ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Cien días de gracia: ¿para quién? noviembre 28, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:34 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 28 de noviembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Algunos funcionarios del peledeísmo se han quejado de la cantidad de protestas durante los primeros cien días de gobierno de Danilo Medina. Según ellos, a todo nuevo gobierno se le concede ese período de gracia. Pero precisamente ahí radica el problema. El gobierno no es nuevo. De nuevo solo tiene a Medina como titular de la Presidencia de la República y unos cuantos funcionarios de sus más íntimos colaboradores.

Después de pronunciar un discurso de toma de posesión que prometía cambios importantes, y fue bien recibido por la población, Medina se trasladó al Palacio Nacional a reconfirmar la mayoría de los funcionarios del pasado gobierno. Ahí mismo desvaneció la euforia del discurso

Mucha gente, en busca de explicación, dijo que Leonel Fernández y el Comité Político le impusieron el gabinete. De ser así, todos sufren de miopía política: Fernández y el Comité Político por imponerlo, y Medina por aceptarlo. Y si no fue impuesto, entonces Medina es el único responsable de ese desatino.

Todo nuevo gobierno, aún haya sido reelegido con gran entusiasmo (que no fue el caso del PLD en 2012), tiene que renovar su equipo. La democracia no es una monarquía; es un sistema político fundamentado en el cambio, en las nuevas ideas, las nuevas esperanzas. Más aún, muchos funcionarios no eran bien vistos por la población, ya fuera por denuncias de corrupción, por posturas arrogantes, o simplemente porque el poder desgasta.

Reconfirmar tantos viejos funcionarios enviaba también la señal de que en el país no habría justicia ante las denuncias de corrupción, ni siquiera con una destitución.

El segundo grave error del gobierno en los primeros cien días fue imponer un paquetazo fiscal con un teatro mal montado de búsqueda de pacto. El apuro por aprobar los impuestos era tal, que ni siquiera se dieron el tiempo necesario para intentar seriamente negociar en el Consejo Económico Social (CES) un acuerdo mínimo de reforma fiscal.

Y es que la deuda externa es tan grande, y el déficit fiscal por igual, que dilatar la negociación les aterraba por las implicaciones monetarias. Pero hay que tener mucho descaro político, o demasiada autoconfianza en el poder, para desoír tantos sectores representados en el CES y perder capital político tan rápido.

Luego están los 187 mil millones de pesos de déficit fiscal, que ahora pronostica el Fondo Monetario Internacional serán unos 200 mil millones. Dijo Reinaldo Pared Pérez que Leonel Fernández no se los llevó a su casa, y asumamos que no, ¿pero dónde fue a parar tanto dinero en un año electoral? Ni siquiera el congreso complaciente controlado por el PLD aprobó tantas partidas. Por eso preguntan los jóvenes en protesta: ¿y mis chelitos?

¿El Plan de Alfabetización? ¡Fabuloso! Pero que haya analfabetos en el país en pleno siglo XXI da lástima. ¿Cierre de algunas oficinas gubernamentales? ¡Bien!  Pero han sido hasta ahora pequeñas oficinas, cuando hay ministerios innecesarios y una diplomacia muy abultada.

Danilo Medina tiene que impulsar programas de real impacto positivo en la sociedad dominicana si quiere echar adelante su gobierno. Pero aún en medio de posibles medidas positivas, el lastre que arrastrará por mantener los mismos funcionarios y por el paquetazo impositivo, marcará el accionar político dominicano por algún tiempo.

Los personeros del gobierno que irritan la población y el grito de bolsillos vacíos por los nuevos impuestos, continuarán generando descontento, aún salgan del escenario público los jóvenes en protesta.

Quien necesita cien días de gracia no el gobierno, es el pueblo dominicano después de los últimos garrotazos: más impunidad y más impuestos.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/11/27/456535/Cien-dias-de-gracia-para-quien

 

Hipólito Mejía y Leonel Fernández noviembre 21, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:49 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 21 de noviembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La política es dura, conflictiva y maliciosa; aunque puede ser también un ejercicio noble de compromisos e ideales. La política es arte a pesar de su dureza porque es subjetiva y emotiva. Para ejercer liderazgo político hay que cautivar aunque no hay recurso único para lograrlo; seducir pertenece al mundo de lo mágico y a la química de lo indescriptible.

Hipólito Mejía y Leonel Fernández han marcado el devenir de la política dominicana desde el ocaso de los tres caudillos. Son personajes opuestos. Uno es agrónomo y el otro abogado. Uno resalta la ruralidad y el otro el Nueva York chiquito. Uno es hablanchín y populachero y el otro comedido y formal. Uno habla el folclor y el otro elabora discursos para la escenografía del conocimiento.

En su momento, ambos han logrado cautivar un amplio segmento de la población dominicana con estrategias lingüísticas diferentes.

En la campaña electoral del 2000 y en los primeros dos años de su mandato, Hipólito Mejía comandaba la política nacional con expresiones chistosas. Cada ocurrencia era tomada como genialidad y celebrada como un infante de cumpleaños; incluso los insultos generaban carcajadas ante lo inverosímil de las expresiones. Recuerden azarosa.

Cuando la situación económica se deterioró en el 2003, los chistes de Hipólito perdieron atractivo porque la inflación y la devaluación arrancaron el sustento a la población. En vez de carcajadas, los chistes irritaban. Hipólito Mejía perdió ahí la capacidad de seducir un amplio segmento del pueblo dominicano. Lo destronaron el 16 de mayo de 2004.

La chabacanería de Hipólito Mejía fue remplazada con el discurso formalista de Leonel Fernández.

Leonel era el nuevo Balaguer, diestro en el verbo y comedido, con vocación de poder por encima de principios. Era el nuevo articulador de las fuerzas conservadoras dominicanas que, ante la ausencia de Balaguer, decidieron convivir con cualquier residuo izquierdista que quedara en el subconsciente peledeísta.

Leonel Fernández gobernó cómodamente de 2004 a 2012 porque el PRD quedó muy desacreditado, el PRSC se unió al leonelismo, y muchos partidos minúsculos de izquierda y derecha vieron en Leonel el eslabón para beneficiarse del Estado sin tener que buscar muchos votos. De ese mondongo político salió el llamado Bloque Progresista.

Durante ocho años consecutivos, la capacidad de Leonel Fernández para mantener el país estable descansó en tres pilares: la estabilidad macroeconómica con inflación y devaluación moderada, un amplio sistema clientelar sostenido con presupuestos altos y muchos préstamos, y su oratoria seductiva.

Cuando Leonel Fernández narraba los logros de su gobierno, era creído por un amplio segmento de la población. Las ansias de progreso encajaban con su entusiasta exclamación de “e’pa’lante que vamos”. Ahí realidad y fantasía se confundían.

Actualmente, la palabra de Leonel Fernández está devaluada porque mucha gente se siente engañada con las revelaciones de corrupción y nepotismo en su gobierno. El déficit fiscal de 187 mil millones de pesos y los impuestos recién aprobados, constituyen el marco estructural de la devaluación del leonelismo. El gobierno peledeísta ha pasado factura al pueblo por un gasto inesperado y Leonel Fernández ha sido destronado por jóvenes en twitter y pancartas.

La política es un carrusel donde los amores suben y bajan. En ese incierto devenir político Leonel Fernández aparece públicamente atormentado. Pero resulta que la posibilidad de encauzar las aguas agitadas no depende ahora de su verbo ni de sus adhesiones escenificadas, sino de la ejecutoria de Danilo Medina, que no es diestro ni en el chiste ni en la oratoria, y tiene que encontrar otro recurso (quizás los decretos populares) para cautivar tanta gente malhumorada.

Enlace al periódico HOY:http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/11/20/455595/Hipolito-Mejia-y-Leonel-Fernandez

 

Sacan la lengua noviembre 14, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:34 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 14 de noviembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

La llamada reforma fiscal, anunciada con bombos y platillos como un ejercicio de concertación social, supuesta generadora de un pacto fiscal según reza en una mutilada Ley de Desarrollo Nacional, ha devenido en un ejercicio insolente de imposición gubernamental.

En la Constitución de 2010, se constitucionalizaron muchas cosas para crear una fachada de revolución democrática que no tenía nada de revolución ni de democrática.

Se crearon altas cortes y se nombraron más jueces que en países con muchos millones de habitantes: el Tribunal Constitucional tiene 13, la Suprema Corte 17 y el Superior Electoral 5 (un innecesario total de 35). Se estableció un Consejo Económico Social de consulta que pocos frutos rendiría si expresaba desacuerdo con el todopoderoso gobierno. Se creó un Estado Social de Derecho que permanecerá en un palabrerío.

Con esa Constitución de trasfondo, el Congreso aprobó la semana pasada una reforma impositiva sin pacto social ni legitimidad política. Y con esa misma Constitución, el Congreso se embarca ahora en aprobar un Código Penal ultra punitivo para los menores y las mujeres, y ultra garantista para los funcionarios del gobierno.

En cada eslabón, ya fuera para aprobar la Constitución o cualquier otra reforma, el gobierno ha convocado al pueblo para supuestamente consultarlo, y luego, cuando no le gusta lo que escucha, le saca la lengua y hace lo que le plazca.

Cuando el gobierno no encontró aliados suficientes en el Consejo Económico Social para la reforma fiscal, corrió al Congreso donde supuestamente están los verdaderos representantes del pueblo. Pero allí no hubo amplias consultas, ni intentos de concertación, ni debate sopesado. El PLD habló con quien quiso e impuso lo que quiso al vapor.

Desde hace mucho tiempo, el gobierno del PLD va como una locomotora que perdió los frenos; quien se ponga delante queda destrozado, y los vagones van llenos de burlones.

Esa riesgosa aventura gubernativa se ha sostenido sin generar grandes crisis por dos razones principales: la anémica oposición política, y porque han cobrado muchos impuestos para financiar un amplio sistema clientelar y pagar las cuotas obligatorias de los préstamos con que inflan el Presupuesto Nacional y el Producto Interno Bruto (PIB), creando así un espejismo de estabilidad económica.

Con amplia capacidad de rejuego por la ausencia de oposición, el PLD ha perdido el sentido de lo que significa gobernar en democracia. Su palabra es la única verdad, y quien no se adhiera, es malsano o tonto.

La reforma impositiva es la gota que comienza a derramar la copa. Está generando la primera gran crisis de legitimidad del PLD en 12 años de gobierno. Y esto no solo por las protestas de estos días, sino también por el efecto negativo que tendrán los impuestos en el poder adquisitivo de la gente, en un momento que el PLD mostraba desgaste.

El gobierno utilizará su fuerza policial y mediática para enfrentar y deslegitimar las protestas, y cuando mueran varios (ya van dos) o llegue diciembre, la gente se replegará por un tiempo.

Luego vendrá el período de los bolsillos vacíos, y ahí aumentará la criminalidad de todo tipo (callejera, asaltos, robo de luz, etc.) y se producirán nuevas olas de protesta.

Sin elecciones en dos años para entretener el pueblo y darle alguna expectativa de cambio, el gobierno del PLD mantendrá un alto nivel de ilegitimidad en lo adelante, porque ni las tarjetas de solidaridad ni la inversión pública, ni el ejército mediático ni los discursos de Leonel Fernández, serán suficientes para compensar por el empobrecimiento que producirán el paquetazo impositivo y la especulación comercial.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/11/13/454625/Sacan-la-lengua

 

PLD absolutista, PRD inepto, PRSC rechoncho noviembre 7, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:01 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 7 de noviembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Ya escribí que el pueblo dominicano es pariguayo; aguanta golpes, justifica gobernantes, se ajusta a la austeridad, carga agua, instala inversores, siempre espera el maná, y cuando se cansa de esperar se va del país si encuentra visa para un sueño o una yola para navegar en aguas peligrosas.

El gobierno del PLD, con risitas de postalitas, ha arrancado al pueblo una millonada en varias reformas tributarias en los últimos años. Siempre dicen que ha sido para bien de la nación, y que no se atreva nadie a cuestionarlos, porque salen ipso facto los funcionarios respondones a defender la gestión, y con ellos, una legión de comunicadores que repiten un solo mensaje: hagan lo que diga el PLD, si no, son revoltosos, insensatos, irresponsables o manipulados. Toda queja queda así deslegitimada.

El absolutismo ilustrado o despotismo ilustrado viene de la monarquía europea, que en medio de las ideas renovadoras de la Ilustración, quiso utilizar la razón para seguir ejerciendo su dominio absolutista. Eventualmente los pueblos se dieron cuenta que la razón y el absolutismo combinado no era democrático y se rebelaron.

Ahora hay que aguantar otra reforma tributaria en nombre del supuesto bien que el PLD traerá al pueblo dominicano. Porque en su lógica absolutista, el dinero estará mejor administrado por el gobierno que en los bolsillos de la gente pobre y clase media.

El cuentito de que la presión fiscal dominicana es baja solo se lo creen el gobierno y sus representantes mediáticos, porque sucede que el cacareado crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) dominicano lo acaparan unos cuantos políticos y negociantes. El resto de  la sociedad ve sus bolsillos desfondarse aunque crezca el PIB.

Imaginen una familia donde el padre y la madre son maestros, devengan entre ambos un salario mensual de unos 40 mil pesos, y tienen dos hijos en escuela privada porque la pública no es buena. ¿Puede esa familia ahorrar para comprar un apartamento? ¿Puede esa familia comprar un carro, pagar seguro, placa y gasolina con los impuestos aumentados? ¿Pueden esos padres comparar libros? Con ese salario sólo cubren las necesidades básicas, no pueden ser clase media; y ojo, 40 mil pesos es un buen ingreso en la escala salarial dominicana.

El PRD es la ineptitud elevada a la raíz cuadrada. La lista de ejemplos llenaría no sólo esta columna sino también este periódico. El último episodio fue el discurso de Hipólito Mejía y Miguel Vargas sobre la reforma tributaria; ambos el mismo día en lugares distintos declarando que no la apoyaban. Divididos no convocan a la sociedad dominicana, no tienen impacto legislativo, ni tampoco hacen oposición real al gobierno.

El PRSC tiene una historia de espoliar al pueblo dominicano y se ha desgranado buscando cobija para que sus dirigentes sigan recibiendo beneficios del Estado. El PLD les echa comida en un corral para tenerlos gordos y amansados. Contentos, los reformistas hacen lo que mande el jefe de la tribu y el jefe supremo. Mientras estén recibiendo altos sueldos, contratos y pensiones, son de gran utilidad política al PLD, que destinará parte de los impuestos cobrados para seguir manteniéndolos rechonchos y sin votos.

El absolutismo peledeísta descansa en su creencia de que son sabelotodo, y también, en la inepta y corrupta oposición que ha dejado el país a su disposición. Mientras predomine esta ecuación política, el PLD seguirá cobrando muchos impuestos y dilapidando recursos a costa del pueblo, hasta que algún día, no sé cuando, la angustia y la rabia desborde ese mismo pueblo abusado.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/11/6/453702/PLD-absolutista-PRDinepto-PRSC-rechoncho

 

 
A %d blogueros les gusta esto: