ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Desestructuración del sistema de partidos agosto 26, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:44 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 26 de agosto de 2015 en el periódico HOY 

Después de la caída de Trujillo, en República Dominicana predominó un sistema de partidos con dos grandes organizaciones que cautivaban, cada una, un amplio segmento del electorado – a partir de 1966, el reformismo y el perredeísmo. Existieron además múltiples organizaciones pequeñas, de derecha a izquierda, que con frecuencia se unían a las grandes.

La excepción fue en la década de 1990, cuando el PLD se posicionó como tercer partido fuerte y surgió el tripartidismo temporalmente. La muerte de Balaguer en 2002 trajo el colapso electoral del PRSC y el consecuente fortalecimiento del PLD a costa del reformismo.

La última división del PRD eclipsó lo que quedaba de bipartidismo, y la reciente alianza PLD-PRD para la reforma constitucional a favor de la reelección de Danilo Medina, redujo drásticamente el potencial electoral del PRD. Con este panorama, el PLD ha quedado como el único partido tradicional con amplio apoyo electoral.

En este contexto, el PRM aspira a convertirse en la segunda fuerza política con el apoyo del electorado perredeísta, pero es una organización aún en estructuración. Su futuro electoral permanece incierto, y a la fecha, no ha concitado el nivel de apoyo masivo que requiere para posicionarse desde ya como una gran fuerza política. Tiene nueve meses para demostrar dónde quedará en este nuevo ciclo político.

En el contexto actual de desestructuración del sistema de partidos, es de esperarse que surjan nuevas organizaciones y nuevas alianzas, tal cual está ocurriendo. Ya se anunció la formación de Opción Democrática que preside Minou Tavárez Mirabal con una propuesta progresista; y por el otro lado, los Vinchos buscan forjar una nueva alianza conservadora en torno al ultranacionalismo.

Al estar en el poder, el PLD queda bien posicionado porque la inmensa mayoría de los peledeísta (y sus allegados) no desea salir del poder y tienen inmensos recursos para permanecer. De ahí que casi todos, al final, apoyaran la reelección. Pero el PLD es también un partido fracturado después que Danilo Medina destronó a Leonel Fernández. Las heridas permanecen abiertas y la curación aún incierta.

En síntesis, de haber sido bipartidista o tripartidista, el sistema de partidos dominicano ha devenido en unipartidista, pero siempre con múltiples partidos minoritarios que aumentan en número, y tienden a permanecer en el tiempo por la rentabilidad económica o simbólica para sus dirigentes.

Si la división actual de la oposición se mantiene a mayo de 2016, el PLD será beneficiado electoralmente. Sólo una crisis económica de gran magnitud, que no se perfila en los próximos nueve meses, podría barrer con el Gobierno.

Para intentar derrotar el PLD, la oposición necesita ahora más que nunca unificarse, pero la desestructuración del sistema de partidos se convierte, paradójicamente, en un incentivo para mayor división, ya que no está claro quién captará el voto de los opositores al PLD. Es decir, en el vacío político que ha dejado el colapso electoral del PRSC y del PRD, se abren nuevas posibilidades de entrecruzamientos electorales.

La ultraderecha trata de reposicionarse recapturando una porción de los votantes que pasaron del reformismo al PLD, mientras el sector más progresista es campo abierto.

La mayoría de los partidos políticos dominicanos se hicieron conservadores en las últimas cuatro décadas, y muchos fueron colocándose al lado del PLD para usufructuar en las últimas dos décadas. Las fricciones en el PLD entre el danilismo y el leonelismo han debilitado la alianza conservadora que lo sustentó en el poder desde 1996, y el colapso del PRD ha dejado sin referente político el sector que, en sentido difuso, José F. Peña Gómez estructuró como la centro-izquierda.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/desestructuracion-del-sistema-de-partidos/autor/rosario-espinal/

Anuncios
 

Recogiendo limosnas no lo tumban agosto 19, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:27 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 19 de agosto de 2015 en el periódico HOY

El PLD comienza su doceavo año consecutivo en el poder y su decimosexto año en total. Si contamos desde la transición de 1978, ningún partido ha gobernado por tanto tiempo. Joaquín Balaguer lo hizo por 10 y el PRD por 12.

Durante todo este período, el PLD ha acumulado mucho poder y la oposición política tradicional (PRSC y PRD) ha colapsado. Ambos proceso se retroalimentan. Si existiera una oposición sólida, el PLD no hubiese gobernado por tanto tiempo.

Con frecuencia se plantea que el colapso de la oposición es producto de la acción macabra del PLD, pero aunque el PLD ha contribuido al desplome, el mal de origen proviene de los partidos colapsados.

Primero aclaro, hablo del colapso de la oposición por dos razones: los partidos grandes tradicionales, con excepción del PLD, se han dividido en años recientes y proyectan hacia el 2016 bajo apoyo electoral. El PRSC y el PRD fueron partidos con capacidad de ganar elecciones, o por lo menos de captar el apoyo de un amplio segmento del electorado. Hace 20 años el PRSC no lo logra y el PRD parece trillar el mismo camino.

Desde el Gobierno, el PLD ha solidificado el sistema clientelar y asistencial, apoyado en un crecimiento significativo del Presupuesto Nacional y el endeudamiento. En República Dominicana, los empleados públicos y sus allegados tienden a votar por quien les dio el empleo, o quienes ellos creen asegura su empleo. Por otro lado, República Dominicana registra en la región de América Latina y el Caribe el mayor porcentaje de personas que dicen tener una Tarjeta de Solidaridad, medido en las encuestas comparativas del Barómetro de las Américas.

Con un amplio sistema de empleomanía pública y nominillas, y con un crecimiento sin precedentes del Estado asistencial, el PLD tiene asegurada una votación básica que lo aventaja con relación al resto. Eso no quiere decir que la oposición nunca ganará elecciones, sino que para ganar necesita concitar amplio apoyo; y para concitar ese apoyo necesita encantar la población, ser creíble y tener una formidable organización.

La oposición, por el contrario, ha asumido erróneamente que el PLD se deteriorará de manera natural por la insatisfacción ciudadana, y así se abrirá un espacio para ganar. Nada más lejos de lo cierto porque la insatisfacción no se traduce necesariamente en un voto oposicionista. Para que la mayoría decida sacar un partido del poder, tendría que producirse una crisis económica devastadora, o la oposición tendría que ofrecer de manera creíble una alternativa a lo existente. En la actualidad no existe una cosa ni la otra.

La economía dominicana, aunque precaria, aún se sostiene con relativa estabilidad; y los partidos que fueron tradicionalmente grandes no constituyen una opción de poder (por eso se han plegado al PLD), mientras los demás siempre han sido minoritarios o están en proceso de estructuración.

Sólo la sinergia que produce la unificación de propósitos podría despertar en un segmento importante de la población el interés por una opción electoral diferente a la oficialista. Pero en su afán por mantener las apetencias de unos pocos dirigentes, los partidos con potencial de constituirse en oposición fuerte, permanecen disminuidos electoralmente. Ese chiquitismo ha servido de soporte a un PLD que enfrenta desgaste político, ahora encubierto con la alta aprobación del Presidente Danilo Medina.

Como decía la canción en la Era de Trujillo, recogiendo limosnas no lo tumban. Para enfrentar el PLD con éxitos, la oposición necesita desarrollar vocación de unidad, inteligencia política, liderazgo efectivo y credibilidad; y en todo eso andan cortos aún al día de hoy.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/recogiendo-limosnas-no-lo-tumban/autor/rosario-espinal/

 

PLD: de comesolo a agarra todo agosto 12, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:25 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 12 de agosto de 2015 en el periódico HOY 

Érase una vez cuando el PLD era comesolo, Joaquín Balaguer los sentenció por repartir poco. Los peledeístas, novatos y enchancletados, llegaron al poder de casualidad por el apoyo de Balaguer y su recua conservadora que detestaban la idea de que un negro como José F. Peña Gómez (ay, y de origen haitiano) llegara a la Presidencia.

Temeroso de perder sus huestes reformistas, Balaguer dio instrucciones a los peledeístas de no integrarlos al Gobierno, y carentes de base social propia, los peledeístas no tenían muchas demandas clientelistas. Por eso se dice que el mejor gobierno de Leonel Fernández fue el de 1996-2000, cuando la administración no estaba sobre abultada y hablaban de reforma del Estado.

Pero en aquel ínterin, los peledeístas comenzaron a aprender las malas mañas de la política dominicana.

Muerto Balaguer y con Hipólito Mejía en la olla política, el retorno del PLD al poder en 2004 fue apoteósico. “E’ pa’ fuera que van” y “e’ pa’ lante que vamos”. Como seguro ganador, el PLD atrajo muchos partiditos y conformaron el llamado Bloque Progresista (de varios bloques y nada progresista). Leonel Fernández se alzó con el 57% de los votos y ahí comenzó su verdadero reinado.

Imaginando que todavía existía la gloria, el Partido Reformista fue solo a las elecciones de 2004 y su votación no llegó a dos dígitos. Luego ese partido se fue fraccionando, y la mayoría, en busca de riqueza, se arrimó al gobierno peledeísta. Al día de hoy andan fraccionados y buscando una estrella que los guíe. Pero la masa votante balaguerista la agarró hace años el PLD.

Para el 2012, la elección de Danilo Medina fue más  apretada con sólo 51% de los votos, a pesar de tener a Leonel, a Margarita y todo el Presupuesto Nacional (con déficit incluido) a su disposición.

Una vez en la Presidencia, el principal reto de Medina fue consolidar su poder, y lo logró. Pasó a controlar el poderoso Comité Político, y en las encuestas de opinión pública, ha registrado alta aprobación. Eso sirvió de fundamento para buscar la reelección.

Ante una oposición colapsada por la división del PRD, Medina pudo ganarle el match sobre la repostulación a Leonel Fernández. Los legisladores perredeístas hicieron causa común con Medina a cambio de beneficios, y lo mismo hicieron los reformistas. Ante un escenario perdedor, los leonelistas dejaron de ser “firmes” y también pactaron.

El próximo objetivo de Danilo Medina es ganar en el 2016 con un porcentaje superior al 57% que obtuvo Leonel Fernández en 2004, para que no quepa duda de quién tiene el poder.

A pesar de todos los problemas que aquejan el país, Medina tiene condiciones favorables para lograr su objetivo. Sigue registrando alta aprobación en las encuestas, el PRD claudicó y se cotiza por cheles en la bolsa política, el reformismo no llega ni a céntimos, y los demás partiditos esperan limosnas. A precio de vaca muerta, Medina está en excelentes condiciones de agarrarlos a todos bajo el falso eslogan de “Gobierno de Unidad Nacional”.

El gran riesgo de esa estrategia, a pesar de las vacas muertas, es el costo para el erario público en un momento de finanzas débiles. La democracia clientelar dominicana se había sostenido con una circulación de élites en el poder; es decir, gobernaba un partido y luego otro (léase, robaba uno y luego otro). Integrar casi toda la clase política al Estado, y hacerlo cuando esa clase ha crecido y tiene deseos insaciables de riqueza, supone más gastos corrientes, más obras sobre valuadas y más endeudamiento. Una verdadera bomba de tiempo.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/pld-de-comesolo-a-agarra-todo/autor/rosario-espinal/

 

La oposición: ¿levantará cabeza? agosto 5, 2015

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 9:39 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 5 de agosto de 2015 en el periódico HOY 

La semana pasada, estos fueron dos de los graves problemas reseñados en la prensa dominicana. En sólo un día, 19 personas fueron heridas y 12 asesinadas en actos violentos en distintos puntos del país; además se registraron dos asaltos a bancos. El Ministro de Planificación, Economía y Desarrollo indicó que República Dominicana ocupa el lugar 146 de 148 países con peor calidad de la educación.

Los muertos, heridos y asaltos muestran la magnitud de la delincuencia que azota el país. El problema no cesa, se acrecienta; y la población vive atemorizada. De la Policía se habla y requeté habla de reformarla, pero nadita de nada. Demasiada mafia para mejorarla.

Para alcanzar el indigno lugar 146 (aunque fuera hace varios años), los déficits educativos son inmensos; y después del 4%, una gran cantidad de recursos se ha destinado a construir escuelas, que, aunque necesarias, no mejoran por sí solas la calidad de la educación. Lo fundamental es el calibre de los maestros y del currículo, tareas siempre postergadas, y las condiciones de vida de los estudiantes.

Desde el año 2004, el PLD ha gobernado consecutivamente y muchos problemas han empeorado (la delincuencia y el endeudamiento del Gobierno por ejemplo). Esto, se supone, brinda una  bandeja de temas candentes a la oposición; pero ¡oh no!, la población padece sin encontrar dolientes.

El PRSC, después de la muerte de Balaguer, nunca levantó cabeza. Se fue fraccionando por ambiciones personales, y cada grupo que salió buscó cobija en el Gobierno, hasta que en 2012 se aliaron totalmente. El Reformista es hoy un partido electoralmente colapsado aunque su presidente haga alardes en contrario.

El PRD, que obtuvo 47% de los votos en las elecciones de 2012, se dividió posteriormente; y ante el colapso electoral proyectado para el 2016, su dirección claudicó y se entregó a la beneficencia política peledeísta. El otrora partido de masas no llevará candidato presidencial propio ni a muchas otras posiciones. Danilo Medina es el agraciado.

El PRM es una organización nueva producto de la división del PRD. Su destino es aún incierto, y Luis Abinader se estrena en la candidatura presidencial con desafíos inmensos.

Necesita forjar confianza, credibilidad y conexión con la población. Necesita dinero para impulsar una campaña nacional ante un contrincante oficialista repleto de recursos. Necesita fortalecer y posicionar el PRM en el mercado electoral. Necesita buenos candidatos a nivel congresional y municipal. Necesita aglutinar toda la oposición porque no puede desperdiciar ni un voto. Y para lograr todo eso tiene menos de 10 meses.

Los demás partidos, todos minoritarios, no tienen otro camino que unirse al bloque peledeísta o perremeísta, a menos que se conformen con ser absolutos perdedores.

La pregunta es: ¿por qué si en el país hay tantos problemas la oposición no avanza? Mi respuesta: porque los partidos grandes tradicionales, con excepción del PLD, se han autodestruido por ambiciones personales, y a los partidos pequeños los domina un dueño, con frecuencia dispuesto a entregarse al mejor postor.

El PLD, a pesar de sus fuertes tensiones internas, ha podido sortear este período de colapso de los partidos dominicanos porque está en el poder, no se ha producido aún una crisis macroeconómica, y el Comité Político ha tomado decisiones de rédito electoral (de ahí la reciente reforma constitucional).

La alta aprobación de Danilo Medina durante su gestión presidencial se debe en gran medida a que la ciudadanía no sabe hacia dónde mirar, ni fuera ni dentro del PLD, y muchos han convertido a Medina en depositario de la confianza, a pesar de todos los problemas que existen en el país.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-oposicion-levantara-cabeza/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: