ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Loor, disfrute diciembre 26, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 7:47 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 26 de diciembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Disfrute, sobrevivimos el 21 de diciembre, se acerca 31, no hay problemas, o no muy grandes, o nada insoluble. ¿El gobierno? Bien gracias, en estos días reparte cajas, dicen que sin caras, para evitar confusión de quién realmente manda.

Mire alrededor: gente feliz, cielo y mar azul, edificios que se elevan como un haz de luz, amplias avenidas, túneles y elevados, Metro con subterráneos, líderes clarividentes, educación y salud de calidad, presupuestos balanceados, deuda pública baja, inversionistas emprendedores, buenos salarios, baja delincuencia, policías honestos, electricidad y agua potable para todos, y no hay basura mal oliente. ¿Qué más quiere la gente?

Loor a los alcaldes, gobernadores, legisladores, ministros, al presidente (el de ahora y los anteriores).

Los problemas están en Europa, en Estados Unidos, en el Medio Oriente (por eso llegó un emisario tropical), en el lejano Oriente, en África o en América del Sur. Aquí no. Este país está blindado, los gobernantes nos libran de todo mal; siempre atentos, siempre dispuestos, siempre entregados a las mejores causas del pueblo dominicano.

¿Qué unos cuantos desquiciados han estado protestando? Ignoren semejante disparate. Fueron engañados, manipulados o pagados; son mentirosos y envidiosos; se esconden en las redes sociales, los instiga la llamada sociedad civil, los intelectuales, o los raquíticos políticos de la oposición que no representan a nadie.

El gobierno es bueno, de servidores públicos honestos, honrados, transparentes y eficaces. Así lo testifican los informes de Transparencia Internacional y el Índice de Competitividad Global, donde República Dominicana ocupa los primeros lugares de excelencia junto a los países escandinavos.

No preste atención a los críticos ni a las críticas, abra sus ojos y oídos, escuche los que defienden la magna obra del gobierno. Ellos propagan la verdad por radio y televisión, en papel o internet.

Si se entera de un atraco, de dos o tres, de cuatro o cinco, son falsos, se lo buscaron las víctimas, o quizás fue la casualidad, o una simple mala suerte, o una trama para que destituyan el jefe de la policía, o una campaña en contra del gobierno. Aquí la violencia es mínima, y si ha aumentado, es culpa de misteriosos aviones que llegan de tierras lejanas y escapan a la inspección de las dignas autoridades dominicanas.

Porque los militares y policías son eficientes y honestos, viven de un sueldo justo como manda la ley, nunca cobran comisiones ni se enriquecen ilícitamente. Igual sucede con los jueces y fiscales. Todo el sistema judicial brilla por su anuencia, no hay propinas ni sobornos, solo que las altas cortes quieren locales con aire acondicionado y buenos baños.

Si a usted no le alcanza el dinero, no se queje. Busque otro trabajo, no malgaste, o tómese un traguito para olvidar sus penas. En este país los impuestos son muy bajos; ya lo dijo el gobierno y el FMI. Créale y pague contento más impuestos a partir del día primero; serán utilizados para el bienestar de todo el pueblo dominicano.

¿Qué hubo un déficit fiscal? No se preocupe, déficit fiscal hay dondequiera, pero aquí nadie robó ni malgastó.

¿Qué la gasolina está cara? No ombe. ¿Qué no hay luz? Pero cómo dice semejante barbaridad si hay cobertura total a precio de ganga.

En este fin de año, prenda su arbolito lleno de bombillitos cortesía de las edes y dé su bailadita. Traigo una Trulla para que te levantes, esta trulla está caliente esta trulla está que arde… Volvió Juanita y dijo que no volvía, volvió con una maleta cargada de lejanía… De las montañas venimos… Inocente mariposa.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/12/25/459933/Loor-disfrute

 

Guerra de todos contra todos diciembre 19, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 12:31 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 19 de diciembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Domar la irracionalidad humana ha sido una gran preocupación de las religiones, de la filosofía, la sicología y la sociología. La expresión “la guerra de todos contra todos” es muy conocida por Thomas Hobbes quien argumentó a favor del Estado como un mal necesario para limitar el egoísmo natural de los seres humanos, que dejados sin restricciones entrarían en una guerra de todos contra todos.

La idea de un Estado regulador ha sido consustancial al desarrollo de las sociedades modernas, aunque la modernidad se construyó en base a un cuestionamiento del Estado absolutista medieval.

En países como República Dominicana, la población siente necesidad de un Estado regulador y protector. Los ricos porque siempre han tenido el Estado a sus pies; las capas medias porque para echar adelante necesitan reglas básicas para prosperar en sus negocios, profesiones y empleos; y los pobres porque viven entre precariedades y desventajas.

El fracaso del Estado en este país se debe fundamentalmente a que se empeña en proteger una minoría: a los partidos en el poder y a los grupos privilegiados de siempre. Al utilizar tantos recursos para esos propósitos, le queda poco para cumplir adecuadamente su función protectora y reguladora de la sociedad.

Con tantas personas a la intemperie, se gesta una especie de guerra de todos contra todos que se manifiesta en mayor delincuencia a todos los niveles. El Estado, en vez de ser regulador y protector, se erige en parte interesada en muchos asuntos.

Cuando algunos diputados piden a la Policía que mate los delincuentes sin que los vea la prensa, sólo están ofreciendo una máscara a lo que desde hace mucho tiempo es práctica policial.

Cuando la gente dice querer mano dura, asume que quienes la tendrán será para beneficio de ellos, y pierden de vista que cuando el Estado es parte consustancial de la violencia nadie está a salvo, y la guerra de todos contra todos se agudiza como sucede actualmente en República Dominicana.

En estos momentos el mundo vive una gran paradoja. Por un lado, muchas sociedades han alcanzado niveles importantes de protección de derechos. Por el otro, los estados se hacen menos protectores por la lógica de explotación económica, y porque amplios segmentos de la población quedan a expensas de los excesos irracionales del Estado y de algunos individuos, sean delincuentes o personas con perturbación mental. He ahí la masacre reciente de inocentes en Estados Unidos.

El fracaso del Estado moderno en el mundo de hoy es claro, sea que se manifieste en su incapacidad de afirmar su rol protector vía la provisión de bienestar social, de controlar los excesos depredadores del capital global, o de derrotar el terrorismo en sus múltiples versiones: individual o grupal, religioso o secular.

El Estado, en vez de ser el mal necesario que Hobbes concibió para controlar las aberraciones humanas, se ha convertido en ente consustancial a muchos de los problemas que enfrentan las sociedades actuales.

Que segmentos importantes de las fuerzas del orden público dominicano como la Policía y el sistema judicial sean parte del problema delincuencial es una evidencia del fracaso del Estado Dominicano en su función reguladora y protectora. Por eso más violencia de Estado, además de ser una flagrante violación de derechos humanos fundamentales, no es una solución real a la creciente ola de violencia social.

¿Puede el Estado Dominicano dejar de ser depredador para ser protector? ¿Puede dejar de ser violento para ser garante de la no violencia? ¿Puede la sociedad afianzar la confianza interpersonal e institucional? He aquí una tarea de reflexión para navidad.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/12/18/459254/Guerra-de-todos-contra-todos

 

¡Basta ya! diciembre 12, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 8:25 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 12 de diciembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

Son 50 años de intentos que en cada ocasión se frustran, tronadas democráticas que siempre mueren en el anhelo. Que hay más libertad de expresión, sí. Que es una conquista vital, sin duda. Pero muchas malas mañas se han mantenido y expandido en esta tierra de despojos económico y político. Un Estado expoliador, un empresariado super explotador, una población sedienta de justicia y progreso pero acostumbrada a la dádiva y la conformidad.

El experimento con Juan Bosch en 1962-63 naufragó, y ahí vino otra era de terror orquestada por el otrora titiritero, como si 31 años de Trujillo no hubiesen sido suficientes para que el pueblo dominicano se sacudiera de la opresión.

Fracasó el PRD de la transición, y en 1986 volvió el mismísimo titiritero. Diez años más para que sus seguidores siguieran desfalcando el Estado y robando elecciones. Las protestas crecieron en aquellos años de crisis económica, pero el fin de Balaguer llegó mucho después, en 1996, por una gran presión nacional e internacional.

Languideció pero no murió de una vez. Maquinó, pactó, escogió, y el país se enfiló nuevamente por la embobada opción de una supuesta modernidad. El 1996-2000 fue un caramelo de entretenimiento; un ensayo de novatos que vendrían a dominar luego con viejas mañas.

En el ínterin llegó el ciclón de Hipólito Mejía. Otro fracaso del PRD y de la nación dominicana. Desparpajo verbal, ineficacia institucional, y una gran crisis financiera con bancos desfalcados y quebrados. Un intento absurdo de reeleción cerró ese desafortunado episodio.

El 2004-2012 es una obra de realismo mágico dominicano. Crecimiento económico y relativa estabilidad macroeconómica, combinada con un acelerado proceso de endeudamiento público subsidiado con un constante aumento de impuestos.

E’palante pa’ca y e’palante pa’lla. Túneles por aquí y Metro por allá. Las medallitas de oro abundaban y el pueblo embobado las miraba. Enriquecimiento al vapor para algunos afortunados.

El más reciente fuetazo impositivo rebozó la paciencia de los jóvenes. Con menos ataduras clientelares, ellos han llevado la voz cantante en esta catarsis nacional de indignación. Porque resulta que los únicos blindados del pago por el derroche de 2012 son los funcionarios del gobierno y sus allegados. Ellos reciben beneficios a cambio de mostrar poder soberano.

Ensimismados en su espejismo de progreso y bondad, los beneficiarios ven conspiración donde hay legítima denuncia, trama donde hay quejas válidas. Para ellos, en el país casi todo anda bien. Quien se queja es malsano, tiene un plan macabro, busca hacer daño, es manipulado, o no tiene validez para hablar.

En esta catarsis dominicana de las últimas semanas hay velas, pancartas, tweets, juicios populares, concentraciones y denuncias. Hay juventud, sangre nueva, ilusión, utopía.

Salen a enfrentarlos los mismos soldados del pasado, comandantes del viejo titiritero, los que no imaginan una mejor democracia para República Dominicana porque todo esfuerzo de enrumbar el país por mejores senderos los dejaría aniquilados por la historia.

A la teoría de la conspiración que expresan en cada declaración o en cada artículo periodístico, agregan ahora rezos pueblerinos que en un cántico democrático no podrán llegar a los oídos de la divinidad porque es tiempo de que en República Dominicana triunfe la justicia y la decencia.

Basta ya de arrogancia e indiferencia gubernamental. Basta ya de que tantos dominicanos y dominicanas no tengan acceso a los bienes más indispensable de la vida. Basta ya de que muchos funcionarios se erijan en sujetos de poder vitalicio con excesivo acceso a los bienes públicos. Basta ya de tanta delincuencia de Estado y callejera que corroe el alma más noble del pueblo dominicano.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/12/11/458377/Basta-ya

 

El monstruo que nos invadió diciembre 5, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:05 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 5 de diciembre de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

No conozco a Francina Hungría, pero sentí mucha tristeza con la noticia del asalto que le arrancó la vista. Tampoco conocía las cuatro personas asesinadas recientemente en el Evaristo Morales, e igual me entristeció la noticia. Entre conocidos y desconocidos, es larga la lista de víctimas de la delincuencia, unas con mayores consecuencias que otras.

La criminalidad es un mal eterno y generalizado en el mundo, pero eso no debe ser consuelo de nadie. El nivel de delincuencia y la magnitud de los crímenes varían de sociedad en sociedad y a través del tiempo. El problema puede enfrentarse y controlarse.

En República Dominicana, la delincuencia ha alcanzado un punto aterrador. No hay seguridad en la casa ni en la calle, de día ni de noche, a pie ni en automóvil, con guardián o sin guardián.

La percepción de inseguridad es muy alta y la gente confía poco en la Policía y el sistema judicial, según muestran las encuestas de cultura política.

No hay una sola causa de la delincuencia, pero tampoco hay cincuenta. Tres factores contribuyen significativamente a aumentar la delincuencia en cualquier sociedad: la pobreza combinada con alta desigualdad social, la ineficacia y corrupción en el sistema policial y judicial, y el boom de la economía ilícita como el narcotráfico. La conjunción de estos tres factores da cuenta en gran medida del aumento de la criminalidad en República Dominicana en los últimos años.

La droga no es un evento casual ni minúsculo en ningún país. Para que el narcotráfico prospere tiene que contar con la anuencia de altos funcionarios civiles y militares, y una vez esas redes se forman, es difícil dar marcha atrás aunque se decomisen alijos de vez en cuando. La seguridad ciudadana se erosiona, el miedo se impone, y la confianza institucional se desvanece.

En República Dominicana predomina la burla a la ley porque los que tienen el poder para impulsar la legalidad la irrespetan constantemente, y una vez la ley deja de ser un vinculante social importante, el caos se convierte en norma.

La desigualdad social se ha profundizado en el país porque el sector privado mantiene salarios deprimidos y el Estado asigna muchos recursos públicos arbitrariamente con fines políticos. De ahí la extensa corrupción, la impunidad y el clientelismo.

La crisis económica de 2003-2004 dejó un saldo muy negativo para la sociedad dominicana por el empobrecimiento de mucha gente. Por otro lado, el crecimiento económico de 2004-2012 ha beneficiado pequeños estratos. Según un estudio reciente del Banco Mundial sobre la clase media en América Latina, República Dominicana fue de los países que creció sin redistribución del ingreso, y por ende, sin bajar los niveles de desigualdad ni expandir la clase media.

Para sostener un amplio sistema clientelar, el gobierno del PLD ha aumentado los impuestos varias veces en los últimos ocho años, incluido el paquetazo fiscal 2012 que generará más pobreza.

No es cierto lo que dijo el presidente Danilo Medina en su discurso de 100 días que la reforma fiscal es un trago amargo ahora para ser dulce luego. Tampoco es cierto que la nueva tributación sea para gravar los ricos. El paquetazo impositivo afecta directamente las capas medias y bajas porque aumenta y expande el ITBIS.

Esa pobreza no podrá alivianarse con míseras tarjetas de solidaridad. Un efecto inmediato será más delincuentes en la calle.

Para comenzar a combatir la criminalidad hay que sanear el estamento político, militar-policial y judicial. Pero ningún gobierno dominicano ha querido hacerlo.

Cada ola de desfalcos y déficits públicos socava la cohesión social y deprime la sociedad dominicana.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/12/4/457466/El-monstruo-que-nos-invadio

 

 
A %d blogueros les gusta esto: