ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

PRD, ¡cuántos errores! junio 13, 2012

Filed under: Artículos periodísticos de los miércoles — rosarioespinal @ 9:44 am

Rosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de junio de 2012 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

A pesar de todos los errores que el PRD ha cometido desde el poder y fuera, el partido mantuvo con José Francisco Peña Gómez cierta capacidad de arbitraje para dirimir conflictos internos.

Al morir Peña Gómez, con el deseo truncado de llegar al poder por la confabulación de la derecha dominicana, el electorado regaló al PRD tres triunfos electorales consecutivos: en 1998, 2000 y 2002. Fue una especie de venganza contra Balaguer y contra el PLD derechizado.

Sin embargo, desde el año 2000, los perredeístas han desaprovechado cada oportunidad para consolidarse como partido y como gobierno.

Primer error: en 2000-2004, el PRD malgastó una oportunidad brillante para afianzarse como ente de racionalidad estatal: Balaguer murió y el PLD era todavía un partido minúsculo. Pero Hipólito Mejía promovió un gran mercado clientelar sin racionalidad gubernamental que contribuyó a agudizar la crisis económica de 2003-2004.

Segundo error: en el contexto de desasosiego y orfandad que quedó el PRD después de la derrota electoral de 2004, Miguel Vargas gestó un liderazgo financiero-corporativo que mantuvo viva la organización, pero sin suficiente energía política. Aumentaron el caudal de votos entre 2006 y 2012 sin lograr la construcción de una mayoría electoral.

Tercer error: el llamado Nuevo PRD era también eminentemente conservador, y mantuvo alejada las fuerzas progresistas dominicanas, sin las cuales es muy difícil que el PRD gane elecciones.

Cuarto error: como Vargas no lograba afianzar su liderazgo en el partido a pesar de la gran inversión económica que hizo, necesitó la ayuda de Leonel Fernández para ascender como jefe del perredeísmo. Fernández necesitaba que Vargas firmara el pacto de la reforma constitucional para darle legitimidad, y Vargas necesitaba la antorcha para alcanzar rápidamente la presidencia del PRD. Aquí los perredeístas confundieron coyuntura con liderazgo.

Quinto error: con el pacto para la reforma constitucional de 2009, conocido como el pacto de las corbatas azules, que estableció la relección no consecutiva, Miguel Vargas rehabilitó electoralmente a las dos principales figuras políticas del país: Leonel Fernández e Hipólito Mejía. Ambos le han dado con mandarria.

Sexto error: con la presidencia del PRD en manos, Vargas pensó que podía disponer a diestra y siniestra de los cargos y se ganó enemigos internos. El caso más relevante fue desplazar a Guido Gómez Mazara y a Tony Peña Guaba de las posiciones directivas a que aspiraban.

Séptimo error: bajo un democratismo sin institucionalidad, el PRD realizó primarias semi-abiertas. Miguel Vargas pensó que tenía los cabos atados para triunfar  pero Hipólito Mejía ganó. El gobierno pescó en la contienda.

Octavo error: ni Hipólito Mejía ni Miguel Vargas tenían muchas posibilidades de ganarle a un PLD unificado, aunque las encuestas dijeran lo contrario a mediados de 2011. En vez de buscar una candidatura alternativa, atractiva y menos contaminada, ambos insistieron en ser precandidatos.

Noveno error, muchos perredeístas asumieron que ganarían las elecciones de 2012 por el descontento acumulado con el gobierno, y porque Leonel Fernández no daría su apoyo entusiasta a otro candidato peledeísta. Sin embargo, Fernández se empeño a fondo en la campaña para dejar su partido y aliados en el poder.

Décimo error: como presidente del PRD, Miguel Vargas debió integrarse a la campaña. Así hubiese afirmado su poder en el partido si el PRD perdía, o hubiese ganado dinero si el PRD triunfaba. Con la derrota, tiene ahora una presidencia legal con legitimidad cuestionada, y un amplio segmento del partido en su contra.

La guerra abierta por el control del PRD que se escenifica en estos momentos será muy desgastante para el partido y tiene un claro beneficiario: el PLD.

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2012/6/12/432256/PRD-cuantos-errores

Anuncios
 

3 Responses to “PRD, ¡cuántos errores!”

  1. josé Tavárez Says:

    Luminoso, como todos tus análisis Rosario. Ojalá que los que tengan ojos para ver y oidos para orir oigan y vean, como aconseja La Escritura.

  2. Nadil Lopez Says:

    Hay que estar dentro del PRD para conocer hasta donde llega la negacion de la democracia y el uso del poder interno para que los dirigentes se sostengan en sus cargos. Poco dirigentes asumen posiciones de liderazgo como fruto natural de la puesta en practica de una autentica vocacion de servicio al partido y al pais.Le aseguro que ha sido asi desde el ascenso al gobierno en el 1978.El control de los otroras comites de base mediante la falsificacion de los mismos era pan nuestro de cada dia. Les llamabamos comites fantasmas. En cada grupo esa practica no era ajena.Recuerdo que trabajando en Bienes Nacionales en el gobierno de Don Antonio Guzman ,por pertenecer a la tendencia que en esa oportunidad dirigia el Dr. Salvador Jorge Blanco era señalado como enemigo del gobierno.Incluso en una oportunidad siendo el Administrador , el Coronel Nuñez Nogueras ,fue informado por el DNI, que quien escribe era un comunista.Pero desafortunadamente esa practica continuo en el nuevo gobierno perredeista.

  3. Bienvenido rubio Says:

    Bienvenido Rubio.
    Lo peor de esos errores es que los PRD no reflexionan, lejos de ello, pretenden justificarlos, no ejercen con seriedad el metodo de la critica y auto critica. Esa actitud es consona con su historia, gastan energias entre ellos, cuando van a la competencia con extrapartidos, ya estan muy desvanecidos. Lo peor es que un grupo fuerte ante la ausencia de un liderazgo solido se han abrazado a una figura que es la expresion de la involucion politica, el protagonista de las dos ultimas divisiones que ha tenido ese partido, Hopilito. Lo peor es que todos los errores guardan relacion con la legitimidad interna interna de ese partido, ese mal ha pretendido extrapolarse a un problema nacional, buscando que se le reconozca lo ellos mismos no se reconocen, legitimidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s