ROSARIO ESPINAL

VENTANAS EN EL ESPACIO

El embudo del PLD agosto 20, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 12:07 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

 Artículo publicado el miércoles 20 de agosto de 2014 en el periódico HOY

El modelo económico del PLD se ha basado en agrandar el presupuesto nacional con endeudamiento y aumento de impuestos para sustentar el Estado clientelar, aunque el flujo de capital internacional por inversión directa, préstamos y lavado ha contribuido a mantener cierta estabilidad cambiaria.

Este modelo no se ha sustentado en ampliar significativamente la producción de riqueza nacional, ni tampoco la redistribución de recursos para lograr mayor equidad social. Por eso mucha gente se empobrece en medio de la aparente prosperidad que se observa sobre todo en el sector financiero y la construcción. Un grupito se beneficia mientras la mayoría ve sus ingresos reales disminuidos.

Para amortiguar los efectos negativos de este modelo económico, el Estado ha expandido las transferencias directas de dinero  a sectores pobres a través de los programas de tarjeta Solidaridad. Es un subsidio minúsculo a nivel individual o familiar (en promedio unos mil pesos mensuales), pero rentable para el partido gobernante a nivel clientelar.

En este contexto, el sector empresarial dominicano ha tenido escaso desarrollo, sigue siendo altamente dependiente de las concesiones del Estado, crea pocos empleos y aún menos de buena calidad, y utiliza ampliamente la mano de obra inmigrante ilegal haitiana dispuesta a trabajar por bajos salarios.

Como resultado, muchos dominicanos son fácilmente desplazados del mercado laboral, o simplemente se auto-marginan por falta de incentivos aceptables para enrolarse en el empleo formal. Otros dominicanos han emigrado en busca de mejoría y son también reemplazados por inmigrantes indocumentados haitianos.

Dado lo anterior, la empleomanía en el gobierno ha aumentado mucho. En el Estado las condiciones laborales son más llevaderas que en el sector privado; incluso muchos tienen botellas donde cobran sin trabajar, o simplemente se dedican al activismo político con sueldos gubernamentales. Otros entran al sector informal, donde se concentra la mayoría de los dominicanos porque derivan ingresos más altos que en empleos formales, o porque no encuentran mejor trabajo.

Este modelo económico opera como un embudo para amplios sectores sociales. Los salarios no aumentan al ritmo de la inflación, y los impuestos cada vez más altos despojan a los sectores medios y bajos de recursos. En general, la población pierde poder adquisitivo.

A pesar del empobrecimiento, muchos dominicanos han aceptado este modelo económico sin grandes protestas por la relativa estabilidad macroeconómica que lo ha caracterizado hasta el momento, y también, porque no encuentran una alternativa política que ofrezca otro modelo. El PRD no ha gobernado bien en el pasado, y el modelo peledeísta se evalúa con frecuencia en relación a los fracasos perredeístas que han devenido en inflación y devaluación exorbitante como ocurrió en 2003-2004.

Pero este modelo económico de embudo no es sostenible en el mediano plazo. El endeudamiento excesivo trae eventualmente los cobros compulsivos y el consecuente retiro de capitales cuando los riesgos del país aumentan en el mercado internacional. Además, los aumentos frecuentes de impuestos para cubrir los déficits fiscales irritaran cada vez más a la población y se revertirán sobre el PLD, aunque la suerte le haya acompañado hasta ahora.

Por ejemplo, en octubre de 2012, mucha gente culpó a Leonel Fernández del déficit fiscal y la reforma impositiva, mientras Danilo Medina salió ileso del conflicto, dando estabilidad a su gobierno. Pero hacia adelante, será difícil para Medina sostener el nivel de gasto público y endeudamiento actual sin recaudar más. El ITBIS en muchos productos va por 18%.

El anunciado impuesto a las compras por internet de menos de 200 dólares es el preludio de los impuestos por venir, y un parche para la magnitud del déficit fiscal y el endeudamiento del gobierno.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-embudo-del-pld/autor/rosario-espinal/

 

De Leonel a Danilo: ¿estilo? agosto 13, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:05 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 13 de agosto de 2014 en el periódico HOY

La diferencia fundamental entre Leonel Fernández y Danilo Medina es de estilo presidencial, pero el estilo incide en las emotividades políticas, y parcialmente, en las políticas públicas.

En Leonel Fernández predominó el estilo argumentativo-impositivo, mediante el cual el político asume que a través del argumento puede convencer e imponer su agenda. En Danilo Medina predomina la practicidad.

El estilo argumentativo-impositivo fue políticamente rentable en sociedades iletradas y rurales, y todavía persiste en algunas sociedades de alta pobreza como República Dominicana. Pero en el mundo actual, aún en sociedades pobres, se hace cada vez más difícil gobernar por imposición, ya que la clase media ha aumentado y la globalización de la comunicación ha desencadenado múltiples formas de aprendizaje y criticidad.

A Leonel Fernández le tocó ser el primer presidente en el ocaso de los tres grandes caudillos de la política dominicana post-trujillista. Joaquín Balaguer, Juan Bosch y José F. Peña Gómez utilizaron en diversas modalidades el estilo argumentativo, y Fernández pudo insertarse con facilidad en esa tradición por su formación política y capacidad de oratoria.

Balaguer utilizó el estilo argumentativo de manera despiadada, para justificar incluso lo peor. Bosch gobernó poquísimo, por lo cual, su estilo argumentativo tomó la modalidad profesoral. Peña Gómez nunca llegó a la presidencia y utilizó el estilo argumentativo para movilizar las masas.

Leonel Fernández sedimentó su estilo argumentativo desde el poder. En los inicios, su verbo era ventajoso porque lo vinculaba a la tradición del caudillismo ilustrado dominicano. Con el tiempo, sin embargo, fue perdiendo fuerza porque los argumentos se utilizaban para rechazar o desestimar importantes demandas sociales.

Un caso paradigmático fue la lucha por el 4% del PIB para la educación. Fernández malgastó mucho capital político para oponerse, argumentando que lo necesario era la calidad no la cantidad. Nadie cuestionaba la necesidad de mejorar la calidad, pero también había que aumentar la cantidad.

De 2004 a 2012, Fernández perdió la oportunidad de aprobar un presupuesto con el 4% para la educación como lo consignaba la Ley General de Educación desde 1997, y también la oportunidad de establecer un vínculo de credibilidad con los sectores sociales que luchaban por el 4%.

Leonel Fernández utilizó también el estilo argumentativo para colocarse explícitamente por encima de los demás, incluidos los políticos de la oposición, al repetir que no sabían conceptualizar.

Danilo Medina, estratega consumado y de verbo limitado, escogió un estilo presidencial de practicidad.

Ante los grandes problemas nacionales, Medina consulta, escucha, espera, y luego, cuando todo el país aguarda una respuesta presidencial porque el debate se agota, toma una medida. Así sus decisiones aparecen más consensuadas que impuestas, y eso tiende a satisfacer a la mayoría, incluso a algunos que no estén de acuerdo con el contenido de la medida.

Las visitas sorpresas han encajado perfectamente con ese estilo. El Presidente convoca una comunidad, escucha, y luego toma medidas en función de las solicitudes o necesidades sentidas.

La credibilidad política de Medina también se ha solidificado al cumplir algunas promesas de campaña. Por ejemplo, Medina pactó que establecería el 4% para la educación en el Presupuesto Nacional de 2013 y así lo hizo.

Esto no significa que muchos de los problemas del país se han resuelto, pero el estilo presidencial ha incidido en el alto nivel de aprobación que registra Medina en las encuestas. La gente lo ve cercano y envuelto, afable y respetuoso, aunque todavía falte mucho por corregir de lo que está mal y mucho por hacer de lo que nunca se ha hecho. Aquí está el reto de los próximos dos años.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/de-leonel-a-danilo-estilo/autor/rosario-espinal/

 

Un país chikungunyado agosto 6, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 9:20 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado en el periódico HOY el miércoles 6 de agosoto de 2014. 

La palabra suena y resuena en todos los confines de esta tierra: chikungunya, chikun, chinkun, chinkuncuya, cinkungunya, chunkuncuya, o la maldita cosa esa, según dijo una mujer frustrada con este difícil vocablo.

La he buscado en el diccionario y pronunciado muchas veces para no equivocarme, pero aun así, a veces pongo la “n” en el lugar equivocado. ¿Y e’ fácil?

Ya podemos declarar este país chikungunyado. Doscientos mil afectados dicen unos, un millón dicen otros; y no sabemos cuántos más serán víctimas de la pandemia. De cinco a siete millones vaticinan el total. ¿Pero a quién creer? ¿Al Ministerio que esconde? ¿Al Colegio Médico que suma y anuncia?

El virus llegó de tierra lejana y entró por el puerto de Haina, donde según la gente, hasta desechos nucleares han echado a cambio de prebendas. Luego se expandió a velocidad huracanada en medio de apagones, sequía, incendios, falta de agua, basura, accidentes de tránsito, delincuencia, feminicidios, y jóvenes embarazadas como si vivieran en Escandinavia.

Los hospitales están abarrotados y atestiguan la pandemia, aunque dice Salud Pública que hay menos enfermos en las emergencias. ¿Será porque el mal se hizo hábito, y todo el mundo sabe que con acetaminofén y mucho líquido se calman las penas?

La fuerza laboral dominicana está adolorida y el ausentismo abunda. Para colmo, algunas voces prominentes del empresariado han declarado que los sueldos de los trabajadores no son bajos. El gobierno ha replicado diciendo que los informales ganan más que los formales. ¡Ay caramba! Y dizque quinientos mil dominicanos han salido de la pobreza en los últimos dos años, según la propaganda de aniversario. Pregunte en la calle y verá mucha gente refunfuñando.

La lluvia, o las trochas, sofocaron el gran incendio, y dicen que la foresta resurgirá nueva. Que reine la esperanza en medio de los escombros.

Los apagones dizque son financieros; es siempre el mismo cuento. Unos pagan y otros roban; así no hay progreso. En barrios enteros no llega el agua desde hace tiempo y a golpe de latitas dejan los moradores el pellejo. ¿La basura? Está por doquier llena de moscas, mosquitos, cucarachas y ratones que vuelan, pican y ruyen.

El tráfico es otro desastre. Los motoristas se creen dueños del universo y violan todas las reglas; y los conductores vuelan en yipetas, camiones y camionetas. Con razón hay tantos accidentes, y en este amargo renglón estamos entre los primeros.

Recientemente publicaron las estadísticas de feminicidios y el 2014 va peor que el anterior. Muchas jovencitas, sin embargo, cometen el error de salir embarazadas, y algunas son violadas. Desertan de las escuelas o son expulsadas, y de ahí en adelante su vida es un despeñadero. Del primer hombre pasan al segundo y al tercero. En el camino dejan una prole que no pueden atender bien ni siquiera con la ayuda de los abuelos.

Que se sepa, en este país caliente y superpoblado no hay educación sexual en las escuelas porque a unos cuántos en las iglesias les molesta que hablen de sexo. Mientras tanto, los jóvenes se reproducen como conejos y la delincuencia prospera.

Para alcanzar la felicidad en este país chikungunyado, hay bachata, merengue y muchas bancas de apuestas. Uno se pregunta: ¿quiénes ganan tanto dinero para hacer tantas apuestas?  Es un verdadero misterio.

Como último cuplé, el gobierno, desesperado por dinero, anunció que cobrará impuestos a todas las compras por internet. Andan muy molestos los jevitos y dijeron que irán a la Lira desnudos en protesta. Si esto ocurriera, recomiendo ponerse repelente en todo el cuerpo para que los mosquitos chikungunyados no hagan estragos.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/un-pais-chikungunyado/autor/rosario-espinal/

 

¡La patria! ¿Cuál patria? julio 30, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:24 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 30 de Julio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La República Dominicana es un país de patriotismo muy distorsionado. Juan Pablo Duarte, inspirador de la independencia, fue desterrado y murió en el exilio. El infortunio recayó también sobre sus principales acompañantes en la gesta independentista. A todos los eliminaron en nombre del bienestar de la patria.

Luego, Pedro Santana, Buenaventura Báez, Ulises Heureaux, Rafael Leonidas Trujillo y Joaquín Balaguer (todos tiranos o tiranitos) se erigieron en “guardianes” de la patria, incluso para anexarla.

En la Era de Trujillo, quienes hablaban de libertad iban al exilio o a la cárcel, y quienes luchaban por la libertad eran asesinados en nombre de la patria.

Después de 1975, Balaguer bajó la represión y amplió la corrupción y el clientelismo. Todavía vivimos en esa patria, donde ahora, para colmo, abunda la delincuencia de todo tipo que consigue más adeptos cada día.

Pero amamos esta patria, el barrio que nos vio crecer, el sol picante, o el mar azul retinto que se expande hasta el infinito. Como amantes de esta patria, muchas veces confundimos la gimnasia con la magnesia, y en eso andamos.

La Sentencia TC 168-13, emitida por el Tribunal Constitucional, desató lo peor de nuestra patria. De un plumazo, el Tribunal quiso eliminar todo derecho de nacionalidad a miles de seres humanos nacidos y criados en territorio dominicano, cuyo pecado es ser hijos de inmigrantes indocumentados.

Por ser pobres, negros y marginados, los que concibieron esa Sentencia creyeron que todos nos quedaríamos callados; y si alguna duda cabía, ahí estarían los “guardianes” de la patria para declarar traidor al que discrepara.

Que quede claro, el propósito de la Sentencia 168-13 fue ilegalizar a todos los nacidos en territorio dominicano hijos de inmigrantes indocumentados, aun tuvieran acta de nacimiento emitida por el propio Estado Dominicano; y la inmensa mayoría es de origen haitiano.

Como he escrito muchas veces, en República Dominicana hay una gran cantidad de inmigrantes indocumentados haitianos porque los gobiernos dominicanos permitieron su entrada para la explotación laboral en plantaciones de azúcar, arroz, café, guineo y plátanos, en la construcción de edificios, calles, túneles, elevados, y también, el Metro de Santo Domingo. De esa mano de obra barata se han beneficiado muchos empresarios y el gobierno sin mirar las consecuencias sociales problemáticas. Ahí está la raíz del problema.

La Ley 169-14 y su reglamento han hecho un poco de justicia ante la injusticia de la Sentencia 168-13, al reconocer la validez del registro civil de los descendientes de inmigrantes indocumentados nacidos en territorio dominicano que tenían acta de nacimiento, y abrir un mecanismo temporal para que los sin papeles nacidos aquí puedan registrarse como extranjeros y posteriormente solicitar la nacionalidad.

Pero los “guardianes” de la patria insisten en la fabulación. Dicen que vendrán autobuses llenos de haitianos a solicitar la nacionalidad dominicana, que llegó la fusión.

Nada de eso. La Ley 169-14 abre una ventanilla de 90 días para que los nacidos y criados en este país de padres indocumentados tengan la posibilidad de regularizar su estatus civil.

El riesgo de la Ley 169-14 no es la fusión de la isla, sino que muchos descendientes de inmigrantes indocumentados nacidos y criados en República Dominicana, no puedan registrarse en 90 días porque viven sumidos en la pobreza.

En esta disputa sobre la Sentencia 168-13, lo que ha quedado claro es que para los “guardianes” de la patria, el poder, los puestos, las papeletas y la política del miedo tienen supremacía sobre la patria de derechos. Así ha ocurrido siempre desde que desterraron a Juan Pablo Duarte, supuestamente, por ser un traidor de la patria.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-patria-cual-patria/autor/rosario-espinal/

 

PRD: el liderazgo díscolo julio 23, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 11:04 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 23 de Julio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Al PRD le caben muchas glorias. Fue fundado en el exilio por disidentes de la dictadura cuando el país se dividía entre patriotas que se adherían al régimen y traidores que se oponían, según lo definió el mismísimo Trujillo.

Muerto el dictador, el PRD llegó al país y se enfrentó a los remanentes de la dictadura y a la oligarquía anti-trujillista. Con verbo profundo y sencillo, Juan Bosch cautivó las masas que anhelaban libertad. Triunfó en las primeras elecciones democráticas de 1962, pero en esa época este país seguía condenado al autoritarismo. Rápidamente lo derrocaron y el PRD adquirió aún mayor valor político.

Volver a la constitucionalidad fue el llamado a la lucha que culminó con la breve Guerra Civil de 1965. La intervención militar norteamericana y el retorno de Joaquín Balaguer colocaron al PRD en la única opción posible: la lucha por la democracia. Entre intentos unitarios y conflictos, el perredeísmo se contrapuso a la semi-dictadura de Balaguer en 1970, 1974 y 1978.

Juan Bosch se marchó con un grupito en 1973 y José Francisco Peña Gómez se alzó con el liderazgo. Con el negro delante de la oreja cautivó las masas con una oratoria estridente. Tribuna Democrática no fue más la escuela política de Bosch, sino la campanada peñagomista.

Esa gran base política que forjó el PRD, único partido de masas que ha parido la sociedad dominicana, se convirtió en la manzana de la discordia. Las pugnas de figuras políticas por llegar al poder han marcado los años de elecciones democráticas a partir de 1978.

Las presidencias de Antonio Guzmán y de Salvador Jorge Blanco estuvieron marcadas por las llamadas “tendencias”, expresión del grupismo en torno a figuras con aspiraciones presidenciales. Esas confrontaciones fueron mediadas por Peña Gómez, que agotó su liderazgo entre disputas partidarias.

Con el PRD amilanado luego de la derrota electoral de 1986, Peña Gómez, vedado de la presidencia por ser negro y de origen haitiano, decidió impulsar su propia candidatura en 1990, 1994 y 1996. La debilidad del PRD en 1990, el fraude de Balaguer en 1994, y el apoyo balaguerista al PLD en 1996 impidieron que Peña Gómez llegara a ser Presidente de la República antes de morir en 1998.

Rápidamente, el PRD fue beneficiario de los intentos frustrados de Peña Gómez por llegar a la presidencia.  En las elecciones de 1998, los perredeístas se alzaron con la mayoría de las posiciones electivas en el congreso y los municipios, y en el año 2000 con la presidencia. Ese gran partido tuvo en aquel momento la posibilidad de gobernar por largo tiempo, pero la tramposería con la reforma constitucional de 2002 para la repostulación de Hipólito Mejía, y la crisis económica de 2003-2004, barrieron con el PRD.

Desde entonces, en el PRD ha primado la confrontación de grupos por controlar el partido, la imposibilidad de concertación, y la falta de principios políticos. Ese gran partido que forjaron Bosch y Peña Gómez empequeñeció sin liderazgo convincente ni propuestas políticas atractivas.

Generalmente los partidos políticos decaen cuando pierden su base de apoyo. El caso del PRD es diferente. El partido cuenta con una gran base electoral, pero sus líderes son incapaces de dirimir diferencias y articularse.

Todos creen que captarán los votantes porque asumen que el perredeísmo es un sentimiento nacional que trasciende todo conflicto y aguanta todos los embates; pero ahí se equivocan. Por cuenta propia ninguno triunfará, ni siquiera los que utilicen las siglas del PRD como franquicia en un proceso electoral.

Ese liderazgo díscolo ha empobrecido y empequeñecido un gran partido de masas.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/prd-el-liderazgo-discolo/autor/rosario-espinal/

 

Merengue en Palacio julio 16, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:15 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 16 de Julio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

El merengue fue a pedir ayuda al Palacio Nacional. Cuando leí la noticia me pareció curioso. Una foto del presidente Danilo Medina rodeado de reconocidos merengueros es documento para la historia. Pero cuando leí el propósito de la visita quedé boquiabierta. Los merengueros fueron al Palacio a pedir que el Presidente intervenga para revivir el ritmo que anda de capa caída.

Si el objetivo es revivir y proyectar el merengue, al último lugar que debieron acudir los merengueros fue al Palacio Nacional, porque para revivir el merengue no se necesita intervención gubernamental. Se necesitan nuevas y buenas composiciones, y jóvenes intérpretes que capten la sensibilidad de las nuevas generaciones.

El merengue es patrimonio nacional, ¡qué bueno! Es un ritmo cadencioso que nadie interpreta ni baila mejor que los dominicanos. Pero su popularidad no depende de una política oficial, sino de la creatividad musical que no sale de ninguna oficina pública. Distinto ocurre con la historiografía musical, en la que sí puede ayudar el Estado.

La música no es estática; y bien lo saben los merengueros que a través del tiempo innovaron con ese ritmo del alma dominicana. Excluyendo la Era de Trujillo, cuando el dictador lo llevó al salón, el merengue salió del pueblo, de sus entrañas, y de sus músicos.

El merengue se transformó y llegó a la madurez en la década de 1980. Ahora está en receso porque los artistas jóvenes han encontrado en otros ritmos sus formas de expresión, ya sea en la suavidad de la bachata o en la fuerza del reguetón.

La marca-país no es exclusiva del merengue ni tampoco de la bachata. Es fabuloso que un país tenga dos ritmos que han alcanzado fama internacional. Para mantenerlos en la cima, la intervención gubernamental no es el camino.

En manos del Estado el arte se petrifica, aunque la apariencia sugiera lo contrario. El Ministerio de Cultura puede nombrar un vice-ministro de merengue con un presupuesto y eso no revivirá el merengue; de la misma forma que el auge actual de la bachata no es producto de la intervención estatal, sino de la creatividad de un grupo de artistas que poco a poco fue ganándose el apoyo del público.

La función principal del Estado es la organización y la regulación de la sociedad, no la creación, y eso tiene implicaciones importantísimas para el arte, que por definición se dedica a la creación mágica de lo impensable, expresado en palabras, en tonalidades musicales, en la brocha, la escultura, la imagen fotografiada, o en los movimientos teatrales o danzantes.

En vez de ir al Palacio, los merengueros deben reunirse con grupos diversos de jóvenes dominicanos, entender sus sensibilidades, sus preocupaciones, sus formas de diversión, sus atuendos, sus dilemas. Quizás de ahí surjan nuevas inspiraciones, nuevas letras, nuevas melodías para un merengue que sintonice con ellos. Quizás esos merengueros ya maduros podrían realizar talleres con músicos jóvenes y transmitirles su pasión por el merengue; y hacerlo por iniciativa propia, no auspiciados por el gobierno, sino motivados por el deseo de que las nuevas generaciones vibren con un merengue, al igual que lo hacen ahora con otros ritmos.

La marca de un país no es lo que se escoja como marca-país, sino lo que se haga bien en ese país y sea sui-generis. El merengue ha sido declarado patrimonio cultural dominicano y también puede serlo la bachata. Lo importante en ambos casos es la calidad de las piezas musicales y sus intérpretes, y la capacidad de llegar al público que siempre determina lo que está de moda.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/merengue-en-palacio/autor/rosario-espinal/

 

La reelección: ¿y este relajo? julio 9, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 11:41 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 9 de Julio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Debería avergonzar a los políticos dominicanos hablar de reelección. La favorecen cuando les conviene y la rechazan cuando no.

Repetiré aquí lo que he dicho y escrito en diversas ocasiones: no hay sistema de reelección  perfecto; todos tienen ventajas y desventajas; por lo tanto, los argumentos a favor o en contra dependen fundamentalmente de las conveniencias para determinado grupo politico.

Existen diferentes sistemas de reelección y en República Dominicana se han utilizado varios de ellos en los últimos 50 años.

La Constitución Dominicana de 1966 estableció la reelección indefinida y consecutiva. Este sistema tiene la ventaja de que siempre deja en manos del electorado la decisión de la elección, pero la desventaja de que facilita el uso y abuso de los recursos públicos porque un presidente puede manufacturar directamente sus propios triunfos. Este sistema benefició a Joaquín Balaguer.

La Constitución de 1994 estableció la reelección indefinida no consecutiva con un período de receso. El propósito fue impedir que Joaquín Balaguer se repostulara después de las disputas electorales de  ese año. Esta modalidad se reintrodujo en la Constitución de 2010 para que Leonel Fernández pueda repostularse en el futuro. La ventaja principal de este sistema es que el presidente no puede manufacturar su propia reelección porque no es consecutiva, y permite cierta alternabilidad. La desventaja principal es que limita el surgimiento de potenciales candidatos presidenciales, ya que los ex presidentes pueden querer volver y cuentan con una ventaja acumulada.

La Constitución de 2002 estableció la reelección inmediata y nunca jamás. Este sistema tiene la ventaja de que la ciudadanía pueda reelegir por un período inmediato a un presidente popular, y además, contribuye a erosionar el caudillismo. La desventaja principal es que impide que un presidente con una buena gestión pueda repostularse después de agotar un segundo mandato.

Además de estos tres sistemas de reelección que se han establecido en República Dominicana en los últimos 50 años, hay otras tres modalidades.

Una es la reelección indefinida no consecutiva con dos períodos de receso. Este sistema tiene la ventaja de que permite la repostulación de un presidente pero no en breve tiempo, con lo cual se facilita el surgimiento de nuevos candidatos. La otra es permitir una repostulación inmediata y luego dos períodos de receso. Este sistema tiene la ventaja de que un buen presidente puede optar por una respostulación inmediata, y una vez cumplido ese ciclo, la espera de dos períodos facilita el surgimiento de otros candidatos. Finalmente, la reelección puede estar totalmente prohibida.

Los argumentos para justificar un sistema u otro de reelección no tienen resolución objetiva; dependen del interés y las posibilidades de los políticos en una coyuntura específica.

En República Dominicana, el tema de la reelección se ha convertido en un relajo, tal cual sucede en estos días en que el asunto se discute nuevamente por la alta aprobación del presidente Danilo Medina. Pero si el presidente Medina registrara una baja aprobación, entonces se estaría valorando que no exista actualmente la repostulación inmediata.

Las reglas del sistema político no pueden estar sujetas a los intereses particulares o a los vaivenes del momento político. En la Constitución de 2010 se abolió la reelección consecutiva y el nunca jamás a favor de la reelección no consecutiva, de manera que Leonel Fernández pueda respostularse y Miguel Vargas decir que pactó la no reelección.

Ahora hay que aprender a convivir con ese sistema, no porque sea el mejor, no lo es, sino porque la institucionalidad política no debe ser un capricho ni un relajo, ni siquiera estar sometida a la popularidad de un presidente.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/la-reeleccion-y-este-relajo/autor/rosario-espinal/

 

¿Feminicidios? ¡Oh no! julio 2, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 9:23 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 2 de Julio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La mayoría en este país dice rechazar los feminicidios, y eso incluye autoridades gubernamentales y eclesiales. Sin embargo, a la hora de tomar medidas, tipificar violaciones contra las mujeres en las leyes, o establecer programas de prevención y apoyo surgen las discrepancias e incoherencias.

La palabra feminicidio puede sonar fea o gramaticalmente incorrecta, pero ha permitido que la población tome conciencia de un fenómeno que pasaba desapercibido: la violencia extrema de algunos hombres contra la mujer que fue o es su pareja. Por esta razón, usar el término feminicidio ha sido útil.

Actualmente  se discute en el Congreso la aprobación de un nuevo Código Penal y resurge el debate sobre el feminicidio.

Según el Artículo 82 del proyecto de Código Penal, “comete una infracción grave de feminicidio quien en el marco de tener, haber tenido o pretender una relación de pareja  diere muerte a una mujer”.

Dada la magnitud de este problema en República Dominicana, y para muestra  vale indicar que en la primera mitad del mes de junio pasado se produjeron unos 15 feminicidios,  deberíamos aplaudir  que el proyecto de Código Penal incluya el Artículo 82. Pero hay voces en contra de que el feminicidio se tipifique como crimen en el Código.

Por ejemplo, un alto representante de la Iglesia Católica emitió un documento donde plantea que si se incluye el feminicidio en el Código Penal hay que incluir también el masculinicidio; de lo contrario, sería discriminatorio contra los hombres, y para no incluir los dos términos propone excluir los dos.

Yo, al escribir feminicidio y masculinicidio en mi computadora, encontré que la palabra feminicidio está integrada al léxico formal y no hubo registro de error gramatical, no así en el caso del masculinicidio.  Y me pregunté: ¿será discriminación tecnológica contra los hombres? Pues no, es que la proporción de hombres que matan mujeres que fueron o son su pareja es mucho mayor que la cantidad de mujeres que matan hombres que fueron o son su pareja.

La discriminación no es una ficción, es un rechazo o subordinación que enfrenta un grupo social en relación con otro, y puede llevar al asesinato. Por tanto, que se utilice el término feminicidio, que el vocablo haya sido integrado al léxico formal, y que no haya ocurrido así con el masculinicidio, refleja que el feminicidio tiene una dimensión social amplia por la cantidad de hombres que comenten estos crímenes contra las mujeres, no así las mujeres contra los hombres.

Para enfrentar un problema social lo primero es reconocer que existe; lo segundo es describirlo; lo tercero es analizarlo; lo cuarto es resolverlo.  En la República Dominicana, al igual que en otros países, utilizar el término feminicidio ha permitido reconocer que existe, pero no se ha analizado adecuadamente, ni tampoco se ha abordado en la magnitud que amerita.

No incluir en el Código Penal la figura del feminicidio sería diluir el problema para que no sea reconocido como una grave violación del derecho a la vida de las mujeres.

Una de las razones principales para que ocurra el feminicidio es la idea de que las mujeres son propiedad de los hombres. Algunos hombres al perder el sentido de propiedad se desquician y comenten el crimen, precisamente contra aquellas mujeres que ellos piensan son de su propiedad.

Cambiar esta cultura de posesividad supone un gran esfuerzo educativo de muchos años. Como no podemos esperar tanto tiempo para enfrentar el problema, hay que comenzar con la penalización del crimen. De ahí la importancia de que el nuevo Código Penal incluya el feminicidio como una infracción grave.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/feminicidios-oh-no/autor/rosario-espinal/

 

El jacho, la antorcha y la reelección junio 25, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:01 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 25 de junio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN 

El jacho se apagó y la antorcha se atascó. Así podría resumirse el estado político de los dos principales partidos del país. Predomina la obsesión con el poder.

El jacho perredeísta alentó las luchas democráticas antibalagueristas, se forjó como la esperanza nacional, el partido del pueblo y la libertad. Pero en sus períodos de gobierno la llama flameante se apagó. Ese partido ya no ilumina. No hay ideas ni programas, ni esperanzas ni organización, tampoco unidad política. El PRD es un verdadero caos, una compra y venta, una masa electoral sin cauce. Se imponen la ineficiencia y la ineficacia.

En el fracaso político del PRD radica en gran medida la explicación de las deficiencias del proceso democrático dominicano. Su liderazgo nunca pudo llevar a concreción la mejoría social de las masas populares que dijo representar, ni tampoco la institucionalización racional del Estado. Siempre se impuso la lucha rapaz de personajes políticos que han buscado utilizar la masa votante perredeísta para llegar al poder.

El PLD, en vez de encarnar los ideales de ética y transformación social de su fundador, se adhirió al modelo conservador. Heredó la estructura gubernamental, la élite y la masa electoral balaguerista. Así se hizo partido gobernante y partido mayoritario. Como todo proyecto conservador dominicano, se debate en cómo ser caudillista en un contexto político no dictatorial. De ahí la metáfora de la antorcha.

En un partido democrático inspirado en forjar la democratización de una sociedad, existen mecanismos para contener las aspiraciones personalistas de los políticos. Por eso hay limitación de períodos, o simplemente, cuando se agota un tiempo en el gobierno, los presidentes abandonan el ejercicio de la política presidencial. No así en República Dominicana.

Todas las modificaciones constitucionales de los últimos 50 años han estado enfocadas en cambiar el sistema de reelección. Tomemos como referentes las  últimas dos modificaciones que se produjeron en 2002 y 2010.

En el año 2002, Hipólito Mejía promovió una reforma constitucional para permitir la repostulación inmediata por un período y presentarse nuevamente en las elecciones de 2004. Fracasó en el intento.

En el año 2010, Leonel Fernández promovió una reforma constitucional para eliminar el nunca jamás después de dos repostulaciones consecutivas y así poder presentarse nuevamente en el futuro. En esos afanes anda.

Ningún sistema de reelección es perfecto, pero modificar la constitución con frecuencia para acomodar el deseo de los presidentes de turno es una aberración constitucional, y demuestra un apego espurio a la institucionalidad democrática.

En el PRD, con posibilidades limitadas de ganar las elecciones de 2016 por su profunda división, la repostulación sigue siendo un tema central; y en el PLD aún más, donde se debate si la antorcha pertenece a Leonel Fernández para volver, a Danilo Medina para seguir, o a algún otro pre-candidato para hacerla rodar.

A su vez, acostumbrado a la manipulación constitucional por los políticos, el pueblo dominicano tampoco se adhiere a un concepto definido de la reelección. Si le gusta un presidente se expresan las tendencias reeleccionistas, si no le gusta, se afianzan las tendencias anti-reeleccionistas.

Repito, ningún sistema de reelección es perfecto: ni la reelección indefinida, ni la reelección no consecutiva, ni la prohibición total de la reelección. Todos tienen méritos y defectos. Pero una vez se escoge un sistema y se establece en la constitución, debe prevalecer en el tiempo para construir institucionalidad política. Es decir, el sistema de reelección no puede expresar el capricho del momento de un presidente o de un partido, y ni siquiera de la ciudadanía. Si no, la política es un relajo.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-jacho-la-antorcha-y-la-reeleccion/autor/rosario-espinal/

 

El muro: ja, ja junio 18, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:01 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 18 de junio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La mentira más propagada en República Dominicana es que la migración haitiana se debe a la presión internacional para que este país se haga cargo de los haitianos. No es así. La migración de haitianos a República Dominicana se debe fundamentalmente a la miseria en Haití que expulsa su población y al deseo de explotación laboral en República Dominicana.

La mayoría de los haitianos han cruzado la frontera con la aprobación explícita o implícita de las autoridades dominicanas. La mayoría de esos haitianos son empleados por los empresarios dominicanos y por el Gobierno dominicano en el sector agrícola y la construcción. Además, la mayoría de los haitianos hacen los trabajos que los dominicanos no quieren hacer como cortar caña, sembrar arroz y cavar hoyos.

Como los haitianos son muy pobres y trabajan por bajos salarios, multiplican la pobreza en República Dominicana. Por ser pobres y negros son sujetos de discriminación, e igual les sucede en su propio país.

La propuesta de construir un muro es irrisoria y lamentable. Primero, para construir un muro hay que tomar mucho dinero prestado que tendrán que pagar con intereses los dominicanos. Segundo, la mano de obra para construir el muro será fundamentalmente haitiana. Tercero, con la corrupción y desorganización que prevalece en la frontera, los haitianos seguirán cruzando a cambio de un pago a las autoridades dominicanas. La trata humana es rentable.

Para controlar la migración sólo hay dos medidas que funcionan: un estricto control de frontera por autoridades civiles y militares honestas, y sanciones a los empresarios que contraten mano de obra indocumentada. El Gobierno dominicano no tiene interés en hacer una cosa ni la otra; de hecho, el propio gobierno es un gran empleador de trabajadores haitianos indocumentados en la construcción. Por lo tanto, un muro no detendrá la migración haitiana; y propagar la idea del muro solo sirve para agitar la xenofobia.

La República Dominicana tiene absoluto derecho a controlar la migración. Ningún país del mundo ni ningún organismo internacional ha negado ese derecho a este país.  Lo que no puede hacer República Dominicana es ser irresponsable permitiendo una gran migración indocumentada para la explotación laboral y luego hacerse la víctima como con frecuencia se hace.

Este discurso de victimización encuentra eco entre muchos dominicanos, pero no tiene asidero a nivel internacional, donde se sabe muy bien que el principal patrocinador de la migración indocumentada haitiana ha sido el propio Gobierno dominicano.

Para cerrar la llave migratoria, el Gobierno dominicano tendrá que ser menos corrupto y más eficiente, y aplicar las leyes con decisión y justicia. Cuando eso suceda, si es que sucede, los empresarios dominicanos, incluido el propio gobierno, tendrán que aumentar los salarios y ofrecer incentivos a los dominicanos para que realicen los trabajados que ahora realizan los haitianos.

Haití hace frontera terrestre y marítima con República Dominicana; esto es un hecho. En Haití predomina la miseria; es un hecho. Cuando hay miseria, los seres humanos buscan un escape. Además, la República Dominicana tiene poco poder sobre lo que ocurre en Haití. Por todas estas razones, ha sido una irresponsabilidad mayúscula de los gobiernos dominicanos haber patrocinado la migración indocumentada haitiana.

Ni la Sentencia TC 168-13 ni la Ley 169-14 resuelve el problema migratorio haitiano. Para detener y revertir parcialmente esta migración, se necesita responsabilidad gubernamental en República Dominicana, se necesita eficiencia y transparencia en el ejercicio de la función pública, y menor voracidad explotadora entre los empresarios y el propio Gobierno dominicano.

Hablar del muro sirve para agitar el patrioterismo dominicano, pero no soluciona el problema de la migración indocumentada.

Enlace al periódico HOY:http://hoy.com.do/el-muro-ja-ja/autor/rosario-espinal/

 

¿Qué esperamos? junio 11, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 9:19 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 11 de junio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

En reacción a mi artículo de la semana pasada titulado “Fin de la política”, algunos lectores lo consideraron pesimista. El pesimismo no me es dado por hábito, pero reflexioné, y la verdad, al seguir escudriñando, encontré más razones para sentirme abrumada. Supongo que muchos lectores coincidirán con esta pequeña lista de problemas que hace estragos.

Los accidentes automovilísticos. República Dominicana tiene la desdicha de encabezar el mundo en estadísticas de accidentes de tránsito. Estos accidentes dejan muertos y heridos que enlutan muchas familias e incapacitan un segmento de la población. La falta de cumplimiento de las leyes y el alcoholismo son causantes fundamentales de los accidentes, junto a la disfuncionalidad de las autoridades del tránsito.

Me pregunto, ¿cómo es posible que el gobierno no tenga una campaña masiva para preservar vidas durante todo el año? ¿Cómo es posible que las autoridades del tránsito no cumplan con su deber de vigilar y sancionar a quienes violen las leyes? Y los conductores, ¿por qué manejan a alta velocidad o bajo el efecto del alcohol?

Con voluntad ciudadana y medidas efectivas del gobierno, podría enfrentarse este grave problema. ¿Qué esperamos?

La desigualdad social es fuente de muchos problemas. Ahonda las diferencias de clase, es excluyente de los sectores con menores recursos, impide el desarrollo de las capacidades humanas de muchas personas, limita el desarrollo nacional, produce delincuencia y genera resentimientos.

En República Dominicana, en el año 2012, el 20% más rico captó alrededor del 50% de la riqueza, mientras el 20% más pobre captó menos del 4% de la riqueza, según datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Esto es inaceptable.

La desigualdad es producto de la explotación y la corrupción. La explotación se fundamenta en el pago de bajos salarios a los trabajadores, y la corrupción en los beneficios derivados fundamentalmente de las relaciones políticas.

Para mejorar la distribución del ingreso, los empleadores tienen que subir los salarios, y eso mejorará el consumo y las ganancias. A su vez, el Estado tiene que impulsar políticas compensatorias de calidad, sobre todo en educación y salud, que ayuden las familias de bajos y medianos ingresos a experimentar movilidad social. ¿Qué esperamos?

Un efecto de la desigualdad social es el brote delincuencial que opera ya a nivel de epidemia social. Mientras los ricos desfalcan empresas y reciben concesiones del gobierno para realizar actividades económicas, y los políticos hacen fiestas con los recursos del pueblo, los ladrones proliferan, roban de todo, dondequiera y a cualquiera; y además, la Policía es con frecuencia cómplice directa o indirecta.

Cuando las fuerzas del orden generan desorden, la sociedad se corroe y los niveles de confianza declinan. Es lo que sucede en República Dominicana, y por eso ha sido imposible controlar la delincuencia.

Hay que revertir esta tendencia y el gobierno tiene que emplearse a fondo, incluido el 911. No hay que aceptar el chantaje delincuencial como norma de vida. ¿Qué esperamos?

El narco ha sido un transformador nefasto de la sociedad dominicana. El lavado de dinero ha acostumbrado a muchos a acumular riqueza fácil; las riñas de grupos terminan en asesinatos; y muchos jóvenes de todas las capas sociales terminan condenados al vicio de las drogas. Para enfrentar el consumo, primero hay que enfrentar el tráfico y el lavado. ¿Qué esperamos?

La basura. Abra los ojos, transite por cualquier ciudad o poblado, y la basura arropa las calles y calzadas. Los ayuntamientos pagan millones a vagos. ¿Por qué no organizan brigadas municipales de limpieza? De lo contrario, el dengue, el chikungunya y la diarrea continuarán haciendo estragos. ¿Qué esperamos?

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/que-esperamos/autor/rosario-espinal/

 

Fin de la política junio 4, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 2:22 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 4 de junio de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Anunciar el fin de la política es un acto de insensatez intelectual similar al de Francis Fukuyama que anunció el fin de la historia y nunca llegó. Han continuado las guerras, la pobreza, la opresión, el descontento. Y es que la política es inacabable; es lucha de poder, y la historia de la humanidad no conoce época sin ella.

¿Por qué entonces encabezo así este artículo? Porque la idea del fin de la política sirve de metáfora para describir lo que sucede actualmente en el país.

Aunque la política es lucha constante de poder, también es construcción de utopías, de referentes éticos y normativos, y esperanzas por un mañana mejor. Desde esta óptica, en República Dominicana se asiste al fin de la política.

No hay ética ni utopía entre los actores principales de la macro-política: los partidos, el Estado y las grandes instituciones privadas. Los movimientos sociales y la sociedad civil son débiles y muchos están entrampados con los partidos y el Estado en la amplia red clientelar.

El PRSC se desvaneció como organización política por continuar derivando grandes beneficios del Estado, y nunca fue referente de construcción de utopías democráticas.

El PRD encarna una lucha personalista y desorganizada producto de tres décadas de abandono de todo referente ético y utopía democrática.

Antonio Guzmán se suicidó en medio de acusaciones de corrupción que levantaron sus propios compañeros de partido. Salvador Jorge Blanco terminó su presidencia con gran descrédito y Balaguer lo convirtió en un paria eterno. Hipólito Mejía dejó el gobierno en medio de un desastre financiero y la economía en picada. Ese partido que encarnó las utopías democráticas de las grandes mayorías, se ponchó con tres strikes en el gobierno. Ahora naufraga sin el menor apego a principios.

El PLD, inicialmente pequeño y con el líder político más intransigente con las normas éticas, fue transformado por sus jóvenes dirigentes en una maquinaria de hacer dinero y reproducir poder. Quedaron embrujados con Balaguer y se hicieron diestros en articular los intereses de los históricos desfalcadores del Estado que nunca se han despegado del poder.

En los gobiernos del PLD aumentaron el presupuesto, la deuda pública y los impuestos; se hicieron concesiones inadmisibles, y se elevó el clientelismo a nivel de política pública.

Los partidos minoritarios se colocan en uno de dos bandos: los que amamantan recursos públicos en coalición con un grande, y los que no logran ni siquiera votos suficientes para mantener estatus legal.

Así constituido, el panorama político de República Dominicana es desolador. No hay utopía ni ética, no hay justicia ni certeza. Predomina el inmovilismo.

Leonel Fernández encubrió todas estas deficiencias con un discurso de progreso que animó mucha gente después de la crisis económica de 2003-2004. Danilo Medina lo encubre ahora con sencillez y guayabera, y algunas medidas de impacto que sostienen su alta popularidad. La ultra-derecha enquistada en el gobierno espera mantener el pueblo entretenido y enfilado con patrioterismo. Amplios segmentos del pueblo se apegan al gobierno buscando aliento económico para sostenerse. Con ellos aseguran una gran masa electoral.

La política dominicana fluye de farsa en farsa, de trampa en trampa, de escándalo en escándalo. Habita en un terreno fofo donde hasta los vientos soplan en burla.

Pero ah, el fin de la política nunca es eterno; hay oasis en el desierto. Algún día volverán a repicar las campanas de cambio por un país más justo y más organizado, de menos corrupción, menos violencia y menos delincuencia. Por ahora, el horizonte es agrio, los ladrones son muchos, y las víctimas sucumben en la impotencia.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/fin-de-la-politica/autor/rosario-espinal

 

Jóvenes al magisterio mayo 30, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 9:17 pm

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 28 de mayo de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La decisión del presidente Danilo Medina de cumplir con la Ley General de Educación al destinar el 4% del PIB ha sido uno de los pilares de su popularidad. Aunque se crea lo contrario, cumplir con la ley y con la palabra produce admiración y confianza.

Durante más de un año, el tema dominante fue la construcción de escuelas. En un país que depende de la construcción pública para la circulación de dinero y la creación de empleos, la dilación generó ansiedad y controversia. Ya encaminados los proyectos de construcción, se firmó el Pacto por la Educación con un gran listado de acuerdos y propósitos.

Lo que hay que hacer, y bien, para mejorar la educación se puede resumir en cinco puntos.

Primero, tener suficientes escuelas bien construidas, con aulas disponibles para la cantidad de estudiantes, limpias y equipadas; y que los maestros, estudiantes y administradores sepan que es su deber mantenerlas en buen estado. De nada sirve construir para rápidamente desbaratar. Las escuelas son un bien público que todos debemos proteger. Para lograr ese objetivo hay que educar a los administradores, a los maestros y a los estudiantes, de manera que vean la escuela como suya y reconozcan su valor.

Segundo, mejorar las condiciones de trabajo de los maestros y también requerir el cumplimiento de sus obligaciones. Hay que conjugar derechos y deberes. Para lograr ese objetivo, la ADP no puede ser un simple sindicato que cancela clases o cierra escuelas por cualquier paja en el ojo, ni tampoco puede ser un apéndice de partidos como ha sido casi siempre. La ADP debe funcionar como una asociación profesional que lucha por el bienestar de sus miembros, pero también asume con responsabilidad y dignidad la misión de educar.

Tercero, mejorar la calidad de los maestros. De nada sirve construir escuelas y extender las tantas si los maestros no están bien calificados para enseñar. Más horas no se traducirá en aprendizaje. Los estudiantes se aburrirán y un grupo de niños o jóvenes aburridos es caldo de cultivo para las travesuras. La formación de maestros no sólo consiste en que hagan una licenciatura o postgrado, sino también en llevarles entrenamiento sistemático a las mismas escuelas.

Cuarto: contratar más maestros. Esto es necesario por dos razones: una, reducir el número de estudiantes por maestro en las clases ya que está comprobado que la enseñanza en grupos pequeños de estudiantes es más efectiva que en grupos grandes; y dos, traer sangre nueva al sistema. El Ministerio de Educación debe establecer un programa especial de contratación de maestros jóvenes recién graduados de las universidades en distintas áreas (no sólo licenciados en educación), para motivarlos a que ingresen al magisterio. Aunque los jóvenes carecen de experiencia, compensa su energía y los nuevos conocimientos, incluida mayor destreza tecnológica. Este programa especial podría denominarse “Jóvenes al magisterio”.

Quinto, un sistema educativo sin una efectiva incorporación de los padres difícilmente tenga éxito. La mayoría de los estudiantes dominicanos del sistema público vienen de familias de escasos recursos y viven en barrios expuestos a múltiples problemas de violencia, criminalidad y vicios. Los padres también necesitan educación.

Las escuelas dominicanas tienen que convertirse en centros comunitarios positivos para compensar parcialmente por las influencias negativas que circundan a muchos jóvenes. Estas escuelas no pueden ser solamente instituciones de transmisión de conocimientos académicos, sino también espacios de civismo, cooperación y apoyo.

Las escuelas son un microcosmo de la sociedad y querer que ellas se conviertan en motor de transformación positivo es vital pero difícil. Se necesita sangre nueva y buena para enfrentar los desafíos.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/jovenes-al-magisterio/

 

Educación sexual: ¿familiar o pública? mayo 21, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:42 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 21 de mayo de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

El tema de si la educación sexual debe dejarse exclusivamente a los padres o si debe ser materia en las escuelas genera desacuerdos, aunque el sentido común y la evidencia empírica indican que por su importancia y consecuencias sociales (no sólo familiares), debe ser tratada en ambas esferas. Veamos.

Si la sexualidad fuera exclusivamente una cuestión privada-familiar, muchas normas culturales e incluso leyes no tendrían sentido. Por ejemplo, el matrimonio legal sería un absurdo, porque el matrimonio judicializa la relación sexual entre dos personas. La relación de amistad íntima (no sexual) no se judicializa porque no está mediada por la sexualidad y sus efectos. Otro ejemplo, si la sexualidad fuera totalmente privada, el Estado no podría regular que los padres enviaran los hijos a la escuela, porque los padres tendrían absoluto control sobre su prole.

La educación sexual tiene ciertamente una dimensión privada, en tanto debe y puede llevarse a cabo en el espacio familiar; pero en la práctica, en las familias se habla poco de sexualidad a pesar de su importancia.

Los tabúes sociales hacen que muchos padres, sumidos en la vergüenza y la timidez, no expliquen a sus hijos las distintas aristas y consecuencias de las relaciones sexuales. Por eso, los niños y jóvenes aprenden sobre la sexualidad fundamentalmente con amigos o a través de los medios de comunicación. Estas dos fuentes no son sistemáticas, ni hay forma de asegurar que la información transmitida sea adecuada en contenido o forma.

En República Dominicana ha habido mucha resistencia a desarrollar programas de educación sexual en las escuelas porque los gobiernos han preferido ajustarse a las demandas religiosas de que el silencio y la abstinencia son las mejores formas de educación y prevención sexual. Pero resulta que ni el silencio ni la abstinencia son las normas sexuales entre muchos jóvenes, y querer ignorar los problemas que se derivan de una sexualidad temprana y sin protección es tapar el sol con un dedo.

República Dominicana registra una de las tasas más altas de embarazos de adolescentes en la región, y esto sucede sin que se ofrezca educación sexual en la mayoría de las escuelas. Por lo tanto, la educación sexual no es la causante de los embarazos a temprana edad. Por el contrario, los datos comparativos evidencian que a mayor educación sexual, menor número de embarazos.  Deberíamos pues apostar a que la educación sexual en las escuelas dominicanas ayude a bajar los índices de embarazos de adolescentes.

La prevención de embarazos a temprana edad tiene múltiples beneficios sociales. Primero, habría menos muertes maternas porque el índice de mortalidad por embarazo tiende a ser mayor entre las jóvenes sin acceso a servicios de salud adecuados. Segundo, habría menos deserción escolar porque las jóvenes que se embarazan son más proclives a abandonar la escuela o a ser expulsadas. Tercero, se reduciría la tasa de nacimiento de niños en condiciones de alto riesgo, con padres en dificultad de asumir las tareas de paternidad y maternidad. Además, la educación sexual ayudaría a reducir los problemas de salud asociados a enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH.

Por todas estas razones, República Dominicana debe ofrecer educación sexual efectiva a la población joven, y las escuelas constituyen un espacio idóneo para hacerlo.

El Estado Dominicano debe garantizar que la educación sexual llegue a todos los sectores sociales; de lo contrario, los jóvenes con menores recursos, que son la mayoría, quedan desprotegidos por el desconocimiento, y expuestos a los problemas asociados a la sexualidad a destiempo o sin protección.

 

El peligro del 2016 mayo 14, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 8:29 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 14 de mayo de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Proyectar el triunfo del PLD en las elecciones de 2016 parece relativamente fácil con los datos disponibles. El PLD está unificado y el PRD dividido, y fuera de esos dos partidos no ha surgido un movimiento alternativo con fuerza electoral. Incluso en el remoto caso de que el PRD se unificara en torno a la candidatura de Miguel Vargas, quien no muestra disposición de llevar su nominación al escrutinio interno, el PLD tendría grandes ventajas porque Vargas registra bajo apoyo electoral, como acaba de mostrar la encuesta Penn, Schoen & Berland.

La ecuación matemática es pues sencilla Sin embargo, la política es más compleja que la sumatoria o resta de números; y la gobernabilidad democrática plantea problemas más allá de la simple matemática electoral.

La República Dominicana atraviesa en estos momentos por un proceso de desarticulación del sistema de partidos que dominó con ciertas variaciones durante los últimos 50 años. El PLD apuesta a beneficiarse de ese descalabro mediante un proyecto de reelecciones sucesivas, proyectado por Leonel Fernández hasta el 2044.

Los componentes fundamentales de ese proyecto de partido único son los siguientes: mantener una relativa estabilidad macroeconómica, sostener un amplio sistema clientelar, y apostar a la perpetua desarticulación de la oposición política.

En el contexto de cuasi-deflación de las economías del capitalismo avanzado, el PLD ha podido sostener un modelo económico de alto endeudamiento para financiar el amplio sistema clientelar; y mientras predominen las tasas bajas de interés, el modelo podría prolongarse. Otro gallo cantará si las tasas de interés suben y el gobierno dominicano enfrenta fuertes constreñimientos económicos impuestos desde fuera para colocar más deudas.

En el plano político-partidario, la apuesta del PLD es que la oposición se mantenga desunida. En cierta medida, el sistema partidario dominicano opera ya con un partido único, dada la hegemonía del PLD en todas las instancias gubernativas y las proyecciones electorales hacia el 2016. Sin embargo, Las votaciones de 2012 indican que el electorado dominicano se encuentra divido casi por mitad (49% no votó por el PLD), y esta tendencia prevalece en la reciente encuesta Penn, Schoen & Berland.

El alto nivel de popularidad de Danilo Medina ayuda electoralmente al PLD, pero no puede asumirse que la altísima popularidad de Medina se traduce automáticamente en apoyo a otra candidatura peledeísta. Por eso, la división del PRD es una variable clave para futuros triunfos electorales del PLD.

De mantenerse la división del PRD y no surgir una tercera fuerza con posibilidad de captar amplio apoyo electoral, el peligro fundamental de las elecciones de 2016 sería un alto abstencionismo ante la baja competitividad partidaria.

En este sentido, el declive de la oposición tiene efectos contradictorios para el mismo PLD: por un lado facilita su victoria electoral, y por otro la hace menos legítima si la población no se entusiasma con el proceso electoral.

Durante los últimos 50 años, la sociedad dominicana vivió períodos de imposición partidaria en los 12 años de Balaguer (1966-1978), pero ese fue un modelo con un alto componente represivo y fraudulento. Posteriormente, las elecciones dominicanas han sido bastante competitivas; es decir, la población tenía opciones, aun cuando la motivación principal fuera sacar un partido del poder.

Si la tendencia actual se mantiene, el PLD contará con alrededor de la mitad de votantes dispuesta a mantenerlo en el poder, pero el resto de la población no tendrá una opción partidaria con posibilidades de triunfo. Ese será un desmotivador electoral, aun cuando el gobierno promueva la movilización a través de la ampliación de las redes clientelares.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/el-peligro-del-2016/autor/rosario-espinal/

 

Sentencia 168/13: ¿acatarla o modificarla? mayo 7, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 8:08 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 7 de mayo de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Dijo Abraham Lincoln que la mejor manera de derogar una mala ley es aplicándola estrictamente. La idea es perversa porque sugiere que para enmendar primero hay que herir, pero a veces no hay otro camino cuando la obstinación política predomina.

La Sentencia 168/13 es una mala disposición legal por razones jurídicas y por las implicaciones sociales. Las razones jurídicas han sido expuestas por varios abogados constitucionalistas y no voy a repetirlas aquí. Las implicaciones sociales son obvias. La Sentencia ilegaliza todos los descendientes de inmigrantes indocumentados por varias generaciones (la mayoría de origen haitiano) y crea constitucionalmente una casta de segunda clase.

La mayoría de los descendientes de haitianos en República Dominicana no tiene documentación. De unos 200 mil descendientes estimados en la Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes 2012, sólo unos 24 mil tienen documentos legítimamente emitidos según declaró la Junta Central Electoral. O sea, la inmensa mayoría nunca ha reclamado documentos de ciudadanía dominicana. Pero la posibilidad de que lo hagan ha atormentado a los propulsores de la Sentencia 168/13.

Antes de que la Suprema Corte de Justicia en 2005 equiparara a los descendientes de inmigrantes indocumentados con personas en tránsito, existía la posibilidad de que algún día esos descendientes nacidos y criados en República Dominicana solicitaran sus papeles de nacionalidad. Ya no es posible.

El problema humano que crea la Sentencia no se resuelve sin modificarla. Por eso es irrisorio cuando algún funcionario dice que hay que acatar la Sentencia pero están buscando solución al problema. La Sentencia se acata o se modifica. No hay intermedios.

Lo aconsejable jurídica y humanamente sería modificar los términos de la Sentencia vía una ley que emane del Congreso Dominicano. Pero los sectores que han pasado años por lograr el objetivo de privar la población de ascendencia haitiana de derechos difícilmente lo permitirán, y esto incluye líderes encumbrados del PLD y sectores aliados. Unos por cálculos electorales y otros por patrioterismo xenófobo.

La idea de una Ley de Naturalización es un sinsentido. Si el gobierno dominicano quisiera que los descendientes de indocumentados fueran dominicanos, la Sentencia 168/13 no se hubiese emitido, porque la Sentencia los desnacionaliza.

Si la Sentencia 168/13 se aplica, se concretarán los problemas que emanan de ella.

Primero, quienes tienen documentos legales los perderán cuando intenten renovarlos. Eso constituirá una violación de derechos humanos y generará mucho resentimiento social entre los descendientes de inmigrantes.

Segundo, quienes no tienen documentos no irán a solicitarlos y esa masa de indocumentados seguirá creciendo en la extrema pobreza para beneficio del capitalismo híper-explotador dominicano que ampara la extensa migración indocumentada haitiana, patrocinada o permitida por los gobiernos dominicanos.

Tercero, las sanciones internacionales contra República Dominicana por violación a derechos humanos continuarán, pero eso no importará a los propulsores de la Sentencia, porque les servirá para enarbolar su nacionalismo.

Cuarto, eventualmente algunos sectores internacionales podrían boicotear la economía dominicana, y el turismo es particularmente vulnerable, pero siempre aparecerán turistas a quienes este tema no les importa.

Si se acata, la Sentencia 168/13 hará la explotación laboral dominicana más cruda y la enmarcará en un sistema fundamentado en la discriminación y la segregación constitucional.

La República Dominicana tiene que establecer controles estrictos de frontera pero el gobierno no ha querido hacerlo. No debe prevalecer un sistema económico con alta dependencia de mano de obra barata, pero sigue prevaleciendo. El gobierno dominicano tiene que aplicar las leyes laborales que limitan el número de trabajadores extranjeros por empresa pero no lo hace. En el país no debe seguir aumentando la población indocumentada, pero la Sentencia 168/13 la aumenta.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/sentencia-168-13-acatarla-o-modificarla/autor/rosario-espinal/

 

¿Feria del libro o del gobierno? abril 30, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:02 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 30 de abril de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

El Estado y la cultura se fundamentan en nociones contradictorias.  El Estado es regulador y ordenador de la sociedad; es el ogro filantrópico en palabras de Octavio Paz.  La cultura, por el contrario, es expresión de la diversidad, la creatividad, la imaginación, la utopía, las esperanzas y desesperanzas del pueblo.

Sólo a veces, raras veces, encuentran el Estado y la cultura un espacio para convivir en armonía, y la razón es simple: el Estado está compelido a homogenizar una supuesta esencia nacional, una supuesta historia común, mientras la cultura busca las formas de deshilar los entornos de la nación para hilvanar en la creatividad y el conocimiento sus diversas manifestaciones y potencialidades.

El Estado se asocia con mandar, tiene incluso la capacidad de reprimir y matar.  La cultura, por el contrario, asume la estética, el cuestionamiento, la irreverencia. Por eso el Estado y la cultura transitan por carriles diferentes.

Esta naturaleza disímil debería indicarnos que lo aconsejable es mantener independencia entre el Estado y la producción cultural.

Pero como el Estado capta tantos recursos del pueblo, existe la inclinación a pensar y postular que le corresponde promocionar la cultura, que la producción cultural será más rica y estable si el Estado se involucra, que las instituciones culturales sólo se sostienen si el Estado las mantiene.

No son argumentos a ignorar. Ciertamente el Estado acapara muchos recursos, y por tanto, tiene la capacidad y responsabilidad de ofrecer financiamiento a las instituciones culturales, igual que hace en otras áreas.

Pero el papel del Estado en la promoción cultural en una sociedad democrática debe limitarse a canalizar recursos económicos a instituciones dirigidas por consejos con suficiente independencia y legitimidad social para garantizar una representación plural.

En las sociedades democráticas avanzadas ha sido posible lograr una relativa independencia de las instituciones culturales por el alto nivel de profesionalización, la estabilidad laboral, y los códigos éticos que rigen el Estado y lo someten al escrutinio de la población y los medios de comunicación. Son sociedades donde predomina una cultura cívica de respeto a la independencia de la actividad cultural; pero incluso en esas sociedades se producen fuertes tensiones cuando surgen gobiernos con énfasis en proyectos ideológicos unificadores.

En sociedades como la dominicana, con democracias precarias y cargadas de elementos autoritarios, es más negativo que positivo que el Estado asuma directamente la dirección de las instituciones y eventos culturales.

Ese Estado, con abundancia de corrupción y clientelismo, y una burocracia de baja profesionalización, extiende al mundo de la cultura sus prácticas manipuladoras y carentes de creatividad.

Cuando el Estado controla directamente la producción cultural, se golpea generalmente la independencia del artista, y ellos se ven compelidos a enfilarse con los políticos para asegurar su supervivencia.

En estos días es tiempo de la Feria del Libro. Diversas instituciones estatales despliegan los pabellones más costosos donde no exhiben libros, sino folletos o memorias.

En vez de gastar tanto dinero en andamiajes, esas instituciones podrían editar cada año un par de libros importantes de la literatura dominicana y venderlos a costo de producción. Así ganaría el público, y las instituciones estatales invertirían dinero para fomentar la cultura de la lectura, real objetivo de una feria del libro. Podrían también organizar concursos de ensayos y regalar a las escuelas ganadoras una cantidad de libros para sus bibliotecas.

En fin, hay muchas actividades dirigidas a fomentar la lectura que las instituciones estatales podrían realizar, en vez de gastar tanto dinero en montaje de pabellones que serán derrumbados en dos semanas, dejando la Plaza de la Cultura sucia y destartalada.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/feria-del-libro-o-del-gobierno/

 

Nuestra generación y la muerte abril 23, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 8:58 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado en miércoles 23 de abril de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La semana pasada, cuando se hizo noticia dolorosa que Sonia Silvestre estaba al borde de la muerte, dije a una amiga: “llegó la hora de la muerte a nuestra generación”. No es que vayamos a morirnos todos de repente o al mismo tiempo, o que algunos no lleguen a la meta de 100. Significa que nuestra generación entró en la segunda mitad de la vida, casi siempre más corta, mucho más corta, que la primera.

¿Quién es nuestra generación? Las personas que nacimos aproximadamente entre 1945 y 1962. No recordamos, o sólo vagamente, el terror de la dictadura de Trujillo, pero sí los trabucazos de la Revolución, y sobre todo, los Doce Años de Balaguer, personaje engrandecido por una sociedad más adicta al olvido que a la lucha, donde “un traidor puede con mil valientes”.

Nuestra generación fue marcada por las ideas de nuestros padres que vivieron el horror trujillista, por las utopías de cambio que soplaron a principios de la década de 1960 cuando éramos muy jóvenes para principalías, y por el anti-balaguerismo que caracterizó a los que se resistían al olvido.

No todos en nuestra generación fueron anti-balaguerista, pero quienes no lo fueron se ausentaron de la utopía, del entusiasmo, de las angustias y del sufrimiento social de aquellos años.

Sonia Silvestre fue parte de esta generación. Nació en 1952, pero más que eso, se convirtió en la voz de mujer que encarnó la utopía de cambio, la fuerza de la transformación, la conjunción del amor por el país y una causa, el dilema de la existencia, y la pasión que define toda relación.

Nuestros padres vivieron y sufrieron el trujillismo, y los que se revelaron en acción o pensamiento, soñaron con un cambio en aquellos tormentosos años del balaguerismo. Ahí Sonia aludía a nuestras vivencias y avivaba nuestras emociones, y las tonalidades de América Latina nos llegaban con nitidez a través de su voz.

“En mi país que tristeza, la pobreza y el rencor, dice mi padre que ya llegará en el fondo del tiempo otro tiempo y me dice que el sol brillará sobre un pueblo que sueña labrando su verde solar.”

Nuestra generación se hizo adulta sin saber si debía reír o llorar. Reíamos de entusiasmo, por arrojo, pero sufríamos cuando ametrallaban estudiantes, cuando caían combatientes, o cuando Balaguer se robaba otra elección.

“Por qué llora la tarde su llanto entristece el camino, porque llora teniendo belleza del sol y la flor, porque llora la tarde sabiendo que existe otro día, y alegría después de tormentas y días de sol”.

En la voz de Sonia Silvestre, el amor o el arañazo se volvían políticos, se fusionaban con la tristeza de la pobreza o la euforia de Siete Días con el Pueblo.

“Qué será de ti, necesito saber hoy de tu vida, alguien que me cuente sobre tus días, anocheció y necesito saber”.

Por eso, para quienes cronológicamente forman parte de nuestra generación, haber sido balaguerista representó ausentarse de la intensidad del deseo de cambio que alimentó nuestra juventud.

El período de 1966 a 1978 se conoce como los Doce Años de Balaguer porque él fue jefe casi supremo, rodeado de un cortejo de oportunistas y criminales nunca juzgados, donde la burla desde el poder fue elevada a categoría de eminencia política.

Pero esa también fue la época en que nuestra generación desafió el poder y forjó ilusiones. Nunca jamás ha ocurrido.

Sonia Silvestre dio ritmo, intensidad y dulzura a tantas emociones que hicieron de la nuestra una generación especial, a pesar de tantos descarriados.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/nuestra-generacion-y-la-muerte/autor/rosario-espinal/

 

Del Papa Francisco abril 16, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 7:56 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 16 de abril de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

Desde su ascensión, el Papa Francisco ha enviado señales de renovación a una Iglesia Católica que se mostraba anquilosada en el mejor de los casos, o sumida en grandes escándalos. Los múltiples casos de pederastia que se develaron en diversos países durante dos décadas, los negocios turbios del llamado Banco del Vaticano, y la vida lujosa de algunos prelados son signos manifiestos de los problemas institucionales.

El Papa Francisco ha enviado cuatro señales específicas de renovación: una, la sencillez en el estilo de vida que debe primar en las personas que se dedican a la vida religiosa; dos, el compromiso con los más pobres, débiles y vulnerables; tres, una iglesia en acción, desafiante de privilegios y sin acomodamientos; y cuatro, una visión de Dios misericordioso y compasivo. Esas señales las ha concretado en algunas acciones y expresiones.

Francisco vive en comunidad, como un sacerdote regular, no enclaustrado en un palacete. En la medida de lo posible, se comunica con la gente de manera directa. Envía señales de paz, no de azotes ni castigos, ni “bastonazos inquisitorios” (su expresión). Se acerca a los desprotegidos y su primer viaje fuera del Vaticano fue a Lampedusa, donde se congregan miles de africanos empobrecidos en su intento por llegar a Europa.

En su primer año de papado, Francisco reúne un conjunto de expresiones que dan testimonio de su nuevo estilo. En su sencillez ha dicho: “Os pido un favor… que recéis al Señor para que me bendiga”. “Yo me he quedado en Santa Marta porque no puedo vivir sin gente”. “Si una persona es gay, busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?” “Nadie se salva solo, como individuo aislado”.

Sobre una Iglesia de compromiso social, Francisco ha dicho: “Como me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres”. “Esto es lo que os pido, sed pastores con olor a oveja”. “La dignidad no es la que da el poder, el dinero, la cultura; la dignidad nos la da el trabajo digno”.

A los jóvenes les ha dicho: “Quiero que haya lío en las diócesis…Quiero que la Iglesia salga a la calle”. “Insto a los jóvenes a apostar por los grandes ideales, a no tener miedo de soñar con cosas grandes”. “Tengan coraje, vayan hacia adelante, hagan ruido”.

En su visión del Dios misericordioso y compasivo, Francisco ha dicho: “Dios nos comprende, nos espera, no se cansa de perdonarnos”. “Mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría”. “No tengáis miedo, no tengáis miedo. El Señor es el Señor de la consolación, de la ternura”.

El año pasado para esta época el Papa dijo: “Vivir la Semana Santa siguiendo a Jesús quiere decir aprender a salir de nosotros mismos para ir al encuentro de los demás”. Lavó los pies a doce jóvenes en una cárcel, y este jueves lo hará a doce personas mayores discapacitadas.

Para los católicos, los mensajes que ha enviado el Papa Francisco en su primer año de papado deben servir de renovación espiritual para construir una iglesia de la humildad, la compasión, la justicia, el respeto, la igualdad, y la acción espiritual transformadora de la sociedad. Una iglesia distante del poder corrupto, de los abusos, y los mensajes inquisitorios. Como ha dicho Francisco, “La iglesia no crece por proselitismo sino por atracción”.

Muchos seres humanos buscan las religiones para encontrar aliento en medio de las turbulencias de la vida, para engrandecer la existencia humana y transcenderla. Lo que predican y enseñan las religiones es la sustancia que alimenta a los seguidores.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/del-papa-francisco/autor/rosario-espinal/

 

Leonel y Danilo: la popularidad abril 9, 2014

Filed under: Columna periodística de los miércoles — rosarioespinal @ 10:20 am

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Artículo publicado el miércoles 9 de abril de 2014 en el periódico HOY y en los portales de Acento y Noticias SIN

La popularidad no es liderazgo, pero sin popularidad no hay liderazgo político efectivo; sólo habría poder burdo sin legitimidad social.

En las elecciones de 2004, Leonel Fernández ganó con 57% de los votos, la oposición estaba en el suelo, y el firmamento brillaba para el nuevo presidente. Al pasar los años, la popularidad de Fernández declinó, sobre todo a partir de fines de 2010.

En la encuesta Gallup-HOY de noviembre 2010, el 80% de la población encuestada dijo que en el país las cosas iban por mal camino, 67% dijo que en el gobierno había más corrupción que antes, y sólo 11% indicó que el gobierno estaba resolviendo los problemas del país. El 34% calificó la gestión del gobierno como buena, 34% regular y 31% mala. El 45% expresó que no aprobaba la forma en que Fernández conducía el gobierno, 35% la aprobaba y 19% no tenía opinión al respecto. El 80% de los encuestados dijo que Leonel Fernández quería reelegirse y el 62% expresó desacuerdo con que lo hiciera.

Durante el 2011, el gobierno siguió arrastrando descontento, y para fines de ese año, las encuestas se enfocaron en medir la intención de votos. En la Gallup-HOY de noviembre 2011, Danilo Medina registró un apoyo de 42.6%, inferior a Hipólito Mejía, y el 75% de la población tenía una valoración negativa de la economía del país. El 44.8% dijo simpatizar por el PRD y 40.2% por el PLD.

A fines de 2011, la candidatura del PLD sufría los efectos de dos problemas: la mayor desaprobación del gobierno en la opinión pública, y lo que en aquel momento se conocía como el poco carisma de Medina. Tres factores contribuyeron a cambiar la situación a favor del PLD: la inmensa cantidad de recursos que el gobierno utilizó en la campaña, la dificultad de Hipólito Mejía de sobrepasar el techo de intención de votos, y la compactación de los leonelistas con la selección de Margarita Cedeño como candidata vice-presidencial. Danilo Medina ganó con 51% de los votos.

Desde la presidencia, Danilo Medina logró rápidamente forjar lo que he llamado su “yo político”. Dio inmediato cumplimiento a algunas de sus grandes promesas (el 4% del PIB para la educación es el buque insignia); proyectó una imagen de ciudadano corriente, dispuesto a encontrarse con diversos sectores en sus espacios (las visitas sorpresas se hicieron emblemáticas); se mostró reflexivo y dispuesto a modificar lo inadecuado (ejemplo, Bahía de las Águilas), y capaz de utilizar la emoción para alcanzar grandes propósitos (la denuncia dramática del contrato con la Barrick Gold). Durante este último año y medio, Danilo Medina ha visto su popularidad en las nubes, por encima de 80%, y dice que no quiere ser líder.

He aquí una paradoja: en las encuestas Gallup-HOY de septiembre 2013 y enero 2014, mucha gente dijo que la economía estaba mal, que el costo de la vida había aumentado y que había mucha delincuencia. No obstante, el 52.6% dijo en septiembre 2013 que Medina había hecho más de lo que se esperaba, y en enero 2014, el 86.8% dijo que Medina le genera confianza y 87.4% aprobó la forma en que el Presidente conduce el gobierno.

Para Danilo Medina, esta popularidad ha dado cimiento a su presidencia y liderazgo. Llegó con déficit de carisma y ahora tiene abundante aprobación. Para el PLD, la popularidad de Medina ha servido para revertir el declive en popularidad que registró ese partido en 2010-2011.

La popularidad de Danilo Medina es una variable clave en la política dominicana actual por todas sus implicaciones políticas.

Enlace al periódico HOY: http://hoy.com.do/leonel-y-danilo-la-popularidad/autor/rosario-espinal/

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 153 seguidores

%d personas les gusta esto: