ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Danilo Medina: presidente terapeuta noviembre 27, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:29 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 27 de noviembre de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

Los estilos presidenciales vienen en distintas envolturas. La República Dominicana ha tenido tirano, sádico, muñequito de papel, cortesano, finquero, formalista, campechano, chistoso, bibliófilo, conceptualizador, y ahora un presidente terapeuta.

Una función clave de la terapia sicológica o física es aliviar las penas. Los dominicanos, a pesar de ser alegres y bochinchosos, están adoloridos por las precariedades de la vida, la sordera de los gobiernos, la arrogancia de los políticos, la corrupción hecha costumbre, la luz que se va, el agua que no llega, la basura en la calle, la educación que no enseña, los hospitales pocilgas, el tollo migratorio, los contratos leoninos, el endeudamiento excesivo, los impuestos que suben y suben.

Danilo Medina llegó al poder después de una larga espera y dos derrotas electorales (2000 y 2007). Arribó como víctima y por eso no pagó el costo de sus primeras medidas impopulares. Hace un año, marchaban en las calles de Santo Domingo los jóvenes reclamando justicia por el hoyo fiscal y el paquetazo impositivo. Medina lo firmó sin que le dijeran ni ji. El malo era su compañero.

En su discurso de los cien días, con los ánimos aun caldeados, llamó a no lanzar piedras hacia atrás. Su gobierno, lleno de fichas contaminadas, fue enterito liberado de posibles pesquisas judiciales.

Para diciembre abundaba el alcohol. Las navidades y el doble sueldo siempre alivian las penas, y después viene el round Robin, la serie final, la del Caribe, el carnaval, semana santa, la playa, el verano, las tormentas tropicales y los huracanes.

Durante esos largos meses, Danilo Medina se estableció como el presidente terapeuta.

Ante el reperpero con los terrenos de Bahía de las Águilas, paró la legalización del desfalco en seco. Feos quedaron los funcionarios envueltos. En el discurso del 27 de febrero se disparó con la denuncia del contrato Barrick. Es “inaceptable” y una estafa al pueblo, dijo a viva voz el empoderado presidente. Los aplausos retumbaron y su popularidad subió a la estratosfera. Muchos congresistas que aprobaron el contrato, tranquilitos lo modificaron.

Cuando la clase media se molestó por el impuesto de circulación a los vehículos, Medina lo pospuso. Cuando la Sentencia TC 168/13 se evacuó, fue el único que desde las altas esferas habló de humanidad y se reunió con un grupo de posibles afectados.

Hace varios días, los panaderos subieron el pan, y pocas horas después, desde el Palacio Nacional, acordaron no modificar el precio. Además, el gobierno prometió comprar muchas teleras y otorgar préstamos. No olvidemos, la subida de impuestos todavía lastima al pueblo.

En las visitas sorpresas, Danilo Medina reparte préstamos, subsidios y otras promesas; además, aparece como un simple ciudadano, muchas veces en chacabana o guayabera.

Entre carencias e incertezas, Medina es actualmente el pilar que legitima el sistema político dominicano. Detuvo el desprestigio de la camarilla de poder peledeísta que sigue ahora tranquilita gobernando, el PRD es un desparpajo, el reformismo un fracaso, y los ultra-conservadores sientan las bases de un nacionalismo patriotero con el que quisieran alzar vuelo, si pudieran, en algún momento.

En América Latina, cuando los sistemas políticos se vacían de contenido como ocurre actualmente con el dominicano, la gente ha coreado: “que se vayan todos”, y los sistemas de partido han colapsado. No así en República Dominicana. La gente se encariña con su Presidente y casi nada cambia porque no hay fuertes demandas.

Danilo Medina juega un papel terapéutico en medio de las dolencias porque se acerca al pueblo sin ostentación, da respuesta rápida a algunos problemas puntuales, y se desempolva rápido en las tempestades.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/danilo-medina-presidente-terapeuta/autor/rosario-espinal/

Anuncios
 

El gobierno: jugando con fuego noviembre 20, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:14 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 20 de noviembre de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

El gobierno dominicano juega con fuego con la migración haitiana. Es un tema de trascendencia nacional e internacional que no puede por siempre tergiversarse.

Primero, durante sus 13 años de gobierno, el PLD ha mantenido el mismísimo tollo migratorio que otros gobiernos. Este tollo se fundamenta en el tráfico ilegal humano para beneficio gubernamental y empresarial. Se sabe muy bien que la pobreza y la inestabilidad en Haití generan un caudal de obreros en miseria que desean emigrar, y al gobierno dominicano nunca le ha interesado controlar eficazmente la frontera. Ahí comienza el fuego.

Segundo, esos inmigrantes han sido empleados masivamente por los empresarios dominicanos en la agricultura y la construcción, y por el mismísimo gobierno en sus obras públicas, ya que los haitianos realizan los trabajos más duros en las condiciones más precarias. El Nueva York chiquito de Leonel Fernández tiene sello haitiano. ¿Con qué cara puede entonces el gobierno dominicano hacerse víctima de la avalancha migratoria, si ha permitido la entrada indiscriminada de trabajadores haitianos y los ha empleado? Ojo, no fueron las ONG ni los organismos internacionales que los trajeron ni emplearon. Por tanto, no son ellos los responsables del incendio.

Tercero, los braceros que trajeron Trujillo y Balaguer tienen muchos años en República Dominicana. Procrearon hijos, nietos y bisnietos que se criaron como dominicanos y muchos no han sido oficialmente declarados. Según la Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI) 2012, hay actualmente unos 500 mil haitianos y 200 mil descendientes, y según la Junta Central Electoral sólo unos 36 mil en el registro civil. Es un grupo humano muy grande que se multiplica en pueblos y campos. La Sentencia TC 168/13 ha declarado a todos esos descendientes como no-dominicanos, e igual hizo la Suprema Corte en 2005. Si no son dominicanos quedarán silentes en la ilegalidad, acumulando pobreza y resentimientos por generaciones. Más leña al fuego.

Cuarto, un sector beligerante del gobierno se dedica activamente a azuzar la población con un fanatismo seudo-nacionalista, y llaman traidores a todo el que cuestione su parecer o proceder, algo propio de la ideología totalitaria que desde el poder divide la sociedad en buenos y malos para ejercer su dominio al máximo. Creen que con kerosene apagarán el fuego.

Desde 1996, el PLD echó su suerte con los sectores más conservadores de la sociedad dominicana. Los que siempre se han opuesto a los derechos humanos y a la justicia social. Al abrazarlos, el PLD se hizo artífice de sus causas. Los réditos son claros: 13 años en el poder con todos los beneficios acumulados. Como no hay oposición crítica partidaria, aumentan los riesgos de caer en un fanatismo ideológico expresado en leyes y políticas públicas que tiene como uno de sus objetivos (no el único) negar derechos a los descendientes de inmigrantes haitianos.

Nadie en República Dominicana, fuera del gobierno y los empresarios explotadores, desea un tollo migratorio como el existente. Las voces críticas de la Sentencia TC 168/13 no buscamos la haitianización del país, sino leyes justas que reconozcan los derechos de los descendientes de inmigrantes indocumentados, a quienes la vida les deparó haber nacido y crecido en territorio dominicano. ¿Qué interés tan visceral mueve el gobierno a excluirlos de la nacionalidad si nacieron y se criaron en República Dominicana? Escoja usted la respuesta.

El derecho soberano de todo país a establecer los criterios de nacionalidad no es un derecho soberano a arruinar vidas y esperanzas. Por el bien y la soberanía de la República Dominicana, el gobierno no debe seguir jugando con fuego con la migración haitiana.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-gobierno-jugando-con-fuego/autor/rosario-espinal/

 

¿Pocos afectados?: Otra falacia noviembre 13, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:57 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de noviembre de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

En acción veloz, la Junta Central Electoral (JCE) realizó una auditoría de los libros de registro de nacimiento de 1929 al presente, según estableció la Sentencia TC 168/13.

Los resultados de la auditoría de 84 años de registros, realizada en ocho días, son los siguientes: hay 53,847 extranjeros inscritos en el registro civil dominicano. De ellos, 29,455 (55%) fueron inscritos de acuerdo a la normativa correspondiente y 24,392 (45%) irregularmente. Del total de extranjeros registrados, 36,326 (67.4%) son de origen haitiano, y de estos, 13,672 fueron inscritos irregularmente.

En base a estos datos, los propagandistas de la Sentencia TC 168/13 dicen que pocas personas serán afectadas por dicha sentencia. ¿Es eso cierto? Veamos la falacia.

La Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI) de 2012 estimó que en el país hay alrededor de 500 mil inmigrantes haitianos y unos 200 mil descendientes nacidos en República Dominicana. Esta encuesta se realizó porque los censos dominicanos nunca han contado bien los inmigrantes. El gobierno ha ignorado su existencia, y si no los cuenta, no existen como sujetos de derechos.

Dado que sólo hay 36,326 personas de origen haitiano en el registro (13,672 irregularmente inscritos), y unos 200 mil descendientes de inmigrantes haitianos según la ENI, podemos concluir que: 1) una ínfima cantidad de descendientes de indocumentados se ha inscrito en el registro civil dominicano en los últimos 84 años; 2) el registro civil nunca ha estado repleto de haitianos ni de sus descendientes. Esto es buena noticia; no ha habido tanta tramposería como se decía.

¿Afecta la Sentencia TC 168/13 sólo a los 24,392 inscritos incorrectamente (13,672 de origen haitiano), o a muchos de los más de 200 mil descendientes de inmigrantes que actualmente hay en el país?

La Sentencia TC 168/13 niega la nacionalidad dominicana a todos los descendientes de inmigrantes indocumentados a partir de 1929, estén o no en el registro civil.

El argumento utilizado es el mismo de la Suprema Corte de Justicia en diciembre 2005: los descendientes de inmigrantes indocumentados son equiparables a los nacidos de personas en tránsito. Por tal motivo, las disposiciones de la Sentencia TC 168/13 afectan a todos los descendientes de indocumentados, la gran mayoría de origen haitiano.

Como la mayoría de esos descendientes nunca se inscribió en el registro civil, según muestran los datos de la JCE, probablemente seguirán viviendo en el anonimato, y la Sentencia TC 168/13 los desincentiva aún más para que se registren porque les niega la nacionalidad.

Por razones de justicia humana y de seguridad nacional, el gobierno dominicano debería documentar la población inmigrante y sus descendientes, pero siempre ha preferido el desorden y la ilegalidad. Por ejemplo, la Ley de Migración fue aprobada en el año 2004 y a la fecha se han registrado pocos inmigrantes.

Si negar la nacionalidad a los descendientes de inmigrantes indocumentados hace feliz a muchos dominicanos, que disfruten. Pero eso no resuelve los problemas fundamentales.

Para enfrentar el tollo migratorio y sus consecuencias sociales, República Dominicana tiene que controlar eficazmente la frontera. Para nadie es un secreto que Haití es el país más pobre e inestable de las Américas, y un alto porcentaje de su población desea emigrar. Pero también hay que integrar a los descendientes de inmigrantes que nacieron y se criaron en territorio dominicano.

Lo demás puede servir de arenga nacionalista, pero no contribuye a resolver el tollo migratorio, fundamento de la súper-explotación de la mano de obra inmigrante.

La soberanía se sustenta en el orden, la justicia y la ley. La ley injusta es mala ley y socava la soberanía.

Enlace al periódico HOY:  http://hoy.com.do/pocos-afectados-otra-falacia/autor/rosario-espinal/

 

El gran traidor de la patria noviembre 6, 2013

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:29 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 6 de noviembre de 2013 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

El gran traidor de la patria es el gobierno dominicano. Las evidencias sobran. Ha permitido por un siglo la migración indocumentada haitiana para ganancia empresarial en un sistema de sobre-explotación de la mano de obra. Ha tomado préstamos excesivos con intereses onerosos que restringen la soberanía económica y chupan sangre al pueblo.  Ha firmado contratos leoninos con multinacionales como el de la Barrick, denunciado por el propio Danilo Medina como “inaceptable”.  Prevalece un desorden administrativo que sustenta la corrupción y el clientelismo donde se enriquecen pocos y empobrecen muchos. Y ahora el gobierno justifica la Sentencia 168/13 a nivel nacional e internacional con argumentos espurios. Veamos.

Primer argumento espurio: la Sentencia 168/13 fue emitida por el Tribunal Constitucional, máxima autoridad en materia constitucional, y su decisión es inapelable. ¿Anjá? ¿Quiere decir que un tribunal constitucional puede emitir una sentencia con serios problemas de legalidad e injusticia, y hay que aceptarla sin más ni más? En el mundo democrático la injusticia es apelable y debe denunciarse. Si el gobierno dominicano permitió por cien años la migración ilegal haitiana, no puede ahora hacerse víctima de las consecuencias sociales. Para solucionar el tollo migratorio hay que encontrar caminos justos y legales.

Segundo argumento espurio: los críticos de la Sentencia opinan sin conocerla. ¿Anjá? Muchos críticos no la habrán leído, pero tampoco muchos defensores.  Recuerden, en la tradición dominicana hasta los legisladores declaran no haber leído las leyes que aprueban. Ahí está el contrato Barrick: lo aprobaron como maravilla y resultó ser un desfalco. Se modificó porque Danilo Medina necesitaba dinero.

Tercer argumento espurio: en el país hay un desorden con las actas de nacimiento y muchas son falsas, incluidas todas las actas emitidas a los descendientes de inmigrantes indocumentados. ¿Anjá? ¿Qué mafias pueden constituirse desde 1929 sin complicidad de las autoridades gubernamentales? ¿Estamos ante un Estado fallido?

Si hay actas falsas, los responsables principales son las autoridades gubernamentales que han permitido el desorden administrativo; igual hay títulos de tierra falsos, como el controvertido caso Bahía de las Águilas. La ley hay que aplicársela a los funcionarios gubernamentales que han promovido estafas para beneficio propio. No despojar de nacionalidad a varias generaciones de descendientes de inmigrantes indocumentados nacidos y criados en territorio dominicano que no estaban “en tránsito” en ninguna versión del diccionario.

Cuarto argumento espurio: la Sentencia expresa la soberanía dominicana en materia de nacionalidad. ¿Anjá? ¿Y quién ha sido el promotor de la migración ilegal durante más de un siglo? No fueron las ONGs ni la Corte Inter-Americana de Derechos Humanos, que ni siquiera existían durante la mayor parte del siglo 20. El tráfico ilegal de inmigrantes haitianos lo ha permitido el gobierno dominicano a espaldas del pueblo para beneficio empresarial. ¿Algún ex presidente dominicano ha sido juzgado por este crimen de lesa soberanía? ¡Oh no! Ellos son inmunes y la soberanía solo la invocan cuando les conviene políticamente.

Por todas estas razones, por más que resuenen los trabucazos seudo-nacionalistas, las autoridades dominicanas harán el ridículo ante el cuestionamiento internacional.

El problema de la campaña montada por el gobierno en defensa de la Sentencia 168/13 es que parte de que: 1) el mundo es estúpido, 2) no conocen la historia, y 3) dando boches acallarán la crítica.

El mandato de la Sentencia 168/13 es claro: registrar como extranjeros a todos los descendientes de inmigrantes indocumentados nacidos en territorio dominicano a partir de 1929. Queda por saber qué hará el gobierno después que los declare extranjeros. ¿Los deportará? ¿Les dará la nacionalidad? ¿O los dejará vegetando a su suerte?

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-gran-traidor-de-la-patria/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: