ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

La delincuencia azota y el poder enloquece enero 27, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 10:15 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 27 de enero de 2016 en el periódico HOY 

Fuera de sus familiares, amigos, colegas y estudiantes, nadie en este país conoce la profesora vilmente asesinada hace varias semanas por un grupo de jóvenes delincuentes armados para robar un celular. Fue noticia, como han sido noticia otros casos de personas  asesinadas en las calles por ladrones, que pudiendo escapar con el objeto robado, decidieron también matar a sus víctimas. La notoriedad es la tragedia, y son víctimas olvidadas rápidamente, excepto por sus seres queridos.

Pero no olvidemos esos muertos. Ellos representan el drama de violencia e inseguridad que vive este país. Aquí nos hemos acostumbrado a tomar todo a la ligera, como si la vida no importara, como si el robo no fuera un delito, como si el insulto fuera la forma adecuada de comunicación en la casa, en la calle o el radio.

Hay un estado de violencia generalizado porque quienes deben poner orden no lo ponen, porque la Policía es un nido de corrupción y abusos, el sistema de justicia una marrulla, los empresarios explotadores, los políticos orquestan y justifican el robo, los medios de comunicación hacen circo, y la ciudadanía no acumula fuerzas.

Que estoy generalizando, lo sé. Que estoy exagerando, quizás. Pero las instituciones en este país funcionan mal, y eso contamina todo. Una manzana podrida daña toda una canasta.

Aquí se propaga una cultura de que los fines justifican los medios, y a veces los fines y los medios son horrendos (ejemplo, matar para robar); la mentira resuena por doquier, cada quien anda buscándosela como pueda. Es una sociedad de arbitrariedades, imprudencias y descaros. Nos hemos vuelto burdos, insensibles, y hasta crueles.

El gobierno observa la degradación social y no toma medidas contundentes para enfrentar los problemas. Ya cansa que hablen de reforma policial que no concretan; de segunda ola de reformas al sistema judicial; ver el congreso degradado en su función de cómplice. Hastía la corrupción (OISOE, varios jueces, fiscales, o una planta secreta); que los partidos se apedreen en pleitos por candidaturas, que se ataquen unos contra otros, como si el insulto fuera manera de mejorar este país.

La profesora con su criatura en el vientre murió casi instantáneamente. También murió Vanessa hace 10 años en una calle de Santiago, y todo este tiempo no ha servido de nada. Hay más violencia y un desenfreno sacude el país.

Disparar se ha convertido en una diversión, en un ejercicio de encono, en una muestra de poder. Este mismo año 2016 comenzó con varios feminicidios. Ahí no bajan las estadísticas. Andamos todos al acecho para asaltar o no ser asaltados.

Cuando la convivencia se degrada, no hay desarrollo económico que valga. Perdemos todos. El espacio se hace invivible.

Ahora entramos en un período electoral donde la irresponsabilidad reina, porque en el cuadrilátero de lucha, lo que importa es ganar con cualquier patraña. El gobierno dirá que hizo lo que debió hacer y no hizo, y la oposición que hará lo que nunca ha hecho ni hará. Será un dime y te diré, mentiras por doquier; un circo para entretener a una sociedad que necesita soluciones reales a sus problemas; no promesas huecas, no palabras vacías.

Rodará el dinero, nos inundarán caras adornadas de falsedad en carteles publicitarios, y abundarán los enfrentamientos. Mientras tanto, seguirán los asesinatos, los robos, y los feminicidios de machismo enloquecido. En el ánimo ardiente de política electoral, esperemos más violencia y más tragedias.

Porque ¡ah! la política partidaria parece ser el maná del cielo. Es lucha a muerte. El poder enloquece.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-delincuencia-azota-y-el-poder-enloquece/autor/rosario-espinal/

Anuncios
 

Al matadero electoral enero 19, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 11:21 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

 Artículo publicado el miércoles 20 de enero de 2016 en el periódico HOY

En este país, de alto desempleo y bajos salarios, la política es una industria siempre floreciente: es la más subsidiada y menos regulada. Es un negocio redondo, y más en época electoral.

Aquí se engancha a la política partidaria quien quiere un empleo, una tarjeta de solidaridad, o hacer riqueza rápido; quien necesita entretenimiento; quien busca seguidores y aplausos, se cree líder, o quiere sonar en los medios; y de vez en cuando, aparece alguien con algún ideal pendiente. La política aquí cura la pobreza, la inflación, la deflación y la depresión. Y cualquier propósito, por impúdico que sea, se adorna de buena intención. Todos luchan (así dicen) por el bienestar del pueblo.

En las elecciones de 2016 se elegirán candidatos para unas 4,200 posiciones, incluyendo la presidencia-vicepresidencia, los legisladores y todos los puestos municipales.  Si al final se presentan, digamos, cinco candidatos presidenciales con sus correspondientes 4,200 candidaturas legislativas y municipales, serán unos 21,000 candidatos tirados a la calle con caravanas, carteles y anuncios.

Hay que prepararse para la lluvia de mentiras.

Para subsidiar todas esas candidaturas está el presupuesto nacional, el apoyo de los empresarios, las rifas (hasta Danilo anunció la suya), y las fuentes ilícitas.

No todas las nominaciones se cotizan igual en el mercado político. Por eso hay pugnas, deserciones y enganches (transfuguismo). Quienes no consiguen el puesto deseado en un partido se marchan a otro; y además, se declaran éticos y democráticos como si nunca hubieran sido parte de la comparsa Una rabieta o malcriadeza se eleva a postura ideológica, y se acude a Bosch, Balaguer o Peña Gómez para justificar el cambio de chaqueta.

Esta campaña de 2016 será un espectáculo del absurdo. El absurdo puede producir mal humor o carcajadas. Las huestes gobiernistas estarán en las calles repartiendo y anunciando de todo. Quieren un triunfo arrollador. Los oposicionistas, con las manos casi vacías, proclaman que ni todo el dinero del mundo detiene el deseo de cambio del pueblo dominicano (¡oh pueblo dominicano!).

Gobierno y oposición serán cómplices del espectáculo. Y al final, siempre habrá una explicación para los perdedores: dirán que los venció el Estado (el mismísimo Estado del que muchos son o han sido parte).

En este país no hay condiciones para celebrar elecciones competitivas. ¿Recuerdan el matadero electoral de la era de Balaguer? No hay la represión de antes, pero el PLD controla casi todo el dinero de campaña, y también las instancias administrativas y judiciales del sistema electoral. Por otro lado, la oposición (débil y fragmentada) va dividida, y cada bando oposicionista apuesta a que el pueblo, harto del PLD, le dará la victoria. El PRM ya anuncia triunfo en primera vuelta; y los demás, rezagaditos, abrazan como oxigenación la segunda vuelta.

En este matadero electoral hay que considerar lo siguiente:

Primero, todas las posiciones electivas, excepto la presidencial-vicepresidencial, se eligen en primera vuelta. Hablar de segunda vuelta puede servir para aupar candidaturas presidenciales no punteras, pero no es consuelo para los otros candidatos que sólo tienen un chance.

Segundo, los nominados a posiciones legislativas y municipales de partidos pequeños no compiten realmente porque sus partidos no podrán acumular votos suficientes para ganar escaños. La primera y segunda fuerza electoral obtienen prácticamente todas las posiciones. Y si la distancia en votos entre la primera y segunda es grande, entonces la primera fuerza se lleva casi todo.

Tercero, la oposición dividida brinda al PLD la posibilidad de arrasar en el congreso y los municipios porque el voto oposicionista se fragmenta. Es simple matemática electoral que no debe encubrirse con mentiras políticas.

 

 

 

Aquellos años 80: movilización y desmovilización enero 13, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:03 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de enero de 2016 en el periódico HOY 

Con frecuencia me preguntan: ¿A qué se debe la desmovilización de la sociedad dominicana? ¿Por qué no hay grandes protestas ante tantos problemas? Mi respuesta es que no hay tanto inmovilismo; a diario se registran protestas en el país. Pero ¡ah!, aclaro, son protestas disgregadas, que no acumulan fuerza, que expresan descontentos y no encauzan cambios importantes. Ante ellas, los políticos siguen tan campantes, las ignoran o las deslegitiman.

La década de 1980 fue la última de grandes movilizaciones sociales en este país; fue la “década perdida”, la de democratización y austeridad (paradójicamente), la de utopías desvanecidas.

Cómo y por qué se produjeron esas protestas es el tema del libro “Actores y Conflictualidad Social: República Dominicana Años 80” de Vanna Ianni, publicado en 2015 por la Editora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Ianni es italiana, pero vivió en República Dominicana en aquellos años.

El libro contiene tres ensayos escritos en ese entonces, con reflexiones teóricas sobre América Latina, una panorámica histórica de cómo se tejió el proceso de transformación social y político en la República Dominicana del post-trujillismo, las fortalezas y debilidades de los actores sociales, la izquierda y la fragmentación de la acción social. El primer ensayo aborda el movimiento sindical, el segundo las organizaciones no gubernamentales, y el tercero las revueltas del barrio Capotillo de 1984-1986.

La década de 1980 fue difícil porque se abrazaron ilusiones de cambio durante la transición democrática, que se frustraron rápidamente por la crisis económica. En toda la región proliferaron las protestas, incluida República Dominicana. En algunos países, esas protestas sirvieron de plataforma para grandes cambios de modelo económico y político, como ilustran los casos de Bolivia y Ecuador, y en otros, como República Dominicana, las protestas se diluyeron al pasar el tiempo.

Según Vanna Ianni, la transición democrática dominicana no produjo renovación ni innovaciones sociales importantes que permitieran profundizar la democratización. Aquí el fracaso de las izquierdas, sumidas en seguidismo, dogmatismo, autoritarismo y verticalismo, es fundamental.  Sin forjar nuevas ideas y nuevas prácticas culturales y políticas, era imposible producir un modelo de nueva sociedad. Las protestas quedarían en protestas, agrego yo, como siempre han quedado.

Los ensayos ofrecen información valiosa sobre la composición, fragmentación y luchas del movimiento sindical y de las ONGs. De los años 60 a los 80, el movimiento sindical fracasó en lograr conquistas importantes, aún después de la transición de 1978; y concomitantemente fue dividiéndose en pequeñas centrales que respondían a distintas organizaciones partidarias. Creció en membresía con la transición democrática, pero el balance a fines de los 80 era deficitario para el sindicalismo por la fragmentación política y las escasas conquistas en la negociación colectiva.

El archipiélago de ONGs que se amplió en los años 80 pasa por comprender la multiplicidad de agendas políticas que llevaron a la creación de estos mecanismos de acción social. Ellas expresaron el intenso activismo social y político, motivado por diversas ideologías nacionales e internacionales que estructuraron el fin del siglo XX.

El libro contribuye a conocer no sólo los años 80, sino también “los muchos nudos irresueltos y todavía por deshacer” en la sociedad dominicana. La obra es de interés para quienes quieran conocer las formas de luchas sociales de aquel entonces, y las agendas de cambio aún pendientes en República Dominicana para forjar la democracia.

Después de aquellos años 80, la gran movilización se desvaneció por la disgregación, y porque la política partidaria, como siempre, opacó y cooptó la lucha social. Para entender este presente deficitario de movilización social vale la pena comprender ese pasado.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/aquellos-anos-80-movilizacion-y-desmovilizacion/autor/rosario-espinal/

 

2016: ¿Hacia una nueva polarización electoral? enero 6, 2016

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:00 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 6 de enero de 2016 en el periódico HOY 

En las elecciones presidenciales de 2012, Danilo Medina obtuvo 51% de los votos e Hipólito Mejía 47%. Es decir, el 98% de la población votante escogió uno de esos dos candidatos. El PLD y el PRD estructuraban en ese momento un bipartidismo, a pesar de existir muchas organizaciones políticas, en su mayoría aliadas al PLD.

La división posterior del PRD, y la carencia actualmente de una organización opositora sólida, ha planteado la interrogante de cómo se comportará el electorado dominicano en el 2016. ¿Arrollará el PLD ante una oposición débil y fragmentada, o servirá la fragmentación partidaria como menú de opciones para concitar mayor votación hacia la oposición?

Señales claras hay de que el gobierno viene con determinación en busca de una victoria contundente. El objetivo del danilismo es coronar al Presidente Medina con una súper mayoría, que se asemeje a los niveles de aprobación que recibió en los primeros tres años de gobierno, y sobrepase los números de Leonel Fernández. Una victoria arrolladora es crucial para deslindar los territorios de poder en el peledeísmo.

El PLD cuenta con inmensos recursos de campaña para captar la mayoría del voto clientelar, y la interrogante es hasta qué punto las insatisfacciones del electorado y el cansancio con el gobierno socavarán significativamente su base de apoyo.

La coalición PRM-PRSC, de mantenerse, compactará el voto clientelar opositor. El perredeísmo, reencarnado en el PRM, está ávido de victorias para el reparto; y el PRSC, aunque muy disminuido electoralmente, utilizará sus recursos para reavivar su pequeña base clientelar.

Para el PRM, asegurar un importante caudal de votos en el 2016 es fundamental. Para el PRSC, la prueba de fuego es obtener mayor representación de que la que hubiese logrado en el bloque del PLD (más votos obtendrá porque nominalmente captará los perremeístas que marquen la casilla 3).

La alianza PRM-PRSC limita las posibilidades de crecimiento electoral del PRM porque reduce la posibilidad de otras alianzas, aunque al consolidar el voto opositor clientelar, facilita que las elecciones de mayo se polaricen una vez más. Es de interés tanto para el PLD como para el PRM-PRSC que se minimicen los votos de otras fuerzas políticas que competirán.

La conformación de esos dos bloques electorales-clientelares presenta retos especiales a las otras organizaciones partidarias que concurrirán a las elecciones. Tienen menos recursos económicos para competir por clientelas; además, si la población percibe en las encuestas que se produce una polarización, baja el interés por otras ofertas electorales que se perfilen perdedoras.

Por eso, con frecuencia, el multipartidismo dominicano se torna irrelevante. Hay muchos partidos, pero la mayoría se alían a las organizaciones de mayor fuerza electoral en busca de beneficios clientelares, y los que participan independientes obtienen pocos votos. Así ha sucedido siempre, excepto en la década de 1990, cuando se produjo un tripartidismo temporal por el ascenso del PLD en un contexto de declive del PRD por el descontento con sus ejecutorias gubernamentales, y el ocaso biológico de Balaguer.

No es posible hablar hoy de bipartidismo en República Dominicana por la desestructuración de los partidos, pero sí es posible la conformación de dos bloques electorales para el 2016 que articulen las masas clientelares ya anunciada la alianza PRM-PRSC.

En este nuevo contexto, la posibilidad de conformar un tercer bloque de impacto electoral requiere de alianza entre organizaciones con afinidad de objetivos. Es un asunto a resolver, por ejemplo, para Alianza País, APD y Opción Democrática. Sin alianza será muy difícil para las organizaciones partidarias pequeñas impactar de manera significativa el proceso electoral 2016.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/2016-hacia-una-nueva-polarizacion-electoral/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: