ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Binomio destructor febrero 25, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:18 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 25 de febrero de 2015 en el periódico HOY 

Por más que avanza el tiempo, que se promulgan nuevas constituciones, nuevas leyes, nuevas sentencias, nuevos reglamentos y se crean nuevas cortes; por más que proliferan las carreras de derecho y se gradúan abogados; la única conclusión posible al celebrar este nuevo aniversario de la Independencia es que la ley en este país es una ficción. Pero no cualquier ficción: es una ficción explotadora, manipuladora y anti-democrática.

Antes se creía que el problema era la dictadura de Trujillo, cuando la ley fue injusta y opresora. Luego vino la semi-dictadura de Balaguer y la ley fue un hazme reír y la Constitución un “pedazo de papel”. Luego llegó la democracia electoral y la ley se irrespeta, se cambia y reinterpreta según convenga. Ah, eso sí, siempre a favor de los llamados poderes fácticos.

Trujillo trajo los haitianos a trabajar en los cañaverales, y a la vez los expulsaba o exterminaba en otros lugares. Forjó una noción de patria autoritaria, cristiana y españolizada. Los inmigrantes haitianos sólo servían para trabajar de sol a sol. De compartes, Trujillo tenía en Haití a gobernantes tan perversos y explotadores. Los braceros venían con contratos gubernamentales, recibían una tarjetita que los acreditaba como residentes en un batey, y sin documentación, quedaban para siempre fuera de la ley.

Balaguer continuó la misma práctica. Más y más inmigrantes indocumentados haitianos ingresaron en los 12 años cuando se expandió la producción. ¿Su función? Realizar los trabajos más duros por el menor salario. Balaguer escribió la “Isla al Revés” para desdoblarse en redentor de la patria blanca-cristiana-españolizada y consolidar el binomio destructor: explotación-patrioterismo.

La historia sigue igualita, con una diferencia importante: el problema migratorio es ya muy grande y no hay una figura política que ejerza el poder dictatorialmente como hicieron Trujillo y Balaguer. De ahí el supra-poder que asume el Tribunal Constitucional.

Repito por enésima vez: el Gobierno dominicano ha sido el promotor del flujo migratorio indocumentado haitiano para ofrecer mano de obra barata a los empresarios y al propio Estado en el agro y la construcción. Por eso nunca ha controlado efectivamente la frontera. Por eso ha primado siempre el desorden y la incoherencia en la política migratoria.

El grave problema de República Dominicana es que cada día se hace más difícil al Gobierno y a los empresarios conjugar la súper-explotación laboral con los derechos humanos. Por eso promueven ahora el patrioterismo a ultranza para encubrir tantas violaciones acumuladas. Que en Haití todo es peor no debe ser consuelo de nadie.

Actualmente, el Estado Dominicano ha devenido en feudos de poder que se contradicen en objetivos y estrategias migratorias. El Tribunal Constitucional impulsa la agenda restrictiva de derechos que promueve la ultra-derecha patriotera. Como el Tribunal está blindado, impone su parecer a los otros poderes. El Poder Ejecutivo reacciona para acomodar presiones, y en ese tira y jala, se dificulta la posibilidad de encontrar soluciones racionales al complejísimo problema social derivado de la adicción empresarial (pública y privada) a la explotación laboral.

Nadie en República Dominicana quiere los inmigrantes haitianos indocumentados, excepto los empresarios y el Gobierno para explotarlos. Ellos mismos promueven el patrioterismo porque para seguir explotándolos necesitan emborrachar las masas dominicanas y doblegar aún más a los más marginados.

Un país es verdaderamente patrio si la justicia vence a la explotación y la verdad a la infamia. En la historia dominicana, las clases dominantes han preferido siempre la explotación y la infamia. Por eso este país se llenó de haitianos indocumentados y hay tantos dominicanos depauperados. Por eso desde 1844 declaran traidores a los patriotas, incluido Juan Pablo Duarte el gran desterrado.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/binomio-destructor/autor/rosario-espinal/

 

Las encuestas: ¿pegamento o candidatura? febrero 18, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:22 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 18 de febrero de 2015 en el periódico HOY

Ya es parte del conocimiento general que las encuestas electorales muestran una panorámica de las preferencias en el momento en que se realizan. Esto no significa, sin embargo, que las encuestas, por lo menos las bien realizadas, no tengan ninguna validez más allá del momento concreto. Una de las mejores fuentes de fortaleza de una encuestadora es la posibilidad de comparar sus datos a través del tiempo, y para ello, las preguntas deben mantener consistencia aunque se ajusten a la realidad cambiante.

Sorprende a cualquier observador que encuestas realizadas en tiempos similares, como ha sucedido recientemente con ASISA y la GALLUP-HOY, muestren resultados tan diferentes. La marrulla, si se produjo, escapa al análisis técnico; pero si no la hubo, las diferencias en resultados se deberán probablemente a la forma en que formularon las preguntas. Por ejemplo, si a los encuestados se dio la opción explícita de escoger entre tres candidatos no es igual que escoger entre cuatros; y cuáles tres o cuáles cuatro.

Cuando un sistema partidario está en proceso de descomposición como sucede actualmente en República Dominicana, se dificulta aún más hacer predicciones electorales confiables; y la incertidumbre interpretativa es mayor en sociedades como la dominicana que se caracterizó en las últimas décadas por tener un sistema de partido estable.

En estos momentos, la realidad político-partidaria dominicana se caracteriza por un colapso electoral del reformismo (el PRSC carece de votantes porque los absorbió el PLD), y una desintegración del PRD con dos facciones lideradas en este momento por dos figuras (Hipólito Mejía y Miguel Vargas) sin capacidad de ganar elecciones presidenciales. Sus números son relativamente bajos o no se perfilan con posibilidades de ascenso para alcanzar más del 50% de los votos en el 2016.

El proyecto de gobierno a largo plazo del PLD tiene como uno de sus pilares el colapso de la oposición; y sin duda ha sido funcional, sobre todo, porque a pesar de sus múltiples triunfos, desde el año 2011, diversas encuestas mostraron el debilitamiento del liderazgo de Leonel Fernández, y en 2012 el PLD no alcanzó como partido individual 40%.

No obstante, el ascenso de Danilo Medina al poder se vio como un receso para que Fernández volviera a gobernar sin perturbación cuatro años después dadas las estipulaciones de la Constitución de 2010. La realidad se ha develado más compleja aunque Fernández encabece las encuestas como posible ganador en el 2016.

Se puede culpar a la oposición o a la facción de Danilo Medina del desgaste de Fernández, pero al hacerlo se pierde de vista que el declive en apoyo proviene desde su propio gobierno, es decir, antes de que Medina fuera popular. Eso no significa que Fernández no tenga un legado visible, ni tampoco que no pueda ganar las elecciones de 2016. Lo que significa es que disminuyó la valoración de la ciudadanía hacia su forma de gestión política.

Ante el colapso del reformismo, la desintegración del PRD y las dificultades de Leonel Fernández, el presidente Medina es actualmente el pegamento del sistema político dominicano. Por la simpatía que ha generado desde la Presidencia, no hay en el país una fuerte crisis partidaria con impacto severo en las preferencias electorales y en el sistema político.

Si ese pegamento se remueve porque Medina está constitucionalmente impedido de repostularse en el 2016, República Dominicana verá fragmentación y volatilidad en las preferencias electorales, aunque el PLD y Fernández se perfilen como ganadores por representar, para un segmento amplio de la población, la opción menos mala ante el descalabro de la oposición.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/las-encuestas-pegamento-o-candidatura/autor/rosario-espinal/

 

 

Reelección: ¡Oh adicción! febrero 11, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:48 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 11 de febrero de 2015 en el periódico HOY 

La historia dominicana muestra una fuerte adicción reeleccionista, y no proviene fundamentalmente del pueblo, aunque ahora muchos la deseen según indican las encuestas, sino de los dirigentes y activistas políticos.

En el 2002 se instauró el sistema de una reelección inmediata para Hipólito Mejía poder repostularse. El “nunca jamás” fue el aderezo para hacerla potable. Mejía fracasó en el intento, pero a la fecha no se ha dado por vencido; está ahí de nuevo en el ruedo.

En el 2008, Leonel Fernández comenzó su segundo mandato consecutivo gracias a Hipólito Mejía; pero hacia el futuro inhabilitado por el “nunca jamás”. Fernández se dedicó entonces a cambiar la Constitución, y para disimular su verdadera intención, anunció una amplia reforma que hasta llamó Revolución Democrática. Como era de esperarse, la Constitución de 2010 eliminó el “nunca jamás”. ¿Beneficiarios? Fernández y Mejía que ahora rondan por cuarta vez en intención reeleccionista. ¡Qué adicción!

Miguel Vargas sigue apostando a la repostulación en la nominación de su disminuido partido. En 2008 perdió las elecciones presidenciales y en 2012 la nominación del PRD. No conforme, se impuso otra vez para ser candidato.

La adicción reeleccionista también se manifiesta ahora entre los seguidores del presidente Danilo Medina. Reclaman otro cambio constitucional para reinstaurar la reelección inmediata; y otra vez, para hacerla potable, hablan del “nunca jamás”. Arguyen en defensa que por primera vez en la historia dominicana mucha gente desea la reelección. ¿Pero y si Medina hubiera resultado impopular?

El sistema clientelista y caudillista de República Dominicana dificulta que los presidentes y sus colaboradores imaginen una vida lucrativa (o por lo menos entretenida) sin estar en el poder o luchando por él. En el proceso, empantanan los partidos y desmeritan las leyes.

Actualmente, el reeleccionismo de Leonel Fernández e Hipólito Mejía mantiene las aspiraciones de otros precandidatos sepultadas, y dificulta el buen desenvolvimiento de sus respectivas organizaciones.

En el PLD, ningún precandidato tiene posibilidades reales de ganarle a Fernández en unas primarias; por eso muchos ven en Medina la única alternativa.

En el PRM, sin estructura ni arbitraje partidario, Hipólito Mejía tiene mayores probabilidades de imponer su candidatura por contar con una recua de seguidores con beneficios acumulados. Ha perdido dos elecciones y el presente no le augura mejor suerte, pero insiste.

Lean bien, por favor: no hay sistema de reelección perfecto. La reelección indefinida presenta el riesgo de que un presidente utilice todos los resortes del poder para quedarse por largos años. La prohibición total de la reelección impide que un presidente bien valorado pueda repetir en el cargo, ya sea inmediatamente o posteriormente.

Los sistemas que combinan la permisión y la prohibición son más razonables para acomodar el derecho que debe tener la ciudadanía de repetir con un presidente popular, sin que nadie intente eternizarse en el cargo.

En países de fuerte tradición caudillista como es el caso dominicano, la mejor opción es  permitir una repostulación inmediata y nunca jamás. La segunda mejor opción es permitir una repostulación inmediata y dos períodos de espera antes de poder acceder nuevamente a una postulación. Estas modalidades facilitan la circulación del liderazgo político, un componente esencial del sistema democrático.

El día que en República Dominicana se haga una reforma constitucional sobre la reelección para consolidar la democracia, no debe ser para beneficio de un presidente específico y debe perdurar en el tiempo.

Lamentablemente, República Dominicana está lejos de formular y respetar leyes que favorezcan la institucionalidad democrática. Es febrero de 2015 y retumba en el ambiente político el reeleccionismo de los danilistas, leonelistas, hipolitista y miguelistas. ¡Oh adicción!

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/reeleccion-oh-adiccion/autor/rosario-espinal/

 

El caudillismo: vivito y coleando febrero 4, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:43 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 4 de febrero de 2015 en el periódico HOY 

En la democracia es esencial hacer valer los procesos institucionales sobre los designios de las personas, aun aquellas con gran carisma y capacidad de generar adhesiones políticas.

En los partidos, una expresión manifiesta de la institucionalidad es la capacidad de crear adhesión a la organización por encima de sus líderes.

Sin duda, los individuos cuentan en política; por eso, por ejemplo, hay mejores y peores candidatos en una campaña electoral, y hay mejores y peores presidentes. Pero un partido institucionalizado deberá tener los mecanismos establecidos para escoger en competencia legítima a los mejores, sin que los peores se impongan arbitrariamente. Es cuestión de simple lógica electoral para intentar ganar.

Los mecanismos para elegir candidatos han cambiado a través del tiempo. En los inicios, cuando los partidos no estaban masificados, predominaba el caudillismo craso. Actualmente se utilizan primarias, donde los aspirantes buscan el apoyo mayoritario de los miembros de su organización o del electorado en general, según sea el sistema de primarias imperante.

En República Dominicana, el caudillismo fue una constante durante el siglo 20 en dictadura y en democracia. Trujillo fue un caudillo militar que impuso de manera dictatorial su poder por 31 años.

En las décadas de 1960 y 1970, Joaquín Balaguer se erigió en caudillo. Tenía seguidores, pero no suficientes. Impuso sus triunfos en elecciones fraudulentas. Lo caracterizó el “vuelve y vuelve”.

Juan Bosch fue un caudillo, aunque su poder personalista se moderara por sus principios de justicia social. José F. Peña Gómez también fue un caudillo, aunque por su negritud y origen haitiano no llegara a la presidencia.

Desde la transición política de 1978, el país espera el fin del caudillismo. ¡Pero oh no!, sigue vivito y coleando.

El PLD está mejor organizado que otros partidos; aun así, Leonel Fernández se ha declarado el líder que lleva y entrega la antorcha, aunque actualmente tiene de obstáculo ante a sus planes reeleccionistas la alta aprobación de Danilo Medina, que ha buscado desde la presidencia generar adhesiones políticas.

Con el sistema de reelección no consecutiva que estableció la Constitución de 2010, se fomenta el caudillismo. He ahí que Leonel Fernández e Hipólito Mejía estén aspirando por cuarta vez a la candidatura presidencial.

El PRD, después de ser una mina de líderes políticos, ha devenido en un partido disminuido y atrapado, e imposibilitado de ganar elecciones. Las encuestas hablan por sí solas.

El nuevo engendro político llamado Partido Revolucionario Moderno (PRM) tiene dos figuras enfrentadas por la candidatura presidencial. Con Hipólito Mejía en el ruedo electoral, las aspiraciones de Luis Abinader quedan truncadas. Ahí no hay condiciones para celebrar primarias democráticas.

El Partido Reformista es tan caudillista que nunca pudo superar la pérdida de su inefable padre. Es una organización moribunda que se mantiene en la palestra gracias al PLD que inyecta a sus dirigentes con puestos en el Gobierno.

Los otros partiditos son todos caudillistas, alguien es batuta y constitución. Como tontos no son, la mayoría se cobija en un partido ganador.

El caudillismo es endémico en el sistema político dominicano (y en otros países de similar estructura social) porque muchas personas viven del negocio político y dependen del Estado para subsistir o para hacer fortuna.

Si Leonel Fernández e Hipólito Mejía son los principales candidatos de la contienda electoral de 2016, un amplio segmento del electorado carecerá de entusiasmo en el mejor de los casos, o estará simplemente asqueado. Será una reedición más del caudillismo; ambos en cuarta repostulación y con alta tasa de rechazo.

Pero el mesianismo los embriaga y el clientelismo los sostiene.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-caudillismo-vivito-y-coleando/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: