ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

100 años de cárcel julio 27, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:23 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 27 de julio de 2016 en el periódico HOY 

Este país vive de engaño en engaño, de chapucería en chapucería, de irrespeto en irrespeto. Uno de los más recientes fue la aprobación al vapor la semana pasada, en dos lecturas sorpresivas y consecutivas, del proyecto de Código Penal en la Cámara de Diputados.

De un porrazo, los legisladores borraron las tres causales en que se permitiría claramente el aborto: cuando peligra la vida de la madre, en caso de violación o incesto, y cuando hay malformaciones que impiden la vida. Dejaron de manera tímida y difusa la posibilidad de interrupción cuando va a morir la madre.

¿Es alas de cucarachas que tienen estos diputados en la cabeza? ¿No pensaron en los derechos de las mujeres? ¿No tomaron en cuenta el veto del presidente Danilo Medina en 2014 por ese tema, y que la misma Cámara aprobó? ¿O es que cambió de opinión el Presidente, y por ende, los diputados?

Una hazaña de este proyecto de Código Penal es que eleva las penas máximas de 30 a 40 años, y las penas acumuladas a 60 años. Supuestamente, esta medida ayudará a enfrentar la criminalidad. Pero si 30 años no disuadieron a los grandes criminales, ¿se asustarán con 40 o 60? Lo dudo.

Pocos condenados en este país llegan a cumplir 30 años y muy pocos cumplirán 40 o 60, porque hay muchos trucos para salir pronto de la cárcel, sobre todo, si hay alcurnia política o económica.

En vez de 40 años de cárcel, un número más llamativo hubiese sido 100. Por ejemplo:

100 años de cárcel para todos los políticos corruptos que tienen este país sumido en la pobreza y la desorganización. Ahí caben políticos de todos los partidos y partiditos, del gobierno y la oposición. Porque a decir verdad, es patético ver políticos desfalcadores en un gobierno pedir transparencia cuando dizque pasan a la “oposición”.

100 años de cárcel para todos los policías y guardias que sostienen con las armas el sistema corrupto que impera por doquier, desde la frontera hasta un callejón barrial. Ellos amparan la economía ilícita de la prostitución, la trata humana, el narcotráfico y micro-tráfico. Viven cómodamente del cobro de peaje.

100 años de cárcel para los artífices de un Código Penal que obliga una mujer violada a concluir un embarazo. A esas mujeres, el Código las condena a vivir eternamente con el producto de esa violación criminal, porque si intentan un aborto, irán a la cárcel, como si la violación no fuera castigo suficiente para ellas. Y a  los curas y pastores que activamente promueven la penalización total del aborto, si no en la tierra, el mismo Dios les pasará factura, porque hasta el Todopoderoso dirá: ¡cuánto sadismo!

100 años de cárcel para todos los hombres irresponsables que embarazan mujeres jóvenes a diestra y siniestra, algunos incluso las violan (hasta padres a hijas), porque aquí los hombres mandan y remandan. Por eso, matar o violar una mujer es asunto cotidiano. Ahí están los feminicidios. Por eso, violar el derecho a la vida de las mujeres es atribución del Congreso Dominicano.

La lista de condenables a 100 años de cárcel en este país es más larga, pero el espacio disponible para este artículo se acaba.

Punto final: no importa lo que diga el nuevo Código, aquí no van a condenar ningún político criminal ni a 60, ni a 40 años, porque la impunidad es la ley. Y las mujeres pobres (niñas, jóvenes y adultas), que viven las penurias de la miseria, padecen más que nadie el omnipresente dominio machista familiar, religioso y gubernamental.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/100-anos-de-carcel/autor/rosario-espinal/

 

La Nueva Barquita: el tiempo dirá julio 20, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 6:56 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 20 de julio de 2016 en el periódico HOY

En las últimas semanas, el país vio en despliegue de prensa el proyecto la Nueva Barquita. Una inmensa construcción de 1,782 apartamentos que serán ocupados por las personas que habitan la Barquita, lugar conocido por las inundaciones, el hacinamiento y la pobreza.

El proyecto habitacional fue diseñado para ofrecer todos los servicios básicos a la comunidad: escuela, clínica, tratamiento de agua, electricidad, iglesias, calles asfaltadas, anfiteatro, parques de juegos infantiles, etc.

Para los habitantes de la Barquita, vivir ahí es un lujo. Dejan atrás las inundaciones, el lodo, las velas, las latas de agua y las letrinas. Para los dominicanos que pagan los impuestos con los que se hacen estas obras públicas, el proyecto es una gran obra social.

En la realización se aunaron esfuerzos del gobierno, el sector privado y los moradores de la Barquita, tal cual procedía, y eso ha garantizado un buen comienzo.

Para la comunidad, pasar de la miseria extrema a la Nueva Barquita ofrece oportunidades de desarrollo y presenta también importantes desafíos.

La educación y la vivienda son dos factores claves en la movilidad social. Ahí se ofrece la vivienda y ojalá la educación vaya de la mano. Sólo el tiempo dirá si vivir en un buen proyecto habitacional ayudará esta comunidad a progresar.

Para poder evaluar posteriormente el impacto social de la Nueva Barquita, ayudaría realizar una encuesta ahora midiendo los niveles educativos y las ocupaciones en cada unidad familiar; y luego, dentro de cinco o diez años, realizar otra encuesta para comparar. Y si no hacen encuestas, la simple observación dirá.

¿Sabrán los moradores cuidar este proyecto y desarrollarse en él? ¿Mantendrá el gobierno un apoyo constante de servicios sociales esenciales? O, por el contrario, ¿se convertirá la Nueva Barquita en un arrabal más?

Enfrentar la pobreza con sus causas y consecuencias es difícil. Pongo aquí sólo dos ejemplos: el embarazo de adolescentes y la calidad del empleo.

Si las jóvenes en la Nueva Barquita reproducen el patrón generalizado en este país entre los pobres de embarazarse a temprana edad, entonces, las nuevas viviendas tendrán un efecto limitado en mejorar las condiciones de vida de la gente. Una joven embarazada es un boleto seguro a más pobreza para ella y su familia. Para evitarlo, se necesitará un buen programa de prevención de embarazos de adolescentes. ¿Está contemplado?

Sobre la calidad del empleo, entrenar los pobladores de la Barquita en nuevos oficios es fundamental. Hay instituciones como el INFOTEP que pueden realizar un trabajo importantísimo en preparar esa población para su inserción laboral.

La preservación o el deterioro de la infraestructura en un proyecto habitacional es el indicador más evidente del éxito o fracaso del mismo. Si en cinco o diez años la Nueva Barquita se ha convertido en un arrabal, con la población deambulando en las calles, y la zona infectada de drogas, entonces la sociedad dominicana no habrá hecho una buena inversión.

En República Dominicana hay muchas necesidades sociales que atender. La Nueva Barquita es un ejemplo del tipo de inversión pública que debe hacerse para ayudar muchos pobres a salir de la pobreza.

Pero ojo: hay que cuidar con esmero esos proyectos porque la clase media dominicana es pequeña para subsidiar muchas inversiones de esta naturaleza. La Nueva Barquita no puede ser simplemente un nuevo techo, tiene que convertirse en un escalón de movilidad social, en generadora de clase media.

Lograrlo es difícil, requiere de mucho esfuerzo gubernamental, comunitario y personal. Es la única manera de que el país avance y obtenga buenos frutos de las inversiones públicas.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-nueva-barquita-el-tiempo-dira/autor/rosario-espinal/

 

Leonel Fernández: el lugar donde no está julio 13, 2016

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 2:10 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de julio de 2016 en el periódico HOY 

Desde el año 2012, y la semana pasada también, Leonel Fernández aparece públicamente como el político derrotado. Las decisiones del Comité Político del PLD y el despliegue en los medios de comunicación se encargan de así mostrarlo.

Con 12 años en la presidencia, Leonel Fernández se convirtió en el Joaquín Balaguer del post-balaguerismo. Instruido, amante de la lectura y de oratoria fluida, Fernández se constituyó en el relevo de los tres grandes caudillos del post-trujillismo, sin que apareciera competencia por gran tiempo.

Se erigió como líder indiscutible del PLD, y su gran colaborador de siempre, Danilo Medina, no tuvo chance de reemplazarlo antes de que Leonel Fernández colocara su propia traba en la Constitución de 2010 para volver en el 2016. Es decir, Leonel tuvo que irse en 2012 para aspirar a volver.

En uno de esos giros inesperados de la vida, desde 2012, Leonel Fernández ha sido desdichado. A los años de éxitos (1996-2012) han seguido los de fracasos.

Este giro negativo tiene una explicación sencilla: el caudillismo es fuerte y endémico en República Dominicana.

Con tres presidencias en su aval, lo normal en cualquier país con una democracia institucionalizada es que el jefe de gobierno se retire de la política electoral al finalizar su mandato. Así debió hacer Leonel Fernández en 2012; no quedarse merodeando como hizo. Al no retirarse, se quedó en el lugar donde no debía estar, y se convirtió en el blanco de ataque.

Al llegar al poder, Danilo Medina necesitaba construir su propio liderazgo, y para eso, usó a Leonel Fernández de referente negativo. Además, todos los aspirantes presidenciales del PLD vieron en Fernández su mayor obstáculo para el 2016.

En estilo y algunas políticas públicas, Danilo Medina hizo lo opuesto de Fernández. El 4% del PIB para la educación y las visitas sorpresas son ilustrativas. Y para lograr la reelección, el danilismo se empleó a fondo en disminuir aún más la figura de Leonel Fernández, precisamente porque seguía aspirando.

Aplastado con la decisión del Comité Político en abril de 2015 de apoyar una repostulación de Danilo Medina,  luego la mayoría congresional que cambió la Constitución, y posteriormente con el triunfo electoral de Medina sobre 60%, no es de sorprender que las decisiones del Comité Político sigan beneficiando a Medina. Y ante cada espectáculo que pinta derrota de Leonel, los medios de comunicación realzan la pela.

La lección principal del affaire Danilo-Leonel es que en este país, los ex presidentes deben aprender a retirarse de la política electoral cuando cumplen sus mandatos. Leonel Fernández debió hacerlo en el 2012, Hipólito Mejía en el 2004 y Danilo Medina debe hacerlo en el 2020.

Tanto el danilismo como el leonelismo deben comenzar a ubicar posibles sucesores para las próximas elecciones, porque ninguno de ellos debe ser candidato. Entre los dos habrán gobernado 20 años, y hay muchos aspirantes en el PLD esperando.

Cuando los líderes políticos en este país aprendan a resistirse a la tentación caudillista, el país habrá dado un paso importante hacia la institucionalidad democrática.

La política necesita renovación y la democracia se crece cuando se logra esa renovación. Por eso, repito, ni Leonel, ni Hipólito, ni Danilo deben repostularse más, independientemente de sus méritos o desméritos.

Que contribuyan a guiar sus partidos por mejores senderos, que sean miembros vitalicios del máximo organismo de dirección en sus partidos, que opinen sobre los grandes temas nacionales, o que sirvan de mediadores ante conflictos. Pero que no vuelvan a repostularse. Ninguno es imprescindible como bien ha demostrado la historia reciente. Hay que renovar.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/leonel-fernandez-el-lugar-donde-no-esta/autor/rosario-espinal/

 

La Unión Europea: ni contigo ni sin ti julio 6, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:06 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 6 de julio de 2016 en el periódico HOY 

No sugiero aquí que la Unión Europea se disolverá en el corto plazo, ni siquiera por el Brexit. Mucho esfuerzo ha conllevado armarla. Tanto, que no han faltado deseos de abandonarla a pesar de los grandes beneficios económicos y políticos que ha generado.

Ha sido una gran idea, un gran proyecto, un gran esfuerzo. Europa lleva más de 50 años sin pelear una guerra mundial (en la primera mitad del siglo 20 pelearon dos). La Unión Europea ha contribuido a esa relativa paz.

También ha contribuido a aparejar países miembros con distintos niveles de desarrollo económico, distintas culturas y tamaños. Beneficiarios han sido todos. Los más desarrollados han invertido y vendido por toda Europa con Alemania a la cabeza. Los menos desarrollados han recibido inversiones, apoyo institucional y muchos turistas. La mano de obra ha fluido en función de las necesidades y aspiraciones.

Los europeos deberían celebrar esa unión, pero la tendencia es a enfatizar lo negativo sobre lo positivo; y en política eso es regla. La gente tiende a moverse en el péndulo entre el conformismo y la rabia, ambos negativos para la construcción del progreso y la democracia.

Los problemas de la Unión Europea son diversos, y todos confluyen a la hora de emitirse un juicio sobre ella.

Primero, la creación de un supra Estado en Bruselas genera la sensación de pérdida de control político en un amplio segmento de la ciudadanía en cada país. Más burócratas es sinónimo de ineficiencia y gasto superfluo, y en parte es verdad. Por ejemplo, si en cada país hay un parlamento, ¿para qué otro en Bruselas de 751 miembros? Si cada país tiene su diplomacia, ¿para qué otra de la Unión Europea? La necesidad de coordinar fomentó el aparataje burocrático, se entiende, pero es costoso y confunde el poder gubernamental.

Segundo, el colapso del comunismo a partir de 1989 creó una necesidad repentina de expansión. Países aislados por décadas vieron en la Unión Europea la posibilidad de progreso. Si había costado integrar a España, Portugal y Grecia en la década de 1980, integrar muchos otros a partir de 1990 fue un desafío sin precedentes. El flujo migratorio del este a oeste es un resultado, y ha contribuido a agravar el sentimiento anti-migratorio.

Tercero, Europa está rodeada por África y Asia con muchos países en guerra y en miseria, que son además ex colonias. La tendencia al éxodo es inmensa, y Europa es lo más cercano. Los otros dos grandes destinos migratorios están distantes. Estados Unidos sólo tiene frontera pobre con México, y Canadá no tiene ningún país pobre cerca. Grandes océanos separan a Estados Unidos y a Canadá de África y Asia, mientras en Europa es el pequeño mar Mediterráneo.

Cuarto, la crisis económica de la última década ha producido desempleo y achicado los programas sociales, importantísimos en la construcción de cohesión social. Con la fuerte sensación de quedar a la intemperie por el paro y los recortes sociales, los europeos tienden cada vez más a identificar como culpables a los inmigrantes y al supra-gobierno de la Unión Europea que impone reglas colectivas.

El Brexit es, a la fecha, el desahogo más importante de la rabia enfocada en la UE, y ahora los británicos viven la resaca del desconcierto. Hacia adelante, a la Unión Europea le esperan tiempos difíciles. Los beneficios le dan fuerza, los problemas la debilitan, y los euroescépticos atrincherados en el ultra-nacionalismo buscan ventajas en la lucha política. El dilema es: ni contigo ni sin ti, y el miedo al efecto dominó es grande.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-union-europea-ni-contigo-ni-sin-ti/autor/rosario-espinal/

 

 

 
A %d blogueros les gusta esto: