ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Leonel Fernández devuelve la pelota mayo 27, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 5:50 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 27 de mayo de 2015 en el periódico HOY 

Los abogados constitucionalistas no concuerdan en si la Constitución Dominicana actual establece que la ley de reforma es orgánica, ni tampoco en si la modificación sobre la reelección necesita referendo aprobatorio.

La Constitución de 2010 es tan larga que olvidaron precisarla. Los principales arquitectos fueron el Congreso actual que la aprobó y el expresidente Leonel Fernández que la promovió y promulgó. Ahora Fernández se erige en protector de lo que no establece claramente la Constitución, y lo hace a su conveniencia. Ha tirado la pelota al danilismo y al Comité Político que él mismo preside.

Primero reitero mi opinión general sobre el tema: no estuve de acuerdo con la reforma constitucional de Hipólito Mejía en 2002 porque su objetivo fue exclusivamente cambiar el artículo sobre la reelección para beneficio propio. No estuve tampoco de acuerdo con la reforma constitucional que impulsó Leonel Fernández en 2009-2010 porque su objetivo fundamental fue rehabilitarse electoralmente ya que había agotado todas las posibilidades de reelección después de 2008. Quería volver al poder y para eso tenía que reformar la Constitución.

Con más inteligencia política que Mejía, Fernández promovió una supuesta reforma constitucional integral con la participación de notables del derecho nombrados por Fernández y “consultas populares” patrocinadas por la Presidencia de la República.

A pesar de las peticiones para reformar la Constitución mediante una Asamblea Constituyente y que el nuevo texto constitucional se aprobara en un referendo, Fernández hizo caso omiso y procedió a modificar la Constitución sin la participación ni la validación popular. Sorprende pues ahora su apoyo a la soberanía popular.

El llamado pacto de las corbatas azules entre Leonel Fernández y Miguel Vargas sirvió para coronar el supuesto gran pacto político mediante el cual se reformó la Constitución. Pero en aquel momento Vargas no era presidente del PRD, aunque actuó como tal sin serlo.

La Constitución de 2010 es un texto fundamentalmente conservador lleno de adornos progresistas (a este asunto me he referido en artículos anteriores). Producto de esa Constitución, Fernández se rehabilitó para poder buscar una cuarta postulación como lo intenta ahora; y eso se ha convertido en la manzana de la discordia en el PLD.

Si Fernández no cambió la Constitución en 2010 para beneficio propio como dijo en su reciente discurso, y si la idea de restablecer la reelección indefinida (no consecutiva) no fue suya, entonces la evidencia de que su planteamiento es genuino sería no buscar una nueva postulación en 2016. Pero ¡oh no!, desde que salió del poder en el 2012, no cesa en sus afanes de volver.

Ahora se erige en intérprete de la Constitución y declara que la ley de reforma es orgánica, es decir, que requiere dos terceras partes para aprobarse, y que es necesario un referendo aprobatorio. Establecer este argumento correspondería al Tribunal Constitucional, cuyos miembros fueron todos nombrados por el propio Fernández en base a la Constitución de 2010.

Con su discurso, Fernández devuelve la pelota a los danilistas y les complica el juego político. Los leonelistas en el Congreso asumirán la posición de Fernández, no habrá unidad peledeísta, y será muy difícil lograr las dos terceras partes para la reforma constitucional.

Mi opinión final: para demostrar el institucionalismo y el desinterés histórico que propaga, Fernández debería probarlo no postulándose en el 2016; fue él quien promovió y promulgó la Constitución de 2010 que lo rehabilitó electoralmente. Medina, por su parte, para ser consecuente con sus planteamientos críticos de la reelección en el pasado, tampoco debería buscar una repostulación ahora.

¿Es que nadie más en el PLD sirve para presidente?

Artículo publicado en el periódico HOY: http://hoy.com.do/leonel-fernandez-devuelve-la-pelota/autor/rosario-espinal/

 

Anuncios
 

PLD: auxilio, llamen el 911 mayo 20, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 2:03 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 20 de mayo de 2015 en el periódico HOY

Dicen que el 911 funciona bien, ¡por suerte! El PLD lo necesitará.

Leonel Fernández se victimiza. Considera que sus compañeros de partido lo traicionaron con el déficit fiscal que le cargaron en el 2012, y otras yerbas.

Sin 911 en funcionamiento, Fernández quedó herido en las calles desde aquel octubre, rodeado de jóvenes irreverentes que lo abucheaban dondequiera que llegaba o sospechaban su presencia. Los desplantes aumentaron y su popularidad, ya en declive desde 2011, siguió en picada.

No valió discurso, ni artículo de prensa, ni comparaciones con Moisés o Buda, ni defensa de terceros en los medios. Fernández era el malo y Danilo el bueno. La dialéctica se explayó y las comparaciones proliferaron. Ni el viento de cuaresma aligeró la carga.

La narrativa de “Leonel el malo” fue sustentada con hechos de corrupción, y ahí se descarrilaron sus planes de volver en el 2016 sin sustos ni sobresaltos. La antorcha se esfumó, y al hijo adoptivo lo acusaron de corrupto (los peledeístas) y luego lo absolvieron (también los peledeístas).

Danilo Medina arrolló en la convención del comandante y consolidó su mayoría. Nuevos y viejos se apilaron en el frente danilista, y el cohete explotó el 19 con mandato de reelección. ¿Acatar decisión? ¡Oh no! Allá en Metro, junto al mar, el salitre pudo más que el viento.

Herido de gravedad, Fernández sacó sus tropas con mandato de guerra. ¡Firme! ¡Firme! Desde entonces la libran en el congreso y en los medios, aunque al pasar los días se apague la firmeza. Es venganza para aliviar las penas y herir a Medina y compartes que se creen ahora dueños y señores de la finca peledeísta.

Para Fernández subir Medina tiene que bajar porque la política es relacional, es competencia, lucha de poder; más desgarradora aun cuando las reglas no son claras ni respetadas. Por eso la Constitución Dominicana es una casa de prostitución.

El espectáculo de confrontación en el otrora partido de la unidad y la racionalidad es singular. Ellos propagaron la diferencia (por bochismo o pragmatismo), y muchos opinantes olvidaron que la política dominicana es una actividad de apropiación de riqueza, o lo que el barbudo olvidado llamó acumulación originaria.

Al igual que el PRSC post-Balaguer, cuando terminó el liderazgo único y se armó el titingó, y al igual que el PRD donde las tendencias dominaron hasta consumir el partido porque no hubo liderazgo único a pesar de la ascendencia de Peña Gómez, el PLD enfrenta ahora la crisis de transición del liderazgo hegemónico. El predominio lo tuvo Fernández por 16 años, y ahora Medina mide fuerzas en el cuadrilátero con aval de popularidad. Con un período de cuatro años no se conforman, (¡oh no!, el poder da seguidilla), y piensan que más vale pájaro en manos (aunque retorcido) en el 2016 que cien volando en el 2020.

En esta lucha se apela constantemente a la Constitución, que de tanto escribirle artículos olvidaron esclarecerlos. Para todo tema hay siempre una controversia. Que si se necesita referendo o no, que si la convocatoria es ley orgánica o no, que si votan dos terceras partes o no. Dicen incluso que hay cinco llaves ¡qué fucú!

Los optimistas esperan pan y vino para anunciar armonía aunque vean heridos por doquier. Los oposicionistas esperan con gran entusiasmo el derrame de sangre para salir de la mala racha.

Uno o lo otro, que se prepare el 911 porque de esta lucha no salen ilesos los peledeístas. Es mucho dinero por medio con un presupuesto inflado de préstamos; la glotonería los arropa y muchos andan a cuchillazos.

Enlace al periódico HOY:  http://hoy.com.do/pld-auxilio-llamen-el-911/autor/rosario-espinal/

 

Hipólito y Leonel: ¿jarrones chinos o gladiadores? mayo 13, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:58 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de mayo de 2015 en el periódico HOY

La razón principal para eliminar la reelección indefinida en este país, aún sea la no consecutiva que establece la Constitución de 2010, es que los ex presidentes dominicanos no saben retirarse de la contienda política con dignidad en el momento oportuno.

Felipe González se refirió hace algún tiempo a los ex presidentes como jarrones chinos, valiosos que nadie sabe dónde colocar. En el caso dominicano, ellos mismos se colocan en el epicentro de la competencia política. Aspiran y aspiran hasta terminar derrotados en las peores condiciones. Recordemos a Balaguer, un anciano en su novena postulación derrotado poco antes de morir.

La democracia necesita alternancia porque el pueblo se cansa de las mismas figuras políticas, aunque tengan adeptos que vitoreen, y porque siempre hay muchos aspirantes a ocupar las posiciones públicas. El sistema democrático debe generar nuevas expectativas y oportunidades.

Hipólito Mejía y Leonel Fernández, los únicos ex presidentes que tiene el país en este momento, no aceptaron oportunamente que debían retirarse y ceder el paso a otros aspirantes. Resultado: el PRD está dividido y el PLD enfrenta su mayor crisis.

Imaginemos: si Hipólito Mejía no se hubiera repostulado en el 2012, Miguel Vargas hubiese sido el candidato y hubiese perdido por segunda vez (perdió en 2008). Con dos derrotas, hubiera recibido mucha presión partidaria para abandonar sus aspiraciones del 2016, generándose así (quizás) una transición sin ruptura.

Pero Vargas se sintió traicionado por Mejía y lo expulsó después de la derrota en 2012, creándose una crisis insalvable por las confrontaciones. Que el PLD azuzara las tensiones fue producto de la incapacidad del PRD para resolver sus problemas internos.

Desde 2009, Vargas no suelta la presidencia del PRD porque asume que perpetuándose asegurará la candidatura presidencial mientras la desee, aunque las encuestas muestren su bajísima aceptación electoral. Por su parte, Hipólito Mejía perdió la convención del PRM 70 a 30. Procedía su retiro digno en 2004 en vez de seguir como un gladiador buscando nuevas postulaciones. El balance posterior es negativo para él y para su organización.

Leonel Fernández tampoco ha asumido bien el papel de ex presidente. Salió del poder en el 2012 con la intención de volver en el 2016, limitando así las posibilidades de otros aspirantes. Eso lo saben los pre-candidatos presidenciales del PLD, y todos se han volcado contra él de una manera u otra. La tapa al pomo la puso el Comité Político con su decisión de reformar la Constitución para permitir la repostulación de Danilo Medina que goza de alta aprobación y augura mayor éxito electoral.

Si Fernández se hubiese distanciado de la lucha política a partir de agosto de 2012, sin pretensión de volver en el 2016, hubiese recibido menos críticas porque no hubiese sido un competidor activo.

Pero creyente de que su liderazgo es superior e insustituible, que la antorcha es suya y la pasó temporalmente a Medina, Fernández no da muestras de entender el momento político ni de acatar las decisiones partidarias que van contra sus aspiraciones. Sigue atrincherado como un gladiador en busca de una cuarta postulación. Con 12 años de presidencia procedía el retiro digno en 2012.

Independientemente de lo que suceda con la reforma constitucional, Leonel Fernández es un perdedor en la confrontación actual. Su presidencia en el partido es inoperante y su candidatura presidencial en el PLD para el 2016 difícil. Tiene ahora dos opciones: aceptar la derrota y ayudar a que el PLD prosiga con Medina u otro candidato, o descarrilar el PLD con su insistencia de volver a postularse.  He ahí su desafío.

Enlace al periódico HOY:  http://hoy.com.do/hipolito-y-leonel-jarrones-chinos-o-gladiadores/autor/rosario-espinal/

 

¿Son las constituciones breves excluyentes? mayo 6, 2015

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:05 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

En su artículo del pasado viernes 1 de mayo en el periódico HOY, Eduardo Jorge Prats refutó algunos planteamientos de mi artículo “Castillo de arena”, publicado el miércoles 29 de abril también en HOY.

Los principales temas disentidos se refieren al tamaño de la Constitución y su carácter de avance o retroceso social.

Planteé que prefiero las constituciones breves que se sostienen en el tiempo por su calidad y respeto; y también, que la Constitución Dominicana de 2010 representa un retroceso en asuntos importantes como los derechos reproductivos, derechos de ciudadanía, el sistema de justicia y la reelección.

Según Jorge Prats, las constituciones breves como la de Estados Unidos pertenecen al siglo 19 y dejaron de ser breves por ser excluyentes. Es decir, en la medida que las sociedades se hicieron más plurales y aumentaron las demandas ciudadanas se ampliaron los textos constitucionales.

Su planteamiento es aplicable a muchas constituciones, pero no es del todo cierto; ni tampoco hay una causalidad necesaria entre el tamaño de la constitución y el avance democrático. Veamos.

La Constitución de Estados Unidos data de fines del siglo 18 y se ha modificado poco. Tiene 34 artículos sumando los artículos originales, la Carta de Derechos y las enmiendas; y la edición de bolsillo pesa menos que un celular. La Carta de Derechos ha sido fundamental en el siglo 20 y 21 para ampliar derechos ciudadanos y lograr mayor inclusión social, aun ante la oposición conservadora. Ahí están por ejemplo los derechos a favor de las minorías raciales; los derechos laborales y reproductivos de las mujeres; y los derechos emergentes de las minorías sexuales. No puede decirse entonces que por ser breve la Constitución de Estados Unidos estancó las conquistas democráticas de una sociedad plural donde coexisten diferentes concepciones ideológicas.

La Constitución Dominicana de 2010 tiene 277 artículos y abultaría cualquier bolsillo. Establece derechos sobre muchos temas y para muchos grupos; derechos que la ciudadanía con justa razón reclama, pero que no se cumplen aún estén constitucionalizados.

Y es que precisamente, las constituciones latinoamericanas, incluida las dominicanas, son extensas porque el Estado se ha mostrado históricamente incapaz de garantizar derechos; y para compensar su irresponsabilidad, se escriben textos constitucionales grandilocuentes, produciéndose lo que una vez llamé “constituciones para ser violadas”.

No estoy abogando por un retorno al siglo 19 ni por la limitación de derechos ciudadanos. Abogo por constituciones que establezcan derechos democráticos fundamentales, y que de ahí emanen leyes y políticas públicas que hagan realidad esos derechos. Me opongo a las constituciones pomposas como la de 2010 que anuncian avances y producen retrocesos en temas vitales.

Por la importancia que tiene ahora el tema de la reelección reitero que la Constitución Dominicana de 2010 representa un retroceso. Una repostulación inmediata y nunca jamás es mejor para combatir el caudillismo que las repostulaciones indefinidas con un periódo de receso. Pero en República Dominicana establecer un sistema u otro no es producto de la racionalidad democrática sino de intereses particulares.

¿Qué señal de respeto a la Constitución envían Hipólito Mejía, Leonel Fernández y Danilo Medina cuando los dos primeros la cambiaron para poder repostularse (uno a la carrera y el otro con fanfarria), y Medina intenta lo mismo?

¿Qué decir de esa Constitución promulgada en 2010 (no en el siglo 19) que pretende cercenar el derecho de la mujer a interrumpir un embarazo de alto riesgo o producto de una violación sexual? ¿Y qué decir de esa Constitución que aumentó el poder del Presidente en la selección de los jueces de las altas cortes? ¿Es eso avance? No.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/son-las-constituciones-breves-excluyentes/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: