ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

Varias verdades sobre la cuestión haitiana noviembre 28, 2018

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 1:29 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 28 de noviembre de 2018 en el periódico HOY 

La primera es que Haití es un país sumido en inmensa pobreza e inestabilidad política, de dónde la mayoría de la población se quiere ir. Esto lo evidencian las encuestas regionales cuando se pregunta a la población si tiene intención de emigrar de su país. Haití encabeza la región (y la República Dominicana no está muy detrás).

La segunda es que el lugar más cercano para los haitianos emigrar es la República Dominicana, donde encuentran corrupción en la frontera para el paso ilegal, y empleadores dispuestos a emplearlos. La tasa de ocupación de los hombres haitianos es mayor que la de hombres dominicanos, no porque los haitianos obliguen a los empleadores a emplearlos, sino porque los empleadores gustan de la mano de obra barata sin derechos.

La tercera es que los haitianos y haitianas que radican en la República Dominicana envían sus hijos a las escuelas dominicanas y van a los hospitales dominicanos. Si viven aquí tienen que hacerlo. Peor sería que no lo hicieran. Habría más analfabetismo y problemas de salud. En el caso de las parturientas que traen de Haití a parir, el problema podría enfrentarse si en la frontera hubiese menos corrupción, si para entrar a la Republica Dominicana hubiese que mostrar una visa válida de ingreso (pero ojo: hay parturientas dominicanas que van a los Estados Unidos a parir para que sus hijos sean ciudadanos americanos; la Constitución Dominicana no permite eso a extranjeros indocumentados).

La cuarta es que el descontrol fronterizo debido a la corrupción es el origen de todos los problemas (no hay otra explicación mayor). A los militares y funcionarios de aduana y migración les interesa el descontrol para acumular dinero. El Gobierno dominicano podría tener puestos modernos de control fronterizo, con puentes y carreteras bien construidos, por donde fluya legalmente el comercio y la población con permiso de tránsito. ¡Pero no! Los gobiernos dominicanos, todos, han preferido el desorden en la frontera. Si usted no me cree, vaya a cualquier punto de frontera para que lo vea.

La quinta es que cuando en las fronteras hay descontrol y corrupción crecen los maleantes. Es muy lamentable que a un grupo de dominicanos que paseaba en motores por la frontera los detuviera un grupo de haitianos. Pero también es lamentable que a los haitianos que transitan por la zona fronteriza les despojen de sus pertenencias. Los haitianos son los más estafados en la frontera. Móntese en un minibús o camión para que lo vea. Pero de eso nadie habla.

La sexta es que con alarmismo o histeria no se resolverá ningún problema. Podrá aumentar el desprecio a los haitianos, ¡eso sí!, pero la realidad seguirá intacta.

Un efectivo control de la migración haitiana a la República Dominicana requiere de voluntad política al más alto nivel para hacer lo siguiente:

1) Modernizar y fortalecer los principales cruces formales de frontera en Dajabón, Elías Piñas y Jimaní, de manera que el tráfico de personas y vehículos se controle con eficiencia y rapidez

2) Ser implacables contra la corrupción de militares y oficiales civiles dominicanos que cobran peaje por el tráfico ilegal de todo.

3) Establecer puntos de vigilancia modernos en zonas vulnerables de tráfico ilegal de personas y mercancías.

4) Aplicar la Ley de Trabajo de 80-20 de trabajadores dominicanos y extranjeros (pero esto no lo quieren los empleadores).

La histeria es más rentable para los beneficiarios del tráfico ilegal de haitianos porque mientras más rechazados sean los haitianos, más podrán explotarlos y extorsionarlos.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/varias-verdades-sobre-la-cuestion-haitiana/

Anuncios
 

Septiembre 2018: y la oposición, ¿dónde está? septiembre 5, 2018

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 3:51 pm

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 5 de septiembre de 2018 en el periódico HOY 

Al comenzar el mes de agosto escribí un artículo con el mismo título, y una diferencia: el mes. Comencé ese artículo diciendo: “Estamos a menos de dos años de las elecciones municipales, legislativas y presidenciales de 2020. El calendario sería razón suficiente para que existiera ya una alternativa de oposición bien posicionada. ¡Pero no! La oposición sigue en su atolladero”.

Es cierto que al PLD le conviene proclamar que la oposición es débil. Pero asumir que no es débil sería catastrófico para la misma oposición. Por eso, mejor comprender su debilidad que negarla o evadirla.

Al llegar septiembre hay una novedad: en agosto se aprobó la Ley de Partidos. Las principales fuerzas partidarias votaron en el Congreso a favor de ese viejo objetivo. Solo se opusieron los leonelistas y varios partidos minoritarios. En la opinión pública, llevaron la voz cantante en contra los políticos afines a Leonel Fernández, que esperan su retorno como candidato del PLD para volver a la alianza peledeísta (son opositores circunstanciales).

La idea de que el PRM encabezará una gran alianza opositora luce en septiembre más distante que en agosto, no solo porque se quebró el llamado “bloque opositor” por las disputas sobre la Ley de Partidos, sino también porque el PRM no ha logrado aún proyectar una imagen de partido unificado. Hipólito Mejía y Luis Abinader andan cada uno por su lado, un lujo que no pueden darse. Hay un gran trillo por delante.

Una alianza opositora necesita por lo menos tres elementos que la viabilice: 1) el imán de un partido o movimiento que la motive y articule, 2) la renuncia de los posibles aliados al protagonismo de la candidatura presidencial, y 3) un programa político con algunos ejes en común que cautive un segmento importante de la ciudadanía.

Si hay tanto descontento con el Gobierno y el PLD, como se dice, ¿por qué no se concreta esa alianza opositora ya?

Pienso que la explicación radica en que la instalación del Estado asistencial durante las presidencias del PLD, y la expansión de los tentáculos del Estado en los últimos 15 años, han convertido incluso a la oposición en clientes del Estado. La hegemonía del PLD, en un país como la República Dominicana, sin grandes fuerzas sociales de choque y de larga tradición clientelar, ha disminuido los contrarios.

Muchos no se dan cuenta y asumen que la política dominicana actual es similar a la de décadas anteriores. Pero no. Hay cambios importantes.

Primero, más de la mitad de la población se beneficia de programas sociales como la tanta escolar extendida, Solidaridad, SeNaSa, circuitos modernos de transporte con el Metro y el teleférico, y viviendas subsidiadas. Esos programas garantizan un colchón de apoyos al PLD en los sectores populares, que solo se desfondará con una crisis económica que obligue a la austeridad gubernamental.

Segundo, la clase política en general, depende del Estado a través de empleos, asesorías, negocios, obras públicas, pensiones, etc. El PLD comesolo de fines de la década de 1990 se convirtió en el PLD cafetería. Hasta para ganar elecciones, algunos candidatos de la oposición cuentan con el apoyo del Gobierno.

Esa oposición contaminada, por más que se queje y cacaree, no genera encantos ni esperanzas en amplios segmentos de la población; y el PLD, aunque harte e indigne, es el proveedor de muchos votantes y de muchos políticos.

Por eso el desencanto de la ciudadanía no produce un realineamiento electoral de un partido a otro, sino un aumento de la desafección partidaria.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/septiembre-2018-y-la-oposicion-donde-esta/

 

Leonel Fernández: el lugar donde no está julio 13, 2016

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 2:10 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de julio de 2016 en el periódico HOY 

Desde el año 2012, y la semana pasada también, Leonel Fernández aparece públicamente como el político derrotado. Las decisiones del Comité Político del PLD y el despliegue en los medios de comunicación se encargan de así mostrarlo.

Con 12 años en la presidencia, Leonel Fernández se convirtió en el Joaquín Balaguer del post-balaguerismo. Instruido, amante de la lectura y de oratoria fluida, Fernández se constituyó en el relevo de los tres grandes caudillos del post-trujillismo, sin que apareciera competencia por gran tiempo.

Se erigió como líder indiscutible del PLD, y su gran colaborador de siempre, Danilo Medina, no tuvo chance de reemplazarlo antes de que Leonel Fernández colocara su propia traba en la Constitución de 2010 para volver en el 2016. Es decir, Leonel tuvo que irse en 2012 para aspirar a volver.

En uno de esos giros inesperados de la vida, desde 2012, Leonel Fernández ha sido desdichado. A los años de éxitos (1996-2012) han seguido los de fracasos.

Este giro negativo tiene una explicación sencilla: el caudillismo es fuerte y endémico en República Dominicana.

Con tres presidencias en su aval, lo normal en cualquier país con una democracia institucionalizada es que el jefe de gobierno se retire de la política electoral al finalizar su mandato. Así debió hacer Leonel Fernández en 2012; no quedarse merodeando como hizo. Al no retirarse, se quedó en el lugar donde no debía estar, y se convirtió en el blanco de ataque.

Al llegar al poder, Danilo Medina necesitaba construir su propio liderazgo, y para eso, usó a Leonel Fernández de referente negativo. Además, todos los aspirantes presidenciales del PLD vieron en Fernández su mayor obstáculo para el 2016.

En estilo y algunas políticas públicas, Danilo Medina hizo lo opuesto de Fernández. El 4% del PIB para la educación y las visitas sorpresas son ilustrativas. Y para lograr la reelección, el danilismo se empleó a fondo en disminuir aún más la figura de Leonel Fernández, precisamente porque seguía aspirando.

Aplastado con la decisión del Comité Político en abril de 2015 de apoyar una repostulación de Danilo Medina,  luego la mayoría congresional que cambió la Constitución, y posteriormente con el triunfo electoral de Medina sobre 60%, no es de sorprender que las decisiones del Comité Político sigan beneficiando a Medina. Y ante cada espectáculo que pinta derrota de Leonel, los medios de comunicación realzan la pela.

La lección principal del affaire Danilo-Leonel es que en este país, los ex presidentes deben aprender a retirarse de la política electoral cuando cumplen sus mandatos. Leonel Fernández debió hacerlo en el 2012, Hipólito Mejía en el 2004 y Danilo Medina debe hacerlo en el 2020.

Tanto el danilismo como el leonelismo deben comenzar a ubicar posibles sucesores para las próximas elecciones, porque ninguno de ellos debe ser candidato. Entre los dos habrán gobernado 20 años, y hay muchos aspirantes en el PLD esperando.

Cuando los líderes políticos en este país aprendan a resistirse a la tentación caudillista, el país habrá dado un paso importante hacia la institucionalidad democrática.

La política necesita renovación y la democracia se crece cuando se logra esa renovación. Por eso, repito, ni Leonel, ni Hipólito, ni Danilo deben repostularse más, independientemente de sus méritos o desméritos.

Que contribuyan a guiar sus partidos por mejores senderos, que sean miembros vitalicios del máximo organismo de dirección en sus partidos, que opinen sobre los grandes temas nacionales, o que sirvan de mediadores ante conflictos. Pero que no vuelvan a repostularse. Ninguno es imprescindible como bien ha demostrado la historia reciente. Hay que renovar.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/leonel-fernandez-el-lugar-donde-no-esta/autor/rosario-espinal/

 

El pueblo, el comité político, y ahora Dios septiembre 2, 2015

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 10:07 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Danilo Medina anda viento en popa con su reelección. Primero cosechó alta aprobación de su gestión, según las encuestas, para promover así su repostulación con el argumento, siempre circunspecto, de complacer el pueblo.

Imagínense, con los vientos a favor, destronó nada más y nada menos que al líder, aquel 19 de abril, cuando la mayoría del todopoderoso comité político determinó que con Danilo iría mejor el negocio.

No conforme con tan fabuloso premio (apoyo del pueblo y del comité político), Medina declaró en su proclamación el pasado domingo, estar ahí, nueva vez como candidato presidencial, por designio de Dios.

Nunca él, ¡oh no!: el pueblo, el comité político, y ahora Dios.

Aún no satisfecho con tal apelación, Medina también juró (ante Dios) no buscar jamás una repostulación. Si faltó una vez a su palabra, ¿por qué no lo haría otra vez? Fue la reacción. Y ya no hay tiburón podrido. Se lo tragaron enterito en la reforma.

Medina dio ahora otra razón: no será él impedimento para sus compañeros con aspiración y capacidad de llegar a la Presidencia. ¿Y si fuera Leonel Fernández nuevamente el aspirante, qué haría Medina? Telenovela para después de 2016.

El sancocho de la reelección deja la democracia dominicana en bandolera. Para lograr la reforma constitucional, Medina tuvo que prometer repostulación a todos los legisladores que lo apoyaron. De ahí los cacareados pactos. Nadie en el poder quiere ruina ni aburrimiento, son todos adictos a la reelección.

Serán las mismas caras, de arriba a abajo: en la candidatura presidencial, en las candidaturas legislativas y municipales. Una verdadera desfachatez que el PLD no lleve candidatos nuevos.

Por más aguante que tenga el pueblo dominicano, la gente a veces se harta de tener los mismos gobernantes, aun a los peledeístas que se creen perfectos y predestinados.

En este momento, Danilo Medina todavía registra un alto nivel de aprobación de su gestión. Le ha beneficiado proyectarse como un hombre sencillo, el 4%, que el pueblo haya enfocado su rechazo hacia Leonel Fernández, y una oposición en el suelo.

A partir de ahora, no obstante, Danilo es dueño de su poder. Leonel no tendrá el monopolio de los males, ni los danilistas podrán contar con esa estrategia para elevarse, porque su lógica ha sido develada. El déficit fiscal, Félix Bautista y Quirino han sido artefactos. El pueblo ha pagado con sudor el déficit, pero los acusados andan por ahí ricos y sueltitos.

Las organizaciones políticas de la oposición son tan débiles, que para dar apariencia de competitividad electoral, el PLD no podrá utilizar una ofensiva total, aunque Medina quiera hacerlo, porque su objetivo central en el 2016 es obtener, por él solito, más votos que Fernández en el 2004, y así dejarlo totalmente derrotado (sin odios ni rencores, palabras mencionadas el domingo). Esto significa sacar más del 57% de los votos. Un gran reto.

Como se dice en el argot popular, Danilo Medina va a las elecciones de 2016 con todos los “powers”: buena aprobación de su gestión, control de todos los recursos del Estado (empleos, nominillas, tarjetas de solidaridad, etc., etc.); casi todo el financiamiento público de partidos; y control de las instancias administrativas y judiciales en materia electoral. Y además, con una oposición disminuida y dividida, y Leonel Fernández con un nuevo puestecito para que viaje.

Con tan inmensas ventajas, Medina no necesitaba involucrar a Dios en algo tan mundano. Pero por si acaso, ya lo montó en la reelección, y el domingo le pidió, nada más y nada menos, que una victoria contundente.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-pueblo-el-comite-politico-y-ahora-dios/autor/rosario-espinal/

 

La oposición: ¿levantará cabeza? agosto 5, 2015

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 9:39 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 5 de agosto de 2015 en el periódico HOY 

La semana pasada, estos fueron dos de los graves problemas reseñados en la prensa dominicana. En sólo un día, 19 personas fueron heridas y 12 asesinadas en actos violentos en distintos puntos del país; además se registraron dos asaltos a bancos. El Ministro de Planificación, Economía y Desarrollo indicó que República Dominicana ocupa el lugar 146 de 148 países con peor calidad de la educación.

Los muertos, heridos y asaltos muestran la magnitud de la delincuencia que azota el país. El problema no cesa, se acrecienta; y la población vive atemorizada. De la Policía se habla y requeté habla de reformarla, pero nadita de nada. Demasiada mafia para mejorarla.

Para alcanzar el indigno lugar 146 (aunque fuera hace varios años), los déficits educativos son inmensos; y después del 4%, una gran cantidad de recursos se ha destinado a construir escuelas, que, aunque necesarias, no mejoran por sí solas la calidad de la educación. Lo fundamental es el calibre de los maestros y del currículo, tareas siempre postergadas, y las condiciones de vida de los estudiantes.

Desde el año 2004, el PLD ha gobernado consecutivamente y muchos problemas han empeorado (la delincuencia y el endeudamiento del Gobierno por ejemplo). Esto, se supone, brinda una  bandeja de temas candentes a la oposición; pero ¡oh no!, la población padece sin encontrar dolientes.

El PRSC, después de la muerte de Balaguer, nunca levantó cabeza. Se fue fraccionando por ambiciones personales, y cada grupo que salió buscó cobija en el Gobierno, hasta que en 2012 se aliaron totalmente. El Reformista es hoy un partido electoralmente colapsado aunque su presidente haga alardes en contrario.

El PRD, que obtuvo 47% de los votos en las elecciones de 2012, se dividió posteriormente; y ante el colapso electoral proyectado para el 2016, su dirección claudicó y se entregó a la beneficencia política peledeísta. El otrora partido de masas no llevará candidato presidencial propio ni a muchas otras posiciones. Danilo Medina es el agraciado.

El PRM es una organización nueva producto de la división del PRD. Su destino es aún incierto, y Luis Abinader se estrena en la candidatura presidencial con desafíos inmensos.

Necesita forjar confianza, credibilidad y conexión con la población. Necesita dinero para impulsar una campaña nacional ante un contrincante oficialista repleto de recursos. Necesita fortalecer y posicionar el PRM en el mercado electoral. Necesita buenos candidatos a nivel congresional y municipal. Necesita aglutinar toda la oposición porque no puede desperdiciar ni un voto. Y para lograr todo eso tiene menos de 10 meses.

Los demás partidos, todos minoritarios, no tienen otro camino que unirse al bloque peledeísta o perremeísta, a menos que se conformen con ser absolutos perdedores.

La pregunta es: ¿por qué si en el país hay tantos problemas la oposición no avanza? Mi respuesta: porque los partidos grandes tradicionales, con excepción del PLD, se han autodestruido por ambiciones personales, y a los partidos pequeños los domina un dueño, con frecuencia dispuesto a entregarse al mejor postor.

El PLD, a pesar de sus fuertes tensiones internas, ha podido sortear este período de colapso de los partidos dominicanos porque está en el poder, no se ha producido aún una crisis macroeconómica, y el Comité Político ha tomado decisiones de rédito electoral (de ahí la reciente reforma constitucional).

La alta aprobación de Danilo Medina durante su gestión presidencial se debe en gran medida a que la ciudadanía no sabe hacia dónde mirar, ni fuera ni dentro del PLD, y muchos han convertido a Medina en depositario de la confianza, a pesar de todos los problemas que existen en el país.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-oposicion-levantara-cabeza/autor/rosario-espinal/

 

El Papa Francisco y los conejos, ¡Oh Dios! enero 21, 2015

Filed under: Uncategorized — rosarioespinal @ 1:05 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 21 de enero de 2015 en el periódico HOY

En diversos temas, la Iglesia Católica se aferra a ideas ancestrales que no se corresponden con los problemas y desafíos de las sociedades actuales. La procreación y los métodos anticonceptivos es uno de ellos.

En sus ya acostumbradas declaraciones espontáneas, el Papa Francisco reafirmó a los periodistas en su viaje de Filipinas, la oposición de la Iglesia a los métodos artificiales, aunque señalo que ser católico no significa reproducirse como conejos. Agregó que el promedio de hijos por familia debe ser tres para mantener la población a niveles saludables, y no ocurra como en Italia donde pronto no habrá quien mantenga a los viejos.

Me parece bien el llamado del Papa a no ser conejos, ¿pero tres hijos por familia? ¡Oh Dios! No creo que actualmente haya un país en el mundo que pueda sostener adecuadamente ese nivel de reproducción. Unos porque están superpoblados, y otros porque tienen mucha pobreza; o ambas cosas.

En esta isla hay dos muestras alarmantes. República Dominicana y Haití tienen en conjunto más de 20 millones de habitantes. Cuba es más grande y tiene 11 millones. Un promedio de tres hijos por familia representa una verdadera catástrofe humana. En pocas décadas duplicaríamos la población.

La Iglesia Católica, con el poder que tiene, debería asumir el tema de la reproducción con mayor responsabilidad. Es un tema muy complejo para dogmatismos.

No vivimos en sociedades rurales donde cada familia produce en su parcela lo que necesita para subsistir y la educación es insignificante. No vivimos en sociedades donde el Estado garantiza alimentación, educación, salud y vivienda a todos los niños y jóvenes. No vivimos en sociedades de prosperidad donde los padres, ni siquiera las madres, puedan permanecer en el hogar por largos años hasta criar a los hijos. No vivimos en sociedades donde el salario de la mayoría alcance para criar decentemente tres hijos.

Seamos sensatos: ¿cuántos hijos pueden criar las familias dominicanas con salarios menores de 25 mil pesos mensuales?

Si la Iglesia Católica insiste en oponerse a los métodos anticonceptivos, debería consecuentemente abrir muchos albergues para atender a millones de niños en el mundo que no pueden ser mantenidos ni atendidos por sus padres. Porque el método del ritmo es altamente impreciso y las parejas en la cama impredecibles.

Si la Iglesia no está dispuesta a ofrecer este servicio social a la humanidad, entonces debe dejar a discreción de los padres la decisión de cuántos hijos tener y cuándo. La oposición a los métodos anticonceptivos que propaga la Iglesia Católica es también una “ideología colonizadora”, para usar un término papal.

En República Dominicana y Haití se necesitan medidas efectivas de control de la natalidad, porque la reproducción en la pobreza sólo genera más pobreza. Ambos países tienen un bajo nivel educativo, Haití peor; y hay una fuerte correlación entre pobreza y procreación: a mayor pobreza, mayor número de hijos por la falta de información.

Ahí radica un gran desafío de esta isla; porque una vez criados en la pobreza, muchos jóvenes, restringidos en sus posibilidades de movilidad social, se vuelven delincuentes. Que los maten en los barrios no es una política social aceptable, como tampoco es el encarcelamiento, por más algarabía que se haga cuando se aumentan los años de cárcel a los criminales.

El control de la natalidad no es por sí solo una política de desarrollo social, pero sin ello será imposible que muchos países mejoren el nivel de vida. La evidencia está en nuestras narices. La sobrepoblación y la pobreza desangran esta isla. El panorama desolador de Haití es el espejo dominicano.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-papa-francisco-y-los-conejos-oh-dios/autor/rosario-espinal/

 

 
A %d blogueros les gusta esto: