ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Danilo Medina: ¿qué hará con tanto poder? febrero 26, 2014

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:11 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 26 de febrero de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Mañana 27 de febrero, el presidente Danilo Medina hará la rendición de cuentas a la nación del primer año completo de su presidencia. Llega a este evento con un altísimo nivel de aprobación, un triunfo electoral en el recién finalizado VIII Congreso del PLD, y la oposición política del país cada vez más dividida e ineficaz. La economía no es próspera, pero tampoco está sumida en una fuerte crisis.

En pocos momentos de la historia dominicana ha encontrado un presidente tantas condiciones favorables para gobernar bien, impulsar cambios positivos y fortalecer la democracia. El momento es propicio, y la interrogante es si Danilo Medina lo aprovechará bien; o si hará como tantos otros presidentes dominicanos que han desperdiciado las oportunidades de ser grandes estadistas.

Trujillo fue un tirano, Balaguer un tirano enano, al PRD se le recuerda por gobiernos en crisis, y a Leonel Fernández muchos lo recuerdan ahora, según revelan las encuestas, por la corrupción. No es buen balance del pasado presidencial, aunque en cada uno de esos gobiernos se realizaran algunas obras positivas.

El eslogan de campaña de Medina fue: “continuar lo que está bien, corregir lo que está mal, hacer lo que nunca se hizo”. Su anillo palaciego es parcialmente nuevo, pero dejó intacto el alto funcionariado de la cúpula peledeísta y partidos aliados, a pesar del descontento popular con muchos de esos funcionarios. Como lo ayudaron a ganar, todos recibieron premios. Para adornar ese entorno, la Presidencia inventó los grupos de veedurías, que se supone vigilarán para lograr transparencia. Ojalá puedan, porque es difícil supervisar políticos diestros en el clientelismo.

Un logro de Medina hasta el momento es haber evitado grandes escándalos de corrupción, pero eso generalmente ocurre después de un par de años, por lo que hay que esperar para emitir veredicto.

La popularidad de Medina ha derivado de hacer lo que no se había hecho.

Asignar el 4% del PIB a la educación como indica la Ley General de Educación vigente desde 1997, y que los dos presidentes anteriores ignoraron. Escuchar grupos sociales afectados ante determinadas situaciones. Visitar localidades y organizaciones sin aparataje militar ni político para escuchar demandas e impulsar algunas soluciones (las llamadas visitas sorpresas). Reclamar un mejor contrato a la Barrick Gold para aumentar los ingresos del gobierno. Y en sus acciones públicas, combinar empatía con pragmatismo. Así ha generado Medina satisfacción en un amplio segmento del pueblo que lo ha visto como un político con buenas intenciones.

No obstante, los grandes problemas del país siguen gravitando. El alto desempleo, los bajos salarios, la fuerte carga impositiva para las capas medias, la marginalidad urbana, la desigualdad social, la delincuencia y criminalidad, la economía de la droga que infesta la sociedad, la baja calidad de los servicios educativos y de salud, la ineficiencia gubernamental, y una sobrecarga de empleomanía pública innecesaria que abulta el presupuesto nacional.

Enfrentar estos problemas requiere mucho más que medidas cosméticas o un resabio ocasional.

Hay que modificar el sistema económico para hacerlo más competitivo, diverso y eficiente, y así poder agrandar la producción, crear más empleos y de mejor calidad. La empleomanía holgazana en el Estado no es solución.

Se requiere un funcionariado público honesto y entrenado que cumpla con eficacia sus funciones, desde la Policía que se encarga del orden doméstico, hasta el servicio exterior que coloca el país, bien o mal, en la faz de la tierra.

Estos cambios suponen enfrentar la corrupción, el clientelismo y el nepotismo; invertir con eficiencia y sabiduría. ¿Lo hará Danilo Medina con el poder que tiene?

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/danilo-medina-que-hara-con-tanto-poder/autor/rosario-espinal/

 

Leonel y Danilo: se equivocan los dos febrero 19, 2014

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:20 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 19 de febrero de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

El artículo de Leonel Fernández “El poder y el liderazgo: entre puestos y sobrecitos”, publicado en el Listín Diario el pasado 10 de febrero ha provocado diversos comentarios en la prensa nacional sobre la naturaleza del liderazgo político en República Dominicana. El postulado central de Fernández es que el liderazgo es circunstancial y depende de quién maneje los recursos. Quien da se hace líder, quien no se desploma como líder. Así de clarito.

El artículo no es una disquisición teórica o histórica, aunque la introducción esté cargada de nombres de autores. Es una fábula que se dirige, sin mencionarlo, a Danilo Medina, el mismísimo que recientemente se alzó con la mayoría de las posiciones en el Comité Central y Político, y registra alta aprobación.

De sus fábulas, Fernández elevó a axioma general que el liderazgo político es consustancial al acceso a recursos para su distribución clientelar. Este argumento es tan errado como el de Danilo Medina en 2007 cuando al perder las primarias dijo: “Me venció el Estado”.

Cierto, los recursos económicos son importantísimos en política, y con dinero se puede ganar y aumentar poder. Pero asumir que la popularidad o el liderazgo político que supone dirigir una nación derivan fundamentalmente del manejo clientelar de los recursos públicos es falso.

En las primarias de 2007, Leonel Fernández ganó no sólo porque manejaba el Presupuesto Nacional para dar puestos y sobrecitos, sino también porque había ganado las elecciones de 2004 con un alto nivel de votación, el país comenzaba a recuperarse de la crisis económica de 2003-2004, y la Constitución que había aprobado Hipólito Mejía en 2002 permitía la repostulación. En esa coyuntura, por más influencia que Danilo Medina tuviera en las estructuras del PLD, las circunstancias favorecían la candidatura de Fernández.

Para las primarias de 2011, a pesar de los intentos en contrario, Fernández hizo lo que procedía: anunció que no se repostularía. La Constitución que él mismo había promovido no lo permitía. El resultado fue el triunfo de Medina, principal sucesor a la espera.

El problema actual del liderazgo de Fernández proviene de que durante su Presidencia de 2004-2012, malgastó la alta aprobación que le confirió la ciudadanía. Con frecuencia hizo lo que quiso, aún en medio de fuerte oposición, y hubo permisividad en el gobierno que se tradujo en corrupción y en desencanto de la gente.

Fernández fue perdiendo apoyo en la sociedad, aunque sus vínculos con todas las formas de poder eran (y son) muy grandes. Las encuestas comenzaron a registrar el desencanto a principios de 2011, y todavía siguen reportando evidencias.

Danilo Medina ha seguido una estrategia diferente. Sabe que a pesar del apoyo de Fernández en el 2012, es su contrincante. Sabe que los principales sectores de poder tradicional del país son más leonelistas que danilistas. Sabe que un amplio segmento del pueblo dominicano se había cansado del estilo jerárquico y argumentativo de Fernández, llevado a su máxima expresión en la negativa de asignar el 4% a la educación.

En este contexto político, Medina ha construido apoyo propio desde la Presidencia a través de una conexión más directa con la gente, escuchando sus demandas y dando respuesta rápida a algunos problemas. Se desdobló ante el pueblo como gobernante con buenas intenciones, combinando emoción primaria con pragmatismo. Mucha gente lo vio entonces creíble y culpan a Fernández de los males. Ahí radica la popularidad actual de Medina, no simplemente en que da puestos y sobrecitos.

El liderazgo político es siempre circunstancial y pocos transcienden en la historia. Los que se fundamentan en puestos y sobrecitos son de los más endebles y efímeros.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/leonel-y-danilo-se-equivocan-los-dos/autor/rosario-espinal/

 

Venganza de Moctezuma: Danilo y Leonel febrero 12, 2014

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:17 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el 12 de febrero de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

El VIII Congreso del PLD fue insípido e incoloro. No dejó huellas importantes en la sociedad dominicana. No hubo innovación, ni siquiera reafirmación, ideológica ni programática. Sólo se recordará que los danilistas le ganaron a los leonelista.

Con una dirección partidaria frisada por más de una década, el PLD se abocó a agrandar sus dos principales órganos directivos: el Comité Central y el Comité Político. ¡Ah!, pero sólo a agrandar, porque la dirigencia no se sometió al concurso electoral.

Como la mayoría de los nuevos miembros electos al Comité Central y Político son colaboradores de Danilo Medina, el resultado neto del VIII Congreso del PLD es que el grupo de Medina arrasó y obtuvo un gran poder en la estructura partidaria.

Este dato tiene significación porque de 2007 a 2011, es decir, después de la derrota en las primarias peledeístas de 2007, Medina experimentó un significativo declive de poder al alejarse del gobierno, y dejar su suerte presidencial a la posibilidad de que Leonel Fernández lo apoyara en el 2012.

En un país presidencialista como República Dominicana, la apuesta de Medina era arriesgada, aunque no tenía mejor opción. Le ayudaba que la Constitución de 2010 impedía la reelección consecutiva, lo que restringía las opciones de Fernández para otra repostulación.

Leonel Fernández hegemonizó la campaña, e igual hizo en la transición. Danilo Medina era un conocido estratega político pero no tenía fuste reconocido de líder nacional. Sus limitados recursos discursivos en relación con Fernández siempre disminuyeron su estatura política.

La tortilla se volteó en los primeros meses del nuevo gobierno por dos razones: un amplio segmento de la población identificó a Leonel Fernández como el culpable de los males: corrupción, delincuencia, déficit fiscal, aumento de impuestos, etc.; mientras Danilo Medina se desdobló en el político bueno: abrió los oídos e hizo algunas concesiones importantes a la población.

Fernández, distante y calculador, fue reemplazado por Medina, interesado en acortar distancia con la población.

Con todos los resortes de poder acumulados por Fernández dentro y fuera del PLD en 12 años de presidencia, sólo un altísimo nivel de popularidad podía servir de escalera para llevar a Medina a la cima presidencial, y lo ha logrado. Durante el último año y medio, Medina ha cultivado con esmero su imagen y ha tomado medidas de impacto popular, comenzando con la asignación del 4% a la educación.

Pero todos esos logros serían insuficiente para asegurar poder hacia adelante. Por eso los danilistas no dejaron espacio para derrotas en la elección de los miembros del Comité Central y Político. Con amplios recursos y la mayoría de los cuadros peledeístas de su lado, Danilo Medina decidió alzarse con la mayoría de los puestos en ambas instancias de dirección.

Es leyenda mexicana que la diarrea que produce la comida a los extranjeros data de la venganza de Moctezuma contra los españoles por no tomar en cuenta a los nativos. La barrida de los danilistas sin pactismo con el leonelismo ha sido su venganza; y no sólo eso.

Ahora son miembros del Comité Político compañeros de Medina con quienes probó suerte durante su ostracismo entre 2007 y 2011, y con ellos contará para ejercer poder en el PLD y en la política dominicana hacia el 2016 y después.

Esta nueva correlación de fuerzas no significa que el liderazgo de Fernández eclipsó, sino que el leonelismo ya no corre solo. De ahora en adelante tendrá que negociar y medir fuerzas con el danilismo que dispara fuerte desde el partido. Esta es la única novedad del VIII Congreso del PLD.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/venganza-de-moctezuma-danilo-y-leonel/autor/rosario-espinal/

 

Danilo Medina en Cuba: la ilegalidad develada febrero 5, 2014

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:56 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 5 de febrero de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

En la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada en Cuba, Danilo Medina señaló cantante y sonante que en República Dominicana hay alrededor de un millón de haitianos, la mayoría indocumentados, que circulan libremente y utilizan los hospitales y escuelas; que aunque la ley laboral dominicana sólo permite 20% de empleados extranjeros en las empresas, los haitianos constituyen alrededor del 80% en la agricultura y 90% en la construcción.

Sobre la Sentencia TC 168/13 dijo que no hay violación de derechos porque los descendientes de haitianos nunca tuvieron la nacionalidad dominicana, por tanto, no se puede quitar lo que nunca se tuvo. Creativo, ¿ah?

Estos planteamientos tuvieron como objetivo responder las acusaciones de racismo y discriminación formuladas por el combativo Ralph Gonsalves, Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, a propósito de la Sentencia TC 168/13.

Lo expresado por el exasperado Medina, lejos de mostrar que en República Dominicana no hay racismo ni discriminación, develó públicamente ante los jefes de Estado allí presentes, la magnitud de la ilegalidad migratoria en el país, ilegalidad que confirma la discriminación, no la solidaridad.

El problema dominicano no es Gonsalves ni CARICOM, ni otro país u organismo internacional. El problema dominicano es consigo mismo. Es las consecuencias sociales que derivan de tanta ilegalidad migratoria promovida por los gobernantes dominicanos para la explotación laboral.

Primero, la frontera dominico-haitiana la controlan las Fuerzas Armadas dominicanas, la Dirección de Migración y la Dirección de Aduanas. Lo que pasa por ahí, legal o ilegalmente, es con su aprobación o negligencia.

Segundo, la cantidad de haitianos indocumentados no están en República Dominicana por solidaridad, sino porque el Gobierno y muchos empresarios se han beneficiado de la abundante mano de obra ilegal haitiana.

Tercero, los gobiernos dominicanos han permitido que los empresarios agrícolas y de la construcción empleen tantos haitianos en violación a la ley laboral, no por solidaridad, sino porque realizan los trabajos más duros por bajos salarios.

Cuarto, los inmigrantes haitianos y sus descendientes van a hospitales y escuelas dominicanas porque ¿dónde van a ir si viven en el país? Lo dijo el Presidente: son el 80% de la mano de obra agrícola y 90% en la construcción.

Aunque Danilo Medina se envalentonara en Cuba, y con eso cautivó las huestes dominicanas que lo llamaban blandón, su estrategia de develar tanta ilegalidad para rebatir acusaciones de racismo y discriminación mostró un país donde más vale la explotación que la ley.

La migración haitiana indocumentada que han promovido o permitido los gobiernos dominicanos por décadas es trata humana, violatoria de derechos humanos, y ha sustentado un sistema de súper-explotación laboral en el azúcar, y luego en otros renglones. Los gobiernos haitianos han sido cómplices porque no protegen su ciudadanía y las condiciones en Haití son peores.

Este sistema de súper-explotación laboral pone la República Dominicana en la picota a nivel internacional, sobre todo ahora que el gobierno reclama soberanía para aplicar la Sentencia TC 168/13, que niega derechos de nacionalidad a personas nacidas y criadas en territorio dominicano de padres inmigrantes indocumentados.

La Sentencia busca precisamente negar derechos desde 1929, porque la Constitución de 2010 los niega de ahí en adelante. Esto lo saben los jefes de Estados de la región, hablen o no, condenen o no, porque tontos no son.

Para República Dominicana, esta población pobre y desprotegida de inmigrantes indocumentados y descendientes seguirá aquí explotada y empobrecida. Este es el problema dominicano que la Sentencia TC 168/13 agrava, no resuelve, aunque la embriaguez del nacionalismo discriminatorio produzca tanta ceguera y encono.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/danilo-medina-en-cuba-la-ilegalidad-develada/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: