ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Repito, el tollo migratorio febrero 28, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:50 am

Rosario Espinal

Articulo publicado el miércoles 28 de febrero de 2018 en el periódico HOY 

Antes de que termine febrero, mes llamado de la patria, y después del discurso del presidente Danilo Medina, quiero insistir en algunas ideas que he publicado anteriormente con respecto a la migración haitiana en la República Dominicana.

Primero, la inmensa mayoría de los dominicanos quiere que se detenga la migración haitiana, y que se repatrie un gran número de inmigrantes indocumentados. Pero ¡ah!, el Gobierno no la detiene ni repatria en la magnitud que desea la ciudadanía.

Segundo, hemos llegado a este tollo migratorio por la complicidad de los gobiernos dominicanos con muchos empresarios, sobre todo en la agricultura y la construcción, para mayores ganancias empresariales. Esa es la principal causa dominicana del tollo. Que los haitianos quieran irse de su país es entendible; como también se quieren ir muchos dominicanos.

Tercero, en su ineficiencia y desorganización, el Estado Dominicano nunca desarrolló un plan de documentación para los inmigrantes indocumentados y sus descendientes. Entre los nacidos en territorio dominicano, unos recibían actas de nacimiento y otros no. Eso generó confusión y caos, que hasta la fechan reinan, a pesar de las leyes aprobadas para regularizar inmigrantes.

Cuarto, como el Gobierno dominicano no ha querido controlar la migración ilegal ni regularizar realmente a los inmigrantes y descendientes, para así mantener abundante mano de obra barata, el problema se abordó con leyes a medias. Grave error.

Quinto, en el año 2005, la Suprema Corte declaró a los inmigrantes indocumentados y sus descendientes “en tránsito”, aunque hubiesen nacido y vivido por largos años en República Dominicana. Esa Corte asumió que el mundo no sabía el significado del término “en tránsito”. Gravísimo error.

Sexto, luego, la Junta Central Electoral comenzó la cacería, reteniendo documentos o negándoselos a personas de ascendencia haitiana. Un abuso.

Séptimo, la Constitución de 2010 estableció por primera vez de manera explícita, que los hijos de inmigrantes indocumentados no calificaban para recibir la nacionalidad dominicana; y a la vez estableció que los hijos de dominicanos en el exterior podían recibirla. Es decir, un niño nacido en Nueva York de padres dominicanos, que nunca vivirá en República Dominicana, puede obtener la nacionalidad dominicana; pero un niño que nace y vive el resto de su vida en territorio dominicano de padres indocumentados no puede obtenerla. En 50 años, este país será un apartheid con dos tipos de habitantes: los que tienen derechos ciudadanos y los que no.

Octavo, asumir que las medidas de exclusión forzarán los descendientes de haitianos a auto-deportarse a Haití es una ficción. La inmensa mayoría de los descendientes de haitianos no irán a vivir a Haití, como tampoco vendrán a vivir en la República Dominicana la inmensa mayoría de los hijos de inmigrantes dominicanos radicados en Estados Unidos y Europa, aunque le regalen la nacionalidad dominicana.

El gran tollo migratorio dominicano no se soluciona con sentencias arbitrarias que aumentan las ilegalidades y matan las esperanzas. Tampoco con vocinglería en los medios de comunicación ni de los políticos. La solución requiere de medidas estrictas de control migratorios que nunca se han establecido en este capitalismo de plantación.

El gobierno tiene que controlar eficazmente la frontera para detener la migración ilegal, debe otorgar visas de trabajo a inmigrantes haitianos que necesite la economía dominicana, debe realizar un programa de repatriación ordenado de indocumentados recientes, y otorgar la nacionalidad a los descendientes de inmigrantes indocumentados que nacieron y se han criado en la República Dominicana.

Si el Gobierno sigue siendo cómplice de muchos empresarios en la híper-explotación laboral, el tollo migratorio continuará agravándose exponencialmente con inmensas consecuencias sociales.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/repito-el-tollo-migratorio/

Anuncios
 

Una Ley Electoral, por lo menos febrero 21, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 4:46 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 21 de febrero de 2018 en el periódico HOY

Repito por enésima vez: lo que procede es aprobar una nueva Ley Electoral antes que la Ley de Partidos. Aprobar cualquiera de estas dos leyes es difícil por los intereses partidarios envueltos, e intentar aprobar ambas conjuntamente es aún más difícil.

En cualquiera de estas leyes, cada disposición genera ganadores y perdedores, y nadie quiere perder. Por eso, los políticos dominicanos tienen casi dos décadas boicoteando la aprobación de estas leyes, aunque digan lo contrario; aunque proclamen que su aprobación es crucial para el fortalecimiento de la democracia.

El financiamiento es el principal obstáculo. Ningún partido quiere tener que reportar quién le donó (con nombre, apellido y cédula) ni cuánto. Eso tampoco lo quieren los donantes. Y sin transparencia en el financiamiento privado, esas leyes serán de limitada utilidad. De todas maneras, hay que aprobar una Ley Electoral mínimamente aceptable.

La decisión del Comité Político del PLD de no tomar una decisión sobre el sistema de primarias y enviar la discusión de ambas leyes al Congreso, demuestra que la máxima dirigencia del partido ha rehuido su aclamada función. Cierto, es el Congreso que debe decidir, pero el PLD siempre se ha vanagloriado de tomar decisiones importantes en su cúpula y enviar directrices a sus legisladores para que actúen acorde con el centralismo democrático. Ahora no.

Devuelto al Congreso para que los legisladores debatan, augura que difícilmente se aprobarán estas leyes. Pero volver a unas elecciones en el 2020 con una Ley Electoral de 1997, que no está acorde con la Constitución de 2010, es una irresponsabilidad política del partido mayoritario en el Congreso.

Los principios generales que deben guiar la reforma de la Ley Electoral, y también, de una nueva Ley de Partidos eventualmente, son los siguientes, según argumenté en un artículo que publiqué el año pasado: la participación, la representación y la gobernabilidad.

La participación se refiere a la incorporación de la ciudadanía al proceso político.  La representación al sistema mediante el cual los votos se convierten en escaños y se crean mecanismos de toma de decisión (es a través de la representación que unos pocos adquieren legitimidad para gobernar a muchos).  La gobernabilidad a la capacidad de ejecutoria y a la legitimidad de la gestión gubernamental. Ninguna disposición electoral logra simultáneamente un balance perfecto entre participación, representación y gobernabilidad.

La funcionalidad de una reforma electoral debe evaluarse en función de sus méritos intrínsecos, pero también, de las características y posibilidades del sistema político en el que se aplicará. No hay una fórmula exclusiva ni remedio perfecto.  La democracia puede existir en una diversidad de situaciones políticas siempre y cuando se mantengan como referentes, y con un balance aceptable, los tres principios enunciados.

El sistema electoral debe ser confiable y efectivo.  Que sea confiable depende en gran medida de la calidad de los mecanismos de registro, votación y conteo, y de la disposición de las élites partidarias de cumplir con las reglas de juego establecidas.  Que sea efectivo depende de la agilidad de los mecanismos electorales y la facilidad con que los electores los entienden, aceptan y participan.

La reforma electoral tiene que aumentar la credibilidad del sistema electoral, de su administración, y de los gobernantes que serán electos mediante el voto.

Los partidos deben evitar nuevas reformas electorales para satisfacer simplemente intereses partidarios. Tampoco deben seguir posponiéndolas por irresponsabilidad colectiva. Es tiempo ya de darle un marco legal aceptable a las elecciones.

¿Está el Congreso Dominicano en disposición de hacerlo, y bien? En sus manos está el reto.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/una-ley-electoral-por-lo-menos/

 

El pene, ¿arma de destrucción? febrero 14, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:00 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 14 de febrero de 2018 en el periódico HOY 

Si se alarma o sonroja con el título de este artículo, ha estado usted por otras latitudes.

Los feminicidios son una epidemia nacional. ¿Lo sabía? La razón más común asignada es celos; supuestamente se mata por eso. Pero si los celos llevan un hombre a asesinar una mujer, entonces, el cerebro es guiado por el órgano incorrecto. Si fueran casos aislados, la destrucción fuera casual, ¡pero no!, son muchos casos. Conclusión, el pene es un arma de destrucción en esta sociedad.

¿Sigue alarmado o alarmada con el término pene? Reflexione, hay más. No se sabe el número exacto de violaciones sexuales en este país, pero son muchas. Aquí se violan ancianas de 90 años, según publican los periódicos; se violan mujeres mayores de 60 y 70 años; se violan mujeres de -edad media y jóvenes, y lo peor de lo peor, se violan niñas, así como lo leyó, niñas hasta de dos años. ¿Con qué se violan? Concluya usted si se alarma o sonroja con el órgano de destrucción.

¿Qué hacen las mujeres ante una violación? A veces la denuncian (ahora más que antes), pero en muchos casos, las mujeres y sus familias callan. Callan por miedo al hombre, callan porque la Policía está llena de machos violentos, callan porque no confían en la justicia, callan porque la sociedad estigmatiza a las víctimas.

La estigmatización de las víctimas es parte del ejercicio perverso del poder. Dicen: si no hubiese estado de chivirica no la hubieran violado; si no saliera de noche no la hubieran violado; si no hubiese dejado la hija sola, no la hubieran violado; etc., etc., etc. La mujer ha sido históricamente culpada de su opresión; mientras el hombre, con su arma de destrucción, es exculpado o justificado hasta por muchas mujeres.

En la última semana he sabido de tres casos repugnantes de violaciones sexuales, incluidas muertes. El más dramático es el cuádruple asesinato con violaciones que ha conmovido el país. El tal Víctor Alexander, alias “Greña, Chamán Chakra” o “Metálico” violó dos niñas después de asesinarlas. ¿Imaginan ustedes, dos niñas después de asesinarlas? Ante el hecho, escuché una persona decir: “pero esa madre no debió juntarse con ese tipo”. Concuerdo, esa madre no debió, pero la culpable de los asesinatos y de las violaciones no es la madre, es el tal Chakra con su pene destructivo.

Para entender el machismo, las violaciones sexuales y los feminicidos, hay que poner atención a la sexualidad masculina. Es una sexualidad muchas veces de poder absoluto, de desenfreno, de destrucción.

Cualquier persona puede sentir celos, pero no necesita golpear ni matar; cualquier persona puede tener deseos sexuales intensos, pero no violar. La sexualidad violenta es producto de una siquis enloquecida con el poder.

Las mujeres no violan sexualmente porque no tienen pene. Así de sencillo. En la mitología del poder, eso se ha considerado inferioridad. El hombre es dotado de un órgano con capacidad de erección; la mujer no, por eso es definida como inferior. ¡Vaya explicación! El híper-poder sexual, asignado culturalmente al hombre, ha constituido siempre un atentando a los demás, sobre todo a las mujeres.

Ante la plaga de violencia masculina, los hombres deberían reflexionar sobre el pene, y entender, que fuera de las funciones biológicas, incluida la sexual con consentimiento mutuo, el pene no debe tener otros usos, y mucho menos, ser arma de destrucción de la integridad física y emocional de las mujeres.

La sexualidad debe ser tierna e igualitaria. Mensaje de hoy, 14 de febrero, a hombres y mujeres.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-pene-arma-de-destruccion/

 

 

PLD, en un punto álgido febrero 7, 2018

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 2:35 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 7 de febrero de 2018 en el periódico HOY 

Desde el año 2004, el PLD ha acumulado un inmenso poder. Tres factores han contribuido de manera significativa a forjar el PLD como partido hegemónico en la República Dominicana: la racionalidad y la disciplina partidaria, la relativa estabilidad macroeconómica en el país, y la desarticulación de la oposición partidaria.

La racionalidad y la disciplina partidaria han permitido al PLD sortear desde el 2007 hasta la fecha, la lucha de poder entre tendencias vinculadas a los dos principales líderes del partido: Leonel Fernández y Danilo Medina. Estar en el poder les ha ayudado a evitar una ruptura formal.

La relativa estabilidad macroeconómica ha evitado que surja un movimiento guiado por el “e’pa fuera que van”, como ocurrió al final del gobierno de Hipólito Mejía. La inestabilidad económica de 2003-2004 ha sido útil al PLD como diferenciador de estrategias económicas. Esa relativa estabilidad macroeconómica de la última década no quiere decir que la mayoría de la población haya experimentado una mejoría sustancial en los niveles de vida, sino que la inflación y la devaluación han sido moderadas.

La desarticulación de la oposición ha sido crucial para posicionar de manera privilegiada al PLD. Ha ganado todas las elecciones desde el 2004 sin mayor competencia. Los demás partidos se quedan cortos, o muy lejos de alcanzar el 50+1 requerido para ganar la presidencia.

A pesar de los escandalosos actos de corrupción, el PLD sigue beneficiándose de la relativa estabilidad macroeconómica y la debilidad de la oposición. Pero dos graves problemas acechan: las aspiraciones presidenciales para el 2020 y la posibilidad de una crisis de deuda externa eventualmente.

Después de la desaparición de Juan Bosch del escenario político, el PLD operó con un liderazgo único, el de Leonel Fernández. Eso permitió mantener el sentido de “consenso”. Había un jefe y el Comité Político solo tenía que refrendar. Ahora no. Está Leonel Fernández, por un lado, y Danilo Medina por el otro. Ahora el Comité Político no puede generar consenso, produce voto de mayoría, y la mayoría depende de quién tenga más poder en cada momento.

Esto demuestra que el PLD, aunque ha logrado evitar divisiones partidarias, no tiene fluidez organizativa ni decisoria. El partido está frisado. No cambia sus dirigentes desde hace muchos años y postula nuevamente a sus funcionarios electos. Se ha gestado así una aristocracia partidaria que no da cabida a la renovación.

Al igual que en el 2015-2016, es muy probable que el leonelismo y el danilismo se enfrenten nuevamente para controlar la candidatura presidencial del 2020, y, por ende, las candidaturas a otras posiciones. Esta vez, sin embargo, el conflicto entre los dos líderes del PLD viene de lejos, y los golpes serán más duros porque serán más definitivos. Una derrota de Leonel Fernández significaría una larga estadía fuera del poder. Una derrota de Danilo Medina significaría el retorno al poder de grupos que le han adversado, dentro y fuera del PLD. Los une el miedo a una derrota. Los separa el interés de ambos de controlar el PLD.

Cuando la democracia partidaria es muy deficitaria, se afianzan los liderazgos personalistas. La persistencia de liderazgos personalistas en el PLD, y en otros partidos dominicanos, es la más clara evidencia de la falta de desarrollo democrático en la Republica Dominicana.

Este año marcará el derrotero del PLD: ¿Quién se impondrá? ¿Cómo? ¿A qué costo? Ya comienzan las apuestas en este país lleno de bancas y viciosos.

El PLD está, sin duda, en un punto álgido, aunque el Comité Político haya pospuesto el lunes el derrame del ácido.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/pld-en-un-punto-algido/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: