ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Danilo Medina: el primer año julio 31, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:53 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 31 de Julio de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

Por qué cambiar si las formas del pasado han dado resultado, dicen algunos peledeísta y aliados en los medios. No se percatan que hay descontento y cansancio a pesar de los signos en contrario.

Danilo Medina entendió la magnitud de los problemas y el desgaste acumulado del PLD, y adoptó desde el principio un estilo que busca alta aprobación presidencial para dar estabilidad a su administración. La estrategia se resume en más cercanía con el pueblo, y ha dado buenos resultados para forjar el carisma político de Medina en el primer año.

El desamparo social tiene diversas facetas, y dos grandes en la relación sociedad-gobierno son la baja calidad de los servicios públicos y la distancia entre gobernantes y gobernados. En ambas dimensiones hubo grandes fallos en los gobiernos de Leonel Fernández.

A pesar del crecimiento, la estabilidad macro-económica y las grandes obras de infraestructura, los principales servicios públicos como educación y salud permanecieron muy deficientes, y Fernández pensó que con retórica justificativa desarticulaba cualquier protesta. Vale recordar al ex mandatario argumentando vigorosamente contra la asignación del 4% del PIB para la educación en medio de las manifestaciones. Perdió ahí la oportunidad de consignarlo en el presupuesto de 2012 y llevarse el mérito.

De oratoria menos cautivadora, Danilo Medina no se ha dado el lujo de ignorar tanto a la gente. La estrategia gubernamental ha consistido en adelantarse para evitar que las crisis exploten, o subsanar rápido con gestos y acciones.

Medina asignó el 4% del PIB a la educación en el 2013, tal cual prometió en campaña. Era una demanda de gran apoyo para ignorarla.

Ha focalizado las visitas sorpresa de fin de semana en su persona, sin el cortejo de un gabinete con muchas figuras vitalicias del Comité Político. En esas visitas Medina se lleva todo el crédito de escuchar y solucionar problemas. Es un nuevo personalismo.

Aumentó los impuestos al pueblo, pero antes reveló la magnitud del déficit heredado. El pecado se atribuyó a Fernández y Medina salió con su imagen intacta de las protestas juveniles de octubre-noviembre 2012.

Con su popularidad en alto, dio a sus compañeros de partido un borrón y cuenta nueva en el discurso de los 100 días. Nada democrático.

Detuvo la consumación del despojo de Bahía de las Águilas en medio de protestas mediáticas. Feos quedaron los funcionarios y la popularidad de Medina salió reforzada.

Utilizó un populismo discursivo el 27 de febrero al catalogar el contrato de la Barrick “inaceptable” y presionó para captar más impuestos. Medina emergió victorioso aunque todavía no se sabe cuándo ni cuánto más pagará la Barrick.

Hubo dilación en la construcción de escuelas y el Presidente aprovechó la presencia de los medios para con celular en manos dar un boche público al ingeniero. De paso destituyó del Ministerio a una mujer educadora que no es miembro del poderoso Comité Político. ¡Qué fácil!

Llamó pocilgas a los hospitales del país, pero el PLD tiene nueve años consecutivos gobernando y no los ha arreglado. ¿Quién es culpable?

Las fotos del Presidente cruzando un charco, abriendo un portón, o en reunión con pequeños productores sirven de anclaje mediático para promover la aprobación. El equipo de comunicación merece una alta calificación en este primer año.

Al intentar corregir fallas, Medina las ha denunciado; y al hacerlo, el culpable directo o indirecto es Leonel Fernández. La popularidad de uno aumentó y la del otro bajó. Pero no se confundan, la alta aprobación presidencial de Medina, si se mantiene, augura buen futuro político para Fernández y demás aspirantes peledeístas.

 

 

¡Oh, la homofobia! julio 24, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:45 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

 Artículo publicado el miércoles 24 de Julio de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Boquiabierta he quedado con diversos argumentos escritos y orales en contra de los homosexuales que se han expuesto en el país después del anuncio de que el presidente Barack Obama nominó como embajador en Santo Domingo a un homosexual que también es activista gay.

No es que pensara que la homofobia había sido erradicada en República Dominicana; existe dondequiera. Pero ver personas con un nivel de educación superior exponiendo juicios tan negativos sobre los homosexuales me ha sorprendido.

Para no quedarme boquiabierta y perpleja, escribo estas líneas que ojalá sirvan de reflexión a mis lectores.

Primero, las personas homosexuales, sean hombres o mujeres, son seres humanos con los mismos sentimientos que el resto de la humanidad, y con los mismos derechos que el resto de la población en una sociedad democrática. En sociedades autoritarias, como Uganda en África, los quieren linchar; pero en República Dominicana, se supone que vivimos en un régimen democrático respetuoso de los derechos humanos de todos.

Segundo, al igual que el resto de la población, entre los homosexuales hay personas de todo tipo: jóvenes, viejos, blancos, negros, indios, pobres, ricos, de clase media, embajadores, ministros, legisladores, médicos, plomeros, tímidos, extrovertidos, gordos, flacos, altos, bajitos, atléticos, trabajadores, holgazanes, honrados, ladrones, machos, amanerados, laicos, curas, pastores, monjas, etc.

Tercero, antes de humillar y discriminar a los homosexuales, piense en lo siguiente: ¿qué haría usted si su hijo de 20 años le dice que es homosexual? ¿Lo mataría? ¿Lo encerraría en una habitación y nunca lo dejaría salir? ¿Lo echaría de su casa y nunca jamás lo vería? ¿Lo querría menos que a sus hijos heterosexuales? ¿Lo llevaría a terapia sicológica? ¿Y qué haría cuando descubra que después de muchas sesiones su hijo sigue siendo homosexual, porque la homosexualidad no es un problema conductual que se cura sino una condición existencial que perdura?

Cuarto, para que no los maten, o no los denigren, muchos homosexuales sufren en silencio los efectos malignos de la homofobia. Unos padecen depresión por el rechazo abierto o encubierto, otros recurren al alcohol, otros viven de manera riesgosa la sexualidad, otros se casan para cubrir las apariencias y viven  infelizmente el resto de sus días. Pero ojo, todos estos problemas afectan también a muchos heterosexuales por diversas razones. Ni la depresión, ni el alcoholismo, ni las enfermedades de transmisión sexual, ni la infelicidad son exclusividad de los homosexuales.

Quinto, a pesar del rechazo y la discriminación, o quizás por eso, algunos homosexuales desarrollan una personalidad alegre. Son chistosos, ocurrentes y divertidos. ¿Qué tiene de malo eso? ¿Los prefieren amargados o suicidados?

Sexto, en la medida que las sociedades se hicieron más democráticas y aceptaron la diversidad de la existencia humana, incluida la diversidad de creencias religiosas, se abrió un espacio para que la población homosexual luchara por sus derechos. Esto comenzó en la década de 1960, cuando otros grupos discriminados como los negros y las mujeres lucharon por sus derechos a una existencia humana digna.

Ser activista de los derechos de una minoría injustamente discriminada no es un delito a esconder, es una acción noble y de valentía.

Para comenzar a superar la homofobia, el primer paso a dar es pensar que su padre, su madre, su hijo o hija, su nieto o nieta, su hermano o hermana, su amigo o amiga puede ser homosexual, y que ellos merecen su afecto y apoyo, y que también merecen vivir con aceptación y dignidad en la sociedad que les deparó la vida.

Superar las fobias requiere un gran esfuerzo personal que al final nos hace mejores seres humanos.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/7/23/491171/Oh-la-homofobia

 

Crisis del PRD: causas y efectos julio 17, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:27 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado en el periódico HOY el miércoles 17 de julio de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

En los últimos días varios periodistas me han interrogado sobre la situación del PRD. Las preguntas claves que formulan son tres: ¿A qué se debe la crisis persistente del PRD? ¿Qué papel juega Leonel Fernández en esa crisis? ¿Qué impacto tiene la crisis del PRD en el sistema democrático?

Resumo aquí mis ideas al respecto.

Las crisis del PRD a partir de 1978 tienen un común denominador: son el resultado de luchas personalistas, sin fundamento ideológico, con tendencias constituidas en torno a figuras que aspiran a la candidatura presidencial.

Parecería una paradoja porque el PRD hasta la muerte de José F. Peña Gómez era un partido con una rubricada ideología (la socialdemócrata), pero esa supuesta ideologización no permeó la dirigencia partidaria. Peña Gómez la adoptó y consiguió vigencia internacional, pero no hubo internalización ideológica.

Para la mayoría de los dirigentes, el PRD ha sido un instrumento de masas que constituye una formidable plataforma electoral para llegar al poder. Sentido de misión histórica ha faltado a todos.

La primacía de intereses personalistas ha dificultado que el PRD se estructure como un partido con institucionalidad democrática, aún en la época en que Peña Gómez era el jefe político. Cuando su candidatura presidencial estaba vedada por ser negro y de origen haitiano, Peña tenía capacidad de sortear las diferencias intra-partidarias. Después de su fallecimiento, el PRD quedó acéfalo aún recibiera el favor del voto popular en 1998, 2000 y 2002. Hipólito Mejía tenía carisma e instinto político, pero no la racionalidad suficiente para relanzar el partido y consolidar un gobierno. Miguel Vargas surgió del vacío.

Hoy, la confrontación irresoluble entre Vargas y Mejía es evidencia contundente de la falta de institucionalidad democrática del PRD. Ante este impase, la masa popular que forjó Juan Bosch y luego Peña Gómez está incapacitada para acceder al poder porque las dos principales figuras del partido anteponen sus intereses personales a los partidarios.

La falta de racionalidad política que ha caracterizado las confrontaciones del PRD también ha afectado negativamente sus gobiernos y refuerza la idea de que el perredeísmo es caos.

Las causas principales de la crisis del PRD son de origen interno, pero el PLD no es ajeno al conflicto actual. Para gobernar por muchos años como desea, el PLD necesita un PRD debilitado y sin posibilidades de restructuración. Los perredeístas se arruinan ellos mismos, pero el PLD es orejudo y mantiene la cizaña que también desangra.

Para mantener el PRD debilitado, el PLD tiene a su favor las instancias públicas electorales y alguna facción perredeísta siempre dispuesta a negociar con el gobierno para hundir su contrincante. Miguel Vargas, corto de carisma y con una presidencia del partido tambaleante es presa fácil del gobierno, pero no es el único. Todos han peregrinado al Palacio Nacional a congraciarse con sus opositores. ¡Vaya disparate!

¿Qué efecto tiene la crisis del PRD para el sistema político dominicano? Una democracia sin oposición es como un juego de beisbol con un solo equipo. No hay contienda, no hay diferencia, no hay calidad, no hay ganancia, no hay emoción. Eventualmente la gente se harta, protesta, o se sume en la apatía.

Un retorno del PRD al poder en su actual condición no es deseable porque sería otro desastre. Pero un PLD en el poder por largos años, como anunció Fernández, roería el alma política nacional.

Es muy difícil que el PLD gobierne largo tiempo, entre otras razones, porque un colapso del PRD, que sería una condición necesaria, traería posiblemente el colapso del PLD por desgaste. Entonces estaríamos en presencia de un colapso del sistema partidario.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/7/16/490168/Crisis-del-PRD-causas-y-efectos

 

 

Clientelismo con algunos números julio 10, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:15 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

 Artículo publicado el miércoles 10 de julio de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticas SIN

Mucho se habla de que la política dominicana es clientelista, es decir, que quienes apoyan un partido o un gobierno lo hacen con frecuencia porque reciben un beneficio. Además, para conseguir un empleo público u otra ayuda gubernamental, es favorable ser miembro de un partido o tener un “enllave” que agilice el trámite.

Es común conocer casos específicos que sustentan este argumento, pero no es fácil constatarlo con información aplicable a la población en general.

Una forma de acercarnos a conocer la magnitud del clientelismo es con datos de encuestas. Tomando los datos del Barómetro de las Américas 2012, calculé el porcentaje de personas encuestadas que dijo ser empleado público (15.1%) y el porcentaje que dijo tener, o alguien en su hogar, una tarjeta de solidaridad (31.3%). Del 15% de empleados públicos, 5.7% tenía tarjeta de solidaridad y 9.4% no la tenía. De los que no son empleados públicos, 23.4% dijo tener la tarjeta y 61.5% dijo no tenerla.

Si sumamos 15.1% de empleados públicos (con o sin tarjeta) y 23.4% que no son empleados públicos pero tienen la tarjeta de solidaridad, encontramos que 38.8% de los hogares de las personas encuestadas son beneficiarios directos del gobierno a través de empleos públicos, tarjetas de solidaridad, o ambas cosas.

Si la identificación partidaria no afectara los nombramientos en el gobierno ni la entrega de tarjetas, es decir, si no hubiera clientelismo político, encontraríamos que ese 38.8% de beneficiarios directos del gobierno no tendría una inclinación mayor hacia ningún partido. ¿Es o no es así?

Veamos algunas características políticas de los beneficiarios directos de empleos públicos y tarjetas de solidaridad.

El 44.8% dijo simpatizar por el PLD, el 22.6% por el PRD, 2% por otros partidos y 30.6% por ningún partido. Como vemos, no todos los beneficiarios se inclinan por el partido oficial, pero el PLD encabeza las preferencias.

Entre la población no beneficiaria, la simpatía partidaria se distribuyó de la siguiente manera: 24.6% por el PLD, 34.6% PRD, 2.4% otros partidos y 38.3% por ninguno. Es decir, entre los no beneficiarios hay más simpatizantes de la oposición o de ningún partido que del PLD.

¿Simpatizaba ese 44.8% por el PLD antes de obtener su beneficio, o fue la simpatía partidaria un resultado del beneficio? Esto no es posible responderlo con los datos disponibles, pero cualquiera sea la direccionalidad de la causalidad, lo que estos números revelan es que hay un vínculo entre beneficiarios y simpatía partidaria a favor del partido en el poder.

Debido a la alta correspondencia en la República Dominicana entre participación política y social, también encontré una correlación entre acceso a beneficios gubernamentales y participación en organizaciones comunitarias. Mientras solo el 8.8% de las personas que no participan en ninguna organización comunitaria son beneficiarios directos del gobierno con empleos públicos o tarjetas de solidaridad, el 72.5% de quienes participan en dos o más organizaciones sociales sí lo son.

¿Son estas personas agentes sociales de sus beneficios gubernamentales, o son cooptados por el gobierno por su alta participación social? La pregunta queda en el tintero porque no hay números para responderla con precisión. Sea usted el jurado.

Para finalizar, no toda acción clientelar es producto de un cálculo racional entre personas desconocidas, donde una ofrece un beneficio material a cambio de apoyo político. El clientelismo es una experiencia relacional, con frecuencia entre personas conocidas, que mantienen una relación de codependencia que favorece la identificación política o el voto condicionado. Por eso en el país hay tantos activistas políticos que pululan por los barrios.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/7/9/489068/Clientelismo-con-algunos-numeros

 

PLD: ¿progresista? julio 3, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:45 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 3 de julio de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

 

En un artículo de su autoría titulado “Evolución del PLD”, publicado en el Listín Diario el pasado lunes 1 de julio, el ex presidente Leonel Fernández señaló y refutó que algunos sectores en el país (no identificó cuáles) han planteado a través de los años que “el PLD se desvió de su objetivo inicial de liberación nacional” al participar en los procesos electorales.

Su argumento es que otras fuerzas progresistas de América Latina así lo hicieron a partir de las transiciones democráticas, y fue una buena decisión de su partido hacerlo.

Creo que pocos en el país, fuera de pequeños grupos muy aislados de izquierda radical, hacen tal planteamiento. Lo criticable del PLD si se hace un análisis desde el llamado progresivismo latinoamericano, no es que participe en elecciones, eso lo han hecho prácticamente todas las fuerzas políticas en América Latina después del colapso de las dictaduras, sino su entreguismo a las fuerzas más conservadoras de la República Dominicana que encarnó el balaguerismo.

Después de las elecciones de 1990, denunciada por muchos peledeístas como un fraude contra Juan Bosch, Balaguer inició un proceso de acomodamiento con los congresistas peledeístas. Su gobierno enfrentaba una crisis política, social y económica, y además, buscaba continuar en el poder en medio de la inflación y las movilizaciones sociales que se habían intensificado a fines de la década de 1980.

Para estabilizar su precario gobierno, Balaguer consintió la integración de congresistas peledeístas a posiciones de poder. Norge Botello presidió la Cámara de Diputados en 1990-1993, Danilo Medina en 1994-1995, y José Ramón Fadul en 1995-1996. Leonel Fernández no era legislador y en esa época se dedicaba a las labores intelectuales del partido.

Pero la gran unión del PLD con el balaguerismo ocurrió con el Frente Patriótico de 1996, cuando Fernández había ascendido a candidato presidencial, después de haber acompañado a Juan Bosch como candidato vice-presidencial en 1994.

En 1996, el PRD obtuvo más votos que el PRSC y que el PLD en la primera ronda de la elección presidencial, la primera que se realizaba bajo el sistema de ballotage, pero no suficientes para alcanzar la mayoría necesaria del 50+1. Ahí se afianzó la alianza Balaguer-PLD contra la candidatura presidencial de José F. Peña Gómez, que llevó a Fernández a la presidencia.

El PLD perdió su misión progresista, no por haber participado en elecciones, sino por la alianza macabra que hizo para llegar al poder, y que luego reafirmó a partir de 2004.

Balaguer no fue Trujillo, pero fue el hilo conductor con el trujillismo; Balaguer promovió el desarrollo de una burguesía y pequeña burguesía, pero también utilizó el clientelismo y la corrupción como mecanismos claves para alcanzar y mantener poder; Balaguer no se enriqueció materialmente, pero permitió que otros lo hicieran a cambio de que le profesaran apoyo; Balaguer promovió cambios para que luego nada cambiara y todos sus sucesores se dedicaran a imitarlo y vanagloriarlo.

El abandono de la misión para la que Juan Bosch creó el PLD no es que haya participado en elecciones, sino que después de haber ganado elecciones y gobernado por más de 12 años, no cambiara la forma de hacer política en República Dominicana, manteniendo el clientelismo y la corrupción como columnas de acumulación y apoyo político, y un país altamente desigual y lleno de pobreza a pesar del progreso que circunda el polígono central de Santo Domingo.

Superar esos males era la misión de liberación nacional del PLD cuando Bosch anunció su salida del PRD en 1973 por considerarlo un partido incapaz de impulsar grandes cambios.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/7/2/488022/PLD-progresista

 

 
A %d blogueros les gusta esto: