga o haga sobre el tema produce una confrontación o una acusación, y hasta insultos de la peor calaña.

Para moderar las consecuencias aberrantes de la Sentencia, el Gobierno Dominicano tuvo que reconocer la ciudadanía de una parte de los descendientes de inmigrantes indocumentados nacidos en territorio dominicano, según estableció la Ley 169-14. Por su parte, el Plan de Regularización legalizará una fracción de los inmigrantes después que revisen casi 290 mil solicitudes.

Ante el avispero, algunos haitianos se han auto-repatriado y otros lo harán a la fuerza, pero al final, la mayoría volverá porque expulsarlos y reingresarlos es un gran negocio.

Además, ¿quién cavará los hoyos del Metro, de túneles, avenidas y edificios? ¿Quién recogerá el café, el cacao y el arroz? ¿Quién cortará la caña? ¿Los dominicanos por míseros salarios? ¡Oh no!

Los beneficiarios políticos de este avispero no serán los sindicados nacionalistas que hablan de polo patriótico. El tema haitiano no divide electoralmente la sociedad dominicana porque la inmensa mayoría no quiere los haitianos en el país. El beneficiario político será Danilo Medina, que aprovechará los foros para pronunciar discursos soberanistas que lo eleven a la categoría de héroe nacional.

El costo del avispero es alto para República Dominicana porque envilece públicamente el alma, profundiza las desavenencias entre dominicanos y haitianos, entre países amigos y República Dominicana, y con organismos internacionales de derechos humanos.

Eventualmente el avispero disminuirá en intensidad cuando sea evidente que la mayoría de los haitianos no se fueron, y que la mayoría se quedó sin papeles, porque esa mano de obra la necesita el Gobierno Dominicano y los empresarios para seguir explotándola. Legales saldrían más caros.

Es puro teatro; y el avispero fuera divertido si no tuviera como perjudicados centrales a tanta gente depauperada.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-avispero-con-los-haitianos/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: