ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Obama: si gana o si pierde octubre 31, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:21 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el 31 de octubre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La contienda se aprieta en la medida que se acercan las elecciones de Estados Unidos el martes 6 de noviembre. Unos vientos soplan a favor de Barack Obama y otros en contra, y el huracán Sandy ha dejado estragos en el nordeste.

Obama tiene a su favor que heredó un desastre económico y la situación ahora no es desastrosa, cuenta con el apoyo mayoritario de las minorías étnico-raciales, el salvamento de la industria automovilística, y una organización de base para movilizar votantes.

En contra tiene el sentir de un segmento amplio de la población de que la situación económica no ha mejorado lo suficiente, el alto desempleo, el bajo apoyo de la población blanca, y su floja presentación en el primer debate presidencial.

Aunque la situación económica se considera el epicentro de las decisiones de los votantes, posiblemente en este campo hay un empate emotivo-racional en las preferencias.

Un segmento de la población mira el vaso medio lleno y otro muy vacío. Para los que miran el vaso medio lleno, la economía ha comenzado a crear empleos y la bolsa de valores repuntó. Estos se inclinan a votar por Obama. Los que consideran que la economía se ha recuperado muy poco a pesar del dineral que el gobierno ha gastado para resucitarla, se inclinan a votar por Mitt Romney.

Las elecciones se perfilan marcadas por el voto étnico-racial. Para tener posibilidad de ganar, Obama necesita una abrumadora mayoría del voto minoritario étnico-racial: alrededor del 95 porciento del voto afroamericano y 65 porciento del voto latino. También necesita que esos sectores vayan a votar, al igual que los jóvenes. Todo eso para compensar por el voto blanco que numéricamente es mayoritario y se inclina mayoritariamente hacia Romney, sobre todo los hombres.

Si el voto de los blancos por Obama bajara de 40 porciento, se le dificultaría ganar. Pero aquí hay que hacer una aclaración. El salvamento a la industria automovilística le ha ganado apoyo entre la clase obrera blanca en estados como Ohio que son vitales para construir mayoría en el Colegio Electoral.

Hay que recordar que en Estados Unidos no se gana la elección presidencial por mayoría del voto popular nacional, sino que hay que ganar estado por estado, y cada estado tiene un peso diferente en el Colegio Electoral en función de su población y representación en el Congreso.

En estos momentos, la ventaja de Obama en el Colegio Electoral radica en que mantiene delantera en estados que dependen mucho de la industria automovilística como Michigan y Ohio.

Los estrategas de campaña de Obama también cuentan para su victoria con una amplia red de base de votantes que organizaron desde las primarias del año 2008. Esto les da una capacidad de movilización de votantes que no tienen en este momento los republicanos. Cuando se acerca la hora cero, eso cuenta.

A fines de septiembre, Obama tenía una ventaja cómoda porque Romney no era muy querido ni siquiera por la base republicana, y además, había cometido varios errores políticos durante el verano. Todo eso se revirtió con el primer debate presidencial el pasado 3 de octubre, en que Obama tuvo una presentación inesperadamente floja. Por qué sucedió ha sido motivo de amplia discusión, y la razón exacta permanece aún en la incógnita; pero ese debate sin dudas agrandó a Romney y disminuyó a Obama.

Al final, si Obama pierde, su pálida presentación en el primer debate encabezará la lista de razones. Si gana, se resaltarán los otros factores. Ahora falta también por computar el impacto que tendrá Sandy.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/10/30/452774/Obama-si-gana-o-si-pierde

 

Pariguayos gobernados por sabelotodo octubre 24, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:07 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 24 de octubre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Esperaba la reforma fiscal desde hace meses, pero debo decir que sentí profunda tristeza al conocer la magnitud del déficit y la fórmula del gobierno para buscar nuevos fondos. El paquete de impuestos presentado arrancará demasiado dinero al pueblo para uso y abuso de la misma clase gobernante.

De la tristeza pasé al desconsuelo total al ver la foto de prensa de la última reunión del Comité Político del PLD, donde la plana mayor salió sonriendo (no sé por qué) y declaró total respaldo a los nuevos tributos.

En estos días escribí: “¡Qué cachaza, cuánta orfandad!,” y también, “Gobiernos chupasangre, empresarios explotadores”. Pero hay más. He llegado a la conclusión de que el pueblo dominicano es muy pariguayo.

Cualquier excusa, cualquier explicación, un soborno, o una declaración que provenga del poder es dictamen a aceptar. Y siempre ronda en el ambiente un llamado a la paz, con justa razón, porque la muerte debería reservarse para fines trascendentales, dejarse al destino, o en manos de Dios.

En un país de pariguayos, y además, con una oposición política de incapacidad mayúscula, el PLD hace lo que le venga en gana, incluido haber generado un gran hoyo financiero en menos de un año, y querer ahora cobrarle al pueblo por esa perniciosa hazaña.

El PLD se cree sabelotodo y así ordena y demanda. La idea de un partido de cuadros ilustrados para la liberación nacional con justicia social, ha devenido en un proyecto político que patrocina la mayor red clientelar conocida en la historia dominicana.

El presupuesto nacional se infló en los últimos ocho años con más impuestos y más préstamos para acomodar mucha gente en el sistema de “beneficencia estatal”, fueran cuantiosos contratos-desfalcos, sueldos lujosos injustificados, pensiones inmerecidas y abultadas, nominillas políticas, o mugres tarjetas de solidaridad para acallar pobres ciudadanos.

El PLD utiliza la racionalidad y el pragmatismo para ganar batallas y la guerra. La dirección del PLD ha logrado lo que ningún otro partido en el país obtuvo en el pasado: unidad aún en medio de divergencias, y el uso del conocimiento para alcanzar objetivos partidarios y de Estado. Esto magnifica el sentido de sabelotodo, que es una actitud de poder, mientras el conocimiento político es una herramienta para la consecución de fines específicos.

El PLD cuenta con una amplia alianza estratégica. La formación de una extensa red clientelar ha tenido como propósito principal construir soportes que permitan longevidad en el poder. La coalición electoral-gubernamental incluye un amplio espectro político de derecha a izquierda, con sus integrantes todos cómodamente insertados al gobierno. Tienen además un ejército mediático en nómina, y una amplia campaña publicitaria rentable a productores y dueños de medios.

Pero el PLD quiere más y más para sostener esa costosa maquinaria clientelar, e integrar nuevas personas y grupos pensando en triunfos futuros. Ahí radica el meollo de la llamada reforma fiscal.

El Ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Temístocles Montás, repite que el gobierno debe gastar más. Se entiende su urgencia, porque sin más dinero se desplomaría todo el andamiaje clientelar que sustenta el gobierno. Habría que quitar beneficios a muchos políticos que viven del cuento, no se podría agregar miles de personas al programa solidaridad para apaciguar los pobres y tener votos cautivos, y además, sin mucho dinero el Comité Político dejaría de ser sabelotodo.

Como somos un pueblo pariguayo siempre esperando el maná prometido, el PLD aprobará los impuestos de la forma que ordene su jefatura. Una revuelta por aquí y otra por allá, unos cuantos sobornos, y en diciembre, fiesta y mañana gallos.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/10/23/451816/Pariguayos-gobernados-por-sabelotodo

 

Gobiernos chupasangre, empresarios explotadores octubre 17, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:56 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 17 de octubre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Si usted es pobre o clase media se embromó. Cada nuevo gobierno dominicano encuentra un déficit fiscal, produce otro y se endeuda más. Inflan el Producto Interno Bruto (PIB) con dinero prestado, distribuyen mal la riqueza creada, y propagan el cuento de que en República Dominicana la carga fiscal es baja.

Casi todos los países del mundo están endeudados. Una diferencia clave es que a las economías fuertes como Estados Unidos y Japón le prestan dinero casi gratis, no así a República Dominicana.

Mientras el gobierno puede ignorar la presión de pago, gasta y malgasta; y cuando se acaba el período de gracia anuncia una nueva reforma fiscal como la actual.

El estribillo siempre es el mismo: más impuestos o colapsa la economía; más impuestos o no hay desarrollo. Culpable de la situación es siempre otro: el Fondo Monetario (FMI), el petróleo, la electricidad, o el partido de oposición.

La población, atemorizada y desmovilizada, aguanta los paquetazos impositivos y acepta como calmante alguna explicación.

Una vez aprobados los nuevos impuestos, se logra la llamada estabilidad macroeconómica (léase, inflación y devaluación moderadas), porque el FMI autoriza más préstamos para que siga la espiral de endeudamiento. También fluye la inversión privada que se siente confiada cuando el FMI custodia las finanzas.

Los pobres siguen siendo pobres y la mayoría de la clase media ve sus posibilidades de bienestar truncadas.

De cada crisis económica salen ilesos, o muchas veces gananciosos, dos grupos principales: los grandes empresarios y la clase gobernante. Los empresarios tienen capacidad de rejuego al aumentar precios si venden en el mercado local, y pagan bajos salarios a la mayoría de sus empleados. La clase gobernante extrae grandes beneficios del Estado de múltiples maneras.

Para entender este viacrucis repetitivo hay que saber qué hace el gobierno con el dinero que recauda, y por qué la economía dominicana no crea mejores empleos que amplíen la base contributiva.

En el post-trujillismo, los gobiernos dominicanos han compensado la falta de empleos privados con inversión en la construcción y la ampliación de la empleomanía estatal (en una primera etapa había empresas estatales que sirvieron de foco clientelar, pero fueron abolidas o privatizadas).

La estructura salarial en el Estado y la construcción pública consiste en muchas personas con bajos salarios, una capa de técnicos y profesionales de ingresos medios, y políticos que reciben grandes beneficios. Estos últimos ocupan las mejores posiciones en el gobierno y obtienen sustanciosas ganancias mediante contratos, comisiones, altos sueldos, exoneraciones, pensiones, terrenos, apartamentos, barrilitos o cofrecitos. Así desvían muchos recursos que pudieron destinarse a mejorar los servicios públicos. A los pobres antes les daban funditas y ahora tarjetitas.

Por su parte, los empresarios dominicanos han recibido diversos incentivos fiscales y de otro tipo en el post-trujillismo, pero la mayoría de los empleos creados son de bajos salarios. Por eso no aumenta significativamente la clase media. Peor aún, muchos dependen para la acumulación de riqueza de la mano de obra haitiana, barata y desprovista de derechos políticos. Esto significa que el capitalismo dominicano se nutre constantemente de una gran reserva de pobres indigentes.

Ante el alto desempleo y los bajos salarios, muchos dominicanos han emigrado al exterior. En los países donde van, la mayoría no alcanza a ser clase media por su bajo nivel educativo, pero como obreros o chiriperos ganan más que en República Dominicana.

Si usted no emigró ni se enroló en un partido político para ascender por las redes clientelares, los bajos salarios, los impuestos y el costo de la vida le impedirán mejorar sus condiciones de vida.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/10/16/450846/Gobiernos-chupasangre-empresarios-explotadores

 

¡Qué cachaza! ¡Cuánta orfandad! octubre 10, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:18 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 10 de octubre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Los políticos dominicanos tienen cara dura. Aumentan persistentemente los gastos del gobierno, cobran impuestos, y tan pronto se acaba el dinero vuelven a la carga con más impuestos. Veamos el caso del Impuesto a las Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS).

Se estableció en 1983 durante el gobierno de Salvador Jorge Blanco en un 6% con el nombre ITBI porque no incluyó los servicios. Aquellos fueron tiempos de crisis económica y negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El descontento popular produjo revueltas que el gobierno reprimió.

En 1992, Joaquín Balaguer aumentó el ITIBS a 8% y amplió la base para incluir los servicios. Buscó un acuerdo con el FMI después de varios años de déficits públicos, alta inflación, protestas y huelgas nacionales convocadas por el Colectivo de Organizaciones Populares. Posteriormente el movimiento social se desintegró.

En el gobierno de Hipólito Mejía, el ITBIS se aumentó a 12%, y en el segundo gobierno de Leonel Fernández a 16%. En ambas ocasiones el pueblo se tragó el purgante.

Como se ve, todos los presidentes desde Jorge Blanco han aumentado el ITBIS, y además, han establecido o aumentado otros impuestos. Por ejemplo, entre 2005 y 2011, Leonel Fernández realizó varias reformas tributarias para recaudar más dinero que no incluyeron el ITBIS.

Estos impuestos, junto a los préstamos, generaron mucho dinero al gobierno de Fernández y permitieron aumentar vertiginosamente el presupuesto nacional, la empleomanía pública y los sueldos lujosos. El Producto Interno Bruto (PIB) creció significativamente, pero ese crecimiento se distribuyó muy mal. Por eso es erróneo argumentar que la carga fiscal dominicana es baja. Los pequeños salarios de la mayoría de la población y la pequeña clase media contributiva no aguantan un Estado expansivo y derrochador.

Muchos recursos públicos se han utilizado para engordar la clase gobernante, casta privilegiada que siempre se mantiene impune, y para realizar costosas campañas electorales, incluida la de 2012 que llevó a Danilo Medina al poder.

Ahora el Presidente Medina le dice al pueblo que necesita dinero para pagar las deudas y no quedarse con los brazos cruzados. En la campaña electoral dijo que se oponía al aumento del ITBIS  y ahora pretende llevarlo a 18%, ampliar los productos sujetos a este impuesto, y aumentar una amplia gama de otros impuestos.

Mejor sería que utilizara sus brazos para quitarle a los que se han enriquecido, porque lo que busca arrancarle al pueblo con nuevos impuestos, no se lo devolverán jamás en beneficios reales, a pesar de la cacareada Estrategia Nacional de Desarrollo.

Pero vislumbro, lamentablemente, que el gobierno aprobará la reforma impositiva propuesta sólo con ligeras modificaciones, porque el pueblo dominicano vive en la total orfandad política. Nadie lo representa.

El PLD controla todos los poderes del Estado a su manera, no hay partidos con credibilidad en la oposición, no hay organizaciones sociales fuertes para enfrentar el gobierno, y no hay movimientos sociales con capacidad de convocar protestas de amplia aceptación. Además, unos cuántos jerarcas bendecirán la reforma y voces aliadas en los medios de comunicación la justificarán.

El PLD y su coalición política seguirán desfalcando el Estado, y al pueblo le ofrecerán tarjetas de solidaridad para convertir más personas en miserables clientes del gobierno.

Subir el ITBIS al 18% y ampliar la cantidad de productos, junto a otros impuestos propuestos, constituye una bofetada al pueblo dominicano por parte de un Estado que no ofrece casi nada bueno a cambio: ni educación, ni salud, ni seguridad ciudadana. Se endeuda y endeuda, y siempre vuelve a pedirle sacrificios al pueblo. ¡Cuánto abuso! ¡Cuánta orfandad política! ¡Qué cachaza!

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/10/9/449995/Que-cachaza-Cuanta-orfandad

 

Danilo Medina y el bizcocho dominicano octubre 3, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:35 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 3 de octubre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

Habló como presidente-economista en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la semana pasada, y qué bueno. El discurso de Danilo Medina se centró en argumentar que medir el desarrollo económico de un país por la renta nacional per cápita es inadecuado, porque se puede aumentar y muchos seguir siendo pobres como sucede en República Dominicana. Además, cuando un país alcanza el nivel de renta medio se estropea el desarrollo porque se pierde acceso a la cooperación internacional y encarecen los préstamos.

Medina tiene razón en la crítica a la medición simplista del desarrollo, y también en otros dos argumentos de su discurso. Que el crecimiento económico no es suficiente para reducir las desigualdades sociales y mejorar la calidad de vida de la gente, y que el énfasis en el ingreso ha llevado a políticas de transferencias que simplemente aumentan los ingresos del hogar por encima de la línea de pobreza, perdiéndose la oportunidad de impulsar políticas públicas de carácter universal concebidas como derechos de los excluidos.

Un grave problema que enfrenta actualmente la República Dominicana es que ha registrado crecimiento económico por muchos años, elevándose así el ingreso nacional per cápita, pero la riqueza se ha redistribuido muy mal como han demostrado los informes de Desarrollo Humano. Esto quiere decir que el bizcocho dominicano creció, pero la mayoría de la gente no participó en la distribución del crecimiento. Por eso hay tantos pobres a pesar de que el Banco Central reporta casi todos los años crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

¿A quién culpar de esta situación?

Podría culparse al sistema capitalista, siempre explotador, pero resulta que hay países capitalistas incluso en América Latina que no tienen proporcionalmente tantos pobres como República Dominicana. Podría responsabilizarse a los organismos financieros internacionales, pero esa acusación no va a prosperar porque dirán que su función es monitorear el desenvolvimiento económico para prestar con garantías de repago.

Podría culparse a los empresarios, siempre voraces en acaparar riqueza, sobre todo en países de baja institucionalidad como República Dominicana. Pero los empresarios son  conocidos por no aportar a la igualdad, a menos que sean obligados por el Estado a pagar más impuestos y mayores salarios mínimos. Podría culparse a los mismos pobres como hacen los conservadores en los países capitalistas desarrollados, pero cuando son tantos es difícil culpabilizarlos de su pobreza.

Queda entonces el Estado que es la entidad con capacidad y poder de representar a toda la sociedad, dentro y fuera del país.

La acumulación de riqueza en República Dominicana ha dependido siempre de cuántos y quiénes acceden a los recursos del Estado. El bizcocho dominicano ha crecido, cierto, pero todavía unos pocos siguen comiéndose la mayor parte, y los políticos y allegados siempre sacan su gran pedazo aparte. De ahí que República Dominicana sea líder mundial en malversación de recursos públicos, el gobierno otorgue contratos grado a grado para enriquecer financistas políticos, y muchos altos funcionarios se pensionen con grandes cantidades y hasta siguen trabajando en el Estado.

Si Danilo Medina desea cambiar el trayecto histórico de saqueo al Estado, tiene que buscar una computadora de pantalla gigante, ver el dinero que hay para presupuestar con o sin préstamos. No poner impuestos que afecten a los pobres ni a la clase media. Destinar recursos a los servicios públicos universales que desarrollan capacidades humanas y promueven mayor igualdad como educación y salud. Y además, y esto es fundamental, cerrar la llave de la corrupción pública y el clientelismo político. Si no, sus discursos quedarán en mucho dicho y pocos hechos.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/10/2/448925/Danilo-Medina-y-el-bizcocho-dominicano

 

 
A %d blogueros les gusta esto: